¡“Gran Piedra” suena lindo!

A 25 kilómetros de la capital de Belarús, Minsk, se está construyendo una ciudad, que por el momento no tiene nombre
 La última vez las nuevas ciudades, como se dicen en un campo abierto, en el país se construían hace muchas décadas, durante la era soviética. Así, con una diferencia de dos meses,  en 1958 fueron construidas dos ciudades al mismo tiempo. El 7 de junio de 1958, los constructores de la gran refinería de petróleo instalaron las primeras tiendas de campaña, cerca de la cual fue construida la ciudad de Novopólotsk. A su vez, el 10 de agosto del mismo año fue puesta solemnemente la primera piedra simbólica de la futura ciudad de Soligorsk, construida después del descubrimiento de importantes depósitos de sales de potasa. Aquellas obras fueron nombradas de toda la nación: allí venían los trabajadores e ingenieros de toda la antigua Unión Soviética. 

El modelo del futuro parque tecnológico. Foto: Vitaly Pivovarchik

Después de casi 60 años, las dos empresas trabajan exitosamente para la economía de la Belarús independiente. La empresa, “Naftan”, fabrica y exporta a muchos países productos derivados del petróleo, a su vez, la empresa, “Belaruskaliy”, se dedica a los fertilizantes de potasa. A propósito, uno de los contratos más grandes en su historia fue celebrado con China, a donde este año la compañía belarusa suministrará un millón 600 mil toneladas de fertilizantes. Las ciudades de Novopólotsk y Soligorsk siguen siendo lugares más cómodos en el país para la vida de los ciudadanos. 

La ciudad, de la que nos gustaría contar ahora, se destaca no por qué la están construyendo en su mayoría los representantes de los dos pueblos, belaruso y chino. Lo que es muy probable suponen los conductores de vehículos que viajan por la carretera internacional M-1, que lleva desde la capital de Rusia, Moscú, a través de Belarús a Europa. La señal de tráfico, “Parque Industrial Belaruso-Chino, “Gran Piedra” –puesto en el corazón de Europa– no está en el idioma ruso, sino con jeroglíficos y atrae inevitablemente la atención de los viajeros. Además de eso, la ven también los viajeros aéreos, pues la carretera –que va desde la capital al Aeropuerto Nacional Minsk-2– también está llena de estos indicadores de tráfico...

Alexander Lukashenko: En la construcción de este parque industrial es importante evitar la creación de ciertas barreras que nos dividan. Hemos tomado en cuenta el hecho inicial que nuestro proyecto está abierto a todos y no está dirigido contra nadie... La grandeza de este proyecto único está en la gran idea de la asociación (económica, comercial), y después de esto seguramente vendrá la unión de las culturas y personas


A su vez, en la avenida principal de la futura ciudad llama la atención por un montón de banderas de los dos países puestas en los postes de iluminación. Debajo de las mismas están los nombres de las marcas chinas conocidas, que ya “habitan” en la ciudad en calidad de los residentes del parque industrial: Chaina Merchants Group, Huawei, ZTE, Zoomlion, CAMC, Sinomach... Incluso en jornadas normales estas banderas dan un ánimo optimista y casi festivo. Parece que la gente está trabajando aquí no sólo para ganar, sino también está motivada por otras cosas muy importantes. Lo que hace pensar a todos nosotros que la ciudad tendrá un destino bueno al igual que Novopólotsk y Soligorsk. 

Eso puede comprobar una cronología breve, pero dinámica... 

Marzo de 2010. Durante la visita a Belarús del vicepresidente de la República Popular de China y ahora el jefe de Estado, Xi Jinping, por primera vez fue anunciado sobre la creación del parque tecnológico chino-belaruso. 

Octubre de 2010. Durante la visita del presidente belaruso, Alexander Lukashenko, a China el Ministerio de Economía de Belarús y la Corporación de Engineering de China SAMS firmó un acuerdo sobre la creación del parque industrial. 

Enero de 2012. Belarús y China ratificaron un acuerdo intergubernamental sobre el proyecto conjunto. 

Junio de 2012. Decreto del Presidente de Belarús, “Sobre el Parque Industrial Belaruso-Chino”, determinó régimen jurídico especial de territorio económico. 

Agosto de 2012. Fue creada una empresa mixta para el desarrollo del parque, en la que el socio chino tiene una participación del 60 por ciento y Belarús el 40 por ciento. 

El 19 de junio de 2014. A un solemne acto de colocación de la primera piedra del parque industrial se lo asistieron más de 50 altos directivos de las principales empresas internacionales de China, entre las cuales Sinomach, SAMS, Lenovo Group Limited, Great Wall, Huawei, ZTE... 

El 12 de mayo de 2015. Durante su visita de estado a Belarús el presidente de la República Popular de China, Xi Jinping, visitó el sitio de la creación del parque, acompañado por el mandatario belaruso, Alexander Lukashenko. Los dos líderes pusieron sus firmas en el plan maestro del “Parque Industrial Belaruso-Chino, “Gran Piedra” y estimaron los proyectos de inversión de los primeros residentes, a lo que fueron entregados los certificados de la entrada al parque. 

En otras palabras, si empezamos a contar desde el momento de la colocación simbólica de la primera piedra, el parque y la ciudad tienen un poco más de dos años. Antes de pasar por sus calles y avenidas, nos preguntamos: ¿por qué fue elegida Belarús? Nos dio una respuesta convincente el Embajador Extraordinario y Plenipotenciario de China en Belarús, Tsui Tsimin, hablando en junio de 2016 durante la mesa redonda, “Ventajas y perspectivas de Belarús en la creación del Cinturón Económico de la Ruta de la Seda”. Las palabras del diplomático se las citó la Agencia Nacional de Prensa: “Belarús siendo un eslabón importante del Cinturón Económico de la Ruta de la Seda, en mi opinión, tiene una serie de ventajas... En primer lugar, eso está determinado por un beneficio de la confianza política. Durante 24 años –transcurridos desde el establecimiento de relaciones diplomáticas entre China y Belarús– ellas se están desarrollando bien y de forma dinámica. En 2013, durante una visita a China del líder belaruso, Alexander Lukashenko, dos presidentes anunciaron conjuntamente sobre la elevación de las relaciones al nivel de asociación estratégica integral, lo que significa entrar en una nueva etapa de desarrollo...” 

El Embajador se refirió también a las ventajas de la posición geográfica de Belarús: “Estando en el punto clave geográfico del Cinturón Económico de la Ruta de la Seda en Europa, Belarús ocupa una importante posición estratégica. Aquí se unen las salidas al enorme mercado de la Unión Económica Euroasiática y la Unión Europea, el Mar Báltico y el Mar Negro”. Otra pregunta: ¿Por qué para el Parque Industrial Belaruso-Chino, “Gran Piedra” fue elegida precisamente esta parte de la tierra belarusa? Por un lado el parque está cerca del Aeropuerto Nacional Minsk-2 y por el otro, junto a la autopista internacional M-1. Paralelamente a ella, a pocos kilómetros más al norte de la autopista, están pasando también las líneas ferroviarias que van desde la ciudad de Moscú y la parte europea de Rusia a Europa. 

Al principio la maquinaria de construcción china llegaba aquí en remolques desde el puerto lituano de Klaipeda. Pero en mayo de 2016, 800 toneladas de construcciones de acero para las necesidades del parque fueron traídas en el tren directamente desde China. Al salir de la provincia de Hebei, el tren pasó a través de Kazajistán y Rusia y llegó al punto de destino durante 16 días: la entrega por la vía marítima tomaría tiempo tres veces mayor. Curiosamente, de regreso ya habían sido enviadas las mercancías belarusas, telas y productos de cristal, eso subrayó en la ceremonia del recibimiento el representante del tren, “China Merchants Group”, el señor Hu Zheng. Es fácil entender que el ahorro de tiempo en la entrega de bienes significa una reducción de los costes y un aumento de la competitividad. 

En otras palabras, aquí, en afueras de la capital belarusa, se encuentra el centro de logística bien cómodo, situado en el camino de China a Europa, un lugar perfecto para la creación del así llamado “puerto seco”, que en todo caso proporcionará una amplia gama de oportunidades de negocio para el transporte de los productos fabricados aquí o para mercancías en tránsito. 

Hay otro factor importante, del cual por lo general no se habla mucho. Cerca del parque tecnológico se encuentra la ciudad de Zhódino, donde fabrican roqueros pesados más grandes del mundo. La empresa de producción “BelAZ” tiene un tercio del mercado mundial. A su vez, el camión BelAZ-75710 con capacidad de carga de 450 toneladas está inscrito en el Libro Guinness de los Récords como “El roquero más grande de la fórmula 4x4”. Por eso cerca de la ciudad de Zhódino se está construyendo la planta, “BelDzhi”, con capacidad inicial de 60 mil vehículos por año, que al final del año 2016 debe producir el primer coche. El 19 de julio aquí estuvo el presidente de la corporación, “CITIC Construcción”, señor Wang Jun, que, como se informó después, se quedó satisfecho con el avance de los trabajos. 

Pero volvamos al Parque Industrial Belaruso-Chino, “Gran Piedra”. El factor decisivo en el éxito de este proyecto industrial será no sólo logística óptima, sino también la presencia del personal altamente cualificado. En épocas anteriores, a nuestro país se lo llamaban “taller de ensamblaje” de la antigua Unión Soviética. Como es bien sabido, Belarús al convertirse en un país independiente, ha mantenido, a diferencia de algunas ex-repúblicas soviéticas, su potencial de producción e intelectual: plantas y oficinas de ingeniería, escuelas y universidades técnicas. Una gran parte de este potencial está concentrada aquí, en la capital y en las ciudades aproximadas a la misma. Por lo tanto, incluso las producciones del orden tecnológico más alto: de cinco a seis –que se espera desarrollar en el parque industrial– no se quedarán sin el personal ingeniero y trabajadores de alta cualificación. 

Vamos a resumir factores: económico y político, geográfico y logístico, técnico y demográfico... En resultado obtendremos un proyecto que será único no sólo para las relaciones entre China y Belarús. Es cierto que los parques industriales de diferente tamaño y perfil técnico ya están operando en otros países: con ellos tendremos que competir. Pero, como han reconocido algunos expertos, no hay ninguno tan grande según su área de 90 kilómetros cuadrados, planeado tomando en consideración tantos detalles, situado junto al aeropuerto y las líneas ferroviarias y carreteras paneuropeas que llevana a Rusia y Europa. 

Vamos a contar muy brevemente sobre los beneficios y las preferencias actuales para los futuros residentes del parque, pues se puede encontrar toda la información en la página oficial de la administración del parque. Los beneficios y las preferencias están determinadas por la fórmula “10 + 10”: la exención del impuesto de sociedades durante diez años y una reducción de las tasas de impuestos en un 50 por ciento durante los próximos diez años. Los beneficios se extienden a las condiciones de empleo de los trabajadores extranjeros, así como al valor del terreno, que el inversionista puede comprar o rentar para 99 años...

Business center con un hotel será parte del centro logístico de la compañía “China Merchants Group” 

Si alguien tiene dudas en cuanto al éxito del proyecto, las dejaremos para los escépticos más exigentes. Es justo recordar que en abril de 2016, dirigiéndose con un Mensaje ya tradicional al Pueblo Belaruso y el Parlamento, el mandatario, Alexander Lukashenko, expresó su descontento con el ritmo de trabajo en la creación del parque, y pronto despidió al director de su administración, elevando el nivel de la responsabilidad por la implementación del proyecto. Pero todas estas acciones sólo dicen sobre su importancia, el significado prioritario para el país y la atención que está prestada por los dirigentes más altos de Belarús. 

¿Qué está ocurriendo ahora en numerosas obras de construcción del Parque Industrial Belaruso-Chino, “Gran Piedra”? Tenemos que admitir que el autor de estas líneas fue el primero de los periodistas que había descubierto el futuro lugar de la colocación de la piedra simbólica. Entonces, en el verano de 2014, eso fue una pequeña área hormigonada en un claro del bosque limpiado de pinos. Ella recordaba en algo una plataforma de lanzamiento de cohetes en miniatura, por lo que el título del artículo fue apropiado: “La plataforma para lanzar un cohete”. Hoy en día, siguiendo la analogía espacial, podemos decir: el vuelo está pasando normal. Durante los últimos dos años he tenido que venir aquí más de una vez y cada vez me quedaba sorprendido por los cambios sucedidos. 

Hay que decir que también los constructores de forma rutinaria daban motivo para la llegada: el inicio de una obra, la finalización de la otra... Siempre me sorprendía la habilidad de los constructores chinos organizar fiestas: brillantes, encantadoras, con los fuegos artificiales y marchas. Sin embargo, los petardos y las ceremonias no siempre permiten percibir el ritmo diario de una enorme obra de construcción, donde tienen lugar muchas cosas. Esta vez he venido sin ningún motivo. 

La piedra simbólica se encuentra ahora en el centro de la ciudad administrativa, que cuenta con varias oficinas, en cuyas puertas está puesto el nombre del “dueño de la ciudad: la Corporación de Ingeniería de China “SAMS”. En la parte trasera, detrás del edificio de oficinas se encuentra el sitio para la maquinaria de construcción. Aún más allá está situada la zona residencial para los constructores chinos: cuartos de servicio, comedor y todo lo que es necesario para la vida normal. Ahora es la mañana, los espacios están vacíos, pues todos están en sus respectivos sitios de construcción. 

Tengo tiempo para tomar una corta entrevista de una chica, que recorre la ciudad con un cuaderno de notas o con un ordenador. 

Se presenta: Wang Xiaoling, traductora y, al mismo tiempo, archivera. Es responsable de un gran volumen de documentos, trabaja en la oficina en la que también se ocupan del diseño. Al igual que sus doce colegas, la muchacha no vive aquí, sino muy cerca, en el pueblo de Sokol, donde alquila una vivienda bastante cómoda. Ya está en Belarús seis años. En la Universidad Lingüística Estatal de Minsk estudió idiomas. La pregunto: “¿Qué le gusta en nuestro país y qué no tanto?” Wang Xiaoling responde bromeando: “Me gusta el verano y no me gusta el invierno”... 

Hoy en día tiene lugar el tradicional encuentro de los representantes de la sede de la obra, que se lleva a cabo dos veces por semana. En algunas ocasiones, cuando la situación lo exige, en las reuniones toma parte el viceprimer ministro de Belarús, Anatoly Kalinin, pero hoy en día tiene lugar una reunión “ordinaria”. La parte belarusa está representada por el director general de la Dirección de Construcción del Gobierno de Minsk, Valentín Ilyushonok. A su vez, la parte china se la representa el gerente comercial de la corporación “SAMS”, Tan Hao, a quien aquí llaman Máximo. Él habla con fluidez el idioma ruso y no necesita al traductor. 

La corporación “SAMS” es el contratista general de las obras iniciales y es responsable del suministro de equipos. Además de eso, se dedica al soporte de ingeniería y supervisión técnica, por lo tanto Valentín Ilyushonok y Tan Hao son los principales protagonistas de la reunión de la sede. Además de ellos, aquí están presentes representantes de muchas empresas belarusas subcontratadas: la empresa de construcción número tres de Soligorsk muy famosa en Belarús, así como las empresas, “Minsktranstroy”, “Minskpromstroy”, “Belgazstroy”... 

Apenas comenzada, la reunión se interrumpe por un tiempo: de repente vienen altos visitantes. El asistente del presidente, inspector jefe para la ciudad de Minsk, Alexander Yakobson, y el presidente del Gobierno de la ciudad de Minsk, Andrei Shorets, piden mostrar la maqueta de la futura ciudad. Las explicaciones se las da Kirill Korotéev, primer vicedirector general de la empresa, “Compañía de desarrollo del parque industrial”. A esta altura, se está desarrollando el área industrial de 8.5 kilómetros, pero llegará el momento, cuando por allí cerca comenzarán a construirse las viviendas y desarrollarse las obras de la infraestructura social. Los distinguidos visitantes preguntan: quién, cuándo y en qué condiciones van a construir viviendas aquí, quién construirá también jardines de infancia y consultorios médicos, quién será responsable por la limpieza de las calles, etc. Son los temas relacionados con el futuro próximo y más lejano, pero no hay lugar a dudas: las autoridades ya se están preparando para solucionar todos los problemas de la vida cotidiana. 

...La reunión continúa. Además de los temas relacionados directamente con la construcción (entrega, presupuesto, plazos, pago, interacción de contratistas...), se están analizando también los temas relacionados por ejemplo con las acciones de servicios comunales, es decir el corte de la hierba, la limpieza del área de los tres abedules caídos, el reciclaje de grandes cantidades de astillas de madera de pino. No son cosas pormenores. El Parque Industrial Belaruso-Chino, “Gran Piedra”, se está creando en un hermoso lugar, en medio de un bosque virgen y junto a un pueblo, río, embalse y reserva natural... En este caso, la protección de la naturaleza es toda una prioridad. 

Después de la reunión de la sede a mí me ofrecen evaluar el estado de las obras más importantes y el funcionamiento del parque.

Cuestión de trabajo durante la construcción de la planta de tratamiento, que se está construyendo mucho más rápido que los reglamentos

La estación de toma de agua de la segunda elevación está completamente lista. 

Seis pozos y embalses de volumen de 2.8 mil metros cúbicos mañana podrían abastecer el parque con agua pura. El equipo  –aprobado en varias ocasiones– se acepta en servicio. A su vez, el área de la estación de tratamiento de aguas residuales impresiona por la escala de obras, un gran número de equipos y constructores. Hoy en día, son 380, pronto serán 520. El jefe del departamento de construcción de la empresa de construcción número tres de Soligorsk, Vitaly Vereskovsky, admite: “Estamos atrasando diez días del plan para el mes de agosto. Pero en septiembre seguramente lo arreglaremos”. 

Es importante que los constructores atrasen en su agenda bien ajustada, pero adelanten el plan programado. La estación tenía que ser entregada en el marzo de 2017, pues el período de construcción normativo es de 21 meses. Pero los constructores belarusos tienen la intención de reducirlo tres veces y entregar la instalación en octubre. 

Este es el plan inicial. Se planea que en el parque serán creadas las producciones de alto contenido tecnológico según cinco áreas principales: electrónica, productos químicos finos, productos biofarmacéuticos, producción de nuevos materiales y logística comercial. La parte belarusa es responsable de la creación de la infraestructura: carreteras y caminos de acceso, suministro de agua y drenaje, servicios de gas, televisión, electricidad, comunicación y otros. El inversionista-residente sólo tendrá que registrarse tan pronto como sea posible y comenzar a trabajar. La parte belarusa cumple con todas sus obligaciones. 

Todavía no hay ciudad, pero ya están pavimentadas e iluminadas amplias calles y avenidas, a lo largo de las cuales están marcadas paradas de autobús; en las intersecciones están puestos semáforos y señales de tráfico; están arregladas aceras y pistas para bicicletas; a lo largo de los bordes están marcados lugares para estacionar autos. Por el momento no se trata de los coches de vecinos, sino de constructores.

Xi Jinping: En el marco de la promoción de la iniciativa del Cinturón Económico de la Ruta de la Seda planeamos intercambiarnos de experiencia de desarrollo con la parte belarusa y hacer todo lo posible para que nuestro propio desarrollo traiga también importantes beneficios al pueblo belaruso. Damos la bienvenida a la participación de Belarús, que tiene las ventajas geográficas únicas, en el proyecto del Cinturón Económico de la Ruta de la Seda, fomentamos la inversión y la apertura de negocios en la República de Belarús, de las empresas chinas más importantes, y como siempre trataremos de brindar apoyo económico y toda nuestra asistencia a la parte belarusa


A propósito, los constructores chinos de ninguna manera ceden a los belarusos según la velocidad y la calidad de la construcción. Para comprobarlo, hace falta dar ejemplo de la empresa, “China Merchants Group”. El monto total estimado de sus inversiones el vicedirector general de la empresa mixta belaruso-china, “Compañía del desarrollo del parque industrial”, el señor Zheng Minghui, se lo determinó en 500 millones de dólares norteamericanos. Inicialmente, la compañía está construyendo un gran centro logístico, el así llamado “puerto seco”. Su principal función es el suministro de materias primas para las empresas que trabajan aquí y la exportación de productos terminados. Cabe destacar que con este fin será utilizado todo tipo de transporte: por aire, carretera, ferroviario y marítimo. 

La colocación solemne de la primera piedra en la construcción del “puerto seco” tuvo lugar el 11 de diciembre del año pasado, pero de hecho las obras sólo comenzaron en marzo de este año. Impidió hacerlo un invierno extremo (con razón a la traductora y archivera, Wang Xiaoling, no le gusta tanto nuestro invierno). Pero incluso un retraso tan largo fue compensado por “una cantidad gigantesca de trabajo”. Lo que más tarde subrayó el señor Hu Zheng, siendo el director general del Parque Industrial Belaruso-Chino, “Gran Piedra”, el principal representante de la corporación, “China Merchants Group”, en las zonas de Asia Central y del Báltico, el presidente de la Cámara de Comercio de las empresas chinas en Belarús... Hoy en día, una impresionante instalación –que tiene un centro de negocios con un hotel, complejos de exposición y almacenamiento– ya obtiene contornos visibles y no deja lugar a dudas, que estará lista a tiempo. Y al otro lado, donde un par de meses atrás estaba un terreno baldío, ya se eleva el edificio de viviendas de muchos pisos de otro residente del parque. 

Este día, en sus sitios de construcción estaban trabajando 170 empleados chinos (el número varía dependiendo de la disposición de las instalaciones) y en torno a dos mil constructores belarusos. 

...La agenda de contactos belaruso-chinos en diferentes ámbitos es muy nutrida. Éstos son sólo algunos de los recientes eventos. 

Abril. El presidente del Gobierno de la provincia de Minsk, Semión Shapiro, realizó una visita a la República Popular de China, donde sostuvo conversaciones y se puso de acuerdo en cuanto al apoyo de los socios chinos en la atracción de los inversionistas al Parque Industrial Belaruso-Chino, “Gran Piedra”. 

Mayo. En el territorio del parque industrial fue celebrada una ceremonia de colocación de la primera piedra del futuro centro de investigación y la base de la producción de condensadores para autobuses eléctricos. El proyecto se está implementando por la empresa china, “Chengdu Sindzhu Ruta de la Seda. Desarrollo”. 

Agosto. Las regiones de los dos países fortalecen la cooperación, lo que es un tema de la reunión el presidente belaruso, Alexander Lukashenko, con los miembros de la delegación del Gobierno Popular de la provincia de Hunan, encabezada por Hu Henhua. El iniciador de la cooperación fue la empresa Zoomlion, que durante más de un año está llevando a cabo los proyectos conjuntos en Belarús, en particular, con las empresas MTZ y “Gomselmash”. 

La revista no puede competir con los medios de comunicación de Internet y la prensa diaria. Hoy en día, ustedes, estimados lectores, saben del parque aún más que se ha contado en este artículo. Próximamente ustedes sabrán los resultados de la próxima visita del presidente de Belarús a China, que seguramente va a dar un nuevo impulso al ambicioso proyecto. Con el tiempo, ustedes conocerán también el nombre de la futura ciudad, de que hemos tratado de contarles. O tal vez no es necesario inventar nada. ¡“Gran Piedra” suena lindo en cualquier idioma! 

Víktor Ponomarev
Заметили ошибку? Пожалуйста, выделите её и нажмите Ctrl+Enter
Версия для печати
Заполните форму или Авторизуйтесь
 
*
 
 
 
*
 
Написать сообщение …Загрузить файлы?