Enseñando a emprender un negocio

Nosotros visitamos a los empresarios principiantes que acaban de emprender su negocio
Nosotros visitamos a los empresarios principiantes que acaban de emprender su negocio. Pero en este caso debemos precisar. Todos ellos en el pasado fueron desempleados, recibieron un subsidio estatal, y ahora están pensando cómo desarrollar su propio negocio.


La dueña de florería, Olga Bernard


Olga Bernard se acerca a una pequeña tienda con la inscripción, “Flores”, saca de su bolso las llaves y abre la puerta: “Pase por favor”. Hace un año, Olga estaba trabajando con el personal en una empresa grande. Dice que los requisitos eran muy estrictos. De la tensión la muchacha comenzó a tener fuertes dolores de cabeza y tomó la decisión de poner fin a su carrera en la oficina. Luego durante seis meses estuvo buscando el trabajo. Se matriculó en la oficina de empleo como desempleada y obtuvo una nueva especialidad, así como el subsidio estatal. Ahora en sus manos están las llaves de su propia tienda.

— ¿Cree usted, que mi cabeza dejó de doler? Por supuesto que no, Olga rápidamente comienza a arreglar flores: en alguna parte corta el pétalo desvanecido y en otra parte saca una hoja seca. Hace pocos días abrí la tienda. Ahora no duermo y no como, paso todo el tiempo trabajando.

Fue difícil encontrar un lugar adecuado, cuenta Olga. Necesitaba un pequeño espacio. Después de una larga búsqueda encontré este lugar. Pago por el alquiler casi tres millones de rublos belarusos al mes.

— Tuve que invertir en la reparación. Son unos cinco millones, sigue contando Olga, mostrando su tienda. Para adquirir caja registradora, refrigerador de segunda mano, estanterías, y otras “cositas” gasté 37 millones, otros casi 12 millones gasté en flores y embalaje. Sólo para poner un cartel muy sencillo se necesita 700 mil rublos. Así que usted puede contar muy fácilmente, cuánto se requiere para empezar.

Nuestra conversación fue interrumpida por un comprador:

— Necesito para mañana un ramo de rosas rojas y blancas. ¿Me lo preparará?

— No hay problema, respondió Olga con seguridad, pero tan pronto como salió el cliente, la mujer agarró la cabeza: “No tengo rosas blancas, hace falta urgentemente ir al concesionario”.

Mientras tanto, Olga sólo analiza la situación en el mercado y no tiene mucha diversidad, pues sólo comienza a darse cuenta de que está demandado y lo que no está demandado. No es fácil de adivinar las preferencias de los compradores. Los primeros días de la apertura de la tienda la gente venía y pedía gerberas. Pero una vez adquiridas estas flores exóticas, nadie más mostró el interés hacia las mismas.

Ahora Olga debe ir al concesionario. A propósito, en varias ocasiones la mujer fue decepcionada: “Decían que viniera. Venía y me informaban que las mercancías habían detenidas. O me entregaban flores de muy mala calidad. ¡Cuántos nervios se me quemaron en vano! Pero yo no tengo miedo de las dificultades. En los planes más cercanos es contratar a la gente a fin de solucionar temas con documentos y proveedores, así como abrir algunos puntos de venta y lanzar la venta en Internet”.


Alexander Zolotárev se dedica a la fabricación de muebles

 Mientras tanto, tomamos la decisión de ir a ver al otro empresario principiante. Alexander Zolotárev se dedica a la fabricación de muebles. En el pasado, trabajó en una fábrica y luego renunció.

“Mucho tiempo me tomó la decisión de abrir un negocio: tengo esposa e hijo. Claro que al principio tenía dificultades en cuanto a las finanzas, hasta que tenga mi propia clientela. Alexander tiene prisa y hace su maletín con herramientas, pues una hora más tarde tendrá una reunión con un cliente. Pero la esposa lo apoyó: “Te doy un año”.

Alexander contó que le ayudó mucho el curso de capacitación que pasó en el Instituto Nacional de Formación Avanzada y Capacitación del Ministerio de Trabajo y Protección Social, a donde él –siendo desempleado– fue dirigido a estudiar por el Servicio de Empleo. Los profesores le ayudaron a hacer un plan de negocios con todos los detalles necesarios.

Alexander abre el maletero y muestra herramientas y accesorios, sin los cuales no puede hacer su trabajo: “Todo eso lo he adquirido tras obtener el subsidio estatal. Se trata de casi 16 millones rublos belarusos”.

Ahora él tiene que cumplir con las condiciones de no menos de un año trabajar de empresario y durante seis meses pagar el impuesto único por un monto de mil 500 millones de rublos belarusos.

Por el momento el número de clientes no es muy importante, por lo tanto, el empresario trata de hacer todo lo posible para ayudar: “Veo que una persona no puede elegir el diseño, por ejemplo, de la futura cocina, no lo apresuro. Ofrezco distintas opciones, puedo aconsejar una solución bien sopesada. Los conocidos me preguntan: “¿Acaso ganes mucho así? Hazlo siguiendo el principio: vienes hoy, mañana haces”. “Pero no me apetece seguir sus consejos”.

A propósito, en su apartamento él todo hizo con sus propias manos: “Nuestro interior nace en el dolor. A mí me gustaría mantener la marca, por lo tanto, podemos discutir con mi esposa durante mucho tiempo de qué color debería ser el aparador y qué forma tener”.

Ahora el cliente es bien exigente. Alexander hace todos los esbozos de los futuros muebles. “Creo que uno tiene que ser un profesional en una sola área, así que quiero centrarme en la fabricación de las cocinas”, el hombre ya está en su lugar y comienza a hacer muebles. Bueno, no vamos a obstaculizar el proceso.

Nuestro siguiente punto es el pueblo de Spíchnik situado en el municipio de Púkhovichi.

Muy pronto aquí será abierta una nueva granja agrícola. Los esposos –Sergei y Elena Marchuk– planean criar cerdos. En la puerta de entrada nos recibe el dueño Sergei vestido de uniforme: “Lo siento, no estoy preparado para reuniones, trabajo de sol a sol. Para lograr hacer todo planeado, me levanto a las cuatro de la mañana. Todavía estoy en la etapa de la apertura, juntando papeles, acomodando espacios para los animales vivos, arreglando el suelo y eligiendo el equipo... Además de eso, su familia acomoda su propia casa. Sergei y su esposa, Elena, tienen tres hijos. “El mediano, Alexei, ayuda mucho, incluso algunos conocidos me envidian mucho, Sergei golpea suavemente a su hijo por el hombro.

— Desde la infancia enseñamos a nuestros hijos a trabajar. En mi infancia era la única manera de sobrevivir.

— Al principio vamos a trabajar juntos, cuenta Elena.

— No te preocupes, todo va a estar bien, abraza Sergei a su esposa. No hace falta temer nada.

Es obvio que por ahora los empresarios principiantes tienen muchos problemas. Tienen que juntar documentos, buscar el terreno y pedir préstamos, así como solucionar problemas inesperados.... Ellos están bien preparados en la teoría, ellos obtuvieron ayuda suficiente en la primera etapa. Pero sólo la vida mostrará quien de ellos podrá mantenerse a flote.


Sólo cifras


En el primer semestre el Servicio de Empleo ayudó a 992 desempleados a emprender uno u otro negocio, a ellos fueron proporcionadas respectivos subsidios estatales. Además de eso, este año está previsto prestar apoyo financiero a mil 825 desempleados.

Competitivamente

Natalia Dolbik, directora del Departamento de Economía y Administración del Instituto Nacional de Formación Avanzada y Capacitación del Ministerio de Trabajo y Protección Social:

— Si una persona se queda sin trabajo, pero quiere emprender un negocio, podría acudir al Departamento de Empleo. De allí se puede ir a estudiar los fundamentos de las actividades empresariales. Las clases se dan en nuestro instituto. Sólo este año en nuestra institución han sido capacitadas 142 personas, 36 de ellas son vecinos de Minsk. Muchos estudiantes han recibido becas para iniciar un negocio: un subsidio estatal irrevocable de una sola vez por un monto que se divide once veces por el valor del presupuesto mínimo de subsistencia. En la organización de las actividades comerciales relacionadas con la aplicación de los resultados de la investigación e innovación científica y tecnológica y los desarrollos de innovación, es la vigésima parte del monto mínimo. En Minsk, por ejemplo, este año 61 personas han recibido subsidios estatales.

Cabe destacar que los fondos –proporcionados a los desempleados en forma de subsidios estatales– pueden ser usados para adquirir equipos, herramientas, maquinaria y materias primas, para los servicios relacionados con la organización de las actividades empresariales.

Para resolver el problema de la concesión de subsidios estatales, el desempleado deberá presentar en el departamento de empleo en el lugar de su registro la solicitud y el plan de negocios. En nuestro curso los profesores junto con los estudiantes analizan plenamente todos los puntos del plan de negocios y lo hacen perfecto. De este modo aparecen muchos proyectos muy interesantes. Por ejemplo, los estudiantes proponen abrir una pastelería, un taller para la restauración de los monumentos de la arquitectura, así como ofrecer un servicio bien bonito, “Serenata bajo la ventana”… Recientemente, hemos tenido encuentro con un cirujano que quería patentar un casco para los niños pequeños que están aprendiendo a caminar. Hay muchas ideas, pero nosotros estamos trabajando sobre los proyectos que ya funcionan y que traen beneficios. Muchos de nuestros ex estudiantes se convirtieron en empresarios exitosos. Hoy en día, es difícil de creer que en algún momento ellos también eran principiantes.
Taísiya Azanóvich
Заметили ошибку? Пожалуйста, выделите её и нажмите Ctrl+Enter
Автор фото: Татьяна СТОЛЯРОВА
Версия для печати
Заполните форму или Авторизуйтесь
 
*
 
 
 
*
 
Написать сообщение …Загрузить файлы?