5 razones para visitar el bosque relicto, “Belovézhskaya Pushcha”

“La zona protegida, la luz de cristal del amanecer brilla por encima del mundo”... Todas estas hermosas palabras están dedicadas a un lugar maravilloso que hace falta visitar para
“La zona protegida, la luz de cristal del amanecer brilla por encima del mundo”... Todas estas hermosas palabras están dedicadas a un lugar maravilloso que hace falta visitar para


Disfrutar del ambiente relicto

“El ambiente majestuoso de robles de muchos años...” Es el mayor y más antiguo de los bosques en Europa con un área de medio millón de kilómetros cuadrados. Los antiguos árboles tienen de 300 a 400 años e incluso hay un roble-patriarca que tiene 600 años. Se preservó un roble con el hueco vacío, a través del cual, según creían nuestros antepasados, una persona puede pasar y curarse de sus enfermedades. Hasta ahora la gente cree en eso y sigue viniendo al mismo. En el bosque hay también otros milagros de la naturaleza: un abedul con una figura de la cabeza de bisonte en el tronco. 

“Los hijos de los bisontes no quieren morir...” La naturaleza intacta comprende la vida libre para muchos animales y aves. Pero lo más importante que aquí habiten bisontes: animales más grandes de Europa. Además de eso, allí a los visitantes se les ofrecen muchas excursiones: a pie, en bicicleta, en auto, así como el recorrido de dos días, “Robinsones de Belovézhskaya Pushcha”, pasando la noche en el bosque. Tiendas de campaña, sacos de dormir, bicicletas... Pueden alquilarlas por un poco de plata justo aquí. 


Tocando historia 

,“Por una senda invisible trato de pasar hacia el arroyo...” Hace muchos siglos atrás aquí cazó Vladímir Monomakh. Y en el año 1888, el bosque relicto se convirtió oficialmente en la propiedad de la familia real. Al mismo tiempo, los Románov comenzaron a construir un palacio real aquí, que durante la Segunda Guerra Mundial fue destruido. Pero por los caminos –puestos entonces– se puede pasar también hoy en día. En las barandillas de hierro de sus puentes siguen permaneciendo escudos reales. En la residencia, “Viskulí”, estuvieron todos los secretarios generales del partido comunista de la antigua Unión Soviética y la gente famosa. Pero en la historia del mundo para siempre se quedará la residencia, “Viskulí”, porque el 8 de diciembre de 1991 los líderes de las tres repúblicas soviéticas, Belarús, Rusia y Ucrania –Stanislav Shushkévich, Borís Yeltsin y Leonid Kravchuk– firmaron un acuerdo sobre la creación de la Comunidad de Estados Independientes y por lo tanto, condenaron a muerte a la antigua Unión Soviética. 


Disfrutar de la “puschanka”

−“Junto a los altos abedules se calienta el corazón...” En el Museo de la Vida Popular a los visitantes será ofrecido un vaso de la famosa cerveza local, “puschanka”, que amaban zares rusos. Alojarse en el bosque, “Belovézhskaya Pushcha”, se puede en el hotel, casas de huéspedes o granjas. Si uno desea moverse, hay una cancha de tenis, gimnasio, campos de juego, sauna y piscina. Los restaurantes ofrecen platos elaborados con el pescado y aves locales y otros regalos de la naturaleza prístina. 


Visitar la mansión del Santa Claus belaruso  

.“Donde la hierba es alta y muy espesa...” Justo en este lugar se encuentra la mansión del Santa Claus belaruso. La mansión ocupa casi quince hectáreas y es considerada uno de los lugares más bellos en el mundo de la “residencia” de Santa Claus. Aquí durante todo el año vienen los visitantes. Pero en verano Santa Claus no pone el sombrero de piel, sino el sombrero de paja. Cada año vienen a visitarlo en torno a 150 mil personas. 


Mirar Belarús desde la torre blanca 

“Y a veces escuchar la voz de los antepasados...” En el centro municipal, Kamenets, se encuentra un monumento único de la arquitectura defensiva del siglo XIII, “Torre Blanca”. Según su forma la torre enorme se parece a una torre de ajedrez. Durante mucho tiempo se creyó que el nombre del bosque, “Belovézhskaya Pushcha”, proviene de la Torre Blanca. Pero no lo es. La torre fue pintada al color blanco sólo en la época soviética, antes era de ladrillo. Ahora la torre tiene su color original. 



En el transporte público:

De la ciudad de Brest al pueblo de Kamenyuki, municipio de Kamenets, donde se encuentra la administración del parque nacional, “Belovézhskaya Pushcha”, pasan taxi y autobús expreso. 

En coche:

De la ciudad de Brest por la carretera Brest — Kamenyuki (P83): 60 kilómetros. De la ciudad de Minsk por la carretera Minsk — Brest (M1) hasta girar hacia Zhábinka (P7) hasta la ciudad de Kamenets y luego hasta el pueblo de Kamenyuki (P83): 380 kilómetros por la carretera Minsk — Brest (M1) antes de pasar a Slonim (P21) hasta la ciudad de Kamenets y luego hasta el pueblo de Kamenyuki (P83): unos 380 kilómetros.
Заметили ошибку? Пожалуйста, выделите её и нажмите Ctrl+Enter
Версия для печати
Заполните форму или Авторизуйтесь
 
*
 
 
 
*
 
Написать сообщение …Загрузить файлы?