Vitaly Buskу: “La persona –que no ama a la gente– no puede sentirse feliz”

[b]Justo durante treinta aсos Vitaly Buskу estб dirigiendo la gran empresa de producciуn agrнcola “Zherebkуvichi” situada en el municipio Liбkhovichi, provincia de Brest. De las personas asн dicen que es un verdadero dueсo[/b]
Justo durante treinta aсos Vitaly Buskу estб dirigiendo la gran empresa de producciуn agrнcola “Zherebkуvichi” situada en el municipio Liбkhovichi, provincia de Brest. De las personas asн dicen que es un verdadero dueсo
Los aniversarios son diferentes. Parece que tras unos las alas crezcan detrбs de la espalda: “A mis 30 aсos tengo de todo: casa, familia y trabajo que me agrada. ЎPodrнa hacer tantas cosas mбs!” Tras otros en el alma se queda un sabor amargo: “ЎHe vivido la mitad! A partir de ahora sуlo irй para abajo ... їCuбntos aсos me queda mбs?” Pero hay aniversarios que hacen sentir a uno muy orgulloso, alegre y feliz. Este aсo el semejante aniversario ha tenido el director de la empresa de producciуn agrнcola “Zherebkуvichi”, municipio de Liбkhovichi, Vitaly Buskу. Durante 30 aсos йl estб dirigiendo la granja que no sуlo es conocida por sus importantes йxitos, sino tambiйn aporta al desarrollo de todo el municipio de Liбkhovichi. (A propуsito, la participaciуn de la empresa de producciуn agrнcola “Zherebkуvichi” en la producciуn de grano –recogido este aсo en el municipio– ha ascendido al 20 por ciento).
Exactamente la mitad de su vida, Vitaly Buskу encabeza la empresa agrнcola. їCуmo logrу ocupar el cargo del director durante tantos aсos? Durante este tiempo sucedieron la perestroyka y el colapso de la antigua Uniуn Soviйtica. Lo que para el director de la economнa agrнcola se hizo toda una prueba de resistencia. Se le tocaron los momentos muy difнciles, cuando se decidнa el destino no sуlo de cada empresa, sino de todo el paнs...
Es una persona corpulenta, de la cual los belarusos suelen decir “borovichok”, es decir persona muy enйrgica. Su andar es ligero y rбpido. Su energнa literalmente sale del interior. Tiene pelo corto con algunas canas. En los ojos entornados se nota una pregunta sincera: їcon quй han venido aquн? La vida del director es tal que la primera mitad del dнa йl estб trabajando y la segunda se la pasa recibiendo a los visitantes representantes de diferentes organizaciones. Los periodistas tambiйn son distintos ... Al adivinar lo que piensa el director, contй a Vitaly Ivбnovich sobre los directores de las empresas de producciуn agrнcola, con los cuales habнa relacionado alguna vez durante su carrera periodнstica.
De unos йl ha oнdo hablar, a otros se los conoce personalmente y con el director de la empresa agrнcola “Progreso-Vertelishki”, hйroe de Belarъs, Vasily Reviako, ha estudiado en el mismo curso del instituto agrнcola en Grodno. Hace falta seсalar que sin tener buenas relaciones es imposible contar con un monуlogo sincero de una persona entrevistada. Pero aъn mбs complicado establecer relaciones confidenciales en sуlo unos momentos. Sin embargo...
— їMe pregunta, cуmo uno llega a ser el director? Me gustarнa subrayar que eso sucede sin seguir encargo desde arriba. Es cierto que han sido y siempre serбn talentos innatos. Pero es un fenуmeno raro. Se trata de cientos y cientos de directores, cuya formaciуn es un proceso bien complicado. No es posible preparar a una personalidad. El hombre se convierte en la misma, al pasar por los ensayos inimaginables, pero siguiendo firmemente su posiciуn vital. Es mбs conveniente decir que la misma vida hace la selecciуn que sucede sin el deseo personal de uno y a veces sin ninguna aspiraciуn, como si la bombilla se enciende en el interior de una persona y hace recordar del mismo: “Hazlo, hazlo...” Recuerdo que siendo escolar (pero no cuando todos sueсan con ser un piloto o astronauta) he pedido permiso a mi padre para dar un paseo con mis compaсeros. “Quisiste pasear, con zaherimiento dijo el padre. El director puede hacerlo en su jeep. ЎEs el hombre que tiene todo para eso! Y tъ, їquiйn eres?” Entonces yo le respondн: “Tambiйn llegarй a ser director”. “Veremos, se lo dijo el padre. Pero pronunciй estas palabras sin ser testarudo. Pues ya tuve algo en el fondo de mi alma. Y Dios sabe como he logrado hacerlo... Cuando estudiante, yo y dos amigos mнos nos fuimos para pasar un fin de semana a casa de uno de nosotros ubicada en el municipio de Berestovitsa. Ayudбbamos recoger remolacha. Nuestras caras se pusieron rojas, nos divertнamos y nos reнamos mucho. El padre de uno de nuestros amigos llevaba remolacha en el tractor. Nos mirу con una sonrisa y luego preguntу: “їQuй profesiуn les gustarнa tener?” “Yo voy a ser un director”, respondн como si hubiera un asunto ya decidido. Siete aсos mбs tarde me convertн en el mismo. Llegar a serlo, es una cosa, pero seguir haciйndolo a diario, es otra cosa...
Asumн el cargo en la economнa agrнcola “Belarъs”, al dejar la granja “Progreso” del municipio Liбkhovichi. Fuн designado al cargo de vicedirector. Fue una buena escuela para mн. Seguн perfeccionando tambiйn en la economнa agrнcola “Belarъs” dirigida por Alexander Bokach, hombre fuerte y muy interesante. Mбs tarde йl fue tambiйn el vicepresidente del Gobierno de Brest, asн como el vicepresidente del Consejo de Ministros de la Repъblica Soviйtica Socialista de Bielorrusia. ЎLas personas de este tipo trabajaban en nuestra granja!
Asн que a los 29 aсos me convertн en el director mбs joven en el municipio. Nuestra economнa era enorme: fueron unidas las dos empresas agrнcolas: “Belarъs” y “Sovйtskaya Belarъs”. Para vivir una vida normal y desarrollarnos, tuvimos que ocuparnos de la construcciуn de las nuevas obras. Si dejarнamos de construir, sucediera un colapso. Tuvimos que multiplicar para no perder todo lo que habнa hecho anteriormente. Lo que pesarнa sobre mi conciencia. Nunca tenнa miedo a la responsabilidad, sino temнa a la desesperanza. Tuvimos dinero y a contratistas, pero las obras no estaban incluiadas en el plan general. їSeguir sin hacer nada? Yo no podrнa permanecer sin mover el bote: la gente confнa en mн. Uno de los funcionarios –del cual dependнa el destino de las futuras obras– una vez me preguntу: “їQuй auto tienes, director?” “Volga”, le respondн. Heredй de mi predecesor”. “Dame tu “Volga” y todos los problemas tuyos serбn resueltos”. їCуmo serнa eso?” “No tengas miedo. Todo va a estar de acuerdo con la ley. Vamos a transferir a tu cuenta el monto de su precio”. Reunн a los miembros de la junta directiva de la economнa agrнcola para explicarles la situaciуn. Algunos entendieron en seguida, pero los demбs miraban con reproche: una vez al asumir el cargo del director, comencй a repartir bienes comunes... “їEn quй auto vas a andar tu mismo?” preguntу alguien. “Estoy dispuesto a ir andando para que comience la obras”. “En este caso, aceptamos esta propuesta...”
El “Volga” moviу del punto muerto la construcciуn de los cuatro establos, un depуsito de granos, diez viviendas, una granja lecheras, etc. El asunto fue sacado del punto muerto. Pero voy a ser honesto, varias veces a mi mente venнa una idea: “Ojalб que yo pudiera trabajar un aсo...”
Pasaron 30 aсos como 30 dнas... Es posible que yo haya podido convertirme en un empresario muy exitoso e incluso en la crianza de animales haya podido alcanzar importantes йxitos. Pero sй muy bien una cosa: si me ofrecen algo otro, voy a morir de aburrimiento. Algunos en nuestra profesiуn ven sуlo el lado oscuro: trabajo sin fin, gran responsabilidad, ausencia de privacidad y actitud injusta de parte de las autoridades locales, asн como el cansancio crуnico que estб daсando la salud, no importa que fuerte sea una persona al nacer. Es cierto, todo eso sucede. Pero ademбs de eso, hay un lado positivo en este trabajo. Nada en la agricultura se produce por sн mismo. Solo hierba mala –dejada por un tiempo sin atender– crece como loca. Todo en la tierra se consigue por un trabajo duro y tras aportar mucha energнa humana igual como se extrayen oro, el carbуn y el petrуleo: nada aparece sin hacer nada. Todos los productos se crean. Y cuando uno ve brotes, parece que todo alrededor se ponga verde; o cuando uno estб en el borde del campo de centeno, por encima del cual fluye una niebla; o durante la cosecha, cuando por todos lados huele muy rico el pan que viene de las cosechadoras trabajando, uno se pone muy feliz. Y cuando tъ permaneces en medio de este proceso, pierdes tus fuezas y las encuentras al mismo tiempo. Todo sucede segъn una ley univesal...
Pero al final todo depende de la gente, se sus habilidades, su aplicaciуn y paciencia y por supuesto, de su conciencia. Estas cualidades no pueden ser educadas inmeditamante. Pero las mismas pueden ser borradas con la actitud indiferente hacia los vecinos de las zonas campestres. Cuando vinieron los aсos noventa tan agitados, muchas economнas agrнcolas, incluso grandes, dejaron de existir. La gente se quedу sin poder ganar el pan. Nosotros tomamos la decisiуn de pagar a nuestros empleados con grano al precio de coste. Tomen en consideraciуn: dar y no quitar lo ъltimo... Recuerdo que me viene a la oficina un mecanizador y cuenta casi llorando: “Vitaly Ivбnovich, estoy perdiendo la vista. Tengo que ir a Moscъ para operarme. Ayъdeme con el dinero. Luego pagarй con el propio trabajo...” їY cуmo ayudarle, si no tenemos nada de dinero? Tuve que tomar una decisiуn no estбndar. “Te daremos seis vacas, puedes venderlas y el dinero obtendido se lo pagarбs por la cirugнa”. De este modo logramos salvar la vista del hombre, y tal vez, su vida...
A nuestros mecanizadores se les estamos ofreciendo la comida caliente durante todo el aсo por un pago simbуlico. їPara quй lo hacemos? Como se sabe, una persona bien alimentada estб trabajando bien.
Tampoco tenemos problemas con las viviendas. Compramos casas deshabitadas de los familiares y hacemos arreglos. Para construir obras entregamos bloques y tablas de madera y el mismo dueсo se ocupa de la construcciуn. Cuando uno lo hace solo, se siente ligado con la tierra muy fuertemente...
Nunca tenemos que dividir a las personas en buenas y malas. Si uno no sigue la disciplina, comete una falta o estб robando y debe ser castigado. Pero no hay que humillarlo. “La persona –que no ama a la gente– no puede sentirse feliz”. Alguien chistosamente ha seсalado que la felicidad estб posible cuando uno logra a tiempo seleccionar el yugo segъn su tamaсo. El grande se le caerнa. A su vez, el pequeсo se le harнa un callo en el cuello. Vitaly Buskу logrу encontrar a su yugo y es demasiado pronto colgarlo a un clavo.

Leonid Semiуnov
Заметили ошибку? Пожалуйста, выделите её и нажмите Ctrl+Enter
Версия для печати
Заполните форму или Авторизуйтесь
 
*
 
 
 
*
 
Написать сообщение …Загрузить файлы?
Новости
Все новости