Pasar el verano aprovechando la plaza de la Unión

Los niños de las regiones afectadas por la catástrofe en la central nuclear de Chernóbyl, así como los veteranos de la Gran Guerra Patria, podrán descansar en los sanatorios de Belarús y Rusia
Los niños de las regiones afectadas por la catástrofe en la central nuclear de Chernóbyl, así como los veteranos de la Gran Guerra Patria, podrán descansar en los sanatorios de Belarús y Rusia

health.png


Los escolares ya están de vacaciones. Se inició la temporada de saneamiento. Tradicionalmente, los mejores sanatorios de Belarús y Rusia reciben a los niños de las zonas afectadas por la catástrofe en la central nuclear de Chernóbyl. Este año, las plazas pagadas desde el presupuesto de la Unión de dos Estados se las obtendrán más de mil 780 escolares. Los chicos procedentes de las provincias rusas de Bryansk, Kaluga y de Tula, así como de las provincias belarusas de Gómel, Moguiliov, Brest y Grodno serán recibidos por cuatro sanatorios. En el concurso bien riguroso –organizado a principios de este año por el Comité Permanente de la Unión de dos Estados– ganaron tres balnearios belarusos y un sanatorio ruso.

Hace falta señalar que los criterios de la selección fueron muy estrictos. Uno de los más importantes es la relación entre la calidad y el precio. Además de eso, la base material debe estar en un nivel bastante alto. Todos los sanatorios –que han ganado el concurso– están equipados con modernas instalaciones. Además de los equipos de diagnóstico y asistencia terapéutica a los chicos se ofrecen las clases de formación en las aulas especialmente equipadas y los laboratorios lingafónicos. Los chicos tienen la posibilidad de utilizar los servicios bibliotecarios y salas de ordenadores. Además de eso, a los escolares se les ofrece seguir un programa cultural e informativo bien interesante, en el marco del cual los chicos de los países miembros de la Unión de dos Estados podrán no sólo conocer mejor uno u otro, sino también ampliar sus conocimientos en cuanto a la historia, georgafia y cultura de los dos países.

Hace falta señalar que los primeros visitantes ya están descansando en los centros de salud de Belarús. En el sanatorio infantil, “Sluch”, ubicado a cientos de kilómetros de Minsk, reina una atmósfera muy animada. Aquí según las plazas de la Unión de dos Estados estudian y mejoran su salud 40 escolares de las zonas de la provincia de Bryansk afectadas por el accidente en la central nuclear de Chernóbyl. El complejo está situado en un hermoso bosque de abedules. Además de eso, por aquí cerca se encuentra un pintoresco lago. Hay complejo deportivo, clínica espeleológica y aulas muy bien equipadas. Los chicos tienen mucho tiempo libre. Comen seis veces al día. El costo de la estancia en el sanatorio es de 285 mil rublos belarusos. Además de eso, se ofrece una gran variedad de viajes, recorridos y excursiones. Los escolares tienen la posibilidad de conocer la historia de Belarús, sus tradiciones y ver muchas similitudes en la vida cotidiana y los costumbres de los dos pueblos hermanos. Por lo general, su estadía de 24 días en el sanatorio se convierte posteriormente en una fuerte amistad.

Según el director del sanatorio, Mikhail Marachkovsky, el centro de salud por más de cinco años gana la licitación. Este año, en el sanatorio, “Sluch”, descansarán más de 330 chicos. Cada año, el complejo está ganando popularidad no sólo entre los escolares belarusos, sino también entre los rusos. Por ejemplo, este verano, además de los niños –que mejoran su salud aprovechando las plazas de la Unión de dos Estados– aquí vendrán para relajarse y practicar deportes 800 escolares de Moscú.

El centro infantil de rehabilitación y saneamiento, “Perla” –que se encuentra cerca del pueblo de Lépel en la provincia de Vítebsk– tampoco está vacío estos días. Aquí vinieron 40 chicos desde la provincia rusa de Kaluga y 45 escolares de las zonas belarusas afectadas por la catástrofe de Chernóbyl. El centro de salud,“Perla”, es el participante permanente del programa del saneamiento de los niños auspiciado por la Unión de dos Estados. En los últimos diez años el sanatorio gana el concurso de licitación. Durante estos años según las plazas de la Unión de dos Estados aquí descansaron en torno a dos mil niños. El sanatorio –creado a base del campamento militar– les ofrece las condiciones bien cómodas: acogedoras habitaciones, comidas hasta seis veces al día con una posibilidad de obtener un menú especial, que aporta a la eliminación de los radionucleidos del cuerpo humano y fortalece el sistema inmunológico, así como toda una variedad de servicios médicos. Hace poco más de dos años en el centro de salud, “Perla”, fue abierto un nuevo centro cultural y de ocio, donde los chicos con una gran alegría pasan su tiempo libre.

El tercer sanatorio belaruso –el centro de rehabilitación y saneamiento, “Svitanak”, situado en las afueras de la ciudad belarusa de Pinsk– este año por primera vez recibe a los escolares de la Unión de dos Estados. Los primeros visitantes han sido 30 escolares de la provincia rusa de Briansk. Se planea que el próximo septiembre vendrán 20 escolares procedentes de la provinica rusa de Kaluga y descansarán junto los chicos belarusos. La directora, Valentina Begeba, asegura que sin duda los chicos apreciarán las condiciones ofrecidas: cómodas habitaciones, aulas de estudio bien equipadas, excelentes instalaciones deportivas, buena asistencia de médicos y profesores experimentados. Hace falta señalar que antes de la licitación el personal del sanatorio, “Svitanak”, trabajó mucho en la creación de un programa cultural bien interesante. Lo que le permitió ganar el concurso de la licitación. Durante 24 días de su estadía aquí los chicos visitarán la ciudad de Pinsk, el bosque de Belovézhskaya Puscha y la fortaleza de Brest. Además de eso, los chicos tendrán la posibilidad de pasar por el agropueblo con moderna granja de productos lácteos.

El proyecto de la Unión de dos Estados encaminado a la organización del tratamiento y la rehabilitación de los niños de las zonas de Belarús y Rusia, las más afectadas por la catástrofe en la central nuclear de Chernóbyl, ya tienen más de diez años. En total, en el período de 2002 a 2013, el curso de tratamiento y recuperación se lo pasaron más de 13 mil 400 chicos rusos y belarusos. De ellos, más de cinco mil 800 personas fueron atendidas por el personal médico de los sanatorios belarusos. Del presupuesto de la Unión de dos Estados fueron asignados más de 186 millones de rublos rusos para que los chicos pudieron mejorar su salud.

En 2014, para que los chicos de Belarús y Rusia pudieran mejorar su salud desde el presupuesto de la Unión de dos Estados fueron asignados fondos para cubrir el costo de mil 781 plazas. Son más de 38 millones de rublos rusos. A su vez, 20 millones 500 mil rublos rusos fueron dirigidos para cubrir las necesidades de la asistencia médica prestada a los veteranos e inválidos de la Gran Guerra Patria.

El próximo septiembre, 150 chicos procedentes de Belarús se irán a la costa del Mar Negro, donde en las afueras de la ciuadad de Tuapse en el sanatorio ruso, “Shakhtinsky”, descansarán junto con los chicos de las provincias rusas de Bryansk, Kaluga y Tula. Seguramente que los chicos –que conocerán en la orilla del Mar Negro a los nuevos amigos– los recordarán por muchos años.

Según el director del Centro Nacional para el Mejoramiento de la Salud y el Tratamiento Hospitalario de la población de Belarús, Gennady Bolbatovsky, los fondos –asignados por el presupuesto de la Unión de dos Estados– es un buen apoyo para el financiamiento destinado para la rehabilitación de los niños desde las zonas afectadas por la catástrofe en la central nuclear de Chernóbyl de cada país. En Belarús, donde por la ley el derecho a mejorar su salud de modo gratuito tienen más de cien mil niños, cada plaza adicional es una oportunidad para que un pequeño paciente mejore su estado de salud. En los años anteriores, aquí descansaron cinco mil 407 escolares belarusos.

Es de destacar que el proyecto social de la Unión de dos Estados es otra área importante de la cooperación bilateral. La posibilidad de mejorar su salud también la tienen los veteranos e inválidos de la Gran Guerra Patria. En los últimos ocho años sólo en los sanatorios belarusos descansaron y pasaron por un tratamiento más de dos mil personas. Este año, seis sanatorios de Belarús y Rusia recibirán 763 participantes de la guerra, incluso 208 desde Belarús. Según Gennady Bolbatovsky, dado el hecho de que el número de veteranos belarusos –que mejoran su salud en los sanatorios– asciende a un poco más de mil personas, prácticamente cada una plaza está pagada por la Unión de dos Estados. Además de eso, siete veteranos, una vez al obtener un permiso médico, se irán al centro de salud, “Peredélkino”, situado en afueras de Moscú. Unos de los veteranos planean reunirse allí con sus compañeros de combate, visitar los lugares donde han luchado. A su vez, otros van a descansar en los sanatorios belarusos, a donde con mucho gusto vienen también los participantes rusos de la Gran Guerra Patria. Cabe señalar, que este año, los veteranos serán recibidos en cuatro sanatorios belarusos, “Sosnovy Bor” situado en las afueras de Minsk, “Poréchiye” situado cerca de Grodno, “Zhurávushka” en Naroch y “Nadzeja”, que está en la provincia de Brest. Todos ellos fueron elogiados por la licitación. Vale la pena destacar el profesionalismo del personal médico, el desarrollo dinámico de los métodos del tratamiento, así como la calidad de la comida ofrecida y una variada vida cultural. Las plazas se distribuyen entre los veteranos, tomando en consideración la ubicación geográfica de un sanatorio para facilitar el acceso de los ancianos hacia el lugar de descanso.

Líliya Hlystún

Заметили ошибку? Пожалуйста, выделите её и нажмите Ctrl+Enter
Версия для печати
Заполните форму или Авторизуйтесь
 
*
 
 
 
*
 
Написать сообщение …Загрузить файлы?
Новости
Все новости