Los hilos de oro del ornamento

El enigma de un contemporбneo del cinturуn de Slutsk
Para apreciar todos los encantos de las obras del corte y confecciуn antiguos, es necesario ir o a las galerнas de bellas artes o ir a una iglesia catуlica provincial. Y buscar allн los ornamentos. Ellos eran un elemento indispensable de las vestiduras de un sacerdote, se colocaba por encima del hбbito, en diferentes casos era de un color y corte determinados. Es el ъnico tipo de vestimenta antigua que ha llegado hasta nuestros dнas en en forma completa e нntegra.
— Los ornamentos se confeccionaban de tejidos italianos, franceses e ingleses, bueno parece en mi opiniуn no utilizaban alemanes, -relata Elena Karpenko, la colaboradora cientнfica principal de la secciуn de arte bielorruso antiguo del Museo Nacional de Bellas Artes. — En los siglos XVII–XVIII las iglesias catуlicas eran ricas. En cambio al cabo de un siglo en muchos casos la vestimenta sencillamente se rehacнa de nuevo de vestimentas viejas, incluso de los cinturones de Slutsk. Y semejantes ejemplos se tienen en una gran cantidad.
Cuando en los aсos 80 a Minsk estuvo una exposiciуn de Francia, el conservador principal de la colecciуn de Lyon, al encontrarse en los fondos de reserva del Museo de Bellas Artes, lanzу un “ay”: їY para quй yo traje algo asн para acб? ЎUds. tienen un magnнfico “lyon”!” Йl viу los magnнficos tejidos franceses, de los cuales estбn confeccionados los ornamentos. Los Radzivill compraban las telas en Lyon, se confeccionaban para sн trajes. Y algunos restos despuйs se “traspasaban” a los templos.
— Los ornamentos se conservaban en cajas o estaban colgados en armarios macizos, — dice Elena Vladilйnovna. — De tales ornamentos solamente en la catedral de Nйsvizh habrб una decena. Algunos sacerdotes tenнan hasta un centenar e incluso mбs vestimentas. La vestimenta le quedaba “por herencia” del pastor anterior. Asн se reunнan los vestuarios.
En los aсos 60, el Museo Estatal de Bellas Artes de Belarъs comenzу a examinar sistemбticamente en todo el paнs todas las instituciones de cultos cerradas, donde miles de objetos de arte se quedaban sin cuidado.
— Vinimos nosotros a Isabelin del distrito Volkobisk, — hace recuerdos Nadezhda Bysуtskaya, la jefa de la secciуn de arte bielorruso antiguo del Museo de Bellas Artes. — Una pequeсa aldea. Una iglesia catуlica. Los manzanos estaban florecidos. Una belleza indescriptible. Y junto al templo el techo se derrumbу. Y abajo por debajo de йl — habнa toda una colecciуn de ornamentos.
Muchas de las cosas salvadas se restauran por aсos. En el paнs hay solamente tres especialistas en restauraciуn de tejidos. Tatiana Gorovets, la jefa de la secciуn cientнfico-restauradora del Museo de Bellas Artes, se ocupa de los ornamentos desde 1987. Uno de ellos estб tendido en su “Mesa de operaciones” ya hace diez aсos y aparecerб en la exposiciуn en verano.
Bordado con hilos de oro, adornado con piedras preciosas, con encajes refinados — tal ornamento es ъnico en su tipo, del siglo XVII. Toda esta belleza estб cubierta de puntos negros, en algunos lugares la tela estб rota.
— Estaba arrugado, sucio. Por lo que parece, por mucho tiempo estuvo guardado en el baul, no se ventilaba, no se secaba, — presupone Tatiana Vasнlienna.
El ornamento se compone de tres capas: la parte superior — es la elegante, la intermedia — es una tela empapada con pegamento de harina. Se volvнa maciza como el cartуn. Y del lado reverso — un forro de lino.
Parecнa que a muchas piezas no era posible devolverlas a la vida. En uno de los ornamentos, por ejemplo, se perdieron los hilos de oro del encaje. Sin embargo, gracias a la suerte ellos de nuevo han comenzado a brillar con los hilos preciosos.
— Si uno se pone a ver detenidamente, entonces en la tela se notan unos agujeros — son huellas de la aguja, — el restaurador muestra a la luz un pedacito de tela. — Por ellos pudimos con ayuda de un lбpiz restaurar la lнnea del adorno. Y en general, si el dibujo no se ha conservado, no tenemos derecho a crearlo de nuevo al azar.
Por delante hay aъn mucho trabajo — sacar los puntos negros, preparar pedacitos de tela cercanos en color — nuevos donde estaban los antiguos. Dбndose la circunstancia de que el restaurador mismo anda por las tiendas y busca los materiales necesarios, porque solamente para йl, que ha estado por aсos con esta cosa, le es mбs claro, quй es necesario para su “curaciуn” exitosa.
Muchos fragmentos hay que restaurarlos de a milнmetros — no es tan sencillo repetirlos de nuevo: sea esto un pajarito que esta sentado en un florero o si es la imagen de un santo. їPara quй? Tatiana Gorovets considera que en nuestro tiempo nosotros perdemos el gusto, el concepto del estilo. Los objetos antiguos nos ayudan a devolverlo. Los seis ornamentos restaurados al cabo de un medio aсo aparecerбn en una nueva expediciуn del museo de bellas artes.

Vнktor Kуrbut
Заметили ошибку? Пожалуйста, выделите её и нажмите Ctrl+Enter
Версия для печати
Заполните форму или Авторизуйтесь
 
*
 
 
 
*
 
Написать сообщение …Загрузить файлы?