La vía con circulación reversible

Entre Minsk y Chisinau hay cerca de mil kilómetros. Según las medidas actuales, son prácticamente los vecinos.
Entre Minsk y Chisinau hay cerca de mil kilómetros. Según las medidas actuales, son prácticamente los vecinos.


Nicolae Timofti durante la visita del compañía Stadler Minsk

Тanto más que desde los tiempos soviéticos entre dos repúblicas se establecieron buenas relaciones. Conocemos bien la cereza, melocotones, albaricoques de Moldavia, nos gusta el sabor de los vinos y coñacs moldavos. En Moldavia goza de buena fama la maquinaria belarusa. Las relaciones confidenciales nuestros países las mantienen también a nivel político. Por eso Aleksandr Lukashenko recibía con mucha cordialidad a Nicolae Timofti que llegó al país en una visita oficial. Incluso después de la interpretación por la orquesta de los himnos de dos países y el desfile de los militares de la compañía de Guardia de Honor los estadistas no se apresuraban a inaugurar la parte oficial platicando amistosamente en la calle durante aproximadamente un minuto.

En las negociaciones en formato estrecho las partes expresaron el interés mutuo por consolidar la cooperación económica. La base para esto existe. El país con la población de 3,5 millones de personas es el cuarto socio económico-comercial de Belarús en la CEI (después de Rusia, Ucrania y Kazajistán). El giro comercial récord de 400 millones de dólares sorprendió incluso a Aleksandr Lukashenko. Con todo eso ambos países tienen reservas para aumentar los volúmenes del comercio mutuo. El hecho dado no lo puede obstaculizar ni la orientación de Moldavia a la Unión Europea y la eurointegración, está seguro Aleksandr Lukashenko:

— No politizamos el hecho de firma por Moldavia del Acuerdo de la Asociación con la Unión Europea, lo percibimos como una realidad. Esto nunca se realizaba en contra de Belarús. Lo apreciamos mucho. Puede estar seguro de que nunca hacíamos y no haremos nada malo a Moldavia.

Nicolae Timofti realmente no tiene motivos para dudar. Él declaró que desearía construir con otros países tales relaciones bilaterales que Moldavia tiene con Belarús. También añadió:

— El futuro de los países de Europa y el mundo está en nuestras manos.

Claro que tenía en cuenta las manos de todos los líderes políticos de estos estados. Aunque no era necesario precisarlo. A veces parecía que ambos Presidentes entienden muy bien uno a otro sin palabras. Tal entendimiento es muy valioso, tomando en consideración que tanto como Belarús Moldavia tiene ciertas obligaciones ante los socios de las organizaciones integracionistas. Esto significa que hace falta pensar en cómo aprovechar las ventajas denla integración de diferente orientación y minimizar los riesgos para el comercio bilateral. El camino más lógico según Aleksandr Lukashenko, es la fundación de empresas mixtas con la salida a los mercados de terceros países, incluso los países de la Unión Europea y la Unión Económica Eurasiática. Es decir, nuestros estados pueden y deben convertirse en un puente particular entre dos estructuras integracionistas.

Los primeros pasos en la cooperación de producción ya están hechos. Hoy en día en Moldavia se producen trolebuses y tractores belarusos. Se estudia el tema de montaje de autobuses de MAZ. Hay interés por organizar en Belarús la transformación conjunta de frutas y legumbres de Moldavia. Tomando en cuenta la desarrollada infraestructura industrial y logística nuestro país puede convertirse en una plataforma para la transformación, conservación y promoción de artículos moldavos en el mercado de la Unión Económica Eurasiática. Se aceptan cualesquiera propuestas. Con todo eso Aleksandr Lukashenko pone sólo una condición:

— Lo principal es que esta producción sea de alta calidad y que los empresarios lleguen a nosotros con corazón y alma abiertos. ¡Ningunos sobornos ni exacciones! Ganas el concurso, el ténder — todo será honesta y justamente.

En general, hay muchos proyectos prometedores. En sentido económico Moldavia se atrasa bastante en comparación con sus vecinos. El PIB per cápita en el país constituye cerca de 2 mil dólares. Nuestro país está dispuesto a compartir sus elaboraciones y la experiencia en la esfera de industria, construcción, agricultura. Por ejemplo, en Moldavia será necesario reconstruir casi 10 mil kilómetros de carreteras. Los especialistas belarusos están dispuestos a adherirse a la construcción de una carretera de circunvalación en Chisinau. Está a punto de arrancar la modernización del sector ferroviario. Aquí serán muy convenientes los trenes eléctricos confortables producidos por la compañía Stadler en las afueras de Minsk. La Empresa Petrolera de Belarús planea organizar en Moldavia una red conjunta al por mayor y al por menor para la venta de productos petroleros belarusos.

Pero la fuente de ingresos principal para los moldavos es la agricultura. Tanto como Belarús Moldavia carece de los yacimientos de minerales. Por eso está obligada a aprovechar al máximo lo que ofrece la naturaleza: tierras fértiles y buen clima. En el país está materializándose una amplia estrategia nacional de desarrollo de la agricultura para 2014-2020. En particular, estipula la modernización de los complejos de productos lácteos. Los especialistas moldavos llegarán a Belarús para asimilar la experiencia.

Vienen afianzándose los contactos en la esfera humanitaria. Este otoño en Moldavia se celebrarán los Días de la Cultura de Belarús. Dentro de un año esperamos a los amigos moldavos con una visita de respuesta.

Según los resultados de las conversaciones en Minsk fue firmado un gran paquete de documentos sobre la colaboración y el intercambio de la información jurídica, la cooperación en la esfera de industria y lazos interregionales.

El Presidente belaruso resaltó que durante las negociaciones la atención particular fue prestada a la búsqueda de nuevos formatos de la cooperación con el fin de fomentar los lazos económico-comerciales. Según sus palabras, una dirección prometedora para la colaboración es la cooperación de producción con la promoción del producto común en los mercados de terceros países, incluso los estados de la Unión Económica Eurasiática y la Unión Europea.

El mandatario hizo hincapié en que en la esfera política las partes no tienen ningunos problemas. Belarús y Moldavia colaboran constructivamente en las organizaciones internacionales, incluso las Naciones Unidas, la OSCE, la CEI y otras. Además, es activo también el diálogo interparlamentario. Aleksandr Lukashenko resumió que las negociaciones resultaron muy productivas y detalladas. Dos Jefes de Estado enfatizaron una alta intensidad de los contactos bilaterales en la esfera humanitaria: ciencia, educación, deporte, etc. “Belarús y Moldavia no tienen problemas vigentes ni temas ocultos para la discusión, señaló Aleksandr Lukashenko. — Siempre tratábamos con entendimiento las cuestiones palpables para Moldavia. Contamos con que la parte moldava siga sus enfoques de socio, como lo hacía hasta ahora”. El líder belaruso considera que dos países tienen la base para construir las relaciones bilaterales. Expresó la seguridad de que después de la visita actual a Belarús del Presidente moldavo la colaboración entre dos países se estrechará incluso más. “Hay cosas que alcanzar, hay potencial para crecer, estamos dispuestos a hacerlo”, apostilló el Presidente belaruso.

Evgueni Kónonov
Заметили ошибку? Пожалуйста, выделите её и нажмите Ctrl+Enter
Автор фото: БелТА
Версия для печати
Заполните форму или Авторизуйтесь
 
*
 
 
 
*
 
Написать сообщение …Загрузить файлы?
Новости
Все новости