En la escena vive y… arde

Aleksey Skrypnik estб seguro de que la mъsica es la mejor medicina para el alma
Aleksey Skrypnik estб seguro de que la mъsica es la mejor medicina para el alma.

Lo que nunca deja es su guitarra. La verdad es que, como un verdadero caballero, estб dispuesto a cortejar a cada representante del gйnero de las guitarras. їA lo mejor ellas mismas lo persiguen? Por lo menos asн fue hace poco en su velada donde presentaba el disco “Bendiciуn de la tierra” en la sala de la Filarmуnica Estatal de Belarъs con una fila entera de guitarras en la escena.
— їY para componer las canciones tambiйn te inspira la guitarra? — pregunto yo, esperando oнr las historias de amor. El muchacho tiene ya 29. Pero no estб casado todavнa. Exento de vanidad y de otros vicios. Por encima de eso canta, compone la mъsica, poesнas, pinta. ЎSueсo de todas las petisas! Y me contesta sobre la guitarra de la regiуn de Braslav:
— Los arces como si molestaran al fundamento de la iglesia catуlica local, los cortaron y de su madera, llena del sonido de las campanas y de los rezos, el maestro me hizo la guitarra. їAcaso no sabe transmitir ella misma lo que sabe? їY el arco iris? Me parece como la bendiciуn de la tierra, enviada por el cielo. їY lo que nos rodea? Hasta hoy dнa me acuerdo de cуmo mi mama, cuando yo tenнa sуlo tres aсos, me llevaba a los museos, las exposiciones, conciertos de Leningrado — entonces vivнamos allн. Y otra cosa: una vez el abuelo tocу un vals antiguo y me gustу tanto que compuse sus variantes. Y despuйs a base de ellas se me ocurriу la idea de hacer un concierto para el piano — lo toquй en los exбmenes de ingreso. Siendo un escolar, me acuerdo de cuбnto me sorprendiу el arte de improvisaciуn de Guennadiy Kaganуvich. Ponнa una pintura ante mн y me decнa que la expresara en la mъsica. Entonces me di cuenta: Ўcualquier cosa puede inspirar!
— їUsted mismo ha visitado Espaсa?
— Todavнa sуlo sueсo con ello. Pero hace ocho aсos estuve en el festival internacional en Gran Bretaсa. Interpretaba sуlo y con el conjunto de coro. Allн mismo se celebrу la presentaciуn de mi primer disco “Hablaremos”, grabado en la radio belarusa con la banda “Antalex” que habнa creado: dos vocalistas, un violнn, una flauta, un clarinete, dos guitarras y baterнa. Ne invitaron que diera las clases de maestrнa de guitarra en el Paнs de Gales.
— En Minsk tambiйn dabas las clases en el colegio musical para niсos, y, segъn dicen, tenнas йxito. En tu concierto una de las admiradoras con las lбgrimas en los ojos me contу la historia mнstica: como a un niсo lo curaste de la mudez ademбs de aprenderlo a tocar.
— Por supuesto es una exageraciуn. Simplemente era muy calladito — no decнa ni una palabra: sуlo sн o no. Y yo le propuse: “ЎAnda, ensйсame tъ!” Y eso le gustу mucho. Es muy facil: moviendo los dedos se desarrolla la lengua y el mismo niсo. La mъsica en general puede considerarse una de las medicinas mбs fuertes y a la vez mбs “sabrosas”. Despuйs del concierto en la Filarmуnica Estatal de Belarъs se me acercaba el pъblico, agradecнa, decнa que de mis canciones y romanzas quieren vivir y crear — y es lo principal.
Si hablamos de la poesнa — Aleksey hace poco ha acabado hasta un libro completo de los sonetos. Si hablamos del cine, pues los vнdeos que acompaсan las canciones de Skrypnikov durante el concierto filarmуnico tambiйn lo ha hecho el mismo: ha rodaba, elegнa, montaba, contaba el cronometraje.
— Y en total, en cualquier asunto siempre hay deseo de buscar algo suyo, perfeccionar. El sъper guitarrista belaruso Vladнmir Ugуlnik me dijo una vez de broma: “ЎNecesitas una guitarra de doce cuerdas y no de seis ni siete!” Todos se rieron, y yo hasta el momento estoy reflexionando: їy por quй no? Asн que la pedagуgica tambiйn es un arte. He elaborado mi propio mйtodo de tocar la guitarra don cuatro dedos, aunque suelen enseсarlo con dos. Ahora escribo el libro dedicado a este tema, analizo aquello lo que me ha enseсado mi pedagogo Valeriy Vladнmirovich Grуmov. Pero ya no puedo trabajar tanto con los alumnos como antes, me canso mucho. Hasta he tenido la sensaciуn de que me falta tiempo para lo principal, querнa dar conciertos y abandonй la escuela.
— No he oнdo que tengas tres conciertos al dнa...
— Pero tengo las propuestas de las filarmуnicas provinciales. Tal vez, pocas. ЎPero no quiero tenerlos tres al dнa! En esta escena vivo y... ardo. Antes del concierto me preocupo mucho, pero en la escena ya me siento tranquilo, y despuйs me quedo hecho polvo, como si me hayan vaciado. їA lo mejor entrego demasiado?
— їEntonces resulta que ahora eres un artista libre?
— No es que sea asн. Trabajo en la Uniуn de los Mъsicos, cuyo miembro soy. Pero trabajo medio dнa. Y la mayor parte de mi tiempo libre lo paso en mis propios estudios. Lo hemos compuesto pedacito por pedacito, hemos ahorrado. Mis familiares me comprenden. Sobre todo mi mamб, tambiйn es una mъsica — acordeonista, cantante. En casa compongo, grabo...
— Desde este momento me gustarнa saber algo mбs.
— їQuiere escuchar la romanza nueva? “El maestro del alma clara”...

Nadezhda Zarйchnaya
Заметили ошибку? Пожалуйста, выделите её и нажмите Ctrl+Enter
Версия для печати
Заполните форму или Авторизуйтесь
 
*
 
 
 
*
 
Написать сообщение …Загрузить файлы?