“El lugar, donde nacía la Victoria”

Durante la Gran Guerra Patria de 1941 a 1944, en los bosques de Belarús, los aldeanos se escondían de los alemanes nazis

Durante la Gran Guerra Patria de 1941 a 1944, en los bosques de Belarús, los aldeanos se escondían de los alemanes nazis. A su vez, los guerrilleros hacían planes de la liberación del país del enemigo.
Durante la Gran Guerra Patria de 1941 a 1944, en los bosques de Belarús, los aldeanos se escondían de los alemanes nazis. A su vez, los guerrilleros hacían planes de la liberación del país del enemigo.


Este año, Belarús celebró el 70° aniversario de la liberación de la ocupación de los alemanes nazis. Es el gran mérito de los soldados y guerrilleros del Ejército Rojo que durante setenta años nosotros estamos viviendo en paz. En los años de 1941 a 1945 ellos ganaban nuestra victoria en los bosques belarusos. En bosques de pinos y abetos, así como en pantanos, se escondían de las tropas alemanas los vengadores populares durante el día y al caer la noche, salían a luchar contra los invasores. Las grandes áreas de bosques –que han sobrevivido en Belarús desde los tiempos antiguos– eran un refugio seguro para los guerrilleros y siguen manteniendo la memoria sobre aquellos acontecimientos de los tiempos de guerra. Volando hace poco por encima de París y mirando los alrededores, me sorprendí de lo poco que quedaba del bosque. Los campos cuadrados se extiendían hasta el horizonte. Y entre ellos aparecían pequeñas islitas de los antiguos bosques de robles y pinos. Estas tierras cultivadas son perfectas. Cada campo tiene su propio color. A su vez, en Belarús los bosques son de diferente tamaño. Y desde la altura se puede observar como ellos se parecen a las olas del mar. Hace falta señalar que el 40 por ciento del territorio del país es prístino y está cubierto de bosques. En el período de 1941 a 1944, este porcentaje fue aún mayor.

Y ahora vamos a imaginar: en verano de 1941, los nazis atacaron a Belarús. Pasaron a través de la misma en la dirección a Moscú. Pero no lograron tomar bajo su control todo el país. En la retaguardia comenzaron a actuar los grupos guerrilleros. Precisamente el factor geográfico – forestación – impidió a los invasores alemanes llevar a cabo las operaciones de castigo y vencer la resistencia guerrillera.


Si bien podemos imaginar la magnitud de aquellos esfuerzos que han utilizado los invasores para reprimir al movimiento popular. Durante las operaciones de castigo se destruían municipios enteros y los pueblos se convertían en “desiertos”. Durante la ocupación fueron llevadas a cabo más de 140 operaciones de castigo. La primera de ellas –“Pantanos de Pripyat”– tuvo lugar en el período de julio a agosto de 1941 en las provincias de Brest, Minsk, Pinsk y en la región de Polesiye Durante los tiempos de ocupación fueron destruidas 628 localidades y todos sus residentes fueron matados. Las cinco mil 295 localidades fueron destruidas junto con parte de sus residentes. Es todo un horror.

A partir de los primeros días de la guerra comenzaron a formarse unidades guerrilleras. Ya el 23 de junio de 1941 aparecieron los primeros informes sobre los ataques de guerrilleros y el sabotaje contra las fuerzas alemanas en el oeste de Belarús. Hasta finales de junio en el territorio ocupado operaron cuatro unidades guerrilleras, en julio 35 y en agosto 61. La ola de resistencia creció muy rápidamente. El bosque ayudó mucho en eso.

Belarús fue un eslabón muy importante en la estrategia general de la lucha guerrillera en toda la antigua Unión Soviética. La importancia excepcional tuvo su posición geográfica. En primer lugar, las condiciones naturales eran muy favorables: muchos bosques y pantanos y, en segundo lugar, aquí pasaban los caminos más importantes desde la parte occidental hacia la capital de la antigua Unión Soviética, Moscú. Por lo tanto, no es casual que el 30 de junio de 1941 el Comité Central del Partido Comunista (de bolcheviques) y las organizaciones regionales del partido de Belarús Occidental comenzaron a crear en la retaguardia y los grupos guerrilleros. Para llevar a cabo esta lucha en la zona de ocupación en el período de julio a agosto llegaron mil 215 miembros del partido y cerca de cinco mil miembros del Komsomol, que apoyaron la tarea de organizar la resistencia armada.


En 1942, desde Moscú a Belarús vinieron los especialistas que se dedicaron a la construcción entre los campos arbolados de los aeródromos de guerrilleros. Durante todo el período de la lucha su número llegó a ser alrededor de cincuenta.

De hecho, en los bosques los guerrilleros organizaron una estructura paralela de gestión del país junto con las autoridades de la ocupación. Las fuerzas de los guerrilleros soviéticos en Belarús a finales de 1942 contaron con unas cincuenta mil de hombres bien armados, que controlaban casi el 30 por ciento del territorio e incluso entonces ya podrían causar un daño importante a los ocupantes alemanes. A principios de 1943, la lucha guerrillera en Belarús comenzó a tomar una forma más regular y planificada.

En los bosques los vecinos de los pueblos belarusos se escondían de los asesinatos, que hacían los alemanes nazis, quemando las localidades rurales, pues sus residentes ayudaban a los guerrilleros.


Durante el año 1943, el número de guerrilleros en Belarús alcanzó a más de 150 mil personas. En las provincias de Vítebsk y Moguiliov, así como en la zona de Polesiye, el territorio controlado por los guerrilleros abarcó del 20 al 25 por ciento y en las provincias de Minsk y Pinsk llegó a la tercera parte de todo el país. En su mayoría eran zonas poco accesibles: pantanosas y boscosas con un bajo (a excepción la producción de madera) valor económico. Estas áreas se convirtieron en buenas bases para las operaciones guerrilleras en las zonas pobladas.
A finales del año 1943, en total, bajo el control total o parcial de los guerrilleros estaba casi la mitad del territorio de Belarús.

A partir del junio de 1941 hasta el julio de 1944, los guerrilleros belarusos explotaron y descarrilaron once mil 128 trenes enemigos y 34 trenes de municiones. Además de eso, volaron, quemaron y destruyeron 819 puentes ferroviarios y cuatro mil 710 puentes de destinación diferente, así como destruyeron más de siete mil 300 kilómetros de líneas telefónicas y de comunicación telegráfica, derribaron y quemaron en los aeródromos 305 aviones, destruyeron mil 355 tanques y vehículos blindados, 438 armas de diversos calibres, 18 mil 700 vehículos y 939 almacenes militares. Todos estos actos de sabotaje fueron realizados gracias a la posibilidad de poder esconderse en los bosques.


En el Centro del turismo ecologico “Stankava” cerca de Dzerzhinsk hay chabolas de partisanos

Además de los belarusos y otros pueblos de la antigua Unión Soviética, en la lucha guerrillera participaron polacos, checos, eslovacos, búlgaros, serbios, húngaros, franceses, alemanes y austriacos, croatas y macedonios, entre otros.

Víktar Kórbut

Conocer toda la importancia de los bosques en la vida de los belarusos en los años de 1941 a 1944 los interesados pueden tras analizar los documentos soviéticos y alemanes de aquellos tiempos, que permanecen en el Archivo Nacional de la República de Belarús


Del informe del Comité Central del Partido Comunista (de bolcheviques) de Belarús sobre la destrucción de ciudades y pueblos, y la matanza de la población civil. Junio de 1942.

“Con la llegada de los alemanes toda la población se huyó a los bosques, pues cada persona –que de repente fue capturada por los alemanes en una u otra localidad– sin depender de su edad, se mataba. Los vecinos de los pueblos quemados y de la ciudad de Klíchev se escondieron en el bosque, pidiendo la protección de los grupos guerrilleros”.

* * *

Del informe de las oficinas centrales occidentales del movimiento guerrillero sobre la lucha de los ocupantes alemanes con la guerrilla en los municipios de Klíchev y Berioza. Julio de 1942.

“En las regiones vecinas con la zona guerrillera los alemanes quemaron todas las localidades en el territorio de 25 a 30 kilómetros de extensión. La policía vestida de la gente local, quemaba bosques y en las zonas guerrilleras también los cultivos”.

* * *

El informe de Scherbátov G.M. sobre las atrocidades de los ocupantes en el municipio de Borísov. El 5 de septiembre de 1942.

“En toda la zona, tuvieron lugar las atrocidades indecibles de los verdugos de Hitler contra los vecinos de la ciudad de Borísov. Los escuadrones de la muerte quemaron a cenizas todos los pueblos del municipio y mataron a cientas personas inocentes. En el pueblo Lisin la mayor parte de la población, al ver a los policías, se fue al bosque...”

* * *

El acta sobre los crímenes cometidos por los ocupantes alemanes durante la operación de castigo llevadas a cabo en los municipios de Zhítkovichi, Pétrikov y Lubañ. El 12 de marzo de 1943.

“En el municipio de Lubañ fueron quemados siete pueblos. En general, aquí vivían mil 234 familias campesinas, de las cuales 922 fueron quemadas a vivo. Quien sobrevivió, se fue al bosque junto con su ganado, pertenencias y víveres”.

* * *

Del informe del Comité del Partido Comunista (de bolcheviques) del municipio de Logoysk) sobre crímenes de los invasores nazis durante la operación de castigo. No antes del 15 de mayo de 1943.

“En el municipio de Logoysk fue declarado el registro de pasaportes. Todos los residentes a partir de 16 años de edad hasta 55 años tuvieron que presentarse en determinados días en Logoysk y poner una estampilla en su pasaporte. Una vez llevado a cabo el registro, mil personas fueron llevadas para trabajar a Alemania. La gran parte de la población no quiso registrarse y comenzó a esconderse en los bosques”.

* * *

Del informe del propagandista nazi, Lavkh, sobre la operación antiguerrillera. El 2 de junio de 1943.

“Antes de la llegada de las tropas alemanas los guerrilleros recomendaron a la población dejar el pueblo e ir al bosque. Su pedido ellos motivaron con el hecho de que si alguien no se fuera al bosque, sería matado por las unidades alemanas. Cabe señalar que una gran parte de la población, cumpliendo con el llamamiento de los guerrilleros, se fue al bosque. Con el tiempo, algunos de los vecinos regresaron y vieron los cadáveres de los aldeanos asesinados. Por otra parte, en los pueblos, los policías, así como la Wehrmacht llevaban a cabo las operaciones de castigo”.

* * *

El acta sobre los crímenes cometidos por los ocupantes alemanes nazis en los pueblos de los municipios de Byagomelsk, Borísov y Pléshchenitsy durante la operación de castigo en el período del 20 de mayo al 20 de junio de 1943.

“Al robar los bienes de los campesinos, los nazis comenzaron a recorrer los bosques y carreteras secundarias y buscar a la gente para que regresara al pueblo. En el borde del bosque los ocupantes mataron a los vecinos del pueblo Uskhod. La vecina, Paliuta Chubatar, sostenía en las manos el icono y pedía no castigar a los civiles”.

* * *

De las memorias de la vecina del pueblo Uskhod, Govar V.A., sobre la destrucción del pueblo, Ala
“Las tropas soviéticas llegaron a la orilla izquierda del río Dnieper en el otoño de 1943. Entonces los ocupantes alemanes se instalaron en la orilla derecha, recogían a los lugareños en trincheras y en la noche llevaban a los jóvenes a Alemania.

Los guerrilleros de la brigada, “Zhelezniak”, ya se unieron con el ejército para un golpe decisivo, que ellos se vieron obligados a esperar durante unos seis meses. Mi esposo, el comandante de la unidad de exploración de la brigada guerrillera, “Zhelezniak”, también pasó a la disposición de los mandos militares. Me quedé en el pueblo Uskhod, en la casa de mis padres. La gente de los pueblos vecinos trataba de llegar cruzando bosques a la primera línea del frente, en la dirección hacia el río Bereziná. El pueblo Ala es la última localidad en esta dirección. En este pequeño pueblo se reunieron muchos refugiados. Mi madre, Matrona Semiónovna, no quería ir con nosotros. De este modo, gracias a su perseverancia e intuición ella salvó a nuestra familia.

Mi padre, Akim Fiadosóvich –que cooperaba con los guerrilleros– conocía muy bien la región. Él nos llevó a través de los pantanos en la pequeña islita seca, donde nosotros cavamos un refugio subterráneo y construimos una pequeña estufa con chimenea. Dormíamos en un refugio subterráneo bien caliente y de día nos alejábamos en la profundidad del bosque y nos escondíamos en los arbustos, sin prender fuego. No muy lejos de nosotros en el bosque vivían otros refugiados. La distancia hasta el pueblo Ala fue de dos a tres kilómetros.

Durante ese tiempo todos nosotros nos enfermamos de tifoidea. Los hijos menores de edad pasaron muy duro esta enfermedad. Mi hijita de tres meses, Galochka, falleció.

En la mañana del 14 de enero de 1944 del lado del pueblo Ala fueron escuchados los disparos, los perros comenzaron a ladrar y la gente llorar. Nos quedamos en silencio, sintiendo el aliento de la muerte. Pronto apareció el humo negro. Luego todo se tranquilizó. Por la noche, nuestros padres se fueron al pueblo Ala para conocer, qué había pasado. Pero allí no había gente, ni el mismo pueblo, se quedaron sólo cenizas negras. Mi padre vio papas quemadas, que salvaron a los hambrientos refugiados del bosque. Vivíamos en el bosque hasta el mes de marzo, hasta la llegada de los libertadores soviéticos. El número de personas muertas en el pueblo Ala fue de mil 758 personas, de ellas 28 fueron nuestros parientes más cercanos”.

* * *

De la conversación con el jefe del servicio médico de la segunda brigada de guerrilleros de Minsk, doctor militar, Petróvich A.I., sobre la quema del pueblo Rúdkovo, municipio de Uzdzensk. El 6 de junio de 1943.

“En el pueblo Rúdkovo, municipio de Uzdzensk, los alemanes cerraron a las 27 personas en una casa y se las quemaron en vivo. Eso sucedió en marzo de 1943.

Los alemanes buscaban a los guerrilleros. En el pueblo Rúdkovo se encontraba un grupo de guerrilleros y al ver a los alemanes, ellos se fueron al bosque. Los aldeanos también se escondieron en el bosque. Los alemanes se quedaron en este pueblo y luego lo dejaron. Cuando la gente comenzó a regresar a su pueblo, aparecieron los alemanes, cerraron a las personas en una casa y quemaron a vivo a 27 personas inocentes. Los demás vecinos del pueblo pudieron escaparse”.

* * *

Del protocolo de la entrevista del vecino del pueblo quemado, Buda, Vyarheychyk M.V. El 16 de diciembre de 1948.

“PREGUNTA. Cuente, por favor, cómo y cuándo fue destruido el pueblo Buda.

RESPUESTA. En diciembre de 1942, no me acuerdo el día, por la mañana, a las nueve en punto, en casa entró mi hijo, Sergei, y dijo que había visto, como detrás del bosque estaba ardiendo algún pueblo. Después de algún tiempo, por el pueblo Buda comenzó a correr la gente y se escuchaban gritos “Alemanes”. Y de inmediato comenzaron a sonar por todos los lados los disparos. Salí corriendo de mi casa y corrí hacia el bosque. Junto a mí empezaron a silbar las balas y me caí. Después de un rato me levanté y volví a correr hacia el bosque. En el bosque, pasé cerca de tres horas y luego salí. El pueblo Buda estaba ardiendo. Los alemanes pasaban por el pueblo y encendían las casas”.
Заметили ошибку? Пожалуйста, выделите её и нажмите Ctrl+Enter
Версия для печати
Заполните форму или Авторизуйтесь
 
*
 
 
 
*
 
Написать сообщение …Загрузить файлы?
Новости
Все новости