EL DIÁLOGO que determina métodos racionales

Alexander Lukashenko espera que el acento positivo entre Belarús y los Estados Unidos se haga una nueva etapa de relaciones

El presidente de Belarús, Alexander Lukashenko, espera que el acento positivo entre Belarús y los Estados Unidos se haga una nueva etapa de relaciones. Lo dijo el líder belaruso en una reunión con el Secretario Adjunto de Departamento de Defensa de los EE.UU., Michael Carpenter.


Según el presidente belaruso, en las relaciones entre Belarús y el mundo occidental y los Estados Unidos hay un momento positivo. “Realmente me gustaría que fuera una nueva etapa en nuestras relaciones”, dijo Alexander Lukashenko.

El mandatario de Belarús señaló que las relaciones entre Belarús y los países occidentales son politizadas. “Deberíamos prestar nuestra atención principalmente en la economía y en el desarrollo de las relaciones comerciales y económicas con los Estados Unidos y la Unión Europea. Lo que sería una buena base para la construcción de buenas relaciones en todos los campos”, aseveró el jefe de Estado belaruso.

Además de eso, Belarús está dispuesta a analizar con los socios occidentales cualquier problema y cooperar con los Estados Unidos en todos los niveles. “No sólo porque es un imperio global, un país líder en el mundo, con que cooperan todas las naciones”, dijo Alexander Lukashenko. Además de eso, él subrayó que los belarusos tratan con mucho respeto al pueblo norteamericano. Esto no fue impedido ni siquiera por las sanciones impuestas en el pasado contra Belarús. “Nuestra gente es amable, educada y entiende aquellos procesos que tienen lugar en el mundo”, señaló Alexander Lukashenko, y propuso establecer relaciones siguiendo las aspiraciones de los pueblos belaruso y norteamericano.

También Alexander Lukashenko destacó el carácter defensivo de la Doctrina Militar de Belarús: “Nuestra doctrina militar es defensiva. No pretendemos atacar a ningún país, tampoco usar las armas contra otras naciones. Nunca decepcionaremos a nuestros vecinos...”

Como se sabe, Belarús es un miembro de la Organización del Tratado de la Seguridad Colectiva (OTSC). Alexander Lukashenko señaló que la posición de la parte belarusa en esta organización es muy sopesada: “Nunca vamos a llevar a cabo las acciones de guerra en el territorio extranjero, pues estamos siguiendo nuestra doctrina defensiva”. Con eso el mandatario belaruso hizo hincapié en que “si alguien nos ataca, vamos a defendernos, así como cumpliremos con nuestras obligaciones como un aliado de Rusia”. “Lo más importante para nosotros es la protección de la integridad y la soberanía de nuestro propio país, la oposición a cualquier amenaza externa, dondequiera que pueda venir”, dijo el líder belaruso.

Según Alexander Lukashenko, Belarús aprecia altamente la opinión internacional en cuanto a su papel en la solución del conflicto en la vecina Ucrania. El mandatario belaruso aseguró que Belarús siempre seguirá los principios de la paz, pues no apoya la guerra en Ucrania. “De nuestro territorio nunca vendrá la amenaza a la vecina Ucrania. Solemos aplicar una política de paz y hacemos todo lo posible para normalizar la situación en Ucrania”, subrayó el presidente belaruso.

Hoy en día, en Belarús residen 160 mil ucranianos que se han visto obligados a abandonar el país por la guerra. En Belarús, a estas personas se les dan los mismos derechos que a los propios ciudadanos. Ellos tienen empleos, sus hijos van a los jardines de infancia y escuelas.

En opinión de Alexander Lukashenko, los desafíos –que debe enfrentar Europa del Este– pueden afectar seriamente la situación en Europa en general. “Sin que Estados Unidos será imposible equilibrar la situación aquí, me refiero a Ucrania y otras tendencias negativas”, dijo el presidente de Belarús. Además de eso, él subrayó que es su firme convicción, y recordó que en varias ocasiones lo declaró públicamente, incluso antes de la cumbre del “Cuarteto de Normandía” celebrada en Minsk.

Al mismo tiempo, la parte belarusa no está contenta con la activación de la Alianza Atlántica, la así llamada expansión de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) hacia el Este. “No podemos no responder a esta amenaza, ya que eso sucede justo en nuestras fronteras”, dijo el presidente belaruso y agregó que en todo caso no quiere demonizar la situación y exagerar el peligro de este proceso.

Por otra parte, el jefe de Estado belaruso cree que ni Estados Unidos, ni Europa no necesitan otro conflicto en Europa del Este. “Me gustaría creer que es verdad que dicen los políticos estadounidense. Los Estados Unidos quieren ver a Belarús soberana e independiente”, subrayó Alexander Lukashenko.

Vladímir Mikhaylovski


ACENTO


Parece que en las relaciones entre Belarús y los Estados Unidos empiece una nueva etapa, que comprende el comienzo de un diálogo bien serio en cuanto a muchos temas de una amplia agenda. Estas palabras del presidente belaruso –pronunciadas en una reunión con el representante oficial del Departamento de Defensa de los Estados Unidos, Michael Carpenter, han sido comprobadas recientemente por  una serie de eventos. A Belarús comenzaron a venir más y más funcionarios desde el Oeste: desde Europa más a menudo y de los Estados Unidos no tan a menudo. A su vez, la visita del representante de Pentágono tiene un significado especial. Si se inicia una conversación mutuamente interesada en este importante nivel, es una señal absoluta para la activación de los contactos también en otros niveles.

Sobre todo tomando en consideración siempre y cuando que a partir del año 2008 el nivel de la interacción diplomática bilateral se redujo significativamente. A su vez, el nivel militar es casi anulado. Hoy en día, en el marco de la agenda bilateral se está analizando el tema de designación de los agregados militares en los dos países. Sin duda, es una señal positiva. Sin embargo, no es todo. Más importante aún es que ahora hay un interés mutuo en la discusión de los temas más urgentes, cuya solución sin un jugador tan influyente en el escenario mundial, como los Estados Unidos, sería muy difícil, o incluso imposible.

En una conversación con Michael Carpenter, Alexander Lukashenko en primer lugar, comenzó a analizar los problemas de la seguridad europea en un sentido más amplio. Todos reconocen los desafíos que tienen que enfrentarlos Europa Occidental. Y está claro que la tensión en el Este no lleva a la estabilidad del continente en su conjunto. Más bien, por el contrario, es capaz de causar importantes problemas.
Заметили ошибку? Пожалуйста, выделите её и нажмите Ctrl+Enter
Автор фото: БелТА
Версия для печати
Заполните форму или Авторизуйтесь
 
*
 
 
 
*
 
Написать сообщение …Загрузить файлы?