Decir de verdad

El Foro Mediático en Minsk denominó los principales puntos de referencia del moderno espacio de información

El Foro Mediático en Minsk denominó los principales puntos de referencia del moderno espacio de información

En Minsk ya por décima vez se celebró el Foro Mediático Internacional de Belarús bajo el lema substancial “La cooperación en nombre de la paz”. En la elaboración del programa de sus actos participó activamente el Comité Permanente del Estado de la Unión encabezado por el Secretario de Estado, Grigori Rapota. Para tres días a la capital belarusa llegaron centenas de famosos periodistas, científicos y profesores, expertos, diplomáticos de 20 países. Las delegaciones belarusa y rusa resultaron las más representativas. Ante los participantes del foro intervinieron el director general de TASS, Serguéi Mijáilov, el presentador de televisión ruso Leonid Mlechin, el redactor jefe del periódico “Sovétskaya Bielorrusia”, Pável Yakubóvich, y otras grandes figuras mediáticas. Un mensaje con deseo del trabajo fructífero a los participantes del foro lo envió el estadista belaruso, presidente del Consejo Supremo del Estado de la Unión, Aleksandr Lukashenko.

El tema principal del foro se hizo el patrimonio de la Gran Victoria de los pueblos de la ex Unión Soviética en la Gran Guerra Patria. Para Belarús y Rusia el 70º aniversario de la Victoria sobre el fascismo alemán es una fecha muy importante, lo que destacó durante su intervención el Secretario de Estado de la Unión de Belarús y Rusia, Grigori Rapota:

— La Gran Guerra Patria se convirtió en una página brillante y al mismo tiempo triste de nuestra historia común. Belarús se hizo un lugar de gran tragedia y triunfo. Precisamente aquí el Ejército Rojo sufrió las pérdidas más duras, y también aquí fue demostrado el gran profesionalismo de nuestras tropas… Se hace mucho para conservar la memoria de la guerra. La Fundación de la Memoria de Jefes Militares, la acción “Regimiento Inmortal”. Hace poco tuvo lugar una gira de prensa de los medios de comunicación de la Unión por los lugares de las batallas sangrientas en las afueras de Rzhev. Los medios mediáticos prestan bastante atención al tema de la guerra. En 2014 con participación del Comité Permanente del Estado de la Unión fue montado un monumento conmemorativo en honor de la operación Bagratión.

Al tema de la Gran Victoria en el foro en Minsk fue dedicada una discusión especial en la cual Grigori Rapota participó como experto. La opinión común: la participación conjunta en la lucha contra el fascismo hitleriano sigue desempeñando un gran papel unificador para los pueblos de Belarús y Rusia. Pero la experiencia de la Victoria es interesante para los periodistas de diferentes países no sólo como tal, sino desde el punto de vista de la comprensión del papel de la personalidad en la historia, también para la comprensión de muchos procesos político-sociales que pasan hoy en día en el espacio postsoviético y en Europa. Antes de la apertura de la sesión plenaria la presidenta del comité organizador del foro, ministra de Información de Belarús, Lilia Anánich, señaló:

— Vemos que el mundo está atravesando los conflictos muy crueles que se convierten en las guerras sangrientas. Belarús se hizo una plataforma reconocida de negociaciones, donde se resuelven los destinos de la paz. Los medios mediáticos, la prensa belarusa tratan con mucho cuidado la conservación del diálogo constructivo. Vemos que el tema de la Gran Victoria este año salió al primer plano. Con todo eso hay tentativas agresivas de privarnos de este triunfo. Los medios de comunicación deben declarar severamente que es imposible reescribir la historia, olvidar sus lecciones. La historia en este caso dispara a quemarropa.

El Comité Permanente del Estado de la Unión hace mucho para asegurar la cooperación más estrecha de los periodistas belarusos y rusos que escriben sobre los temas patriótico-militar, histórico e integracionista. En el foro fue mencionado que se había formado un pul informal de tales periodistas-partidarios que conocen, entienden y ayudan uno a otro. El foro dio nuevas posibilidades para tal cooperación, porque el Comité Permanente del Estado de la Unión invitó a esta entrevista a los eminentes historiadores que se dedican al tema de la Gran Guerra Patria, los descendientes de grandes jefes militares soviéticos. La conversación con ellos seguramente se hizo muy provechosa para los periodistas.

Este ejemplo evidencia que incluso en condiciones cuando el mundo está totalmente abarcado con Internet y otras tecnologías de información, la comunicación directa facilita mucho el entendimiento. El hecho que los periodistas de diferentes países respondieron activamente a la invitación de tomar parte en el foro evidencia que hay bastante necesidad de tal comunicación personal.

No obstante, la amplia difusión de las tecnologías de información exige de los periodistas la renovación permanente, así que hasta el 90% de los jóvenes sacan la información precisamente de Internet, notó el vicejefe de la Administración del Presidente de Belarús, Ígor Buzovski:

— Esto hace pensar a las organizaciones cívicas y la gente que se dedica a la política juvenil en cómo influir en las perspectivas de desarrollo de nuestros países. Porque la joven generación va a materializar las ideas y planes que presentamos en los medios de comunicación.

La red de Internet prácticamente borró en el campo informativo las fronteras interestatales. Acerca de este tema en el foro había diferentes puntos de vista. Fue subrayado tal rasgo positivo como el acceso más amplio a la información positiva, útil y sustancial. Con todo eso había suficientes intoxicaciones de carácter claramente provocativo. Es notable que de eso hayan hablado no sólo los periodistas, sino los militares: la información seleccionada tendenciosamente se convirtió en un elemento de así llamadas guerras híbridas. Y el presidente de la Compañía Nacional de Radio y Televisión de Belarús, Guennadi Davydko, declaró categóricamente en los pasillos:

— Hay que llamar las cosas por su nombre. Se desarrolla la tercera guerra mundial — informativa. Pasa a través de las mentes y almas de la gente. Pero el objetivo es el mismo — el reparto del mundo.

El mundo moderno en la época de nuevas realidades geopolíticas los participantes del foro lo examinaron en una de las discusiones. Según la opinión del redactor jefe del periódico “Sovétskaya Bielorrusia”, Pável Yakubóvich, la polarización del mundo lleva a la fragmentación. Nuevos retos toman por sorpresa a la sociedad. El papel de los medios de comunicación viene creciendo mucho. La gente recibe la información de los medios mediáticos globales que intentan servir los intereses de unas u otras fuerzas.

El trabajo en tales condiciones lo comentó el director general de la Redacción de Rossíyskaya Gazeta, Pável Negoitsa. La prensa del Occidente verte sobre Rusia mucha información negativa. Sin embargo, publica activamente la información objetiva sobre el papel de Rusia en la Segunda Guerra Mundial… a condiciones comerciales. Tal colaboración se mantiene con 30 ediciones de 24 países. Está claro que estos medios mediáticos no publicarían la información que contradice su política de redacción por ningún dinero.

— El mundo es mucho más complicado que podemos imaginar, notó Pável Negoitsa. Los periodistas a veces deslizan por la superficie, no tienen tiempo para entrar en el fondo de la historia. No prescindiremos de los interlocutores inteligentes alrededor del periódico.

En general, el Foro Mediático Internacional de Belarús confirmó que sigue siendo una reconocida plataforma de discusiones para los representantes de los medios de comunicación del espacio postsoviético. Aquí tuvo lugar la sesión del Consejo de Jefes de las Agencias de Información Estatales de la CEI. El foro aprobó la resolución que llama a la interpretación de los procesos sociales objetiva y orientada al diálogo para prevenir el paso hacia el abismo de guerras informativas de tipo “todos contra todos”. De todos modos en la resolución del X Foro Mediático Internacional de Belarús se subraya que las provocaciones informativas se convirtieron en la rutina cotidiana. El volumen de la desinformación supera considerablemente al volumen de datos objetivos que ofrecen los medios mediáticos. Esto puede llevar al descrédito de la profesión del periodista, la pérdida de la confianza en la palabra. Es posible prevenirlo por medio de observar las normas de la ética periodística elaboradas a base de la experiencia de muchos años, la solidaridad corporativa, la minimización de la influencia de la coyuntura política de ahora en la política de redacción. El significado primordial lo adquiere la responsabilidad moral y social de los periodistas. Es decir, la importancia del periodismo profesional multiplica.

Vladímir Bíbikov
Заметили ошибку? Пожалуйста, выделите её и нажмите Ctrl+Enter
Автор фото: Александр РУЖЕЧКА
Версия для печати
Заполните форму или Авторизуйтесь
 
*
 
 
 
*
 
Написать сообщение …Загрузить файлы?