Cualquier intento de cambiar la historia estará condenado al fracaso

El presidente de Belarús, Alexandr Lukashenko, concedió una entrevista exclusiva al periódico, “Diario del Pueblo”
El presidente de Belarús, Alexandr Lukashenko, concedió una entrevista exclusiva al periódico, “Diario del Pueblo”. Es una edición más importante no sólo en China, sino también es uno de los periódicos más conocidos en todo el mundo. Más de un millar de sus periodistas están trabajando en 70 oficinas corresponsales por todo el mundo. Hace falta señalar que la tirada del “Diario del Pueblo” llega a dos millones 800 mil ejemplares y cada año crece en más de cien mil nuevos.


Eso es lo que dijo Alexandr Lukashenko:

— La Segunda Guerra Mundial es uno de los acontecimientos más importantes del siglo XX, que determinó el curso de la historia en todo el mundo para las próximas décadas.

Si el peso principal en la guerra contra Alemania se lo tuvo que aguantar el pueblo soviético, todo el peso en la guerra con Japón cayó sobre los hombros del pueblo chino.

Yo de ninguna manera quiero minimizar el papel de nuestros aliados: seguramente ellos también han hecho una contribución significativa a nuestra victoria común: tanto en Europa, como en Asia. Pero es imposible discutir con las cifras: según estudios recientes, las pérdidas soviéticas durante la Segunda Guerra Mundial ascendieron a unos 27 millones de personas, a su vez, China perdió a 35 millones de sus ciudadanos. Ningún otro país no ha sufrido las pérdidas tan enormes. Belarús –siendo parte de la antigua Unión Soviética– sufrió más que cualquier otro país, al perder casi el tercio de su población.

Por lo tanto, nosotros en Belarús honramos mucho a los actos conmemorativos. El pasado año, nuestro país celebró el 70º Aniversario de la liberación de Belarús de los invasores nazis y este año el 70° Aniversario de la Gran Victoria en la Segunda Guerra Mundial. Estos dos eventos se convirtieron en verdaderas fiestas de la unidad de todo nuestro pueblo.

Debo admitir honestamente que en el mundo hay fuerzas interesadas en la revisión de los resultados de la Segunda Guerra Mundial. ¿Por qué lo hacen? Para cuestionando la verdad histórica, desafiar los derechos actuales y los intereses de los países, que sufrieron mucho tras la guerra en Europa y Asia. No podemos permitirlo. Como dice un famoso dicho: “Los que no han aprendido de la historia, repetirán los mismos errores”.

En este contexto, China tiene, una especial misión histórica: si el pueblo chino de un mil quinientos millones de personas recuerda y honra a los resultados y la verdad sobre la Segunda Guerra Mundial, nadie podrá cambiarla y dejar de caer al olvido.

Ahora me gustaría decir algunas palabras sobre el orden mundial posterior a la guerra liderada por las Naciones Unidas. Recordemos que las Naciones Unidas fueron creadas como una versión mejorada de la Sociedad de Naciones, y desempeñó un papel positivo. Pues después del año 1945, entre las grandes potencias no sucedían guerras “calientes”...

Hoy en día, tenemos una situación diferente. Ya pasó a la historia la última década con su “mundo unipolar”. Y volvemos a hablar en serio sobre la construcción de un mundo multipolar. En este contexto, la idea de hace 70 años sobre el papel central de la ONU en el mundo, vuelve a ser demandada. Sin duda, las Naciones Unidas deben “mantenerse al día con los tiempos” y llevar a cabo las reformas necesarias. Pero yo estoy absolutamente convencido de que los objetivos y principios del Estatuto de la ONU, así como la competencia de sus órganos principales establecidos en este documento, deben permanecer inviolables.

El pueblo chino tiene tradiciones históricas antiguas y gloriosas que datan de milenios de atrás. Todo el mundo conoce el trabajo duro del pueblo chino, gracias al cual bajo el inicio sabio de los líderes del país, la República Popular de China se ha convertido hoy en día en una potencia moderna, que juega un papel de liderazgo en los procesos globales, es la locomotora de la economía global y un modelo a seguir para los países desarrollados.

Me gustaría desear al pueblo e China la paz y la realización del sueño chino en cuanto a la construcción de la nación aún más fuerte y próspera a partir del crecimiento significativo del nivel de la economía, así como los éxitos personales y el bienestar a todos los ciudadanos. Además de eso, quiero asegurar a los chinos de que los belarusos serán sus amigos y socios más fiables y de confianza en el centro de Europa. Belarús altamente aprecia y se siente orgullosa de las relaciones de la asociación estratégica en todas las esferas con la Gran China.
Заметили ошибку? Пожалуйста, выделите её и нажмите Ctrl+Enter
Версия для печати
Заполните форму или Авторизуйтесь
 
*
 
 
 
*
 
Написать сообщение …Загрузить файлы?
Новости
Все новости