Antiguas bebidas belarusas

Si hoy en día nos hubieran ofrecido la lista de bebidas antiguas belarusas, por ejemplo, de hace trescientos años, nos sorprenderíamos mcho

Si hoy en día nos hubieran ofrecido la lista de bebidas antiguas belarusas, por ejemplo, de hace trescientos años, nos sorprenderíamos mcho

Por supuesto, no hubo las bebidas que son muy populares en Belarús hoy en día, como mojito o bayliss, pero sin duda la diversidad de las antiguas bebidas nos impresionaría. Se trata de kvas, jalea, syta, sbiteñ, klenovik, krupnik y krambambulya... e incluso café.

Pero las bebidas –que gozaban de la mayor popularidad en Belarús– eran kvas (bebida fermentada — Aut.), miel y cerveza. A propósito, kvas se menciona aún en el famoso libro, “El cuento de años pasados”, escrito por Néstor a principios del siglo XII. Más a menudo lo preparaban a partir del pan de centeno y la harina de centeno (a veces la harina de trigo, de avena y de cebada), así como del centeno y la malta de cebada. Además de eso, los antepasados de los belarusos mostraban todo su ingenio preparando kvas con miel, rábano, hojas de grosella negra e incluso de remolacha. Los antiguos belarusos hacían kvas a partir de zumo de arce y abedul.

¡Cuántas bebidas diferentes se hacían a partir de la miel! De manera más fácil se hacía la bebida de la miel que se llamaba “medovukha”. Todo lo que se necesitaba para ello es agua, miel y levadura. La bebida “sbiteñ” se preparaba también con miel agregando hierbas y especias: canela, cardamomo, nuez moscada, jengibre y hoja de laurel. “Sbiteñ” se tomaba caliente, especialmente en los días fríos para calentarse y protegerse del resfrío.

Con miel, especias y hierbas a partir de aguardiente se preparaba “krupnik”. Tradicionalmente lo servían caliente en tazas pequeñas. Pero en los hogares campesinos se lo bebían directamente de los vasos de vidrio o de grandes cucharas de madera.

A partir de la miel se preparaban también especiales bebidas rituales. Por ejemplo, la bebida “syta”, que necesariamente se tomaba en la comida fúnebre. Hubo otras bebidas rituales. Por ejemplo, en la víspera de la Navidad, se preparaba de la bebida de la avena; en pleno verano, en Kupaliye la bebida “kulaga” con bayas, centeno y miel. Además de eso, los belarusos tomaban zumo de abedul y arce, compotas de frutas y bayas y para sorprenderse, el café.

Según el experto belaruso, Sergey Khorevsky, el café se lo trajeron a Belarús los participantes de la batalla de Viena que tuvo lugar en septiembre de 1683. Las tropas de los príncipes alemanes y de República de las Dos Naciones de Polonia y el Gran Ducado de Lituania bajo el mando del rey de Polonia y gran duque de Lituania, Jan III Sobieski, derrotaron al ejército del Imperio Otomano, que puso cerco a Viena, y así pusieron fin a las guerras de conquista por los otomanos en Europa. Además de la victoria las tropas –formadas también por los belarusos– consiguieron todas las riquezas del ejército turco. Entre ellos estaba el convoy con ocho toneladas de café y una variedad de dispositivos para su preparación. De este modo el café apareció en Belarús. Además de eso, los belarusos han adoptado también el nombre de la bebida. Hace falta señalar que la palabra turca “kahve” suena en el idioma belaruso como “cava”.

Mila Golub
Заметили ошибку? Пожалуйста, выделите её и нажмите Ctrl+Enter
Версия для печати
Заполните форму или Авторизуйтесь
 
*
 
 
 
*
 
Написать сообщение …Загрузить файлы?
Новости
Все новости