Alcance del quinto nivel

El Estado de la Unión continúa el trabajo sobre la superación de las consecuencias de la avería de Chernóbyl

El Estado de la Unión continúa el trabajo sobre la superación de las consecuencias de la avería de Chernóbyl. La superación de las consecuencias de la catástrofe de Chernóbyl es un problema y preocupación común del Estado de la Unión. Belarús y Rusia llevan ya 20 años resolviendo colectivamente este problema complicado.


En el Centro Republicano Científico-Práctico de Medicina de Radiación
y de Ecología de Hombre en Gómel los médicos utilizan el equipo más moderno

 
Este año concluye la materialización del cuarto programa “de Chernóbyl”. Está elaborándose el quinto programa para el período de hasta 2021. El proyecto de su concepción fue examinado en la sesión de la Comisión de la Asamblea Parlamentaria de la Unión de Belarús y Rusia para la Ecología, Aprovechamiento de los Recursos Naturales y Liquidación de las Consecuencias de las Averías celebrada el 28 de junio en Zhódino en el Centro Científico-Práctico de Agricultura adjunto a la Academia Nacional de Ciencias de Belarús. En la sesión participó el subsecretario de Estado de la Unión, Iván Bambiza.

Al hacer un resumen de los resultados del trabajo en el año corriente fue notado que no todas las organizaciones trataron con responsabilidad el cumplimiento de las tareas programadas. Rospotrebnadzor, el Ministerio de Agricultura y Alimentación y la Agencia Federal Rusa de Biomedicina asimilaron en total el dinero asignado para el I trimestre, el Ministerio de Emergencias de Rusia — al 79,4 %, el Ministerio de Emergencias de Belarús — al 72,7 %. Con todo eso el Ministerio de Sanidad de Rusia y Rosleskhoz ni siquiera comenzaron a realizar lo programado.

Iván Bambiza pidió descifrar el asunto y llamar a capítulo a los dirigentes que frenan el trabajo. “Hay un reglamento que es necesario observar estrictamente”, notó el subsecretario. El mensaje principal del nuevo programa lo anunció el presidente de la Comisión de la Asamblea Parlamentaria, Aleksandr Popkov: es necesario centrar la atención en la persona concreta. La cuestión primordial es la salud. Sólo este año 809 rusos y belarusos de las regiones contaminadas por la avería de Chernóbyl recibirán asistencia médica a cuenta del presupuesto del Estado de la Unión. Acorde con el programa aliado la prestan tres instituciones: el Centro Ruso de Medicina de Urgencias y Radiación A.M. Nikíforov del Ministerio de Emergencias de Rusia en San Petersburgo, el Centro Científico de Radiación A.F. Tsyba — filial del Centro Federal de Investigación Médica P.A. Guertsen del Ministerio de Sanidad de Rusia en Óbninsk y el Centro Republicano Científico-Práctico de Medicina de Radiación y de Ecología de Hombre en Gómel.

El nuevo programa estipula el desarrollo del Registro Único de Chernóbyl, la elaboración de los métodos y criterios de la formación de los grupos de riesgo, la introducción de las tecnologías avanzadas de la asistencia médica especializada y de alta tecnología. Deben ser iguales también los enfoques metodológicos del tratamiento y rehabilitación. Ya es hora de crear una lista única de enfermedades provocadas por la radicación. Si en la lista belarusa hay 18 enfermedades, entonces la rusa — 150.

Los parlamentarios apoyaron la idea de la creación de un código único de víveres, haciendo hincapié en la nutrición infantil. Con todo eso fue propuesto introducir en la concepción del nuevo programa la cuestión de la elaboración de tecnologías y nuevos tipos de víveres funcionales que ayudarán a fortalecer la salud de la gente que vive en las regiones afectadas por la catástrofe de Chernóbyl.

La calidad de la producción depende en mucho de la fertilidad del suelo y el nivel de tecnologías empleadas. Los científicos tienen elaboradas 70 formas de fertilizantes tomando en cuenta las necesidades de uno u otro cultivo. Es necesario acelerar su introducción para obtener los productos con el contenido mínimo de radionúclidos.

Además, la concepción del nuevo programa prevé la elaboración e implementación de los actos en la economía forestal que ayudarán a prevenir los incendios forestales, elevar el nivel de la defensa de radiación de los trabajadores forestales y la población, permitirá aprovechar más efectivamente los recursos forestales en los territorios de contaminación radioactiva. Para el control a distancia se propone usar los vehículos aéreos no tripulados.

Haciendo un resumen de la discusión, Iván Bambiza una vez más prestó atención a la necesidad de abordar este asunto concreta y responsablemente: “No necesitamos el programa por el programa. Es necesario avanzar”.

El proyecto de la concepción del nuevo programa será compaginado para el 1º de septiembre del año corriente.

Natalia Tyshkévich
Заметили ошибку? Пожалуйста, выделите её и нажмите Ctrl+Enter
Автор фото: БелТА
Версия для печати
Заполните форму или Авторизуйтесь
 
*
 
 
 
*
 
Написать сообщение …Загрузить файлы?
Новости
Все новости