5 Cinco razones para visitar el Castillo de Kossovo

Uno de los monumentos más reconocibles le hará creer que hace cientos años atrás Belarús era el país de los castillos
Uno de los monumentos más reconocibles le hará creer que hace cientos años atrás Belarús era el país de los castillos



1 Ver moda de los años pasados


El recorrido por la provincia de Brest no será completo sin pasar por los pintorescos pueblos de Pruzhany y Ruzhany. En el camino, tienen que visitar Kossovo. Allí podrán ver el magnífico conjunto arquitectónico construido a principios del siglo XVIII: el palacio de los aristócratas Puslovsky. La gente se lo llama el Castillo de Kossovo.

El castillo está decorado con las torres parecidas a las torres de ajedrez. En total son doce según el número de meses en un año. Cuatro torres centrales simbolizan el mes de mayo, y tres meses de verano.

Además del aspecto inusual, el palacio en el pasado era famoso por sus interiores y tenía muchas sorpresas. Todas las 132 habitaciones fueron diseñadas de forma individual por el artista italiano de moda de aquel entonces, Marconi. Cada cuarto debido a una combinación de pasajes intrincados y ventanas estaba totalmente iluminado por el sol durante dos días en el año.

2 Buscar sorpresas

Hubo leyendas sobre el palacio. En una de las habitaciones el piso era de cristal, debajo del cual se encontraba un acuario gigante. Sólo imagínense esto: ustedes entraban y bajo sus pies estaba el abismo... y nadaban los peces. Para los dueños se entretenían al observar la reacción de los recién llegados, que a menudo al encontrarse en la habitación, caían a cuatro patas del terror.

Hay una leyenda que en algún momento en casa vivía un león. De esta manera luchaban contra los robos de los empleados. Cada noche desataban al depredador y él recorría los pasillos.

Durante la construcción fueron “programadas” muchas sorpresas. Una de ellas fue musical: si uno se ponía de pie en el alféizar de la ventana en el segundo piso del lado este y comenzaba a aplaudir, los arcos hacían sonidos melódicos.

Además de eso, el castillo era famoso por su biblioteca que contaba con diez mil libros que fue completamente saqueada aún en los años de la Primera Guerra Mundial.

También dicen que por las noches aquí aparece el fantasma del nieto del dueño del palacio, Casimir Puslovsky. Tira los pelos, grita y corre por los pasillos interminables. Este tipo perdió su magnífico castillo... jugando cartas.

3 Acordando de la abnegación de guerrilleros

La segunda vez el castillo fue dañado al final de la Segunda Guerra Mundial: fue quemado durante los combates con los alemanes nazis. Por allí cerca, en medio de un pantano, fue creado un asentamiento de los vengadores populares.

En los años de 1943 a 1944 aquí estuvieron la sede de la unidad de guerrilleros de Brest, comité clandestino de la provincia, editorial y tipografía del periódico clandestino regional, “Zarya” (en el idioma belaruso aurora. — Aut.) Ahora aquí se encuentra un museo al aire libre: casas de madera, cobertizos, pozos y “escuela forestal”.

En cierto momento, los guerrilleros y sus partidarios llegaban al asentamiento con pasadizos secretos a través del pantano, donde un desvío del camino significaba la muerte. Ahora al antiguo campamento de guerrilleros lleva un especial puente-cubierta. Incluso los adultos se llenan de muchas emociones. En cuanto a los chicos, es imposible sacarlos de aquí.

4 Sentir la historia


El ciudadano de honor de Francia, héroe nacional de Polonia y Estados Unidos, general del ejército norteamericano, Tadeusz Kosciuszko, nació en una modesta casa de madera bajo el techo de las cañas de los ríos. Hace una década, el nido familiar de este legendario hombre fue convertido en un museo y un lugar de peregrinación para los amantes de la historia nacional. Por suerte, el Castillo de Kossovo fue construido cerca de la mansión de Tadeusz Kosciuszko. Así que dos objetos históricos se encontraron en la misma ruta de senderismo.

El conocimiento del museo-mansión se puede completar con un recorrido por la zona de los alrededores. Es más, en su territorio hay una acogedora cafetería ubicada en la orilla de un pequeño lago. Pues no hay nada que agrade más a los viajeros experimentados como una buena cena con platos locales.

5 Entender por qué sobre Belarús dicen que es un país de ojos azules

Tómense su tiempo y vengan a ver los lagos: Vygonóshchanskoye, Bobróvichskoye, y otros.

Admiren en el camino la belleza del canal Oginski y vean los bunkers construidos en los tiempos de la Primera Guerra Mundial. En su memoria se preservará el descanso en la hermosa playa de arena entre los altos pinos. Además de eso, los aficionados a la pesca y caza pueden ir a pescar al amanecer o pasear con un fusil en los vastos bosques de los alrededores.

Germán Moskalenko
Заметили ошибку? Пожалуйста, выделите её и нажмите Ctrl+Enter
Версия для печати
Заполните форму или Авторизуйтесь
 
*
 
 
 
*
 
Написать сообщение …Загрузить файлы?
Новости
Все новости