¿Qué se espera en el año 2030?

No es nada extraño en hacer planes para el futuro. A menudo la gente lo hace así: planea algunas cosas para el día siguiente o para la próxima semana y trata de cumplirlos.
No es nada extraño en hacer planes para el futuro. A menudo la gente lo hace así: planea algunas cosas para el día siguiente o para la próxima semana y trata de cumplirlos. Pero los planes a largo plazo –para cinco o diez años e incluso para toda la vida– es una cosa totalmente diferente. Adquirir un apartamento o una casa de campo, tener hijos, comprar un coche nuevo.

 Es muy difícil hacer que la vida siga muy estrictamente un algoritmo prescrito, porque su Majestad el Caso a menudo trata de interferir en el transcurso de los acontecimientos. Sin embargo, cuando hay un objetivo específico, la vida se vuelve más fácil.

Belta
Belta

Esta misma lógica la siguen hoy en día muchas naciones del mundo. Últimamente, se puso de moda a presentar una estrategia de desarrollo de los países hasta un período más lejano. Los rusos, nuestros vecinos, por ejemplo, ya han programado todo hasta el año 2025 y los kazajos hasta 2050. Próximamente el semejante documento tendremos también nosotros. Hace poco el ministerio de Economía ha presentado para el comentario público el proyecto de la Estrategia Nacional del desarrollo sustentable socio-económico para el período hasta 2030 (ENDS-2030). Hoy en día, cualquier persona puede conocer este documento, sólo al hacer clic en el sitio web del ministerio.

De hecho, podemos decir que la estrategia se basa en tres pilares más importantes: gente, economía y ecología. Además del ministerio de Economía entre los autores del proyecto están el instituto de Economía con la participación de los órganos de gestión gubernamental, los comités ejecutivos regionales, la Academia Nacional de Ciencias de Belarús y los representantes de la comunidad empresarial de nuestro país. Cabe destacar que el apoyo experta fue proporcionado por las organizaciones internacionales como la Oficina de la ONU/PNUD en Belarús, el Fondo para el Medio Ambiente Mundial, el Banco Mundial, etc.

El documento resultó ser bastante voluminoso, pero es mejor leerlo entero. En más de treinta páginas está escrito sobre cómo el país debe avanzar hacia el desarrollo sustentable socio-económico y qué riesgos se enfrentará en el largo plazo. Así que el documento incluye, por ejemplo, “los ritmos lentos de la transformación de las relaciones económicas y la conservación de la estructura insuficientemente eficaz y de alto costo de la economía”, así como “la relativamente alta dependencia del crecimiento económico de las ofertas externas y de la oscilación de los precios de energía y materias primas” y “el riesgo de atraso tecnológico con una nueva ola de innovaciones en los países extranjeros”.

Hace falta señalar que los próximos quince años los autores de la Estrategia Nacional del desarrollo sustentable socio-económico para el período hasta 2030 los han dividido en dos etapas. La primera etapa durará desde 2016 hasta 2020. Durante este tiempo, el país deberá pasar a un crecimiento equilibrado de la calidad de la economía. En la segunda etapa (el período de 2012 a 2030) se prevé pasar hacia un importante desarrollo sustentable. Los autores de la estrategia proponen centrarse en la creación de los sectores de alta tecnología de la economía con un predominantemente de modos tecnológicos V y VI, así como en el uso de tecnologías y producciones seguras en cuanto al tema de la energía y ecología con un alto valor añadido. Entre las prioridades también está el desarrollo acelerado de los servicios de información y de ingeniería, la infraestructura de transporte, la mejora de la calidad y el aumento de la exportación de servicios educativos y médicos. Los criterios de calidad de las reformas estructurales serán la reducción a la mitad de la brecha entre la productividad de trabajo y el nivel promedio europeo, así como el aumento de la parte del sector del alto contenido tecnológico en el PIB (hasta el 10.8 por ciento en 2030), la reducción de un 35 por ciento del componente energético del PIB en el período de 2016 a 2030.

Pronóstoco – 2030:

El aumento de la esperanza de vida hasta 77 años;

El crecimiento de 1.5 a dos veces del PIB en el período de 2016 a 2030;

El índice del PIB per cápita para el año 2030 debe alcanzar de 30 a 39 mil dólares según la paridad del poder adquisitivo (frente a 17 mil 600 dólares norteamericanos en 2013);

El aumento del costo de investigaciones y desarrollos de hasta el 2.5 por ciento del PIB en 2030;

El crecimiento del peso específico del importe –destinado para proteger el medio ambiente– debe ser en 2030 de dos a tres por ciento del PIB;

La reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero debe ser de un 15 por ciento en comparación con el año 1990.

Alexander Beñkó
Заметили ошибку? Пожалуйста, выделите её и нажмите Ctrl+Enter
Версия для печати
Заполните форму или Авторизуйтесь
 
*
 
 
 
*
 
Написать сообщение …Загрузить файлы?