Verdadero coronel

El veterano de cien años de edad, héroe de la antigua Unión Soviética, Vasily Michurin, fue galardonado con el premio del Comité Permanente de la Unión de dos Estados

El veterano de cien años de edad, héroe de la antigua Unión Soviética, Vasily Michurin, fue galardonado con el premio del Comité Permanente de la Unión de dos Estados
El veterano de cien años de edad, héroe de la antigua Unión Soviética, Vasily Michurin, fue galardonado con el premio del Comité Permanente de la Unión de dos Estados



 El aniversario número cien lo ha celebrado recientemente el hombre de un destino inusual: el héroe de la antigua Unión Soviética, oriundo de la provincia rusa de Kostromá, ahora el vecino de Minsk, Vasily Michurin. La estrella del héroe se la recibió en 1939 por su abnegación durante la Guerra de Invierno. Además de eso, el señor Vasily es el participante de la Segunda Guerra Mundial, es coronel retirado. A pesar de su venerable edad sigue siendo activo: se reúne con los jóvenes y es un miembro honorario de la Sociedad Científica Militar. En agosto de este año por la actividad pública y la contribución personal a la educación militar y patriótica de la juventud, así como en relación con su cumpleaños número cien, al veterano fue otorgado el premio del Comité Permanente de la Unión de dos Estados. El documento fue firmado por el Secretario de Estado de la Unión de dos Estados, Grigory Rapota.

Hace falta señalar que el señor Vasily sigue siendo una persona sencilla y accesible al igual cuando era un hombre joven. Probablemente es porque crecío en una familia de campesinos en el pueblo Kuzminó, situado en la provincia rusa de Kostromá, y desde la edad muy temprana comenzó a trabajar en la granja colectiva junto a sus parientes más adultos. Después de cursar estudios de siete años en la escuela rural consiguió un trabajo en esta misma granja colectiva. Luego fue enviado a trabajar en la estación de máquinas y tractores y ocupó el puesto de una especie de bibliotecario y trabajador cultural y educativo en la sala de lectura local. Pero sus verdaderas cualidades fueron demostradas durante un servicio en el Ejército Rojo, que se convirtió en la causa de toda su vida.

La lealtad al juramento militar, el valor y el intelecto de Vasily Michurin se manifestaron plenamente durante la guerra con los finlandeses. Michurin se encontró en el istmo de Carelia. Fuertes heladas y tormentas de nieve complicaban seriamente la lucha contra el enemigo, que se encontraba en la bien fortificada “línea Mannerheim” con alambre de púas, pastilleros y búnkeres. Y estas fortificaciones tenían que ser tomadas. Entró el orden militar: los ametralladores bajo el mando de Vasily Michurin –que no los notara el enemigo– debían tomar el borde del bosque y permanecer allí. Atrapados en la nieve profunda, con casi 30 grados bajo cero, los soldados llegaron al cráter dejado por la explosión de una bomba y acomodaron, en la medida de lo posible, el punto de tiro.

El veterano incluso ahora recuerda todos los detalles de lo que sucedió luego. En primer lugar, ordenó a los soldados mantener un silencio absoluto, sólo disparar cuando el enemigo iba a atacar. Los compañeros abrieron el fuego de las ametralladoras. Los apoyó Vasily Michurin. Pero la tercera ametralladora guardaba silencio. Resultó que el cartucho fue atrapado en la cámara. Vasily rápidamente solucionó el problema, y el arma comenzó a funcionar. En esta batalla las tropas soviéticas respondieron seis ataques violentos. Cuando un artillero murió y otro resultó gravemente herido, Vasily Michurin a solas respondía a los ataques. Arrastrándose se movía de un arma a otra y disparaba al enemigo. No pensaba que podía morir, aunque muchas veces estaba a punto de ser disparado. Una vez la bala enemiga pegó su abrigo de uniforme. Pero por algo dicen que a los valientes no los dañan las balas.

Por participar en aquella batalla Vasily Michurin fue galardonado con la Estrella de Héroe. Esta alta condecoración se le entregó personalmente Mikhail I. Kalinin. A su vez, el comandante de la división se le ofreció ingresar en la escuela política y militar de Minsk, que Michurin apenas tuvo tiempo para empezar antes de la guerra con la Alemania nazi. El señor Vasily participó en la guerra desde su principio hasta el final. Estaba dirigiendo tropas en la dirección del ataque principal de los nazis, Moscú. En una batalla fue herido tres veces, pero volvió al campo de batalla. Después de otra lesión Vasily mucho tiempo pasó en el hospital y luego regresó al frente de nuevo. Vasily Michurin participó en la liberación de Gómel, Slutsk, Baránovichi, Brest y Berlín. Y luego liberaba Checoslovaquia.

A su vez, el servicio en las filas de Vasily Sergéyevich, una vez terminada la Segunda Guerra Mundial, estaba estrechamente relacionado con Belarús. El hombre sirvió con dignidad. Cumpliendo con el orden del ministro de Defensa Michurin fue designado el soldado de honor de la 120ª Brigada Mecanizada de Guardia ubicada en las afueras de Minsk. Hoy en día sigue activo, a menudo se reúne con los escolares, reclutas, soldados y cadetes jóvenes para contar de su juventud de combate y hablar sobre la necesidad de fortalecer la seguridad la Unión de dos Estados. Hace falta señalar que las personas jóvenes se lo cargan de mucha energía.

Vladímir Ivanov
Заметили ошибку? Пожалуйста, выделите её и нажмите Ctrl+Enter
Автор фото: БелТА
Версия для печати
Заполните форму или Авторизуйтесь
 
*
 
 
 
*
 
Написать сообщение …Загрузить файлы?
Новости
Все новости