Ver para volver

Desde hace mucho tiempo estos lugares únicos de Polesye se los llaman “pulmones de Europa” y la “Amazonia Belarusa”

Parece que no haya otro punto en el mapa del mundo, como el parque Nacional, “Pripyatsky”, que milagrosamente ha sido preservado y se destaca por su flora y fauna bien variadas. “Ver para volver” es una sensación que uno comienza a experimentar, una vez al pasar por este “rincón perdido”.


Lugar bajo el sol

Entre los ríos Pripyat, Stviga y Uborta se ubica el parque nacional, “Pripyatsky”, que goza de mucha popularidad entre los turistas nacionales, así como extranjeros. El área de unos 190 mil hectáreas se encuentra bajo una protección especial y más de su tercio ocupa la reserva de la naturaleza silvestre. En las grandes áreas de la “Amazonia Belarusa” se conservan intactos los sistemas naturales con la flora y fauna muy ricas: enormes pantanos, anchas llanuras de inundación, bosques de robles y árboles de hoja caduca.

A propósito, no es casual que el Polesye de Pripyat se lo llaman “pulmones de Europa”, ya que aquí está el complejo de turberas de bosque más grande del continente. Hace falta señalar que precisamente los pantanos enriquecen mejor que todo el aire con oxígeno. Según la estructura y la composición florística, los bosques de robles inundables del Polesye de Pripyat son únicos en toda la llanura de Europa Oriental.

Es de destacar que la idea de crear una reserva natural de pantanos en Polesye fue promovida por los científicos aun en los años de viente a treinta del siglo XX. El académico polaco, Vladislav Schafer, sugirió a tal efecto el pantanto más grande de Europa. Olmansky, que se ha preservado muy bien. Tras investigar la naturaleza única de Polesye, en varias décadas fue desarrollada la base científica para crear un área reservada. En junio de 1969 fue creada la reserva nacional hidrológica de paisaje de Pripyat, que en 1996 fue transformada en el parque nacional, “Pripyatsky”. En 1995, en la reserva fue creada la experimental economía forestal, “Lyáskovichi”. Y en 1998, en el parque fue abierto el museo de la naturaleza, el primero en Belarús.

¿Y cómo termina esta historia? Hoy en día, el parque nacional, “Pripyatsky”, es una de las atracciones turísticas más populares de Belarús. Los amantes de la naturaleza silvestre vienen aquí para participar en el safari fotográfico, pues aquí se puede ver un número realmente impresionante de animales en su hábitat natural. No hay jaulas o cercas. Todo está a la vista.

El parque nacional, “Pripyatsky”, cuenta con 51 especies de mamíferos: jabalíes, ciervos, alces, gamos, liebres, zorros, ratas almizcleras, perros mapaches, castores e incluso especies raras: bisontes, visones europeos, linces europeos, tejones, lirones caretos, lirones polchoks, etc. Además de eso, el parque nacional, “Pripyatsky”; tiene rango internacional del territorio ornitológico clave. Es el hogar para 256 especies de aves (el 79 por ciento de la avifauna de todo el país), incluyendo 65 especies que forman parte del Libro Rojo de Belarús. También la llanura de inundación de Pripyat es una vía de migración de aves migratorias en Europa. A su vez, en ríos y lagos del parque habitan 38 especies de peces: lucioperca, lucio, lota, cacho, dorada... Alrededor del 95 por ciento del territorio del parque está ocupado por bosques pintorescos. En su mayoría son bosques de pinos y robles. Además de eso, aquí crecen abedules macizos, alisos, fresnos, carpes, álamos, sauces, etc.

Mirando a los ojos

Los recorridos de safari por el camino de 30 kilómetros de largo –organizados en el parque nacional, “Pripyatsky”– son muy populares. Sólo en el verano para ver a los animales salvajes en su hábitat natural aquí vienen más de diez mil personas.

Su interés hacia esta parte de Polesye es bien lógico, pues debido al hecho de que a lo largo del camino se encuentra el área de engodo para los animales salvajes, incluso un colegial con una cámara de aficionado bien sencilla puede sacar fotos de rebaños de jabalíes, ciervos y venados agraciados.

He aquí lentamente se alejan del camino hacia los arbustos los pequeños grupos de ciervos. A veces aparece un alce algo tímido. En el borde del bosque nos están observando los antiguos habitantes de nuestros bosques: bisontes. A propósito, el parque cuenta con 70 especies de estos majestuosos animales. A su vez, la diversidad de pájaros del “Safari Parque” es muy grande. Aquí se puede ver muchas especies raras inscritas en el Libro Rojo de Belarús. Entre ellas se destacan: el águila de cola blanca (un pájaro increíble: el alcance de sus alas es casi dos metros y medio), cigüeña negra, garceta grande, etc. El recorrido por el parque dura más de una hora, pero uno no nota este tiempo.

— El safari fotográfico en el parque nacional, “Pripyatsky”, está ganando cada vez más popularidad, presentando los detalles de los recorridos turísticos, cuentan los guías locales. Durante la toma de fotos al fotógrafo se lo acompaña una persona competente, que garantiza su seguridad y al mismo tiempo muestra, donde viven los animales y aves. El fotógrafo puede sacar foto de animales desde las torres y permanecer en el territorio del parque hasta 16 horas, es decir, una jornada de luz, en dependencia de la época del año.

Lo más importante es aprovechar el momento. Aquí uno saca fotos, que no se puede hacer en otros lugares.

Sacando fotos y cazando

Durante el recorrido por el “Safari Parque” los visitantes no sólo sacan fotografías, sino también pueden cazar a los animales. Es otro atractivo muy importante del parque, del cual cuentan los empleados del “Pripyatsky”:

— Nuestra gran ventaja es la naturaleza única. Y, en consecuencia, la calidad de los trofeos –que un visitante puede tener– es la mayor que en otros lugares. El peso de los jabalí grandes es de 250 kilogramos. En Europa es imposible encontrar algo parecido. La calidad de los trofeos depende mucho del hecho de que tenemos una naturaleza prístina: pantanos y bosques. Es decir, aquí los animales viven en vez de cinco años, como en Europa, los quince años. Lo que está apreciado mucho.

Como muestran las exposiciones internacionales de la caza –celebradas en Europa– según los protocolos de tiroteos nadie puede compararse con Belarús tanto según la cantidad, como la calidad de trofeos. Por lo tanto, más a menudo los extranjeros expresan su interés por cazar a los jabalíes.

— Tenemos un gran número de jabalíes: más de tres mil 500. Y necesitamos dispararlos de modo seguido, de lo contrario, a la misma naturaleza se le costará mucho hacer todo para que no se estalle una epidemia. Cada año disparamos más de un millar de jabalíes.

La geografía de los cazadores – que vienen para buscar trofeos en el parque nacional, “Pripyatsky”, es bien amplia: Gran Bretaña, Francia, Alemania, Suiza e Italia, entre otros. Además de eso, aquí vienen los aficionados de la pesca. Pues el río Pripyat es una verdadera perla natural, aunque la mayor parte del mismo aun no está explorada, como sucede en las demás vías fluviales de Belarús. Así que no es una gran cosa pescar a los peces de muchos kilos. Por ejemplo, según dice la gente local, el pez de gato, puede llegar a pesar más de 50 kilogramos. Lo que da una buena imagen a esta zona.


Todo incluido

Para que un turista pudiera quedarse totalmente impresionado por la belleza prístina de Belarús, en el parque nacional, “Pripyatsky”, fue creada una infraestructura moderna que satisfaciera las necesidades de cualquier visitante. Aquí se ofrecen confortables habitaciones en el hotel de tres estrellas, así como pequeñas casas de huéspedes, alejadas a una distancia razonable de la civilización.

Las caminatas por la orilla del río, el conocimiento de la naturaleza silvestre, la toma de fotografías, la caza y la pesca... Pero eso no es todo. La identidad de esta zona sin duda impresionará a los visitantes y hará amar a los lugareños que llevan el nombre especial, “poleshuki”. Es una gente tranquila, calmada y sabia por definición. Es aquí donde han sido preservados los oficios únicos de los tiempos remotos, que en su mayoría ya no existen desde hace mucho tiempo y que, por ejemplo, están presentados en el museo de la naturaleza y la vida cotidiana del parque nacional, “Pripyatsky”. Además de eso, se planea construir un museo a cielo abierto, donde serán expuestos diferentes artefactos: antiguas mansiones solariegas de Polesye, así como los objetos de alfarería, herrería. También durante los fines de semana, cuando vienen muchos turistas, los artesanos locales podrán dar clases magistrales: cómo, por ejemplo, hacer con sus propias manos un barco o cómo forjar una herradura, o hacer sandalias de paja.

Realmente quería parar de contar. Pero me apetece hablar un poco sobre la cocina típica de esta zona. De hecho, es toda una historia aparte de un emocionante encuentro con la naturaleza de Polesye. Voy a contar sobre la parte gastronómica de los servicios ofrecidos a los turistas en el parque.

— Es una gran variedad de los platos preparados de alces, ciervos, corzos, jabalíes, patos y gansos. En total en un formato obligatorio de la cocina nacional del Polesye belaruso están ofrecidos en torno a cincuenta platos, comenzando con barbacoa y terminando con diferentes guisos. Ni siquiera los restaurantes capitalinos tienen esta variedad en su menú. Algunas personas vienen al parque para disfrutar de la diversidad gastronómica.

Me gustaría señalar que la palabra disfrutar es muy apropiada en un caso, cuando se trata del parque nacional, “Pripyatsky”.

Violetta Dralyuk

Заметили ошибку? Пожалуйста, выделите её и нажмите Ctrl+Enter
Версия для печати
Заполните форму или Авторизуйтесь
 
*
 
 
 
*
 
Написать сообщение …Загрузить файлы?
Новости
Все новости