Unidos por la cultura

En una reciente exposición “Espíritu heroico y la poesía del siglo pasado” fueron presentadas más de cuarenta obras del arte ruso

En una reciente exposición, “Espíritu heroico y la poesía del siglo pasado” –celebrada en el MuseoNacional de Bellas Artes de Belarús– fueron presentadas más de cuarenta obras del arte ruso. ¡Tan luminosos son estas obras! El mismo Alexeiy Sergei Tkachevy durante mucho tiempo vivieron y trabajaron en Belarús. Gregorio de Nisa tambiénfue oriundo de la provincia belarusa de Gómel. Sustrayectorias artísticas siempre legarían en mismo dirección.


En el Museo Nacional de Bellas Artes

Vivían, trabajaban en Belarús, pero se hicieron famosos en Rusia


A su vez, sus obras expuestas tendrían que ver en persona. Para percibir toda la belleza y el poder de las verdaderas obras de arte. De aquellas obras que en su mayoría son superiores de las obras modernas debido a la fuerza de su impacto emocional.

¿Cuál es la esencia del espíritu heroico y la poesía del siglo pasado? El Museo Nacional de Bellas Artes de Belarús ha tratado de responder a esta pregunta mediante la celebración de una exposición de la pintura rusa exhibiendo obras de sus propias colecciones. Muchas muestras fueron presentadas al público por última vez en una época que ya ha pasado a la historia: durante los tiempos de la antigua Unión Soviética.

Se cambiaron los siglos, y lo que ayer parecía ser parte de la vida cotidiana, en la actualidad, se ve muy diferente: sin interpretaciones impuestas e intrusivas como el puro juego de colores y luces, como la forma de arte clásico.

A pesar de la costumbre ya habitual de buscar en el arte soviético algo característico, mejor dicho el realismo socialista, un rápido vistazo a las obras expuestas convencía de que no una ideología determinaba el formato y la dirección del desarrollo del arte (en parte sólo la elección de ciertos temas o sujetos), sino la misma pintura, el lenguaje plástico y la voluntad del artista. Y en este sentido debemos señalar que no Máximo Gorki fue el inspirador de pintores rusos del siglo pasado, sino los impresionistas franceses de la segunda mitad del siglo XIX, así como los impresionistas rusos del comienzo del siglo XX. La comprensión impresionista de la forma, el color y la luz es la base del realismo ruso, del así llamado realismo socialista. Al igual como el lenguaje del arte académico –que proviene incluso del clasicismo– es la base de la pintura de los “peredvizhniki”, que a menudo rechazaban a la pintura excesiva. Por eso de modo tan orgánico en la exposición se veían obras de aquellos artistas que se dieron a conocer en el cambio de los siglos de XIX a XX: Igor Grabar, Ilya Mashkov, Piotrr Konchalovsky e Isaac Brodsky, y los que se convirtieron en los principales artistas de la primera mitad del siglo XX: Alexander Gerásimov, Sergei Gerásimov, George Pímenov, Alexei y Sergei Tkachevy, Gregorio de Nisa y Arkady Plastov. En sus trabajos, en primer lugar, vemos algo subjetivo e interno. Y, en menor medida algo social. Tal vez porque las autoridades soviéticas hubieran hecho importantes esfuerzos para borrar diferencias sociales.


D. Cherkes, “Tejados de Kerch. 1959”

Cabe destacar que el Museo Nacional de Bellas Artes de Belarús está desarrollando activamente la cooperación con los museos centrales y regionales de Rusia. Según su director, Vladímir Prokoptsov, el museo desde hace mucho tiempo tiene las relaciones de asociación con los colegas rusos, que representan no sólo a los principales museos (la Galería Estatal Tretyakov, el Museo Nacional Ruso y el Museo del Hermitage), sino también los museos que se encuentran en las regiones del país, por ejemplo, en Smolensk, Yaroslavl y Bryansk. Con sus colegas el Museo Nacional de Bellas Artes está llevando a cabo proyectos conjuntos: en resultado las muestras de sus fondos se exponen en Rusia, y de los fondos de los museos rusos en Belarús. “En colaboración con nuestros colegas, las posibilidades son infinitas. Lo más importante es que no es un proceso unilateral”, aseveró Vladímir Prokoptsov. A modo de ejemplo, él mencionó el hecho de que al Museo Nacional de Bellas Artes de Belarús fueron entregados para guardar ocho cinturones de Slutsk de la colección del Museo Nacional Histórico de Rusia.

Vladímir Prokoptsov hizo hincapié en la importancia de devolver a su tierra natal los valores culturales que pertenecen por derecho al pueblo de Belarús, llevados al Occidente durante la Segunda Guerra Mundial o también a Rusia. “Vamos a tratar de adquirir estos objetos en las subastas o cambiarlos por cualquier otras obras de arte. Es verdad, que hasta el momento nuestro museo no ha tenido esta experiencia, sin embargo, en Occidente la misma existe. Y si la norma correspondiente es introducida en la legislación, no está excluida esta variante. Pero a esta altura esto es posible sólo en teoría”, dijo el director del Museo Nacional de Bellas Artes de Belarús. Además de eso, él añadió que el Consejo de Ministros de Belarús creó una Comisión especial para la identificación, la recuperación, la devolución, el uso conjunto y la introducción en la circulación científica y cultural de los valores culturales nacionales, que permanecían fuera del país.

A la pregunta a qué escuela pertenece el arte belaruso –rusa o europea– Vladímir Prokoptsov respondió claramente que a la europea. “Esto se pone evidente por la pintura de iconos belarusa. Pero con eso se muestra la influencia de la escuela de arte ruso. Hace falta señalar que Belarús siempre ha estado en el cruce de diferentes culturas y ha absorbido todos sus logros. Esto es típico de toda la cultura nacional en su conjunto, y no sólo de las bellas artes. No obstante, debemos preservar las características de la cultura nacional, que se pronuncian más claramente en la última década”, dijo el director del Museo Nacional de Bellas Artes de Belarús.


En la exhibición, “Espíritu heroico y la poesía del siglo pasado”

Interpretación talentosa de su época


Volvamos a una rica práctica de intercambio de las exposiciones belaruso-rusas. Una de ellas es la exposición conjunta de los fondos del Museo Nacional de Bellas Artes de Belarús y el Museo de Arte de Yaroslavl dedicada a la celebración del 75° aniversario del Metropolitano de Minsk y Slutsk Filaret, y su ministerio durante 32 años en las tierras belarusas. Las raíces familiares del Mitropolitano se remontan a la ciudad rusa de Yaroslavl. En esta ciudad del Volga se mantiene el recuerdo sobre el bisabuelo del Metropolitano Filaret, Iván Vakhroméev (1843-1908). Durante su mandato como alcalde, Iván Vakhroméev hizo mucho para rescatar el rico patrimonio espiritual, artístico y cultural de Yaroslavl. Gracias a su donación en Yaroslavl a principios del siglo XX fueron llevadas a cabo las obras de la primera restauración científica de la Iglesia del Profeta Elías del siglo XVII, la iglesia fue salvada de la destrucción. Como coleccionista de libros antiguos y manuscritos, Iván Vakhroméev contribuyó a la publicación de los primeros trabajos científicos dedicados a la historia y el estudio de los monumentos de la pintura de iconos y la arquitectura de Yaroslavl. Él contribuyó a la donación de nuevas muestras a la colección del primer museo de Yaroslavl.

Los 33 iconos de los siglos de XVI a XIX de la colección del Museo de Arte de Yaroslavl –exhibidos el año pasado en Minsk– fueron dedicados a la iconografía de los dos santos más venerados en la Iglesia ortodoxa: los arzobispos, San Nicolás de Myra y San Juan Crisóstomo. Algunos de estos iconos –que provienen de los templos de Yaroslavl– los conocía Iván Vakhroméev.

Fue interesante saber que el Museo de Arte de Yaroslavl conserva alrededor de dos mil obras de iconografía del siglo XIII, el comienzo del siglo XX. El orgullo de la colección, además de monumentos antiguos, son iconos del siglo XVII: el período de apogeo de la ciudad de Yaroslavl. Entonces Yaroslavl fue la segunda ciudad después de Moscú del Estado Ruso en términos de población y el tercer según riquezas. En la ciudad en el dinero de comerciantes fueron construidas muchas iglesias parroquiales de piedra, que fueron creadas para decorar los grandes conjuntos emblemáticos.

Entonces también fueron formadas las principales características reconocibles de los iconos de Yaroslavl: imágenes monumentales, elegancia de dibujo y adornos, gama viva de colores, basada en combinaciones de colores contrastantes, amor a una historia detallada narrativa, un montón de iconos con múltiples sellos.


G. De Nisa, “Sevastopol.Andén. 1936”

La elección de las obras para la exposición en Minsk estaba predeterminada por su tema. Desde los primeros siglos de la cristianización los eslavos orientales honraban de modo muy especial a San Nicolás. A él, más que al cualquier otro santo, dedicaban templos. Precisamente a él, glorificado por muchos milagros, las personas de diferentes clases y ocupaciones se dirigían con una oración en las circunstancias difíciles de la vida.

Una de las más antiguas muestras en la exposición fue un icono de San Nicolás con 14 escenas de la vida, que datan de mediados del siglo XVI. Esta imagen del santo de altura con el Evangelio en la mano derecha se remonta a la imagen milagrosa de “San Nicolás de Zaraysk”, que según la leyenda, fue traído a Riazán en 1225 de Corsún y se asocia con los trágicos acontecimientos de la invasión mongol-tártara.

Igualmente comunes fueron también las imágenes de cintura de San Nikolai con los símbolos, “Milagro” de Nicea” (año 325): la Virgen que tendía omophor a Nicolás y el Salvador que devolvía el Evangelio a San Nicolás. A este tipo pertenece el icono de mediados del siglo XVI, procedente del monasterio de Borisoglebsk cerca de Rostov el Grande.

La imagen de San Nicolás de Mozhaisk de finales del siglo XVI, se hizo famosa en Mozhaysk como milagrosa. El icono tallado es una copia de altura del santo con una espada levantada en su mano derecha y con la fortaleza y el templo en la mano izquierda.

De particular interés fueron los iconos de los siglos de XVI a XIX de las imágenes de San Nicolás con escenas de la vida. La selección de las escenas muestra la prevalencia de uno u otro aspecto de la veneración de San Nicolás en diferentes momentos. El icono más temprano de ellos contiene 14 escenas de la vida más expresivas, con una cinta densa rodeando a la gran figura de San Nicolás de altura: tipo “San Nicolás de Zaraysk”. En el icono de San Nicolás del primer tercio del siglo XVII está subrayada directamente la importancia de las escenas de la vida: según su tamaño ellos son iguales al campo central con una figura de cintura del santo, así como está destacado claramente en un fondo verde del campo cada uno de ocho sujetos que representa la imagen completa con una composición desarrollada y excelente técnica de la pintura.


S.Tkachev. “A la ciudad para educarse. 1952”

La evolución de la pintura y la sutileza del estilo de iconos de Yaroslavl está ilustrada por el medio del sujeto del siglo XVII, cercano a las obras del taller de icono de los Stróganovy. Con un color transparente brillante y un dibujo miniatura se destaca el icono, “San Nicolás”, con catorce escenas de la vida. Es de destacar que entre ellos hay una maravillosa escena de rescate del ahogo del niño en Kíev, que raras veces se puede ver en los iconos rusos, pero por lo general, está presente en los iconos ucranianos y belarusos.

El icono, “San Nicolás Milagroso” del siglo XVIII demuestra el compromiso de la tradición en la iconografía y el estilo de la “edad de oro” de la pintura de iconos de Yaroslavl. El icono, “San Nicolás de Mozhaisk”, solemne y estático, de la segunda mitad del siglo XVIII, se destaca por un color vivo brillante, así como los detalles cuidadosamente diseñados y el colorido contraste de barroco.

En la tradición ortodoxa está profundamente venerado el San Juan Crisóstomo: el más grande predicador, fundador de la fila de la liturgia, que también ahora se sirve en los templos. Su imagen en el icono de la primera mitad del siglo XVI, de altura, con el Evangelio en la mano está cerca de la antigua iconografía de San Nicolás de Zaraysk. La majestuosa imagen –hecha en el cambio de los siglos de XVII a XVIII– revela la influencia de los grabados e iconos del reconocido maestro, Semyon Spiridónov Holmogorets: en la parte inferior aparecen las escenas del nacimiento de Juan y las reliquias del santo. Es el icono verdaderamente único del primer cuarto del siglo XVII, que contiene 52 escenas de la vida. La pintura en miniatura de escenas de vida –complementada con cursiva– es cercana al estilo de los iconos de los Stróganovy.

Una rareza para la iconografía del siglo XVII son las puertas reales de la iglesia del campo, en las alas de las cuales según la antigua tradición están representados los creadores de la liturgia, San Basilio y San Juan Crisóstomo, y no los evangelistas, como era de costumbre entonces. De acuerdo con una antigua tradición bizantina en la veneración común de los tres grandes santos universales, San Juan Crisóstomo fue representado a menudo junto con Basilio el Grande (329-379) y Gregorio el Teólogo (329-389), en el icono de Yaroslavl a ellos con frecuencia se unía San Nicolás. Así ellos están representados en un icono impresionante del primer cuarto del siglo XVIII: inspirados, en las ropas de llamas de oro, rezando a la Santísima Trinidad. A las características tradicionales de las imágenes de los santos el pintor de iconos pudo dar una personalidad viviente. En el icono del siglo XVII –exhibido en Minsk– que representa a los santos en la oración, están añadidos Yekaterina y el Metropolitano de Moscú Felipe, que sufrió en la época de Iván el Terrible.


En la exhibición de íconos

Los patrones y protectores de Yaroslavl se consideraban los príncipes de la primera dinastía –Basilio y Constantino– y el fundador de la segunda dinastía, Fiódor Chorny con sus hijos, David y Constantino. Junto con el Profeta Ilya y San Nicolás, ellos fueron presentados en el icono del siglo XVII de la Iglesia de San Paraskeva de Viernes, construida en el lugar, donde en una batalla con los tártaros en 1257 cayó Constantino de Rostov, así como muchos vecinos de la ciudad. A su vez, el icono de los mediados del siglo XVIII –que representa a San Nicolás y los príncipes sagrados de Yaroslavl en la oración al Icono de Tolga de la Madre de Dios– contiene las reliquias de los príncipes, que se han mantenido en la Catedral de la Asunción en el monasterio de San Salvador.

A propósito, aquella exposición de Yaroslavl fue complementada con los iconos belarusos, uno de los cuales –“Los profetas Isaías y Jeremías” de los años treinta del siglo XVIII desde la Catedral de la Asunción en el monasterio de Zhiróvichi– en 2009, incluyendo otros siete iconos, formó parte de la colección del Museo Nacional de Bellas Artes de Belarús con la asistencia activa del Metropolitano Filaret. El icono permanecía en la fila profética del iconostasio de tres niveles de principios del siglo XVIII. Los profetas no tienen análogos directos entre los iconos sobrevivientes belarusos de los siglos de XVII a XVIII. Se caracterizan por la riqueza, así como la grandeza de las imágenes del arte religioso y al mismo tiempo, por la excelente técnica en el estilo de la pintura realista europea de la época barroca. Es notable la ausencia en el icono del fondo tallado ornamental. Sobre la preservación de las tradiciones antiguas en el período basiliano de la historia de iglesia belarusa testifican los textos eslavos religiosos en rollos con profecías.

A su vez el icono, “Santos selectos de Basilio el Grande, Gregorio el Teólogo y San Juan Crisóstomo”, del siglo XVIII de la Iglesia de la Natividad de la Virgen en el pueblo de Shereshevo, provincia de Brest– presentado en la exposición– tiene los rasgos característicos de la escuela belarusa. Los santos están representados de altura, en un contexto de alta columnata y el dorado ornamento gráfico. El maestro dio a las imágenes espaciosas y plásticas de los santos las características expresivas de retrato. Cabe destacar que en la presentación de las figuras majestuosas en los coloridos trajes de ceremonias se manifiestan rasgos nacionales. También es inusual la inscripción de nombres de santos en el halo.

A su vez, el icono, “San Nicolás”, del siglo XVIII de la Iglesia de la Santa Cruz del pueblo de Obrovo, la misma provincia de Brest, es un ejemplo del barroco tardío local, con un denso llenado del campo pintoresco. El santo está representado estando de pie sobre una colina, en las vestiduras del obispo, bordadas con oro y plata. La imagen del buen sabio es típica para la pintura de iconos belarusa. El Salvador está presentado con el Evangelio. En la parte inferior permanecen los templos con cúpulas características para la iconografía tardía.


En la sala del atre belaruso antiguo del Museo Nacional de Bellas Artes

Al mismo tiempo, el icono, “San Nicolás”, de finales del siglo XVIII, ilustra la transición de la iconografía tradicional a la pintura académica profesional con el dibujo correcto y el modelo de volumen con luces y sombras. Omophor –pintado con grandes flores de colores vivos– transmite ejemplos típicos del tejido del estilo barroco.

La exposición, “Ayudantes santos en la iconografía ortodoxa”, fue la tercera de una serie de proyectos conjuntos de Minsk y Yaroslavl. Las colecciones de los museos más ricos de Yaroslavl y los fondos del Museo Nacional de Bellas Artes de Belarús permiten continuar una fructífera cooperación también en el futuro.

A propósito, también fue bien cognitiva la información que en la formación de la escuela de pintura de iconos de Yaroslavl un papel importante se lo desempeñaron los vecinos de la ciudad. Muchas iglesias fueron construidas en sus fondos, ellos también decidían a quién confiar la pintura de iconos. Al cliente pertenecía una palabra definitiva en la elección de los sujetos de los iconos. Los comerciantes locales atraían a los mejores artistas de diferentes regiones del país: Gran Ustyug, Nóvgorod, Moscú y Kostromá. Entre ellos: Fiódor Zúbov, Gury Nikitin y Semión Spiridónov. Sin embargo, en Yaroslavl se creaba el ambiente artístico local. Así surgió la iconografía democrática, laica, cercana a la visión popular del mundo, marcada por la originalidad y la proximidad estilística de las obras de diferentes artistas.

En general, es de destacar que los iconos de Yaroslavl de los siglos de XVII a XVIII se caracterizan por el entretenimiento vivo, ambiente festivo, pasión de maestros por transmitir vívidamente los eventos, ricos colores de sus obras, contornos de alta calidad gráfica, amor hacia la ornamentación de vestimentas, finura clásica de las letras, a menudo en miniatura y el uso de oro y plata.



Debe tenerse en cuenta que la colección de arte ruso es una de las más importantes colecciones del Museo Nacional de Bellas Artes de Belarús, y el tema religioso ocupa un importante lugar en la misma. En la exposición, “El cristianismo y los cristianos en la obra de artistas belarusos y rusos de mediados del siglo XIX, principios del siglo XX” –celebrada en el museo– fueron presentadas tres docenas de pinturas, esculturas e iconos dedicados al tema religioso.

Muy a menudo el género del retrato se convertía en el portavoz de la historia moderna del cristianismo, representando a las personas que desempañaron un cierto papel en la historia. Por primera vez en la exposición fue presentado el retrato del Metropolitano, Yósif Semashko, uno de los miembros activos de la reunificación de uniates con la Iglesia ortodoxa, hecho en 1849 por el artista belaruso, Iván Khrutsky.

Aquí también se puede ver, por ejemplo, los cuadros de Goravsky y Kramskoy, Lósev y Polénov, Sukhodolskiy y Nésterov, así como las esculturas de madera de santos y talladas puertas reales decoradas por maestros nacionales.

Cabe destacar que a diferencia de los maestros académicos, los artistas de la escuela democrática, refiriendo a la historia pasada, no perdían el contacto con el mundo, que les rodeaba. Por ejemplo, en las pinturas de Vasili Polénov dedicado al tema, “De la Vida de Cristo”, llama la atención una transferencia realista de la naturaleza (el artista en muchas ocasiones visitó Palestina), así como las decisiones de composición sencillas: “Cristo Sentado”. Además de eso, están presentados los episodios relacionados con la vida diaria del cristiano, “Procesión religiosa en el pueblo” de Iván Trútnev, “Confesión” de Nikolai Névrev y “Recibimiento del icono” de Piotr Sukhodolskiy. La obra de Mikhail Nésterov es una especie de símbolo de la eternidad, pasado a través de formas modernas al artista.


Espiritualidad de Vetka


Un poco más tarde, en el Museo Nacional de Bellas Artes de Belarús fue celebrada una exposición, “Esposo, hombre, guerrero”, en el marco de la cual fueron presentados los iconos del final del siglo XVIII, comienzo del siglo XIX de la colección del Museo de las Creencias y Tradiciones Antiguas de Belarús en Vetka.

83 muestras expuestas son los iconos muy interesantes de viejos creyentes y belarusos ortodoxos, principalmente iconos populares que permanecían en las casas de la gente común. Las obras reflejan las peculiaridades de culto de guerra en las tradiciones específicas de la región: municipio de Vetka. Muchos de los iconos son los únicos, lo que muestra la cultura de aquellos pueblos que ya no existen.

La idea de la protección de la tierra natal –desde el país y la patria hasta la casa paterna– encuentra raíces vivificantes en la tradición de muchos siglos de la educación de patriotismo. Durante más de un milenio, desde el momento del bautismo de Rusia, la acumulación de experiencias de guerra en las tierras eslavas se refleja en las imágenes de santos cristianos guerreros.

...En el “ejército de los cielos” –acompañado a un verdadero guerrero y el ejército– se ponen y corren junto a San George Vencedor el guerrero gótico del siglo IV, Nikita, así como los príncipes-hermanos rusos, Boris y Gleb. El ejército se lo encabeza el arcángel Mikhail. Se convierten en los protectores de los guerreros, sus ideales espirituales, presentados en imágenes visuales. Además de eso, aparece una relación personal por medio del santo nombre. La relación entre el guerrero verdadero y su protector celestial en el poder espiritual regalado al guerrero terrenal para cumplir con una “misión sagrada”, la hazaña en el sentido final y original: vencer las fuerzas del mal. En los siglos de XII a XIV aparece una serie de guerreros santos: guerreros que luchan “por sus amigos”. La idea de la independencia nacional nace en la sangre y hazañas.


Las pinturas hacenos pensar

En la exposición se percibía vívidamente como las imágenes de los cristianos guerreros santos estaban llenos de energías profundas de la cultura popular. Para la misma no es menos importante la victoria como la superación de dificultades. La guerra como una violación del orden global necesariamente debe ser destruida, y la misma paz debe ser vuelta a ser parte del ciclo de creación. Cientos de guerreros del calendario ortodoxo se ponen en el círculo eterno del calendario agrícola. La defensa de sus enemigos reales en sus imágenes se complementa por la misión de los defensores de las enfermedades, de los ladrones y las bestias salvajes, así como de “malos espíritus” y del “encanto malo”. Se restablece la integridad del mundo, y los santos “guerreros” se convierten en participantes, sobre todo del proceso agrícola. San George Vencedor abre el suelo primaveral. En el icono él siempre mata a la serpiente con una lanza, y su nombre se repite en los símbolos de condecoraciones militares, en el rito rural del primer pastoreo primaveral del ganado, así como en el destino de un niño campesino, y en el nombre del caballero de la Cruz de San George. Los príncipes, Boris y Gleb, al convertirse en los “khlébniki” populares, absorbieron la energía de los antiguos dioses gemelos y como buenos cristianos, pusieron de manifiesto su valor de sacrificar, advirtiéndonos del horror de la guerra fratricida.

¿A qué iconos “de guerra” oraron en hogares campestres? ¿Cómo el poder de las oraciones maternas, su apasionado deseo de salvar a sus hijos, esposos y padres –que les trajeran de vuelta a su casa con vida, para comenzar a llevar la vida de paz– se acumulaba y pasaban a las almas de la personas que luchaban? ¿Cómo crecía esta fuerza en los corazones de los niños y jóvenes? ¿Cómo la imagen del guerrero ideal se reflejaba en el carácter? El tema de guerra –eterno en la cultura tradicional– preocupaba a los autores del proyecto durante muchos años consecutivos. Por primera vez, esta dirección de investigación se formó como todo un complejo en 1995: el año de la celebración del 50° aniversario de la Gran Victoria sobre la Alemania nazi. Pero el trabajo continúa también en la actualidad. El resultado fueron los materiales de la expedición con información única obtenida de los vecinos de Vetka, una pequeña ciudad en la provincia de Gómel, ortodoxos y viejos creyentes.

— Los textos de folklore aclararon considerablemente y revivieron la situación, así como hicieron sonar las voces de ciertas tradiciones, dijo, recuerdo, la tutora de la exposición, Elena Karpenko, jefa del Departamento del antiguo arte belaruso del Museo Nacional de Bellas Artes de Belarús. Nuestras colecciones de iconos de viejos creyentes y belarusos ortodoxos mostraron la estructura de la cultura y presentaron sus verdaderas peculiaridades locales.

Muchos de los trabajos –presentados en la exposición– fueron restaurados por los profesionales del museo. Sin embargo, en algunas tablas de iconos especialmente fueron dejadas verdaderas huellas de guerra: los huecos de las astillas de los proyectiles. Además de eso, el proyecto fue acompañado con publicaciones de autor del museo de Vetka, los libros, “Icono de Vetka”, “La voz de los pueblos desaparecidos” y “La fe viva: Vetka”. Además de eso, el tema fue desarrollado en una serie de exposiciones grupales que tuvieron lugar en las ciudades belarusas: Moguiliov, Minsk y Vítebsk. La primera exposición, “George Vencedor…”, fue inaugurada junto con el Museo de Etnografía Territorial de la provincia de Gómel. Pero cada vez las exposiciones mostraban nuevos aspectos en la cultura de guerra de los ancestros y su patrimonio espiritual, pues atraían los materiales de diferentes localidades. Cada vez fue presentada la “fila celestial” de las imágenes de guerra en su comparación con las muestras de exposición “terrenales” y atributos de guerra.

Otra dimensión de significado se hizo también fundamental: la oposición a la guerra y la paz. Cada cosa de la memoria de guerra, al penetrar en el espacio de significado, devolvía nuestra dignidad espiritual. Cada cosa podía resonar con el espacio y el tiempo, revelando lo eterno: la acumulación de valores espirituales como parámetros de la estabilidad de la cultura y la vida humana muy corta. El guerrero Iván enviaba del frente a su casa las cartas en forma de triángulos, y su esposa y su madre en una antigua cabaña rezaban al santo guerrero, Joan, para que su ser querido “volviera vivo a casa”.

Veniamín Mikhéev
Заметили ошибку? Пожалуйста, выделите её и нажмите Ctrl+Enter
Версия для печати
Заполните форму или Авторизуйтесь
 
*
 
 
 
*
 
Написать сообщение …Загрузить файлы?