Una verdadera “liga de las naciones”

Este acontecimiento resaltу con brillantez y extraordinariedad. Por primera vez en un “ogoniok” (fogata — espectбculo de Aсo Nuevo) festivo se reunieron los representantes de practicamente todas las comunidades nacionales del paнs
Cuando en el mundo arden incendios crueles de los conflictos entre naciones, entre religiones, a muchos les parece un verdadero milagro el pequeсo islote de tranquilidad social y de entendimiento mutuo que cuidadosamente se acaricia en Belarъs. Eteri Sychнnova es georgiana. Vive en Belarъs ya mбs de 10 aсos. no por su voluntad se encuentra lejos de su patria: ella es refugiada. ЎEs una palabra terrible! Pero hoy Eteri y su familia estбn en casa. En casa, en Belarъs. Su hijo menor, alumno de uno de los gimnasios de Minsk, dice asн: “No quiero irme desde aquн a ninguna parte.

Aquн tengo todo: la escuela, los amigos...” Pero lo principal es la vida pacнfica que da una buena esperanza para un futuro feliz. A propуsito, en su conversaciуn Eteri con orgullo seсalу: “Nuestros niсos georgianos incluso en Belarъs no dejan su lengua nativa, pero mi hijo — es uno de los mejores en el gimnasio en el estudio de la lengua bielorrusa”. Actuaron admirablemente en la fiesta de Aсo Nuevo los muchachos del conjunto georgiano de canciones y bailes adjunto al centro de la creaciуn de los niсos y de los jуvenes “Йvrika” del distrito Frъnzenski de Minsk. Sin embargo, su director, la hermos y refinada Maya Tobagari viendo los muchachos alegres y seguros en sн mismos, de nuevo pronunciу lo que rasguсa el alma: “Refugiados...” Es extraсo e incomprensible escuchar algo semejante, cuando alrededor se iluminan las sonrisas, toca un mъsica alegre. Aъn es mбs complejo darse cuenta del terrible sentido de lo que hablaba Maya.

Cualquier odio es ciego. Pero el odio nacional — es cien veces mбs despiadado e irremediable. Y mientras mбs abriga la bondad de la gente — aquello con lo que tan generosamente da a estas gentes nuestra gente.
El bibliуgrafo honorable Galina Kaliuzhnaya — es ucraniana. Aquн la historia es totalmente otra. Gracias a Dios, sin excesos. Sin desgracia y sin pena, sino por circunstancias familiares pacнficas, la profesiуn e incluso el romanticismo llevaron lejos de su casa a muchos ciudadanos de la enorme Uniуn en los tiempos soviйticos. Pero la gente incluso al cabo e muchos aсos no olvidan sus raнces. “Sн, eso no se debe hacer”, — le dicen a ellos en Belarъs. Y por esa razуn el estado funda jardines infantiles y escuelas nacionales, ayuda a organizarse en organizaciones sociales nacionales para mantener la cultura y las tradiciones nativas. Al mismo tiempo, proteje estrictamente los derechos de cada uno como ciudadano del estado bielorruso, donde todos son iguales independientemente del color de la piel, del corte de los ojos, de la religiуn.

Azerbaiyanos, lituanos, moldavos, armenios, alemanes, palestinos, afganos, gitanos... Y realmente, en el cafй de la Casa de la Cultura de la Fбbrica de Tractores se reuniу una verdadera “liga de las naciones”. Nuestra, bielorrusa. La atmуsfera de la reuniуn era liviana, expresiva. Pero todos entendнan: detrбs de lo que parece una despreocupaciуn hay una enorme labor y un sentido de la responsabilidad: de las autoridades, de cada participante de la fiesta, incluso de cada uno de nosotros. De otra manera no es posible. La paz y la tranquilidad en casa — es algo seguro. Pero, desgraciadamente, por ahora todo todavнa es demasiado frбgil.
Заметили ошибку? Пожалуйста, выделите её и нажмите Ctrl+Enter
Версия для печати
Заполните форму или Авторизуйтесь
 
*
 
 
 
*
 
Написать сообщение …Загрузить файлы?