Trenta años después

El filme de argumento “Rocío Blanco. Regreso”
El filme de argumento “Rocío Blanco. Regreso”

Aleksey-Dúdarev.pngNo dejo de extrañarme por la propiedad de la memoria humana: reducir el tiempo. Vale solamente recordar lo que te ha impresionado en el pasado, como enseguida eso pasado aparecerá en tu memoria como un acontecimiento demasiado reciente, en la imaginación surgerán hasta los detalles más menudos. No en vano se dice en este caso: como si no hubiera años pasados. Así es con la película “Rocío Blanco”, el mismo que fue rodado por el director de cine Igor Dobrolyúbov por el guión del dramaturgo Aleksey Dúdarev en el año 1983. Como si fuera ayer, nos reunimos en su casa — la casa siempre fue abierta para los amigos — para alegrarnos juntos con el nuevo éxito.

Recuerdo como Aleksey, como si fuera entre tanto, con el gusto apenas ocultado, puso para nosotros el vídeo-cassette grabado para él en el estudio de cine “Belarusfilm”, él mismo con su esposa Valentina ya había visitado su estreno pero nosostros no habíamos visto la película en la pantalla grande. ¡Sí que él sabía que el filme nos gustaría! Se reía junto con nosotros y con el humor singular “dúdarevski” (propio a Dúdarev) comentaba los momentos especialmente queridos y valiosos para él como para el autor. A veces en sus ojos aun brillaban las lágrimas. Es que había razones para éso: el filme es el más bondadoso, que toca el corazón. Y luego, con el té caliente con la tarta y, por supuesto, con la bebida chispeante sin la cual la fiesta pierde su aroma, la champaña, contaba sobre el rodaje, cómo había visitado junto con su grupo de rodaje las Islas Kuriles, y cómo él mismo había interpretado en el episodio el cual no entró en la película. Al igual, no se olvida lo que Aleksey, el actor según la educación, interpretaba en las caras uno u otro el episodio de la película... Recuerdo cómo se reía el amigo de Aleksey, Anatoliy Zhuk, el actor del Teatro para Jóvenes Espectadores, el poeta cuya vida terminó hace algunos años…

Qué jóvenes eramos… Y esa ilusión del regreso instantáneo en los años lejanos es un regalo de la memoria bello y refrescante por lo que permite percibir el flujo continuo de la vida en la cual nos sentimos con almas sin evejecer. Y entendemos: nada pasa si la memoria está viva.

Untitled-1.png


Después volvió a ver “Rocío Blanco” más de una vez, es un filme de culto que se hizo querido en todo espacio postsoviético. Y cada vez experimentaba los sentimientos los cuales me dominaron durante el primer conocimiento con la película. Además, con los años he notado los detalles los cuales uno comienza a ver y valorar mentalmente solamente en la edad madura. Y me extrañaba mucho de dónde en aquellos años el guionista jóven Dúdarev tuvo el sentido tan agudo de la vida “adulta” con sus problemas espitituales, y como la consecuencia, la habilidad de comprender y interpretar creativamente tal vida a veces no simple. Y más de éso, encontrar tal entonación dolorosa la cual uno comienza a entender y experimentar en la edad madura. Probablemente, de verdad, funciona algo místico. A veces se piensa nuestro dramaturgo nació en el mismo día con Aleksandr Púshkin no por casualidad. Como se dice hoy en día, cayó en el flujo energético del poeta genial. A propósito, en los años diferentes dando la entrevista a los periodistas, hablaba sobre eso de broma, que, juzguen ustedes mismos, por qué en mi vida yó componía y los versos, y los cuentos, y las obras de teatro. Acerté o no acerté, pero el hecho se queda el hecho: el talento escritor de Dúdarev es obvio.

Qué despabiló a Aleksey Anúfrievich a componer la novela de cine “Rocío Blanco”? El mismo dice: había crecido para eso. Le dió un impulso Genadiy Garbúk, el artista nacional de Belarús quien interpretó en el filme el papel del hijo mayor Fedós Khodas — Andrey. Eso sucedió en el teatro del nombre de Yanka Kupala en el año 2009 donde se celebraba el 75-to aniversario del artista. Así es la prehistoria real. Pero hay, pienso, las cosas inexplicables. Son de la materia que denominamos el sexto sentido el cual, probablemente, agita a los creadores. Aleksey Dúdarev mismo una vez ha dicho sobre el filme “Rocío Blanco”, que la película existe en alguna dimensión incomprensible donde hay la proturberancia de la luz y del calor la cual ha salido de los creadores del filme…

A veces me es grato pensar en que en algún lugar existe el mundo de la verdad y luz superior, sobre el cual escribía Daniil Andréev, el poeta, filósofo, místico en la obra conocida “Rosa del Mundo”, dando cuenta sobre el fenómeno de la creatividad humana. Desde allí a los creadores, capaces de captar las vibraciones del mundo celestial, vienen las señales motivando crear, contribuyendo a la vida la belleza de los sentimientos que exaltan el alma. Me atrevo a suponer que los creadores devuelvan algo a “los cielos”. Si es correcto o místico, pero así piensa Andréev. Probalmente, y Dúdarev experimentó que el mundo de “Rocío Blanco” necesita ser inspirado con la nueva vida. Entonces, así ha resultado.

people.pngEl proyecto de marca “Rocío Blanco. Regreso” terminó exitosamente en el septiembre del año pasado, sobre lo cual ya hemos contado a los lectores en la entrevista con Aleksandra Bútor, la realizadora del filme en la edición de octubre de la revista. Voy a recordar que eso fue su debut en el cinematógrafo grande. Además, Bútor se mostró en el papel del gionista fuerte trabajando sobre el guión de la película junto con Aleksey Dúdarev y Yulia Guirel. Por supuesto, Aleksandra tiene muchos recuerdos agradables: y sobre el trabajo con Dúdarev, y sobre el rodaje, y sobre la comunicación con los actores con la mayoría de los cuales se hicieron amigos. En una de las entrevistas Aleksandra dijo: “ Mantenemos las amistades hasta el momento y no podemos separarnos de ningún modo. Se reunió tal conjunto que todos se hicieron como parientes uno a otro…”. Todo eso fue obvio a simple vista el día de la presentación del filme en el estudio cinematográfico “Belarusfilm”. Los actores saludaban uno otro y a su director de cine jóven, alegres por el encuentro como si fueran las personas cercanas unidas por el asunto común. Fue también inspirado el director del estudio cinematográfico Oleg Silvanóvich. Es que fue él quien propuso a Aleksandra Bútor a trabajar sobre “Rocío Blanco”. Y ella no le falló, en lo que me he convencido al ver la película. Según palabras de Silvanóvich antes de ver el filme, la película fue lograda en primer lugar por que en la misma se cuenta sobre el amor — hacia su familia, la tierra, los raíces. Además, el filme, por supuesto, atraerá la atención por que en un episodio pequeño se filmó Nikolay Karáchenzev ( en la versión extranjera: el actor ruso telentoso, en el año 2005 sufrió en el accidente grave). Por ahora la fecha del estreno no ha sido anunciada, lo que es lógico: es verano, vacaciones...

Miraba el filme, conmovido, intentando a olvidar el “Rocío Blanco” -1. Y desde los primeros episodios he comprendido que de verdad no es “remake”, como decía Bútor, sino un filme independiente, una película suficientemente moderna de autor. En la estilística del filme hay ritmos modernos: los episodios se cambian rápido trasladándonos ya a la aldea, ya a la ciudad colmado de automóviles, edificios de vidrios y el hormigón, oficinas y apartamentos en el estilo de “high tech”, iluminados ya por el sol, ya por las luces brillantes de la megapolis… Al igual es tan rápida la comunicación de los asordados por la carrera de negocio que paraliza el alma, que “hace conservas” de todos los sentimientos buenos. Pero toda esa carrera en la película es como si fuera no en serio, algo como un juego... La característica muy buena dió mi colega: el filme resultó leve, accesible y dinámico, aún en algo simple, pero esta simplicidad es de un género alto, como en la comedia del arte. Pero, me parece, que hay en la pelícua de Aleksandra Bugor una finura que la aproxima al filme del año 1983. Es el espíriti del filme “Rocío Blanco”, el cual como un eje mantiene el mosaico de los episodios: la ciudad — la aldea, relaciones entre los héroes llevándonos hacia la conclusión que determina el sentido de la película: no hay nada más valioso en esta vida que el alma viva de cada persona a través de la cual la gente debe hablar. En caso contrario, inclusive en la familia las personas pueden no oír uno a otro, como salió así, por ejemplo, en el filme del año 1983: la esposa dejó al hermano mayor de Andrey Khodas. Entre tanto, esta historia fue tomada por los autores como la base del guión del nuevo filme. Irina en el presente es la viuda del millonario alemán, el dueño de la compañía la cual mantiene las relaciones de socios con la compañía de la capital donde trabajan Bodya y Rusachenko, dos negociantes jóvenes ambiciosos. Irina viene a Belarús para cumplir el proyecto planeado por su esposo: construir el complejo turístico en el área de la misma aldea pequeña de tres casas donde vive Andrey Khodas. En una de las casas vive el mismo, en otra — la muchacha Polya, en la tercera — el vecino excéntrico Struk quien gasta toda su pensión para billetes de lotería soñando con ganar el apartamento en la ciudad de Minsk y mudarse para allá. Los vecinos no sospechan que su vida cotidiana en los lugares pintorescos será alterada por la propuesta de Bodya y Rusachenko de vender las casas a la compañía y trasladarse a la ciudad de Minsk a la casa comfortable para ancianos.

pavel.pngQué es notable en la película “Rocío Blanco. Regreso”? Se filmaban muchos actores dirigentes de los teatros de Minsk — el Teatro del nombre Yanka Kupala, el Teatro para Espectadores Jóvenes, el Teatro Ruso, el Teatro de la Dramaturgía Belarusa y el Teatro de Ejército. El papel de Irina la interpretaba la actriz rusa Irina Egorova-Kovrigo, la misma había interpretado el papel de la esposa de Andrey Khodas hace treinte años. También es de Rusia Andrey Merzlikin. Según el carácter y el tipo su héroe, como dice Aleksandra, hace recordar a Karáchenzev, con lo que ella se dirigía invitando al actor para el papel del esposo de Galiunya, de la hija de Vaska Khodas. El papel de los negociantes Bodya y Rusachenko, de dos amigos, a los cuales se le gusta ser brutales, interpretaban el actor del Teatro Kupalovski (del nombre de Yanka Kupala) Pável Kharlanchuk y Serguey Zhbankov del Teatro Ruso. Ellos exitosamente crean las imágenes de los candidatos al mundo donde domina el cálculo frío, el dinero, el mundo donde en la carrera por la ganancia se puede olvidarse del amor, de los objetivos espirituales que permiten a la persona sentir el dolor ajeno, la compasión, y conscientemente encontrando las soluciones de compromisos, no convertirse en el instrumento cínico de la compañía. Entre tanto, más posibilidades de convertirse en este tipo las tiene Bodya-Kharlanchuk. Es líder por su naturaleza, no soporta las vacilaciones y dudas que son propias a su amigo. Zhbankov tiene el carácter más suave, no va corriendo tanto sin notar a la gente.
Pero en general, los ambos son, de verdad, como dijo Aleksandra, — los muchachos buenos a los cuales a tiempo frena la vida. Al final cae ya la máscara de la brutalidad de Bodya, y en la mesa de conciliación en el patio de Andrey Khodas está un muchacho simpático que de repente se había sentido tan agradable por no haber cometido el acto horrible — no había quemado la casa de Khodas. Y, por supuesto, sintió el latido de su corazon vivo, también el calor y el perdón de la gente que le rodea. Y Kharlanchuk logró magnificamente interpretar su transformación espiritual.

En el papel principal se rodó Yuózas Budraites, la leyenda del cine ruso (actor de Lituania). Queremos y acordamos el estilo moderado del actor conocido según múltiples películas — “Nadie quería morir”, “El Rico, el Pobre”, “Podranki”, inclusive el filme belaruso “Anastasía Slútskaya” “El tiempo no espera”, “República Rudobelskaya”. El con gusto viene a Belarús y al rodaje, también el festival internacional anual “Listopád”. Y con gran alegría, según cuentan los actores, recibe en su casa a los huéspedes de Belarús. Ya Víctor Manáev, el actor del Teatro del nombre de Yanka Kupala estaba de visita en la casa de Budráitis. A propósito, el papel de Struk, el vecino de Andrey Khodas en el filme es el primer papel grande de Víctor en el cine. El mismo dice que es su debut, al igual como para Aleksandra. Voy a añadir que el debut es acertado. Víctor Manáev siente delicadamente tal límite al sobrepasar el cual lo cómico puede caer en la trivialidad. Por eso su Struk aunque nos causa risa por su originalidad pero también provoca la compasión. Como se dice, nuestra risa a través de lágrimas, por que se adivina el miedo profundo ocultado del héroe en el cual nunca reconoce.

La línea femenina está representada por las actrices belarusas — Anna Polupánova, Tatiana Garkusha, Evgueniy Zhukóvich, Yulia Smirnova. Ellas son positivas, femeninas, y por eso son atractivas por su pureza moral y la belleza.

El filme resultó bueno y luminoso. Y alentador: no todo en este mundo está subordinado por el poder del “becerro de oro” y no todo es posible comprar con el dinero. Y si la película les gusta a los espectadores mostrará su distribución.

Valentina Zhdanóvich

Заметили ошибку? Пожалуйста, выделите её и нажмите Ctrl+Enter
Версия для печати
Заполните форму или Авторизуйтесь
 
*
 
 
 
*
 
Написать сообщение …Загрузить файлы?