Todo comienza del amor...

Galina Kaljúzhnaya, trabajadora de honor de la cultura de Ucrania y la directora de la asociación pública de Minsk, “Zapovit”

Galina Kaljúzhnaya, trabajadora de honor de la cultura de Ucrania y la directora de la asociación pública de Minsk, “Zapovit” –que pronto celebrará su 25° Aniversario de la fundación– no imagina su vida en Belarús sin fuertes lazos con su país natal, Ucrania, aunque está viviendo aquí durante más de cincuenta años. Por lo tanto, ella hace todo lo posible para contar a los belarusos qué rica y hermosa es la cultura de su tierra querida.  

Galina Kalyuzhnaya — an Honoured Worker of Culture of Ukraine and the Head of Minsk’s Zapovit Public AssociationGalina Efímovna nos llamó y pidió que contáramos en las páginas de nuestra revista sobre un maravilloso concurso Tarás Shevchenko... Luego ella pasó por nuestra oficina para mostrarnos dibujos de los chicos, los estudiantes de las escuelas de pintura y los centros de educación adicional de niños y jóvenes de Minsk, dedicados al 200° Aniversario del natalicio del reconocido poeta ucraniano, Tarás Shevchenko. Conociendo a ella, me di cuenta de que no nos limitamos sólo con los dibujos, pues en seguida yo sentí una gran simpatía y el respeto hacia la misma por ser una gran persona. Con mucho entusiasmo la mujer me contó sobre la comunidad ucraniana, que ella encabeza ya durante 15 años, así como sobre el periódico, “Ucranianos en Belarús”, que edita, sobre sus ayudantes incansables, sobre su colaboración con las escuelas y bibliotecas, en particular, con la Biblioteca Nacional de Belarús. A propósito, el año pasado, en la principal biblioteca del país fue celebrada una mesa redonda, dedicada al tema: “Tarás Shevchenko y la influencia de su obra en el mundo espiritual de los pueblos eslavos”. Se intervinieron los científicos del Instituto de Literatura de la Academia de Ciencias de Belarús y la Universidad Nacional de Belarús. El director de la Biblioteca Nacional, Román Motulsky, es el promotor de este tipo de eventos culturales. “Él es oriundo de la provincia ucraniana de Lvov y entiende a nosotros, los ucranianos, así como a nuestros sentimientos”, Galina Efímovna no oculta su admiración por su colega, que respeta la literatura ucraniana. Pues toda su vida también está ligada con un libro: trabajó durante muchos años en la biblioteca sindical. Román Stepánovich cuenta de Galina Kalyúzhnaya lo siguiente: 

— Es una persona muy especial. Su energía y gran optimismo es para envidiar. Y todo lo que hace esta maravillosa mujer, está lleno de mucho amor y cariño. 

Es posible que los antepasados lejanos de Galina Kalyúzhnaya también hayan vivido en Belarús. Pero bueno, por alguna razón desconocida, su destino la ha obligado a mudar de la ciudad ucraniana de Dubno, provincia de Rovno, a la ciudad belarusa de Minsk, a casa de sus parientes, una fallecida su madre. En Minsk, Galina creció, se graduó del instituto pedagógico, facultad de biblioteconomía (a esta altura es la Universidad Nacional Pedagógica Maxim Tank — Aut.). Luego se casó con un hombre belaruso y dio a luz a sus hijas. “No hay nada casual en esta vida, sigue contando mi compatriota, y al parecer fue predestinado que yo me fuera de Ucrania para fortalecer las relaciones entre mi querida patria y Belarús. Lo que empecé a hacer trabajando en una de las bibliotecas de la capital belarusa”. 

Las obras de ganadores u otras participantes del concurso de dibujos de Shevchenko dedicado al 200º Aniversario de natalicio de T.G. Shevchenko

Diría que hay una especial categoría de personas muy felices: gente pública, que, en mi opinión, tiene mucha energía y que está dispuesta a “invertirla” en un trabajo útil. Estas personas sin ningún interés asumen la responsabilidad de la obra pública y encuentran en la misma la alegría e incluso la inspiración. Galina Efímovna es una de estas personas. A partir del año 2005, dirige “Zapovit”, la primera asociación ucraniana en Belarús.

Antes ella fue directora de la sección de la biblioteca No. 20. Incluso entonces Galina hacía todo lo posible para que las veladas culturales, literarias y de la canción, donde sonaba su lengua materna, así como diferentes concursos, no sólo unieran a todos los ucranianos que por diversas razones residían en Minsk, sino también ayudaran a belarusos a conocer el espacio cultural de Ucrania. 

Las obras de ganadores u otras participantes del concurso de dibujos de Shevchenko dedicado al 200º Aniversario de natalicio de T.G. Shevchenko

A propósito, hoy en día, la asociación pública, “Zapovіt”, es una de las más importantes entre las nueve sucursales de la Asociación Social Belarusa de Ucranianos, “Vatra”. La comunidad de Minsk cuenta con unas cien personas. ¿Cómo trabajan los miembros de “Zapovit”? Galina Efímovna lo cuenta con tanto entusiasmo que parece que incluso de noche, sólo al despertarla, ella podría repetir con mucha emoción palabra por palabra todo lo que ya ha dicho en muchas ocasiones a representantes de medios de comunicación. Sólo con la única diferencia en cuanto a la información sobre nuevos proyectos. 

Según ella, a esta altura, sus compañeros trabajan con la misma inspiración. Son Alena Yúdina, Anna Sapsay, Yaroslav Kozyukov, Nadezhda Nemkó, Olga Sukharenko y otros. Así que cada vez Galina Efímovna les agradece por su contribución y participación en todas las actividades celebradas por la asociación pública. ¿Si no cansó Galina Efímovna por dirigir la asociación durante 15 años? No, para nada, pues no tiene tiempo para eso.

Dice que todavía tiene muchos planes. Uno de los más próximos es la celebración el 9 de marzo del 201° Aniversario del nacimiento del reconocido poeta ucraniano, Tarás Shevchenko. Además de eso, la edición del periódico requiere muchas recursos y fuerzas. También Galina Efímovna ayuda a los refugiados desde Ucrania.

Los ucranianos de Minsk tratan de apoyar a las víctimas de los recientes acontecimientos muy trágicos, traen alimentos, ropa y zapatos a la sociedad de la Cruz Roja de Belarús y esperan que al fin y al cabo en Ucrania reine la paz y tranquilidad. 

Como se sabe, la actitud tolerante hacia otras naciones es un rasgo que destaca a una persona inteligente. Y su aspiración a la profundización de los conocimientos sobre la cultura y el arte del otro pueblo, así como el conocimiento de sus obras literarias y tradiciones y el modo de la vida cotidiana –sobre todo, cuando las personas tienen comunes raíces eslavas– aportan a la formación de una cultura personal. “Por lo tanto, asevera Galina Efímovna, no sólo nosotros, los ucranianos, debemos cantar nuestras canciones para sentir la conexión con nuestra tierra natal, sino también los belarusos tendrían que conocerlas e incluso aprender el idioma ucraniano. Pues uno se sentirá más rico, al escuchar obras musicales en un idioma distinto, pero similar con la lengua belarusa”. Esta oportunidad ofrece a todos los inetersados el conjunto folklórico, “Vatra”, cuyos integrantes sólo en los últimos tres años en tres ocasiones obtuvieron el título de laureado de festivales internacionales, nacionales y de la ciudad. Además de eso, los concursos de lectores y artistas jóvenes –en que participan alumnos belarusos– enriquecen espiritualmente no sólo a los mismos participantes, sino también a todos aquellos que aportan al desarrollo de estos proyectos culturales. Así, dos veces los miembros de la asociación pública, “Zapovit”, organizaron eventos culturales –concursos de recitación y de dibujo– en honor a la memoria del gran poeta ucraniano, Tarás Shevchenko. Se trata de la celebración de los aniversarios número 195 y 200. 

Estoy segura de que estos concursos pueden y deben ser celebrados de modo seguido, pues no se puede enriquecerse espiritualmente una vez para siempre. Galina Efímovna está de acuerdo conmigo, agregando que las fuerzas para organizar estos concursos las obtiene del amor por su Ucrania natal y recuerda con mucha emoción sobre la ceremonia de premiación de los ganadores del segundo concurso de lectores y artistas Tarás Shevchenko celebrado en el Palacio de Niños y Jóvenes de la ciudad de Minsk: 

— Fue una celebración del triunfo del espíritu creativo y la amistad entre nuestros dos pueblos vecinos. Pues la aspiración por manifestarse está en la naturaleza de uno de nosotros. Y lo comenzamos a hacer desde la edad muy temprana, tratando de conocer el mundo distinto, así como aprendiendo de otras culturas. En resultado, empezamos a crear también: cantar, recitar poesías, pintar... ¿Acaso no sea un regalo del Dios que nos ha formado de esta forma? 

Hace falta señalar que en los concursos –de los que contó Galina Efímovna– tomaron parte más de 200 niños. Otras 60 personas fueron galardonadas con diplomas, certificados, recuerdos y colecciones de ediciones en vida del famoso Kobzar (Tarás Shevchenko — Auy.) Sólo al concurso de dibujo fueron presentadas 140 obras. A su vez, 22 participantes obtuvieron diferentes premios y regalos que les entregaron los representantes de la Embajada de Ucrania en Belarús, el Comisionado para Asuntos Religiosos y Étnicos de Belarús, la Biblioteca Nacional, la Unión Belarusa de Artistas y de la Comisión de Educación del Gobierno de la ciudad de Minsk, así como los miembros de la asociación pública, “Zapovit”.  

A propósito, cabe destacar que 24 calles en diferentes ciudades del mundo llevan el nombre de Tarás Shevchenko. Y, sin duda, el día del cumpleaños del gran poeta ucraniano hacia los monumentos –erigidos en las ciudades belarusas de Minsk, Brest, Moguiliov, Gómel y Slutsk– vendrán no sólo los ucranianos, sino también los belarusos admiradores de sus maravillosas obras poéticas. Para saludar a su poeta favorito, depositar flores y confesar su amor al monumento –que está cerca a la Embajada de Ucrania en Belarús– también se acercará Galina Efímovna. Pues la mujer está convencida de que sólo gracias a este amor sigue latiendo su corazón.
 
Valentina Zhdanóvich
Заметили ошибку? Пожалуйста, выделите её и нажмите Ctrl+Enter
Версия для печати
Заполните форму или Авторизуйтесь
 
*
 
 
 
*
 
Написать сообщение …Загрузить файлы?