Tierra responderá con gratitud

Tradicionalmente, cada año la primera semana de verano en Minsk está dedicada a los temas del desarrollo del complejo agroindustrial del país

Tradicionalmente, cada año la primera semana de verano en Minsk está dedicada a los temas del desarrollo del complejo agroindustrial del país


Este año en Minsk ha tenido lugar la Semana Agroindustrial de Belarús. Uno de sus eventos más destacados fue la exposición internacional especializada, “Belagro-2014”. En dos décadas el foro agrícola con razón ganó buena reputación no sólo en el país, sino también en el extranjero. Dos sitios de demostración –el espacio de la Cancha de Fútbol ubicada en la avenida capitalina Pobedíteley y el área de la empresa, “Gastellovskoe”, S.A. en las afueras de Minsk– se los visitaron decenas de miles de personas. Haciendo balances del principal foro de la agricultura de Belarús, el presidente del comité organizador de la exposición, “Belagro-2014”, el ministro de Agricultura y Productos de Alimentación, Leonid Zayats, hizo hincapié en su eficacia:

— La exposición de este año se ha hecho todo un éxito para los agricultores y fabricantes de la maquinaria agrícola al servicio de las empresas del complejo agroindustrial nacional, así como para los numerosos visitantes belarusos y extranjeros. En ella participaron 485 empresas nacionales y extranjeras, la asistieron representantes de muchos países que expresaron su deseo de celebrar contratos de cooperación continua.

Avance tecnológico

El 80 por ciento de la exposición, “Bel­agro-2014”, forman parte productos nacionales. Hace veinte años, esto ni siquiera se podía imaginar. Antes del colapso de la antigua Unión Soviética Belarús fabricaba para sus propias necesidades no menos del 17 al 18 por ciento de la maquinaria necesaria para cultivar principales cultivos: papa, trigo, centeno y remolacha azucarera. Hoy en día, la industria belarusa cubre el 100 por ciento la necesidad del país en cuanto a la maquinaria agrícola. Lo que subrayó en la ceremonia de la inauguración de la Semana Agroindustrial de Belarús el primer viceprimer ministro, Vladímir Semashko.

— Nuestro país fabrica toda una gama de maquinaria agrícola. Es más, hemos solucionado una tarea doble. En primer lugar, hemos resuelto el problema de aseguramiento de nuestra propia producción agrícola con la maquinaria más avanzada de última tecnología. En segundo lugar, hemos convertido la industria de la maquinaria agrícola en un sector orientado a la exportación.

Durante el período de 2005 a 2013, Belarús produjo la maquinaria por un monto de 23 mil millones de dólares norteamericanos. De ellos, seis mil 800 millones son para el consumo interno. Hace falta señalar que la maquinaria belarusa está demandada en todos los continentes. Vladímir Semashko lo explica con una buena relación entre calidad y precio:

— Nuestra maquinaria es competitiva en cuanto a las cualidades de consumo, nivel tecnológico y el mantenimiento. Otra ventaja más es su costo.

Uno de los principales consumidores de nuestros productos es Rusia. Durante la exposición en el Ministerio de Agricultura y Productos de Alimentación se mantuvieron las conversaciones con las delegaciones de las provincias de Astrakhan, Amur, Leningrado, Vologda y Moscú, la región de Primorie, el departamento de comercio y servicios de Moscú. La atención de los rusos se centró en la moderna maquinaria. Los camiones, tractores y cosechadoras fabricados en Belarús se adquieren en todas las regiones de Rusia. Por ejemplo, las cosechadoras rastreadoras –producidas por la empresa, “Gomselmash”– el año pasado, literalmente, salvó la cosecha en la provincia de Amur. Debido a la humedad muy alta del suelo casi toda la maquinaria –que ellos tenían– resultó ser ineficiente.

No es casual, que a la exposición, “Bel­agro-2014”, asistieron los participantes del primer foro de las regiones de Belarús y Rusia, “El desarrollo efectivo del complejo agroindustrial de Belarús y Rusia es la condición más importante de la seguridad alimentaria de la Unión de dos Estados”, encabezados por los presidentes de las cámaras superiores de los parlamentos de los dos países, Anatoly Rubínov y Valentina Matvienko. Así que ya es hora de celebrar nuevos contratos.

Muestra de los logros

La importancia de la exposición, “Belagro-2014”, en la promoción de la maquinaria belarusa en el mercado internacional es difícil de sobreestimar. Porque además de los posibles compradores –que visitan la exposición con el fin de ver novedades técnicas– los participantes del exterior también tienen la posibilidad de conocerla de cerca. Lo que es una oportunidad adicional para las empresas belarusas para entrar en nuevos mercados. Austria, Gran Bretaña, Alemania, Italia, España, China, Lituania, Países Bajos, Polonia, Rusia, Singapur, Turquía, Ucrania, Francia y República Checa esto no es la geografía completa de las compañías, que han mostrado sus productos en la exposición y han apreciado los logros de sus socios. ¿Con qué esta vez han sorprendido los stands belarusos?

Las líneas casi completas de producción, así como sus nuevos desarrollos, listos para usar, se los mostraron las empresas belarusas líderes en la esfera de la construcción de maquinaria: “MTZ”, “Gomselmash”, “Amkodor”, “Lidselmash” y “Bobruiskagromash”, entre otras.

El nuevo tractor de potencia, “Belarús-4522”, fue considerado todo un descubrimiento de la exposición. Hasta ahora, la asociación de producción, “MTZ”, sólo fabricaba los vehículos de la capacidad de hasta 350 caballos de fuerza. El nuevo tractor de la capacidad de 450 caballos de fuerza puede utilizar aparatos con un ancho de 16 metros, lo que no podía hacer el modelo anterior. En los trabajos de campo el tractor, “Belarús-4522”, es capaz de sustituir dos vehículos de la capacidad de 200 caballos de fuerza.

Además de eso, entre los desarrollos belarusos más exitosos está la autopropulsadora de corte de forraje con un ancho de nueve metros y la cosechadora, “Palesse-GS812”, fabricada por la asociación de producción, “Gomselmash”, así como la autopropulsadora de alto clirens de la empresa, “Lidaagroprommash”, S.A. y las cosechadoras para recoger repollo y zanahoria diseñadas en el centro científico y práctico de la mecanización agrícola de la Academia Nacional de Ciencias de Belarús.

Cabe destacar que los expertos determinaron un rasgo característico de la actual exposición. Todas las producciones agrícolas nacionales, la maquinaria y los equipos fueron presentados en la cadena tecnológica junto con las modernas tecnologías de ahorro de energía de todos los sectores relacionados con la fabricación de productos agrícolas, así como su procesamiento, transporte, almacenamiento y comercialización.

Además de eso, los visitantes fueron impresionados por la exposición de maquinistas extranjeros. Por primera vez, en la exposición la empresa rusa, “Rostselmash”, estrenó la cosechadora y el tractor Versatile. A su vez, la famosa companía polaca, Contractus sp.z.o.o., presentó a los visitantes la maquinaria de la marca John Deere y del grupo Kverneland. La firma alemana Convex International GmbH ofreció la maquinaria de la cosecha de remolacha. El participante de muchos años de la exposición, “Belagro”, la empresa, “Stotz Agro-servicio”, muy conocida en Belarús, volvió a presentar una amplia gama de tractores y cosechadoras, así como el moderno equipo de ordeño.

Tampoco dejó indiferente a los visitantes la exposición presentada en la Cancha de Fútbol de Minsk, donde fueron presentados los productos de las empresas de las industrias de carne y leche y del sector de alimentos, de los fabricantes de equipos para la industria de procesamiento, de equipamiento de refrigeración y envasado, preparados veterinarios y medicamentos. En total, 150 compañías de 14 países –incluyendo Belarús, Rusia, Gran Bretaña, Alemania, Italia, España, Lituania, Países Bajos, Polonia y Suiza– presentaron sus productos. Los clientes potenciales no sólo pudieron conocer los avances tecnológicos, sino también degustar los embutidos, quesos, yogures y pasteles. Y desde el primer día de la exposición, fueron llevadas a cabo las conversaciones en cuanto al desarrollo de proyectos conjuntos y el establecimiento de nuevos contactos. El viceministro de Agricultura y Productos de Alimentación de Belarús, Vasily Sedin, señaló, que Belarús es un digno competidor en el mercado de alimentos en Europa, y la demanda de nuestros productos se pone cada vez mayor.


Seguir adelante

Este año es especial para el complejo agroindustrial de Belarús. Después de resolver el tema de la seguridad alimentaria y el acceso a los mercados externos ante el sector agrario el Estado establece una nueva tarea que consiste en el aumento de la eficiencia. Fueron preparados cuatro proyectos de decretos encaminados a la mejora de las políticas agrícolas y la recuperación financiera de las empresas agrícolas.

No se trata de privar a la industria de la ayuda estatal. El primer viceprimer ministro, Vladímir Semashko, considera que para una mayor seguridad alimentaria el Estado está obligado a seguir apoyando el sector agrícola. Lo que, a propósito, se hace en los países más ricos y desarrollados del mundo: Estados Unidos, Alemania, Canadá y otros. Pero el nivel de apoyo en los países desarrollados es del 18 al 20 por ciento, y en Belarús es del 49 por ciento. En resultado, este apoyo agrava la situación en otros sectores, en particular, en la industria, y por su cuenta subsidia el sector agrícola nacional.

En los últimos años, en el campo fue renovado casi por completo el parque de maquinaria y tractores debido principalmente a la maquinaria fabricada en nuestro país. Para el Estado esta modernización costó mucho. En el marco del programa de renacimiento del campo en el sector agrícola y en la infraestructura rural fueron invertidos 37 mil millones de dólares norteamericanos. Claro que esto en gran medida elevó el nivel de la producción agrícola, asevera Vladímir Semashko.

— Incluso la granja más débil tiene una oportunidad en nueve ó diez días sembrar todo y en tres ó cuatro semanas cosechar todo: son sus posibilidades técnicas. Es decir es posible sin problemas y en los plazos establecidos llevar a cabo la siembra y recoger la cosecha sin pérdidas.

Las condiciones climáticas en Belarús no son mucho peores que en la República Checa o Alemania, por lo tanto, el complejo agroindustrial de Belarús debe tener una eficacia similar.

— Si el Estado proporciona la maquinaria moderna, es el momento de empezar a trabajar en el nivel europeo, considera el primer viceprimer ministro.

Los nuevos documentos –que el gobierno tiene la intención de adoptar en un futuro próximo– es el primer paso en la solución de este importante problema.

Líliya Khystún

Заметили ошибку? Пожалуйста, выделите её и нажмите Ctrl+Enter
Версия для печати
Заполните форму или Авторизуйтесь
 
*
 
 
 
*
 
Написать сообщение …Загрузить файлы?