ЎTenemos idea! Una mбs…

El primer y ъnico en Belarъs complejo de viviendas para los jуvenes “Sуlnechniy” (soleado) fue construнdo en la ciudad de Gуmel en 1989. Lo construyeron solamente los jуvenes: estudiantes y especialistas primerizos. A esta altura ya son padres de familias. Pero la causa sigue viviendo y desarrollбndose
El primer y ъnico en Belarъs complejo de viviendas para los jуvenes “Sуlnechniy” (soleado) fue construнdo en la ciudad de Gуmel en 1989. Lo construyeron solamente los jуvenes: estudiantes y especialistas primerizos. A esta altura ya son padres
de familias. Pero la causa sigue viviendo y desarrollбndose.

Durante los tiempos de la antigua Uniуn Soviйtica estos microbarrios de nuevos edificios los llamaban complejos de viviendas para los jуvenes. En algunos paнses extranjeros los llamaban comunas. Para entender la diferencia hace falta conocer la atmуsfera de aquella йpoca. No fue nada fбcil construir las casas con sus propias manos. Aun mбs difнcil fue educar –durante el mismo proceso de la construcciуn– a los vecinos de nuevo tipo llenos con el espнritu de la comunidad social. El proyecto fue iniciado en la ciudad rusa de Sverdlovsk. Luego este proceso abarcу todas las repъblicas de la antigua Uniуn Soviйtica.
— Al egresar la facultad radiofнsica de la universidad, fuн designado a Gуmel a trabajar en la oficina de diseсos y proyectos “Luch”, cuenta Vladнmir Makбrov, presidente de la organizaciуn cнvica “El complejo de viviendas para los jуvenes “Sуlnechniy”. — Mientras estudiaba, era activista. Pero despuйs solamente me quedaron trabajo y casa. Por eso, al enterarnos del complejo de viviendas en Sverdlovsk ardimos en la idea de crear algo parecido en Gуmel.
Los jуvenes activistas de la oficina de diseсos y proyectos se dirigieron a la administraciуn de la empresa, y los ejecutivos se rindieron bajo la presiуn de su entusiasmo. Fueron asignados medios para iniciar las labores de construcciуn, tambiйn recibimos la posibilidad de trabajar en la oficina con un horario bien flexible.
En los mediados de los ochenta fueron diseсados el estatuto y el programa de desarrollo del futuro complejo de viviendas. Luego fue aprobado el proyecto de la construcciуn de seis primeros edificios. Sus futuros habitantes los construнan con sus propias manos, despuйs de aprender nuevas especialidades de construcciуn.
En la Uniуn Soviйtica el fenуmeno de “la cola de muchнsimos aсos” para obtener la vivienda era dominante y el complejo para los jуvenes permitнa obtener un apartamento en sуlo cuatro aсos.
Para cumplir con el principio de la justicia social decidieron que el joven aspirante debнa construir dos apartamentos: uno –naturalmente– para sн mismo y el otro para los necesitados de la ciudad. Mientras trabajaban se hacнan buenos vecinos. Juntos tomaban parte en las actividades laborales, pasaban tiempo en el aire libre, organizaban fiestas y concursos…
Entre las brigadas de constructores, por ejemplo, existнa la competencia que comprendнa los plazos y la calidad de la construcciуn del edificio, la unidad del colectivo laboral, la ayuda y el apoyo mъtuos. La idea consistнa en que durante el proceso de la construcciуn se creaban las relaciones de buena vecindad, en donde se apoyaban, se ayudaban y se desarrollaban juntos. Incluso al director de la escuela en nuestro microbarrio nosotros mismos lo eligнamos. El primer edificio de nueve pisos fue entregado en 1989. Desde este momento inicia la historia del complejo de los jуvenes.
Todo lo que se creaba dentro del “Sуl-nechiy” parecнa mucho a una plazoleta experimental, donde trataban de utilizar nuevas tecnologнas, nuevos materiales y nuevos mйtodos. Para eso venнan a Minsk, tocaban las puertas de los despachos de los ministros y lograban salir con la suya.
Por el requerimiento de los activistas los proyectos sufrнan cambios. La plaza para construir el complejo de viviendas para los jуvenes deberнa ser despejada completamente del bosque de pinos. Pero los jуvenes insistieron: la naturaleza es mбs valiosa. Y propusieron dejar los pinos dentro del complejo, rechazando de construir el jardнn de infancia. Fue apartado fuera de los lнmites del microbarrio.
Cuбnto ganaron, al tomar esta decisiуn, se hace evidente solamente ahora. Cuando te encuentras en el “Sуlnechniy” surge la sensaciуn, como si te encuentras en un bosque fuera de la ciudad: olor sano de pinocha, trisado de los pбjaros y gran silencio que nunca puedes percibir en la ciudad… Y una cosa mбs bien rara para la ciudad, donde casi nadie conoce a nadie, cada minuto estб sonando “buenos dнas” de los adultos y de los niсos.
A lo largo de veinte aсos aquн fue hecho prбcticamente todo, de lo que estuvo planeado. Incluso fue creado el museo del complejo: con documentos, fotografнas, saludos, vestimenta del miembro de la brigada de consrtuctores y el primer ladrillo. En los stands se reflejan no solamente la historia de la creaciуn del comlejo de viviendas, sino tambiйn todos los logros: victorias en las competiciones, en los concursos y en las olimpнadas, las representaciones en el paнs y en el extranjero.
A lo largo de tiempo aparecieron los complejos hermanados del “Sуlnechniy” en las ciudades de Rusia, Ucrania, Alemania e Irlanda, con los cuales se mantienen los lazos bien estrechos y se celebran las reuniones.
El ъltimo edificio del barrio –el sexto– fue construнdo en 2005 al modo moderno:con apoyo de las organizaciones profesionales y utilizando los crйditos bancarios.
Pero en el diseсo del proyecto participaron todos en persona, por eso abarcу todo lo mejor: comъn para todo el edificio sistema de la purificaciуn del agua, calefacciуn autуnoma y los sistemas de seguridad.
Los participantes de los seminarios nacionales de administraciones de servicios comunales muy a menudo visitan “Sуlnechniy”. Junto con el seсor Маkбrov paso delante de la portera (el pasillo decoran cuadros y flores) y йl –visiblemente entusiasmado– me cuenta sobre la reciente obra:
— A esta altura estamos introduciendo las tecnologнas de ahorro de energнa y los captadores del movimiento. Aperece una persona en el descansillo y se prende la luz. No hay nadie, se apaga. Es decir, estamos ahorrando. Todo estб pensado muy bien y hecho segъn los recursos cientнficos.
Маkбrov es laureado del Premio Nacional por las invenciones en la oficina de diseсos y proyectos “Luch”, ъltimamente se dedicу al “Sуlnechniy” y a la administraciуn de la comunidad social que asegura el funcionamiento del complejo de viviendas. En el mismo complejo vivien como mil quinientas personas, entre ellas son seiscientos niсos. Cada edificio tiene su consejo. Ademбs, el complejo tiene su propia administraciуn de servicios comunales. El orden lo cuidan solos. Hace un mes fue creado un grupo de voluntarios de los vecinos que patrulla cada noche el barrio:
— Tenemos el parque, donde reina el silencio y la tranquilidad, explica muy detalladamente Vladнmir. — Eso atrae a las personas ajenas. Por eso estamos vigilando que nadie haga desorden.
— їQuй tal el programa social del complejo? pregunto. — Seguramente cumplieron con todo, lo que habнan planificado.
— ЎPara nada! Estб mostrбndome el programa. Tenemos mucho que hacer. A esta altura, por ejemplo, contando con el apoyo del ministerio de Educaciуn en forma de un experimento estamos creando en el complejo la red ъnica de computaciуn con la salida para dos cercanas escuelas.
Nuevamente Маkбrov se pone muy ansioso: si lograremos lanzar esta red, podremos ver los conciertos escolares de niсos, seguir los resultados de los estudios y tambiйn organizar las conferencias de video entre los pedagogos y los padres… Es decir, por delante nos esperan nuevos horizontes.

Violetta Dralyuk
Заметили ошибку? Пожалуйста, выделите её и нажмите Ctrl+Enter
Версия для печати
Заполните форму или Авторизуйтесь
 
*
 
 
 
*
 
Написать сообщение …Загрузить файлы?
Новости
Все новости