Sнmbolos de la Gran Victoria

[b]El discurso del presidente de Belarъs, Alexandr Lukashenko, en la ceremonia celebrada en la Plaza de Victoria el 9 de mayo de 2013 [/b]
El discurso del presidente de Belarъs, Alexandr Lukashenko, en la ceremonia celebrada en la Plaza de Victoria el 9 de mayo de 2013

ЎQueridos veteranos!
ЎEstimados compatriotas y visitantes de la capital!
Tradicionalmente, hemos vuelto a reunirnos aquн, en el mismo corazуn de la ciudad hйroe de Minsk, para conmemorar la fiesta sagrada para todos los belarusos: el Dнa de la Gran Victoria.
Celebramos el 68є Aniversario de la Gran Victoria. Durante estos aсos en nuestra tierra no se escucha el rugido de caсones y bombas. Las antiguas trincheras se cubrieron de hierba. Fueron destruidos los campos de concentraciуn y en el lugar de las ruinas fueron construidos ciuadades y pueblos.
El mundo logrу recuperarse de aquel cruel guerra. La vida pudo vencer la muerte. Pero los belarusos, cada tercero de los cuales perdiу la vida en la lucha conta los alemanes nazis, nunca olvidarбn los trбgicos acontecimientos de la Segunda Guerra Mundial. Los mismos se preservarбn no sуlo en la memoria de la generaciуn de los vencedores, sino tambiйn de sus descendientes muy agradecidos. Es mбs, estas lecciones aprendieron todos los habitantes de nuestro Universo.
Sin embargo, hay personas que constantemente tratan de revisar los resultados de la Segunda Guerra Mundial y humillar el significado de la abnegada lucha del pueblo soviйtico, despreciar la guerrilla, rehabilitar a los verdugos nazis, asн como sus partidarios.
Nuestro deber y nuestra misiуn sagrada es mantener la verdad sobre aquella guerra y el gran heroнsmo del pueblo soviйtico. No podemos permitir que nos quiten nuestro mayor logro: la Gran Victoria.
Siempre recordaremos cуmo ha aparecido el virus de la “peste marrуn”, creada por la ideologнa nazi inhumana y cobarde de las potencias mundiales. Al alimentar a un monstruo, las mismas se convertieron en las primeras vнctimas de la mбquina de guerra nazi.
Despuйs de haber conquistado en unos pocos meses Europa, las tropas hitlerianas llegaron a las fronteras de la antigua Uniуn Soviйtica. Pero sus estrategas olvidaron una precauciуn histуrica del defensor de las tierras eslavas, Alexander Nevsky: “Quien nos vendrб con una espada, morirб de la misma”.
Belarъs fue el primer paнs, que no pudo conquistar el enemigo. La hazaсa de los defensores de la Fortaleza de Brest, la valentнa de cientos de miles de los guerrilleros, asн como el heroнsmo abnegado de los soldados libertadores –que salvaron nuestro paнs del yugo nazi– con letras de oro fueron inscritos en los anales de la historia nacional.
Precisamente en Belarъs, Rusia y Ucrania fue detenida la mбquina de guerra de Wehrmacht y decidido el destino de toda Europa. No podemos permitir que el mundo olvide que precisamente el pueblo soviйtico, al sufrir muchнsimo, ha hecho una contribuciуn decisiva en la derrota de la Alemania nazi.
Debajo de los miles de monumentos y obeliscos, en las tumbas conocidas y desconocidas estбn enterrados los combatientes, que nunca han vuelto de esta masacre muy cruel. Y mientras existe el mundo, mientras laten nuestras corazones, no vamos a olvidar su hazaсa heroica. No tenemos derecho a hacerlo.
Honrando nuestra memoria, estamos erigiendo en Minsk el Museo Nacional de la Gran Guerra Patria. Es un majestuoso monumento testimonio de la verdad sobre aquellos terribles aсos y un profundo respeto a los luchadores contra los agresores nazis.
La gente siempre busca en su pasado glorioso una fuente, que reforzarнa sus fuerzas espirituales. Necesitamos mantener la memoria sobre la Segunda Guerra Mundial y una gran hazaсa del pueblo soviйtico para que nosotros –inspirados por la grandeza de los tiempos pasados– avancemos con seguridad hacia el dнa de maсana.
Les agradecemos mucho por la Victoria, por el cielo despejado de hoy dнa y por la vida, que nos han dado. Por este hermoso paнs, que se estб construyendo, creciendo y de dнa en dнa se pone mбs lindo.
Estoy seguro de que nuestros hijos, nietos y bisnietos mantendrбn sus tradiciones de valentнa y coraje.
De todo el corazуn les felicito a ustedes, queridos veteranos, y a todos los belarusos y visitantes de nuestro paнs con el Dнa de la Gran Victoria.
Deseo a ustedes, sus familias y seres queridos buena salud, йxitos, felicidad y prosperidad.
ЎFeliz Dнa de la Gran Victoria, queridos amigos!
Заметили ошибку? Пожалуйста, выделите её и нажмите Ctrl+Enter
Версия для печати
Заполните форму или Авторизуйтесь
 
*
 
 
 
*
 
Написать сообщение …Загрузить файлы?