Si las condiciones son favorables

Si las condiciones son favorables Los inversores llegan y se quedan

Los inversores llegan y se quedan

Los inversores llegan y se quedan 


Procurarse a los inversores es un hecho beneficioso que tiene perspectivas. Belarús especialmente últimamente a nivel más alto da la bienvenida a los inversores. En los casos concretos les proporciona las propuestas muy seductoras y en primer lugar, diferentes privilegios. Todo eso está justificado: es necesario despertar interés del inversor para que elija a ti. En nuestra conversación de hoy intentaremos aclarar las ventajas del clima de negocios en Belarús. Los participantes de la mesa redonda podrán determinar las condiciones favorables para el trabajo de los inversores en el país, los representantes del negocio contarán su propia experiencia de inversión en unos u otros sectores. Con todo eso no suelen menospreciar los problemas si éstos surgen en el camino del inversor que ya llegó o planea llegar a Belarús. Pues, los participantes de la mesa redonda son:


•    Vladímir Ulajóvich, vicepresidente de la Cámara de Comercio e Industria de Belarús;

•    Rimantas Purtulis, jefe de los proyectos del grupo de compañías ARVI (Lituania);

•    Aleksandr Schurkó, representante oficial de ARVI en Belarús;

•    Svetlana Zaburúyeva, jefa del sector de la actividad económica externa de la Cámara de Comercio e Industria de Belarús.
Vladímir Ulajóvich, Rimantas Purtulis, Aleksandr Schurkó, Svetlana Zaburúyeva

— ¿Al principio vamos a precisar cuáles motivos tiene Belarús para mostrar un activo interés por las inversiones extranjeras?

Ulajóvich: La actividad inversora es un indicador de la dinámica de desarrollo de la economía. Incluso diría que es un indicador del desarrollo sano de la economía. Muy a menudo no son sólo los recursos financieros sino también las tecnologías, porque como regla, las inversiones van como un paquete general. Las inversiones más beneficiosas en la mayoría de los casos están relacionadas con la transferencia de tecnologías y el desarrollo de la cooperación de producción. Todo eso son nuestras especialidades. Porque las inversiones por ejemplo, a principios de los años 90 seguían la línea de privatización. Muy a menudo las inversiones llegaban para despejar el ambiente competitivo. Sabemos muchos ejemplos cuando en los países vecinos, en Rusia, Ucrania se privatizaban las empresas bastante exitosas, con un potencial. Pero luego simplemente desaparecían. Lo que tenemos hoy en día en Belarús es algo absolutamente diferente. A mí me parece que el concepto de la inversión de puntos en nuestro país está justificado. Cuando la prioridad se da no a los recursos financieros sino la reputación del socio, el inversor que asegurará el desarrollo efectivo de las empresas. Es una característica que debe tenerse en cuenta en primer lugar. Y si intentamos evaluar nuestra experiencia, entonces probablemente tenemos que tomar en consideración este factor. Este enfoque conceptual se parece mucho al perfil social del Estado. Es que se conservan las empresas, incluso si a veces es difícil hacerlo. Se conservan las empresas principales. Se privatizan justo a base de la gerencia efectiva. Esto nos aproxima mucho a los mismos enfoques que sigue la Unión Europea. En los países vecinos a veces tenemos la experiencia del capitalismo y la privatización sin límites. Así son las observaciones generales que me gustaría destacar.

Si hablar de Belarús, entonces el país tiene sus ventajas. Es la situación geográfica si decimos que Belarús para los europeos es una ventana o puerta en la Unión Económica Eurasiática. En este mercado grande se minimizan las barreras y se simplifican las condiciones aduaneras. Nuestra segunda ventaja es que Belarús conservó el perfil industrial de la producción. Sabemos la experiencia de nuestros vecinos cuando ellos malgastaban su potencial. En este sentido el Estado actuó racionalmente administrando los holdings y organizando las cadenas de producción. Hoy en día trabajan. A veces con dificultades, pero trabajan. Una ventaja más es la Unión Económica Eurasiática. Nuestros primeros dos socios son Kazajistán y Rusia donde prevalece la economía de materias primas.  En nuestro país la industria forma más del 30 % del PIB. Esto significa que hay una base en que se puede invertir, donde se puede desarrollar la producción, y la producción es la esfera en que es necesario invertir en la actualidad. Calificaría como una ventaja la política de los últimos años orientada a optimizar la legislación inversionista. Si ver estos ratings, entonces estamos allí entre los países que hacen los pasos más ponderables en el negocio, la optimización de cargas fiscales, etc. Una ventaja más es nuestra gente. Todos los inversores hablan de los especialistas bien preparados. Conservamos la escuela superior clásica y podemos ofrecer el personal de alta calificación. Otra ventaja es la vida estable y tranquila en el país. Es también importante. Lo subrayan todos nuestros socios que llegan a Minsk. Les gusta aquí: tranquilidad, falta de la criminalidad. No hay carga financiera informal para el negocio — todo eso lo extirpamos de modo riguroso. Es también un momento positivo que es necesario tomar en cuenta. Tenemos una serie de zonas preferenciales que tienen las ventajas particulares. Por ejemplo, el Parque Industrial: 10 años sin impuestos, luego el pago del 50 % de los impuestos durante 10 años más. Además, hay seis zonas francas. Hay muchas ventajas y privilegios en las ciudades pequeñas para el desarrollo del negocio pequeño y mediano. Hay un acuerdo inversionista según el cual el Estado asume ciertas garantías. Así que tenemos ventajas. Pero también hay su especificidad del trabajo: calmoso, bien pensado. Puede ser que es la política inversionista cautelosa. Pero las cifras dicen que hay un gran interés hacia nosotros.

Purtulis: Existe la opinión errónea de que el inversor llega si le prometen el oro y el moro. Por ejemplo, hay algunos descuentos del impuesto sobre los beneficios. Pero estos beneficios es necesario ganarlos primeramente. Y luego obtener descuentos. ¿Por qué nuestro grupo llegó aquí? En primer lugar, no somos una compañía tan grande y global que “subiría un autobús repleto apartando a todos con codos”. Tanto como en otros países en Belarús una tecnología aparece más rápido, otra — más tarde. En algunas áreas nuestra empresa lidera, en otras se atrasa. Nuestra llegada a Belarús no era forzada, íbamos exactamente adonde nos invitaban. Era un deseo mutuo. El negocio no puede ser beneficioso sólo para una parte. Estamos hablando de la colaboración público-privada. Esto es una ventaja, y vemos este apoyo. Se hace evidente que el Estado apoya a los socios que necesita.

Nuestra producción es específica, en Lituania tampoco fue privatizada, creaban nuevas tecnologías desde cero. Nuestras tecnologías están relacionadas con la transformación de desechos de origen animal. En los sectores ganaderos y avícolas, en las granjas hay desechos, hay pérdidas, hay caídas. Antes todo esto se enterraba o se transformaba mínimamente. Ahora aparecieron las tecnologías. En la actualidad esto no se llama “la utilización”, sino la transformación de desechos. Antes enterrábamos todo lo que podía servir de alimento para los animales. Tanto más que se contaminaba el medioambiente. Lituania se adhirió a la Organización Mundial del Comercio (OMC) donde hay requisitos rígidos. Si durante la transformación de desechos se contamina el medioambiente, entonces la carne de tales empresas no puede exportarse a otros países. Ya lo experimentamos. Belarús mantiene las negociaciones sobre la entrada en la OMC. Vemos que la tecnología en este sector todavía no tiene el nivel necesario.

Y nosotros dominamos tales tecnologías y pensamos que podemos compartirlas. Nos invitaron acá para negociar las condiciones. Confirmo que el acuerdo inversionista nos dio el apoyo. En cualquier país hay funcionarios, se cambian las leyes, y el inversor quiere la estabilidad. En nuestro acuerdo inversionista está escrito que si las leyes se cambian, conservaremos los privilegios. Se conservarán independientemente de los cambios político-económicos. Creemos en el Gobierno, creemos en el Estado, por eso llegamos acá. Nos proporcionaron las condiciones normales y ciertos privilegios para el trabajo. Sin ellos acaso no hubiéramos llegado, porque llegamos para reconstituir las empresas prácticamente muertas. No creíamos que realizáramos el proyecto en dos años, construyéramos una fábrica. La gente de Rusia y en particular, de Siberia, llega acá para ver cómo hacer de las tecnologías viejas las nuevas con recursos mínimos.

Nuestro objetivo principal no era crear nuevos puestos de trabajo, sino conservar los existentes, subirlos al nivel más alto. Antes eran cargadores, ahora son operadores. Eran operadores simples, ahora se convirtieron en operadores de máquinas complejas. Conservamos los puestos de trabajo. Claro que dentro de dos años añadimos los nuevos. Subió todo el nivel.

La segunda esfera de nuestra actividad es la creación de un gran complejo de cría y producción de carne de pavo. ¿Por qué llegamos acá con el pavo? Porque los broilers están en todas partes, esta industria está bien desarrollada en su país, en Lituania. Los broilers crecen rápidamente, durante un mes, y abastecen a la gente con la carne de buen precio. La carne de pavo no es un lujo claro, pero es el nivel un poco más alto. En Lituania fuimos la única empresa que arrancó este proceso a nivel industrial. Como resultado, el consumo de la carne de pavo creció desde 300 g per cápita al año hasta 2-3 kg. Mientras que el índice medio europeo constituye aproximadamente 8-10 kg al año. En Belarús — cerca de 1 kg. La carne de pavo es más cara que la de broiler, pero creemos en el poder adquisitivo de la población. Vimos nuestro nicho. Nos crearon buenas condiciones. Nos entrevistamos con las autoridades locales y firmamos de nuevo un acuerdo inversionista. Como resultado: el inversor está contento y la gente tiene la posibilidad de comprar la carne de alta calidad y más provechosa. Así es nuestra concepción que estamos desarrollando con ayuda del Estado. Es un ejemplo clásico de la cooperación público-privada.  

Ulajóvich: Quiero hacer hincapié en que siempre hay nichos que no son evidentes, pero el inversor puede llegar y descubrir nuevas direcciones. Es un papel muy interesante que juega el inversor. En este sentido su ejemplo es muy demostrativo.  Hay también otros ejemplos, cuando abrimos en Belarús las industrias absolutamente nuevas. No es el dinero vivo cuando alguien compra los activos. No, es muy importante que haya una dinámica de desarrollo y nuevas posibilidades.

Schurkó: Las direcciones de la actividad son muy importantes. Es necesario plantear la cuestión de que todos los agentes económicos deben utilizar los desechos de la producción animal a través de las empresas que ya están creadas en el país. Y la obligación de las empresas es recibir todo para la utilización. En perspectiva será necesario plantear esta cuestión precisamente así. Son temas de la ecología y la seguridad. A través de los animales penetran muchas enfermedades. Por eso el problema de utilización es muy importante para la seguridad ecológica. Hoy en día ya estamos construyendo una planta de utilización. Hay propuestas en las provincias de Moguiliov, Minsk y Grodno. Con todo eso estamos construyendo también una planta de piensos. La planta para la utilización de los desperdicios recibe la harina proteica. Todo eso se dirige a la planta de piensos, donde se producen los piensos y adiciones forrajeras. Con esto alimentan a los pavos, y el producto final es la carne para la población. Resulta un ciclo cerrado: ningunos desperdicios.

Purtulis: Quisiera añadir lo siguiente: si se funda una fábrica de automóviles, esto no significa que será la única. Cerca se organiza un grupo de pequeñas empresas: una produce caucho, otra — algunos componentes. ¿Cómo lo hacemos en Lituania? Junto con las autoridades regionales examinamos dónde ubicar una planta de piensos. Allá donde hay granjas bien desarrolladas. ¿Por qué? No tememos a la competencia con los granjeros. Las capacidades allí son pequeñas, pero cuanto más pavos crían, tanto más la gente compra la carne. Una parte de nuestros pajarillos la vendemos a los granjeros, les proporcionamos los piensos combinados. Nos esforzamos por rodearnos de los granjeros para que sean nuestros asistentes.

Schurkó: La ocupación de las personas en la producción es un tema muy importante. Pero la construcción de granjas tiene un momento crucial más — la vivienda. La compañía construye una casa por su cuenta en el territorio de la granja para la familia que trabaja aquí. Otro momento. Tenemos una gran cantidad de desechos de pescado de tales compañías como Santa-Bremor, Belryba y otras. ¿Qué puede ser interesante para ARVI? Tiene una empresa de transformación de desechos de pescado en Letonia donde se produce el aceite de pescado. El aceite de pescado lo compran las empresas que producen las multivitaminas Omega-3. Este año esperamos aumentar tres veces las capacidades de esta planta, incluso será examinada la cuestión de la transformación del pescado.


Planta de reciclaje de ARVI en región de Grodno

— ¿Cuál es la capacidad inversionista potencial de la economía belarusa? O si decir con otras palabras: ¿cuáles sectores de la economía se necesitan ante todo las inversiones hoy en día?

Ulajóvich: Es muy difícil decir algo sobre la capacidad, porque se puede invertir infinitamente en nuevas tecnologías. En general, en primer lugar, Belarús logró conservar su potencial industrial. Aún más, hicimos los pasos muy serios en la modernización de este potencial industrial: el complejo de construcción de maquinaria, la industria petroquímica. Pero todavía hay muchas empresas en que se puede invertir. Esto también se refiere a la industria transformadora y la construcción de maquinaria. Esto se debe a la competencia muy alta en este mercado. Sí, nuestros gigantes, vanguardistas de la industria vienen modernizándose, adaptando sus productos. Pero esto debe tener una forma permanente.

El segundo momento es lo que se conservó la ciencia belarusa. A veces no sabemos todo. Cuando llego a un foro de negocios en Helsinki, me muestran un Drone que ya está pasando las pruebas en Finlandia: su destino es calcular animales en el bosque. Cuando nos hablan de nuevas tecnologías, nuevos materiales, nanomateriales — son las esferas en que se puede invertir. Posiblemente somos inertes en este sentido. Hay estados industriales avanzados donde pasa poco tiempo entre las innovaciones y la implementación. Nosotros por desgracia todavía no podemos hacerlo rápidamente. Y aquí se necesitan las inversiones, el capital de riesgo. En principio, el Estado debe regular los sectores para equilibrar el desarrollo económico y construir correctamente la infraestructura: adecuadamente a nuestras posibilidades y necesidades del mercado. Claro que hay acentos y programas públicos. Si ver los materiales de la Agencia Nacional de Inversiones y Privatizaciones, allí hay sectores muy concretos: biotecnologías, farmacia, energía alternativa y construcción de maquinaria. Son esferas muy prometedoras donde la actitud hacia los inversores es particular. Belarús también tiene ciertas posibilidades en estos sectores, por ejemplo la farmacia. Es una esfera muy delicada donde trabajan los jugadores globales que dominan este mundo. Pero cuando vemos los productos entendemos que podemos fabricarlos aquí, en casa. Podemos producir los artículos de sustitución de importaciones, además, podemos producir nuevos tipos de artículos farmacéuticos. Hace poco celebramos el foro de negocios con los socios chinos (provincia de Qinghai) que ofrecieron un tema farmacéutico muy interesante. Resulta que del lino se puede producir los medicamentos que disminuyen el nivel de colesterol en la sangre, y la medicina tradicional china lo aprovecha desde hace mucho tiempo. Cultivamos el lino. Tenemos el Parque Industrial que ofrece 10 años del trabajo en condiciones ideales. Y ellos están listos — sobre el tema dado ya hay protocolos de intenciones.

En lo que toca a la economía nacional, entonces dependemos mucho de los recursos energéticos. Hay un programa estatal para hacer más estable nuestro balance de energía y alcanzar el 25 % de la energía local. No es casual la materialización del proyecto de construcción de una central nuclear. Así que la energía alternativa, especialmente a nivel local, es muy importante. Hoy en día estos temas están delegados a las autoridades locales. Y ya tenemos las centrales eléctricas que trabajan a base de diferentes combustibles alternativos. Hay empresas de tratamiento de residuos. Por desgracia, aquí no tenemos las tecnologías a diferencia de los países industrializados que llevan 40 años dedicándose a este tema. Hay tecnologías alemanas y suecas que podemos copiar y emplear. Es también un objeto muy bueno e interesante para la inversión.

Luego va la industria automovilística y en particular, los componentes automovilísticos. En los últimos años apareció BelGee (planta de producción de automóviles chinos) y Unison trabaja con Ford, y General Motors mantiene activamente las negociaciones con el Ministerio de Industria. Hay empresas que producen los componentes automovilísticos, tales como BATE de Borísov. Hay un programa de desarrollo de esta dirección, porque cuando desarrollamos la construcción de maquinaria se desarrolla toda la infraestructura, los servicios, se desarrolla nuestra esfera de transporte. Es una área enorme que exige las industrias nuevas y concomitantes.

Así son las direcciones principales. Pero por otro lado si usted va al Parque Industrial, allí también tienen determinadas sus cinco líneas principales. Es una especie de la zona preferencial que está abierta para los inversores y que incluye las TIC, la farmacia, etc. Es necesario producir las mercancías que van no al mercado pequeño belaruso sino a los mercados de la Unión Europea y la Unión Económica Eurasiática. Es nuestra tarea máxima. Podemos trabajar en estos mercados con el producto que fabricamos.

Purtulis: A base de mis propias observaciones puedo decir que cuando el Estado presenta el conjunto de sus deseos a través de la agencia de inversiones, a través del Gobierno, a través de la Cámara de Comercio e Industria, el inversor no cae en cada trampa. Cada uno elige a su gusto.

En una de nuestras plantas de piensos las calderas de modelos viejos consumían el vapor tres veces más (todo eso es consumo de energía) por un kilogramo de harina de forraje. Las calderas modernas independientemente de su origen — sean alemanas, belarusas o rusas — consumen el vapor tres veces menos. Cuando se ofrecen las direcciones el inversor elige la que le interesa más. Si no tiene fuerzas ni experiencia, entonces no irá allá. Y al revés, si tiene el potencial, irá adonde le invitan. Así son los ejemplos de la colaboración público-privada.

Ulajóvich: Hace unos cinco años existía la opinión escéptica de que el mercado debe regularse por sí mismo. Pero la crisis de los últimos años demostró que sin la administración pública, bien pensada y consecutiva, el mercado puede socavar mucho a sí mismo. Y vemos qué crisis se desarrolla en los países vecinos, por eso el papel del Estado debe ser muy bien pensado. No simplemente cuidar sino apoyar, guiar, ver la perspectiva. Es el valor principal de la administración pública.

— Indudablemente el inversor tiene derecho de elegir a qué ciudad dirigirse con sus inversiones. Es más probable que se dirija al país que cuenta con las condiciones más ventajosas de la colocación del capital, la aplicación de tecnologías. ¿Qué atractivos tiene Belarús para los inversores extranjeros según la opinión de los participantes de la mesa redonda?

Ulajóvich: Claro que hay nuestras ventajas evidentes, tales como la geografía, el perfil económico del país. Es difícil ir al campo abierto. Otra cosa si vemos que hay oportunidades para desarrollar el negocio tomando en cuenta las industrias ya existentes. Como ejemplo, la producción de componentes automovilísticos. Tenemos las empresas que hacen pequeños segmentos, pero poco a poco hay que desarrollarlos. La producción de piezas de repuesto para automóviles, componentes automovilísticos se puede convertirla en una dirección, un sector. Un inversor alemán me dijo que a los inversores y el dinero les gusta el silencio, y que a él le gusta mucho en Belarús: tranquilidad, calma, nadie va con enseñas. El año pasado celebramos un foro de negocios en Nueva York, allí estaba presente nuestro primer ministro, me pidieron intervenir allí. Le dije a uno de nuestros socios estadounidenses que en mi discurso citaría sus palabras: “Estoy encantado de tener un negocio aquí porque me gusta aquí: aquí está tranquilo, aquí tengo al personal bien capacitado, aquí todo está claro. Me gusta la ciudad tranquila, hermosa y limpia. Pero le voy a dar un consejo: tienen que ser agresivos. Promocionen su imagen, sus posibilidades, su potencial que realmente existe. Por desgracia, no todos lo notan, pero existe. Hay cosas que no están escritas en la ley. La calidad de vida. Sabes que si tu hija a las 23.00 va pasando por el Parque Gorki en Minsk, entonces nada sucederá. No todas las capitales europeas pueden jactarse de tal atmósfera y la vida tan tranquila y segura. La calidad de vida atrae también. El profesionalismo de nuestro personal. Las condiciones del trabajo y la seguridad del futuro. A veces critican nuestro gran recurso administrativo, pero a veces es una gran ventaja. El inversor siempre es muy prudente y muy pragmático. Casi no escucha los comentarios de los analistas políticos. Calcula, ve la situación real. Mira a las historias exitosas del negocio y las oportunidades reales. Mantiene las conversaciones directas con el fin de entender qué y cómo se puede hacer.

Purtulis: Claro que los inversores leen diferentes periódicos. Pero los inversores tratan a los analistas político-económicos de modo siguiente: hoy un analista cuenta cómo van a desarrollarse las cosas y luego va a contar por qué así no pasó.

Ulajóvich: En las últimas décadas el mayor volumen de inversiones se dirigía a China. China es uno de los principales inversores y nadie prestaba atención a que allí las relaciones públicas son muy rigurosas, que las penas son muy serias. Nadie dedicaba su atención a esto. Había una posibilidad — allí invirtieron. Y hoy en día todos los gigantes, todos los jugadores globales, las empresas transnacionales tienen allí su producción.

Purtulis: Belarús y Lituania son afines desde el punto de vista de la geografía, están unidas también históricamente, así que precisamente nosotros podemos ver dónde hay oportunidades. Hace unos veinte años la industria estaba aproximadamente en el mismo nivel. Ahora en algunas esferas se adelantó Belarús, en otras se adelantaron los lituanos. Es normal, la vida sigue. Por eso no hace falta ir lejos. Si un inversor ve que en algún lugar le necesitan y podrá ayudar a repetir su camino ya pasado, entonces ¿por qué no hacerlo? Los inversores repiten su experiencia en Belarús con apoyo del Estado. Para nosotros como empresa lituana Belarús es un país vecino y conocido. Aquí es más fácil ver las posibilidades. Aquí no hay conglomerados globales que no dejan entrar a los extraños. Me parece que aquí cada uno quien se necesita para la industria deja de ser extraño.

Zaburúyeva: Lituania es un país relativamente pequeño, pero ocupa el tercer puesto según el volumen de inversiones en Belarús.

— Más a menudo con las inversiones llegan al centro. Posiblemente porque aquí es más simple resolver problemas: cerca están los entes y dependencias, la infraestructura es mejor que en la provincia. Pero quisiera aclarar la situación con las inversiones en las regiones del país. ¿Son competitivas en comparación con el centro, tienen algunas ventajas?

Purtulis: Su opinión no es actual porque el inversor teme a las ciudades grandes, excepto las tecnologías muy precisas. En general, en las regiones hay mucha movilidad, más puestos de trabajo y más interés. Minsk ya es un “autobús repleto”.

Ulajóvich: En las regiones en realidad el ambiente es un poco diferente. Pero hay un problema que es necesario resolver hoy en día. El Ministerio de Economía está elaborando ahora una estrategia de captación de inversiones extranjeras directas en 2016-2020. Uno de los elementos de este programa es precisamente el desarrollo de inversiones en las regiones. Porque según nuestra estadística, las regiones reciben el 20-25 % de todas las inversiones. Muchos inversores llegan a Minsk que es el centro industrial y financiero. Aunque tenemos buenas oportunidades también en las regiones. Tanto más este programa estipula los clústeres — la división interna o la cooperación. Cómo, por ejemplo, la infraestructura de la economía se desarrolla en la provincia de Brest, Pinsk es un clúster de madera, en Brest están concentradas las industrias alimentaria y textil, Mikashévichi — la minería. En la provincia de Vítebsk — la energía alternativa, la industria y el textil. En Gómel — un nuevo parque industrial. A propósito, en cada centro provincial hay una zona franca que también tiene su propia cartera de inversiones. El clúster químico es Grodno. Todo se ve muy claro. Y es necesario fomentar la llegada precisamente a aquellos sectores — a las regiones. Pero es menester manejar la situación de modo un poco más concreto, para que el desarrollo sea más equilibrado.

Purtulis: Considero que Minsk es atractivo para la gente que necesita una alta concentración de la ciencia: para las industrias de alto contenido tecnológico y no intensivas en energía.

Ulajóvich: Puedo decir qué sectores obtuvieron la mayor cantidad de inversiones en el año pasado. Son transporte y logística (el mayor porcentaje), el comercio (principalmente la capital) y la industria. El clúster de logística comenzó a desarrollarse activamente. ¿Por qué? Con la apertura del gran mercado sin barreras se hizo más fácil abrir un negocio en Belarús — se puede registrar una empresa en un día. En otros países este procedimiento puede estar relacionado con varias dificultades. En Belarús hacer negocios es más predecible. El servicio de logística y el sueldo del conductor belaruso serán menores que los del europeo, pero la calidad será la misma. Por eso estamos experimentando tal auge en el sector de logística y en el clúster. Esto evidencia que Belarús comienza a cumplir su nuevo papel.

Purtulis: Nosotros podemos ver que con las autoridades de las provincias resolvemos los problemas que están en su jurisdicción. Conocen muy bien sus provincias y sus necesidades, saben qué se necesita y qué no se necesita. Y saben cómo ayudar. Los problemas que son de la competencia del gobernador, los comités ejecutivos regionales se resuelven con bastante rapidez. Pero ellos no pueden resolver todos los problemas. Hay provincias donde los problemas están centralizados, por ejemplo, el suministro de energía eléctrica. Y allí a veces su resolución se frena. Y si en la provincia somos un huésped esperado, entonces para Minsk podemos ser poco interesantes. A veces la capital necesita los proyectos relacionados con grandes centrales eléctricas y aquí, por ejemplo, alguna empresa necesita colocar una línea de 5 kilómetros. Por eso para aumentar inversiones en las regiones es necesario conceder más poderes e influencia a las autoridades locales. No podemos viajar a Minsk todo el tiempo, pero ¿qué hacer si la provincia no tiene suficientes poderes para resolver algunos problemas?

Ulajóvich: El tema regional de atracción de inversiones debe ser regulado. Por cierto, nosotros tenemos un instrumento administrativo cuando cada gobernador debe preocuparse por las inversiones. Porque tiene una tarea que debe cumplir. Este instrumento administrativo estimula a los funcionarios para el trabajo en esta dirección.

Schurkó: Todo es correcto. El acuerdo inversionista lo firma el Gobernador en nombre de la república, pero en el proceso de ejecución del acuerdo inversionista hay subdivisiones de la administración central con las cuales es mucho más negociar. Hay problemas que deben resolverse a niveles más altos.

— ¿Los problemas más frecuentes para los inversores extranjeros en Belarús:

• la legislación imperfecta;

• el burocratismo;

• la falta de interés por colaborar por parte de las autoridades locales?


Schurkó: Según mi opinión, si se firma un acuerdo inversionista, entonces luego los órganos de la administración pública deben prestar la asistencia correspondiente. Incluso promover la venta de productos previstos por el acuerdo inversionista y no dejar al inversor a solas con sus problemas.

Aunque quiero decir que hoy en día vemos que las autoridades están interesadas en prestar apoyo. Los representantes del poder local favorecen no sólo a la materialización del proyecto inversionista sino a todo lo que ofrecerá este proyecto. Es agradable sentirlo. Esto despierta las ganas de trabajar.

Purtulis: Uno de los problemas actuales son fluctuaciones monetarias. Todos hablan de eso. Invertimos nuestros euros y los beneficios es necesario obtenerlos también en euros. Pero a causa de la conversión la suma puede ser menor. En Rusia en los casos donde se necesitan las inversiones para el Estado está prevista la posibilidad de compensar las tasas bancarias. Esto no es una “limosna” para el inversor. Las tasas bancarias las regula el Banco Central. Por eso el Gobierno muestra: estimado inversor, usted puede venir y le ayudaremos. Tal compensación es un incentivo adicional: eliminan algunos riesgos y activan el deseo de trabajar. Y aquí tal apoyo sería deseable. Esto no se practica en todos los sectores, sólo en los que son más importantes para el Estado. El segundo momento son fluctuaciones de precios. Como por ejemplo, el precio de recursos energéticos. Nos esforzamos por reducir al máximo nuestros costes financieros, y esto es comprensible. Pero si el precio de recursos energéticos (que se regula por el Estado) se aumenta. Entonces nuestro negocio está a punto de quebrar. Estoy hablando de los momentos palpables para el inversor, pero es necesario prevenir su divulgación nociva. Es menester saberlos, tomarlos en cuenta y si es necesario arreglarlos de algún modo. Es necesario crear las condiciones para los inversores.

Schurkó: El acuerdo inversionista sobre la puesta en explotación de nuestra planta fue cumplido tres años antes de lo previsto. Podíamos trabajar tranquilamente hasta el año 2017, pero la planta se puso en explotación ya en el año 2014. Esto demuestra las intenciones serias del inversor.

Ulajóvich: Otro tema es la responsabilidad que el Estado y el inversor deben compartir. A veces de los inversores se despiden porque ellos no cumplen con sus  obligaciones. Creo que por muy buena que sea nuestra legislación es necesario mejorarla. Y nuestro Ministerio de Economía está trabajando, volviéndose constantemente a este tema. Es un tema eterno. Es menester simplificar los procedimientos administrativos. Algunos temas todavía necesitan el perfeccionamiento y en particular, el área de contabilidad. Está claro por qué tenemos estos requisitos: esto se debe al deseo de evitar la corrupción. Hoy en día ya hay tecnologías de información que permiten optimizar la contabilidad de una empresa, etc.

Por supuesto, para todos nosotros es importante la estabilidad del rublo belaruso, pero aquí por desgracia, dependemos de la coyuntura global. También desempeñó su papel la situación que observábamos recientemente en los países vecinos. Por lo tanto, la porción de Rusia en nuestra exportación constituye el 40 %, la porción de Ucrania — el 17 %. Estamos interesados en la estabilidad. Hoy en día tanto el Gobierno como el Banco Nacional ejercen la política muy rigurosa para mantener la cotización. Pero claro que tenemos que hablar de los instrumentos de garantías financieras con nuestros ministerios, con los altos funcionarios que se dedican al tema de inversión. Es una cuestión normal que es necesario discutir.

Purtulis: Creo que es importante notar que el Estado organiza diferentes foros: en las provincias, con ayuda de la Cámara de Comercio e Industria. Esto prevé el intercambio de opiniones. A veces se desarrollan las discusiones muy activas. En los foros se puede hablar de lo que no te gusta, se puede discutir diferentes momentos.

Zaburúyeva: Ahora están elaborándose diferentes estrategias de captación de inversiones extranjeras directas, así como el desarrollo del negocio pequeño y mediano en los próximos cinco años. Los órganos de la administración pública atraen muy activamente a varias compañías internacionales para elaborar estas estrategias, para obtener los mejores resultados. Atraen a la Corporación Financiera Internacional (CFI), el Fondo Monetario Internacional (FMI) para las estimaciones que nos demostrarían qué podemos hacer más para nuestra legislación. Y con el fin de mejorar al máximo las condiciones de trabajo.

— ¿Resulta que hoy en día se puede llamar a Belarús como un país atractivo para los inversores extranjeros? ¿Qué ventajas tiene en comparación con otros países del espacio postsoviético?

Purtulis: Estamos muy cerca de la Unión Europea donde está centrado el núcleo tan grande de la industria con nuevas tecnologías y recursos financieros. Estamos cerca del centro de desarrollo dinámico europeo.

A pesar de que nuestros caminos de desarrollo son diferentes, el punto de partida era el mismo. Nuestro intercambio mutuo de la experiencia nos permite encontrar nuestro lugar, un nicho. En Lituania el volumen del mercado no es muy grande, tampoco hay barrera lingüística. Un papel importante lo desempeña también el potencial industrial. Por supuesto, para nosotros es más fácil entrar en los mercados de la Unión Aduanera y la Unión Económica Eurasiática a través de Belarús que a través de la provincia de Kaliningrado.

Schurkó: Añadiré de mi práctica. En Belarús un acuerdo inversionista fue registrado en tres meses y cumplido durante el año. Y en algunos países vecinos para esto se necesita mucho más tiempo.

— ¿Qué demuestra la experiencia de los inversores extranjeros en Belarús? ¿Hay alguna necesidad de cambiar los enfoques en las relaciones con ellos?

Ulajóvich: Siempre se necesitan algunos cambios. En este caso el negocio en general se para. Por supuesto, siempre hay que seguir el camino de mejoras, optimización y perfeccionamiento. Creo que si hablar en esta etapa, es realmente importante materializar las inversiones en las direcciones estratégicas determinadas, como por ejemplo, la construcción de automóviles, los componentes automovilísticos. ¿Hay una base industrial? Hay también mercados. Hoy en día es fácil exportar a Rusia, a Kazajistán los productos fabricados en Turquía, China, es una cosa. Pero tenemos la posibilidad de producir aquí los artículos de alta calidad. Si realizar esto, entonces todo nuestro complejo de construcción de maquinaria subirá a un nuevo nivel. El Gobierno lo entiende, porque tenemos una buena base. Es muy importante dar un nuevo aliento a nuestros holdings. La implementación de estos lineamientos es lo más importante de momento. Claro que tenemos que aprender a trabajar. Tenemos una falla que es una gran porción del Estado en la economía, a veces el Estado actuaba como un paraguas apoyando a las empresas, invirtiendo sus recursos. Nuestros dirigentes tenían una posición privilegiada: no luchaban por el mercado, sabían que el Estado no les abandonaría. Como resultado, no tenemos habilidades para trabajar en los mercados muy competitivos. Por supuesto, necesitamos el personal de otro nivel: para trabajar con los socios, trabajar para atraer las tecnologías y los recursos al país, a los sectores necesarios, las esferas estratégicas. Que no sean las inversiones de un día, cuando al obtener un beneficio se puede correr de aquí. Tales inversiones no se necesitan a nadie. Para trabajar bien necesitamos el nivel adecuado de la formación. Hay algunos documentos gubernamentales sobre la recapacitación de nuestros servicios de marketing y las personas que trabajan en los mercados globales. Esto es lo que hoy en día tenemos que cambiar. Mejorarlo para seguir el ritmo de la vida.

Purtulis: Creo que el Estado no está utilizando al máximo sus instrumentos financieros. Muchas personas están acostumbradas a recibir subsidios, subvenciones e inversiones del Estado. Pero para las empresas desarrolladas son suficientes los instrumentos financieros más complejos, tales como por ejemplo, las garantías gubernamentales, las garantías de ventas, y no el efectivo del Estado. De momento tales instrumentos se utilizan muy poco en comparación con otros países. Incluso en comparación con Rusia y Kazajistán. Cierta flexibilidad en este sentido permitirá atraer más recursos financieros. Sin invertir directamente en esta esfera el Gobierno inventa un instrumento más complicado de “inversión”. Pero todo viene con la experiencia.

— Los inversores esperan la capacidad más grande del mercado de Belarús. ¿Si abren tal posibilidad para los inversores la Unión Aduanera, la Comunidad Económica Eurasiática (EurAsEC) y otras formaciones?

Ulajóvich: Por supuesto, se puede citar muchos ejemplos. A pesar de la temporada estival tenemos ahora la dinámica récord de las relaciones empresariales. En una semana celebramos el foro de negocios con la provincia de Qinghai — cerca de 100 empresas chinas. Luego se desarrolló la visita de la delegación japonesa: Hitachi, Panasonic, Mitsubishi, JTI — todas las compañías principales del negocio japonés. Luego llegó la delegación moldava en el marco de la visita a Belarús del Presidente de Moldavia. Y la mayoría absoluta se interesa por colaborar con nosotros en el gran mercado de la Unión Económica Eurasiática. Es nuestra gran ventaja, porque nuestro mercado belaruso es pequeño, nuestra economía está orientada a la exportación. Siempre pongo un ejemplo. Hace unos años leí la tesis del autor ruso donde fueron citados los índices de la orientación a la exportación. Y Belarús ocupa en Europa el segundo puesto después de Bélgica. Según algunas fracciones nuestro pequeño país es uno de los jugadores globales en el mercado: por ejemplo, los suministros de leche al mercado mundial, nuestro complejo de construcción de maquinaria. Podremos conservar esta especialización sólo si estamos abiertos. Es una gran oportunidad para los inversores que llegan aquí.

— ¿Si hablar del futuro, ¿cómo será la esfera de inversiones belarusa dentro de 2-3 años? ¿Se cambiará?

Ulajóvich: Todos somos optimistas. Quiero decir que el año pasado el volumen de inversiones a nivel global se redujo el 8 %, pero Belarús conservó la dinámica positiva: un poco más del 1 %. Al mismo tiempo uno de los criterios importantes es la inestabilidad regional. Esto se refiere a los países vecinos. A nivel regional ven que esto afecta al tipo de cambio del rublo, etc. Creo que la situación en el país se mejorará. En nuestro Parque Industrial ya hay una decena de grandes residentes. Ya cuentan con unos veinte protocolos de intenciones. Hablando de la farmacia, quisiera dar un ejemplo de Bayer — la compañía firmó un protocolo de intenciones con el Parque. Creo que estas zonas preferenciales se desarrollarán más rápidamente. Sí, las inversiones de infraestructura del Parque Industrial Chino-Belaruso “Gran Piedra” van de China, también los créditos chinos. Pero está abierto a todos, y el significado del Parque consiste en las industrias avanzadas. En cuanto a la industria farmacéutica, entonces los inversores vienen allá con tecnologías. La farmacia es un sector muy específico, parecido según sus características al sector petrolero. De hecho, es una gran cantidad de dinero: es un mercado global.

Schurkó: Si estamos hablando de la perspectiva, entonces no planeamos pararnos sólo en la provincia de Grodno. Vamos a invertir en la economía de Belarús: en particular, en las provincias de Moguiliov y de Minsk. Se examina la posibilidad de invertir en la Planta de Transformación en Belynichi con el objetivo de modernizarla. Está previsto invertir en la región de Klímovichi. Ya tenemos firmados todos los protocolos, ahora estamos esperando el arreglo de algunos momentos. Y vamos a firmar un acuerdo inversionista.

Purtulis: Además de las inversiones líquidas, estamos dispuestos a ayudar en la transferencia de tecnologías. En particular, de momento mantenemos las negociaciones con uno de los granjeros. No somos competitivamente cerrados. Desarrollamos nuestra propia experiencia y podemos ayudar a conseguirla a otros.


Dinámica de inversiones


El volumen de inversiones en el capital fijo en el I semestre constituyó 92,5 billones de rublos. El volumen más grande de inversiones corresponde a la industria transformadora (29,6 %), la agricultura (11,4 %), el transporte y comunicaciones (9,3 %), la producción y distribución de energía eléctrica, gas y agua (6,2 %). Las obras de construcción y montaje fueron efectuadas por la suma de 51,2 billones de rublos.

Con todo eso el volumen de inversiones en el capital fijo viene disminuyéndose: el peso específico de las obras de construcción y montaje representó el 55,4 % del volumen total de inversiones. En este período las inversiones para la compra de máquinas, equipos y vehículos constituyeron 29,9 billones de rublos o el 32,3 % del volumen total.

Víktor Mikhailov
Заметили ошибку? Пожалуйста, выделите её и нажмите Ctrl+Enter
Автор фото: БелТА
Версия для печати
Заполните форму или Авторизуйтесь
 
*
 
 
 
*
 
Написать сообщение …Загрузить файлы?
Новости
Все новости