їServirбn al hombre los “agujeros negros”?

Los cientнficos bielorrusos en colaboraciуn con los colegas rusos buscan la soluciуn de los enigmas de la naturaleza
“En la tierra hay una energнa de una potencia pavorosa. El nombre de ella es “agujeros negros”. Un “agujero” del tamaсo de un nъcleo atуmico — es una energнa que supera en fuerza a cualquier CAE. La explosiуn de una bomba otуnica — es la explosiуn de un millуn de bombas atуmicas, la gigamuerte, la muerte de millones de gentes”.
Cito la intervenciуn del doctor en ciencias filosуficas, el colaborador del Instituto de Filosofнa de la ANC de Belarъs Aleksandr Trofimienko, un fнsico por su formaciуn bбsica. En la cita mentada hay una combinaciуn de palabras que no es conocida para los no especialistas — la bomba otуnica. El tйrmino “otуn” que viene de la abreviatura “teorнa general de la relatividad”, lo propuso en 1971 el cientнfico soviйtico, uno de los creadores de la bomba de hidrуgeno, el acadйmico Yбkov Zeldуvich, seсalando con ello la contribuciуn a la astrofнsica de Albert Einstein, uno de los primeros que supuso la existencia de los “agujeros negros”. Pero ahora se trata no de un monstruo cуsmico que se forma despuйs de la explosiуn de una estrella y absorbe galбcticas, sino que se trata de su minъsculo semejante, algo asн como un minimonstruo que provoca muchos fenуmenos negativos, que hasta ahora no han encontrado su explicaciуn cientнfica.
— La lista de los investigadores del nuevo fenуmeno, cuenta Aleksandr Trofнmenko, — la encabeza el fнsico norteamericano, el laureado del Premio Nobel, Steven Hawking. En 1967 йl,y al mismo tiempo con йl los fнsicos soviйticos Yбkov Zeldуvich e Igor Nуvikov, formularon la hipуtesis: desde el cosmos pueden llegar los tal llamados nъcleos estancados de la Gran Explosiуn. Al caer a la Tierra y dando vueltas en ella por уrbitas complejas, como si fueran un disparador provocan fenуmenos que la antes la ciencia no podнa explicar. Actualmente en el mundo se ha elaborado una teorнa ponderable que explica muchos fenуmenos. Tambiйn los bielorrusos con los rusos pusieron su contribuciуn. Agradezco a muchos colegas rusos, con los cuales trabajй sobre esta teorнa, sobre todo a Aleksei Starobinski, a Aleksandr Mastepбnenko y a Igor Nуvikov. De acuerdo con la concepciуn bielorrusa que se elabora desde 1987 dentro de los marcos del departamento astronуmico de la secciуn de Minsk que entonces era la Sociedad astrуnomo-geodйsica de la Uniуn, los pequeсos “agujeros negros” — son objetos que primordialmente eran nъcleos de la formaciуn de cuerpos cуsmicos. Incluyendo tambiйn a nuestro planeta. Pero la existencia de los otones se ha confirmado tambiйn experimentalmente en varios laboratorios del mundo. Incluyendo donde nosotros tambiйn. Junto con el colaborador cientнfico del Intituto de Fнsica de la Tierra Igor Naъmenko-Bondarenko, el creador de los aparatos ъnicos, llevamos a cabo la mediciуn del potencial gravitatorio de la Tierra en el Pamir y en el Cбucaso y registramos sus cambios periуdicos, que estan pronosticadas por la teorнa de los otones: Сuando el otуn pasa cerca del aparato, cambia sus indicaciones, siendo de notar que en forma sustancial. Otros laboratorios colocan sus experimentos. Asн, hace poco los investigadores ingleses de la Universidad de Saint-Andrews comenzaron los experimentos para la creaciуn de los “mini “agujeros negros” en condiciones de laboratorio. En breve, se realiza la bъsqueda de la verdad. Todo comenzу de las olas-asesinas. Asн llamaron el fenуmeno, cuando en algъn punto del Ocйano Mundial, donde reciйn habнa quietud y sosiego, de repente sin causas visibles se levanta una ola gigante. Pobre del barco que caiga en ella, muy pocos logran resistir el poderoso golpe. Un ejemplo. En la noche del 1 al 2 de enero de 1997 en el Mar de Japуn con una calma total el buque tanque ruso “Najodka” se partiу en dos. Para que un barco con una longitud de 170 metros, de una anchura y calado de 20 metros se parta en dos, es necesario que haya un golpe semejante a aquel, que hubiera si el barco a toda velocidad se estrellara contra un acantilado. Hay muchas catбstrofes marinas semejantes.
— Los volcanes pertenecen a los cataclismos que provocan los otones, — continua Aleksandr Trofнmenko.
Asн, durante la explosiуn del volcбn Krakatau en 1883 muriу todo lo vivo que habнa en el radio de 20 kilуmetros. Los ocasos provocados por el polvo volcбnico, el sol azul y la Luna verde brillante por largo tiempo fueron observados por los habitantes de Chicago, Parнs, Gotemburgo. Pero mucho mбs potente resultу ser la erupciуn en el aсo 1400 antes de nuestra era del volcбn Santorнn en una isla ubicada entre la Grecia continental y Creta. La ceniza del Cantorнn fue encontrada en los sedimentos de Asia Menor y Africa. El resultado del alboroto del Santorнn fue la muerte de la cultura creto-micйnica, la muerte de la Atlбntida. Los cбlculos contemporбneos mostraron: la potencia de las erupciones del Santorнn superaban la potencia de un millуn de bombas atуmicas lanzadas a Hiroshima. Esto perfectamente se encajona en la fуrmula de Steven Hawking, quien calculу el esquema de la influencia de los otones sobre los procesos de la corteza terrestre.
— Mucho mбs frecuentemente los otones provocan cataclismos locales, — Aleksandr Trofнmenko. — Asн, al atravesar la coraza de hielo del Бrtico o de la Antбrtida, ellos de repente sacan de ella un inmenso pedazo de hielo y lo lanzan lejos al mar.
Donde nosotros en Belarъs, en la zona de Soligorsk, hay un pantano, lo llaman el pantano del diablo. Absorve a todos los que se encuentre a menos de 100 metros. El pantano atrae a la persona como si fuera un imбn de hierro — se parece al efecto de la absorciуn de materia por parte de un “agujero negro”. En la historia se han registrado miles de fenуmenos extraordinarios semejantes. Por ejemplo, las extraсas “lluvias” de peces, de ranas, de granos y otras, que a su vez fueron levantados muy alto al cielo a pesar de la fuerza terrestre de gravedad.
Yбkov Zeldуvich en su tiempo sonorisу el postulado: “De todo lo que es imposible explicar, la culpa la tienen los “agujeros negros”. El acadйmico pensaba en los otones con sus lanzamientos impredecibles de energнa que atraviesan no solamente la tierra firme y el agua, sino tambiйn a los seres vivos. Esto en su totalidad pertenece al terrible fenуmeno de la autoinflamaciуn de la gente.
En el aсo 1999 en el ascensor de una de las casas de Minsk se quemу un joven. Su ropa quedу intacta, y las paredes y el techo de la cabina ni siquiera se hollinaron. La estadнstica oficial ha registrado cientos de tales casos cuando frecuentemente en una casa, y a veces fuera de ella, han encontrado una montoncito de cenizas, y al lado la ropa intacta — todo lo que quedу de una persona. Sobre todo son dramбticos los casos cuando una persona se inflama ante los ojos de todos. Precisamente asн ocurriу en Alemania en el aсo 1986 con un pastor durante la misa. Gritу y despuйs de unos segundos se convirtiу en un poste de fuego.
Dos aсos despuйs sobre un caso igual comunicу la estaciуn de radio BBC. Ante los ojos de todos en una discoteca se inflamу una muchacha de 19 aсos cuando bailaba con su joven. El joven mismo y los otros que vieron esto de cerca recordaban: las lenguas de fuego salнan de ella misma. Pero como en todos los demбs casos, la ropa quedу intacta. A causa de la autoinflamaciуn anualmente en la Tierra mueren 15–20 personas. Sobre esto se escribe rara vez, porque no existe una explicaciуn cientнfica oficial de ello. Pero ya en el aсo 1991 el entonces candidato en ciencias Aleksandr Trofнmenko hablaba de la muerte de la gente a causa de los otones que vuelan desde le cosmos o de las profundidades del planeta.
— Si la teorнa elaborada por Yбkov Zeldуvich, Igor Nуvikov, Steven Hawking, y completada por los cientнficos bielorrusos, es correcta, — dice Aleksandr Petrуvich, — entonces teуricamente, en base a las fotografнas del cosmos de las olas asesinas, se puede calcular la trayectoria de los “agujeros negros” pequeсos que dan vueltas en la Tierra. Y el paso siguiente, no estб excluнdo, serнa lograr poner a los “agujeros negros” al servicio de la humanidad. Si se aclarara exactamente la trayectoria de aunque fuera un otуn con su enorme cantidad de energнa, entonces se podrнa probar la construcciуn de una estaciуn elйctrica otуnica. De esta manera los portadores del mal le harнan a la humanidad un buen servicio.
Esto suena a fantбstico. Pero recuerde: las discusiones cientнficas sobre las posibilidades de la utilizaciуn de la energнa atуmica comenzaron mucho antes de la apariciуn tanto de la bomba atуmica como de la central elйctrica atуmica.

Aleksandr Ivanov
Заметили ошибку? Пожалуйста, выделите её и нажмите Ctrl+Enter
Версия для печати
Заполните форму или Авторизуйтесь
 
*
 
 
 
*
 
Написать сообщение …Загрузить файлы?
Новости
Все новости