Secretos del medio ambiente

En el pueblo de Izubritsa, municipio de Verkhnedvinsk, provincia de Vítebsk, fue abierto el Centro Internacional de Investigación para el Apoyo a la Vida Silvestre, “Krasny Bor”
En el pueblo de Izubritsa, municipio de Verkhnedvinsk, provincia de Vítebsk, fue abierto el Centro Internacional de Investigación para el Apoyo a la Vida Silvestre, “Krasny Bor”


El edificio del privado centro cientifico

 Es la reserva nacional de paisaje, ubicada en la frontera de los municipios de Rossony y Verkhnedvinsk y la finca de caza perteneciente a la empresa privada de Novopólotsk, “Interservicios”. Aquí, a propósito, habita la población más septentrional de bisontes belarusos. En febrero del año en curso, la finca de caza se convirtió en uno de los fundadores del Fondo Internacional para el Apoyo a la Vida Silvestre, “Krasny Bor” (en el idioma belaruso bosque rojo — Aut.) destinado para unir los esfuerzos de las organizaciones estatales y públicas, así como de las estructuras comerciales en el estudio y el aumento de los recursos naturales de nuestro país. Y más recientemente, en el territorio de la finca de caza ha tenido lugar otro acontecimiento muy extraordinario: fue abierto el privado centro de investigación científica, primero en Belarús.

Donde los intereses convergen


La oficina del centro de investigación científica está en un acogedor edificio de dos pisos. Además de eso, aquí se encuentran un hotel, un albergue para los investigadores y un laboratorio. Su director, Andrei Faybich, contó a los visitantes sobre su labor y la de sus colegas:

— Tenemos todo lo necesario para separar el ADN del pelo del animal. En primer lugar, es importante para llevar a cabo la certificación genética de bisontes, una especie de estatus para nuestro país. El problema es que tres mil bisontes –que habitan actualmente en nuestro planeta– son descendientes de unos parientes muy cercanos. Adquiriendo a nuevos animales, estamos interesados en que estos individuos sean con la diversidad genética más amplia. Además de eso, tenemos la intención de controlar la genética de los ciervos rojos para mejorar la calidad de su cría.

No es ningún secreto que hoy en día existe un desequilibrio entre la ciencia y la práctica en materia de la caza. Muy a menudo se utiliza métodos anticuados. Llevando a cabo investigaciones aplicadas, los científicos del centro están dispuestos para ayudar a cerrar esta brecha, pero el marco regulatorio existente dificulta la introducción de innovaciones. El viceministro de la Naturaleza y Protección del Medio Ambiente de Belarús, Igor Kachanovsky, que ha llegado al municipio de Verkhnedvinsk, aseguró que apoyaría el desarrollo de este este tema muy importante:

— Los principales objetivos del centro de investigación científica están en sintonía con las tendencias de la estrategia nacional encaminada a la conservación y el uso sostenible de la diversidad biológica. Estoy seguro de que los desarrollos de sus científicos –puestos en la práctica– aportarán a la solución de problemas complejos en el nivel estatal.

Lo apoya también Alexander Dunkó­vich, jefe adjunto de la Inspección Estatal de Protección de la Fauna y Flora de la Administración Presidencial:

— El mundo moderno no puede existir sin la ciencia. En el campo de protección de la naturaleza hoy en día trabajan la Academia Nacional de Ciencias y otras instituciones del Estado. A su vez, en el ejemplo de la finca de caza, “Krasny Bor”, vemos que a esta área también viene el capital privado, que nos parece una buena iniciativa. Espero que sea apoyada en otras regiones de nuestro país.


En la ceremonia de la apertura del privado centro de investigación científica

Hogar para el águila


El primer evento del centro de investigación científica –inaugurado recientemente– fue la conferencia, en el marco de la cual fueron presentados los informes sobre la población de bisontes y el desarrollo del turismo ecológico en el país. Los participantes hablaban de que el nuevo centro de investigación no debe centrarse sólo en la investigación aplicada para la caza. En el mismo deben trabajar ictiólogos, botánicos, fotógrafos, camarógrafos y ornitólogos... A propósito, los conocedores de aves celebraron en “Krasny Bor” el seminario de capacitación dedicado a la construcción de nidos para las águilas. Pero en primer lugar, los expertos escucharon los informes de sus colegas y se intercambiaron de técnicas de la construcción de nidos para aves rapaces, incluyendo búhos y halcones. Según ornitólogos, eso, en primer lugar, compensará la escasez de viviendas naturales. En segundo lugar, facilitará la labor bien compleja de la contabilidad de aves. Y en tercer lugar, las observaciones mostrarán que en los nidos artificiales las aves se reproducen de modo más productivo. Pero lo más interesante que los ornitólogos pueden comenzar a aplicar en la práctica los conocimientos obtenidos en la conferencia.

...Yo estaba en un grupo de Vladímir Ivanovsky, profesor asociado de la ecología y la conservación de la naturaleza de la Universidad Nacional Mashérov de la ciudad de Vítebsk, que nos llevó al pantano Musgo de Yukhovichi situado junto al lago Mokhovoe Grande. Allí, en la isla, según Vladímir V., había vivido una vez el águila:

— Sin embargo, en los últimos tres años no he visto a este enorme pájaro muy hermoso. Vamos a tratar de atraerlo otra vez, al construir un nido artificial.

Para cortar tres palos para atarlos a las ramas grandes en la corona de los árboles y luego cubrir con las ramitas de pino, Vladímir Ivanovsky tuvo que subir por el tronco con ayuda de garras especiales y un cinturón de seguridad de unos 20 metros. Todos se quedaron sorprendidos por la facilidad y habilidad del ornitólogo, que el próximo año cumplirá 70 años. Pero para construir un nido, por ejemplo, para un falcón, no hace falta subir tan alto. Es suficiente sujetar con un alambre un cubo agujereado lleno de musgo en la corona de un pino que se eleva por encima del pantano a la altura de sólo unos tres metros. Será suficiente para que los huevos de aves –que están acostumbrado a anidar en el suelo– no sean comidos por un zorro, un mapache o un lobo.

Agua Viva


Pedí hacer balances del seminario al reconocido fotógrafo, fundador de la editorial RIFTUR, director de la Fundación Internacional para el Apoyo a la Vida Silvestre, “Krasny Bor”, Sergei Plytkévich:


— Estamos muy agradecidos al director de la compañía, “Interservicios”, Nikolai Vorobey, por poder trabajar de forma productiva en un lugar natural muy pintoresco. Gracias a su ayuda, nuestro fondo otorgó cinco becas para apoyar a los trabajos de investigación más prometedores. Uno de ellos –relacionado con el estudio de urogallos utilizando transmisores de radio instalados en ellos– ha sido presentado durante la reciente conferencia. Toda la información está en el sitio web www.wildlife.by. El proyecto, “Casa para el Águila”, es uno de los primeros lanzado por el fondo de apoyo a la vida silvestre. Otra iniciativa nuestra lleva el nombre de “Agua Viva”. Ahora estamos recogiendo toda la información más interesante sobre las manantiales de nuestro país. Nos gustaría renovarlas, equiparlas e incluir en las rutas turísticas. Para que este tipo de recorridos se lo conociera más gente fue llevado a cabo el proyecto, “Nuestra Región”. El sitio WEB del mismo nombre (www. nash­region.by) ya fue creado en colaboración con el Comité Ejecutivo del municipio de la ciudad municipal de Molodechno. En el mismo fueron marcadas las rutas ecológicas más populares, así como lugares, donde se puede pasar una noche, comer y adquirir recuerdos. Además de eso, tenemos la intención de crear similares sitios WEB con la descripción de Naroch, Braslav, Nesvizh y Mir. Queremos que el nuevo proyecto cubra todo el país. Para que con su ayuda cualquier turista –que viene a Belarús– pueda conseguir la información en cuanto a los atractivos y bellezas naturales más destacadas.


Con competencia


Natalia Mínchenko, directora del departamento de la diversidad biológica y de paisaje del Ministerio de la Naturaleza y Protección del Medio Ambiente de Belarús:

— A esta altura, nosotros con nuestros colegas polacos estamos analizando los temas de la creación de la población transfronteriza de bisontes. Por nuestra parte, el responsable es el Instituto de Genética y Citología de la Academia Nacional de Ciencias de Belarús. Sería muy bien que al proyecto se una el privado centro de investigación científica, “Krasny Bor”.

Oleg Borodin, director del Centro Científico y Práctico de Recursos Biológicos de la Academia Nacional de Ciencias de Belarús:

— Estamos interesados en que el privado centro de investigación científica inaugurado recientemente opere de acuerdo con la política estatal unificada y cumpla con estándares internacionales. Con este fin nosotros estamos dispuestos a apoyarlo en materia de revisión experta de la investigación aplicada, la publicación de trabajos científicos y la creación de rutas de turismo ecológico.

Sergei Golesnik
Заметили ошибку? Пожалуйста, выделите её и нажмите Ctrl+Enter
Автор фото: Сергей ГОЛЕСНИК
Версия для печати
Заполните форму или Авторизуйтесь
 
*
 
 
 
*
 
Написать сообщение …Загрузить файлы?
Новости
Все новости