Saludo estonio

En la ciudad belarusa de Vitsebsk, por primera vez fue celebrada una exposición de diseñadores de moda de Estonia

En la ciudad belarusa de Vitsebsk, por primera vez fue celebrada una exposición de diseñadores de moda de Estonia


Tal vez la mejor manera de construir puentes entre los dos países es establecer lazos culturales. Así pensaron los diplomáticos estonios y trajeron a Belarús la colección de sus más famosos diseñadores de moda. Este importante proyecto internacional bajo el título, “Ser Estonia” –que antes fue presentado en Finlandia, Canadá y Luxemburgo– recientemente se ha dado a conocer en Vitsebsk. A propósito, para el museo provincial de etnografía territorial eso fue la primera exposición con la participación de artistas estonios. Para presentar obras de sus paisanos a la ceremonia de la inauguración de la exposición asistió el Embajador Extraordinario y Plenipotenciario de Estonia en Belarús, Mait Martinson.


El Embajador Extraordinario y Plenipotenciario de estonia en Belarús, Mait Martinson

Hace falta señalar que el segundo título de la exposición es “Asociaciones Estonias”. No es nada extraño, pues los participantes –artistas y diseñadores– a través de sus colecciones de ropa con el uso de artesanías tradicionales y elementos folclóricos– centraron atención en la identidad estonia. Entre los diseñadores –cuyas prendas fueron traídas a Vitsebsk– estaban Piret Puppart Diana Denísova, Mónica Kisand, Riina Tomberg y muchos otros. Sus colecciones acompañaron las fotografías de Anna Khint. Si alguien pregunta a estas personas con talento, muy creativas y emprendedoras: “¿Cómo mantener sus raíces históricas e identidad nacional?” ellas responderán con confianza: “Con la ayuda del traje nacional”. Además de eso, la exposición es interesante por el hecho de que no sólo es de un carácter etnográfico. Mait Martinson –que amablemente habló con los periodistas antes de su inauguración– no ocultaba que a su esposa se le gustó la mayoría de prendas presentadas, y que ella está dispuesta a ponerlas en su vida cotidiana:

— Las tradiciones populares son claras para mucha gente. Estoy seguro de que los belarusos, cuya mentalidad y cultura son bastante parecidas a las de Estonia, apreciarán la exposición. No es ningún secreto que después del colapso de la antigua Unión Soviética nuestros países han elegido diferentes formas de desarrollo. Estonia ha comenzado a ponerse en contacto muy activo con los países escandinavos y la Unión Europea. Pero eso no es el motivo para olvidar a sus vecinos. Estamos interesados en el desarrollo de las relaciones regionales. Y esperamos que la cooperación cultural pueda ayudarnos mucho.


El señor Martinson está trabajando en Belarús desde agosto del año pasado. Dice que respeta mucho el país de su nuevo destino. Porque, por ejemplo, su hermano –que en la época soviética aquí sirvió en el ejército– tiene muy buenos recuerdos. A sus compatriotas el embajador describe Belarús como un país europeo civilizado y pacífico, donde vive la gente honesta y laboriosa. En su opinión, para encontrar algo interesante y sorprendente, uno no debe necesariamente ir muy lejos:

— Estoy seguro de que para muchos estonios Belarús sería de gran interés. Podría describir las relaciones entre nuestros países como las relaciones de los vecinos que viven al lado, pero raramente visitan uno a otro y por lo tanto se conocen poco. Afortunadamente, la situación se está cambiando. Ahora aumenta el intercambio de delegaciones al más alto nivel. Creo que algo bueno saldrá de ello.

En Vitsebsk, el Embajador Extraordinario y Plenipotenciario de Belarús de Estonia estuvo por primera vez:

— Conozco Vitsebsk, en primer lugar, como una ciudad de festivales y la patria del reconocido pintor belaruso de renombre internacional, Marc Chagall. Además de eso, la escuela de arte de aquí tradicionalmente es muy fuerte. También en esta ciudad vivían los artistas más talentosos representantes brillantes de las corrientes artísticas más importantes. Aunque, si hablamos de mis preferencias personales, en la pintura prefiero más el realismo y el clásico.


Durante el recorrido por el centro provincial belaruso Mait Martinson no sólo habló sobre el arte, la moda y la cultura. Por ejemplo, en una reunión celebrada en la sede del Gobierno de Vitsebsk el embajador estonio sostuvo las conversaciones, en las cuales fueron analizados los temas de la futura cooperación en la esfera empresarial, educativa, etcétera:

— Me alegro de que aquí está operando una empresa con la participación del capital estonio: el aserradero de Vitsebsk. Esperemos que, con el tiempo, en la tierra de Vitsebsk sean abiertas más empresas mixtas. Me contaron que las autoridades de Vitsebsk estableció fuertes relaciones de amistad con sus vecinos más cercanos de Lituania, Letonia, Polonia, Rusia y Ucrania. Nos gustaría que a nosotros nos conozcan también aquí. Es más, Estonia podría convertirse para los belarusos en una especie de las “entradas a Escandinavia”. Pues nuestra embajada representa los intereses consulares de Finlandia y Suecia. En Minsk nosotros expedimos visados a estos países. Nos gustaría que los belarusos lo sepan y aprovechen esta oportunidad.

Además de eso, Mait Martinson asevera de que en el contexto de la competencia mundial los países pequeños como Estonia y Belarús deben promover más activamente uno a otro:

— ¡Los belarusos tener algo que mostrar! Me convencí en eso, cuando vi cómo fue representado su país en la exposición, “Expo”, celebrada recientemente en Milán. También un papel muy importante tiene el desarrollo del sector turístico. Por ejemplo, hoy en día, una tarjeta de visita de Estonia es el centro histórico de Tallin, las islas del Mar Báltico, como Saaremaa y servicios de spa. No dudo de que hay sitios atractivos que también podría promover el sector turístico de Belarús. Si usted se pone en auto en Minsk, en pocas horas podrá llegar a Riga. Y de allí llegar a Pärnu o Tallin. Una vez más, me gustaría hacer hincapié en que podemos y debemos ir a visitar uno al otro. Y para que estos viajes sean cómodos, ahora estamos analizando la posibilidad de abrir un vuelo directo entre las dos capitales.


Cuando al embajador se lo preguntaron, cómo él podría describir su país con una sola palabra, él comparó Estonia con una fresa silvestre:

— Es difícil de encontrar esta baya. Pero si una vez la prueban, nunca olvidarán.

Si hablamos de los contactos culturales con la provincia belarusa de Vitsebsk, los artistas estonios en varias ocasiones participaron en los festivales folclóricos en las ciudades belarusas: Dubrovno, Postavy y Braslav. El director del museo provincial de etnografía territorial de Vitsebsk, Gleb Savitsky, dijo que la exposición, “Ser Estonia” –al celebrarse por primera vez en la sede del ayuntamiento de Vitsebsk– llevará en el futuro a una serie de proyectos conjuntos bien interesante. En cuanto a las colecciones de ropa, los diseñadores de moda de Estonia después de presentar sus obras en Vitsebsk, planean ir a Moscú.

Sergei Golesnik
Заметили ошибку? Пожалуйста, выделите её и нажмите Ctrl+Enter
Версия для печати
Заполните форму или Авторизуйтесь
 
*
 
 
 
*
 
Написать сообщение …Загрузить файлы?
Новости
Все новости