Saludando a la tierra y a la gente

[b]Para los miles soldados de la Segunda Guerra Mundial, asн como sus hijos y nietos, Belarъs ha sido y sigue siendo un lugar sagrado. Por lo tanto, aquн viene mucha gente para participar en los festejos dedicados al Dнa de la Victoria celebrado cada mayo, asн como para participar en las actividades dedicadas al Dнa de la Liberaciуn (Dнa de la Independencia) que tienen lugar a principios de julio [/b]
Para los miles soldados de la Segunda Guerra Mundial, asн como sus hijos y nietos, Belarъs ha sido y sigue siendo un lugar sagrado. Por lo tanto, aquн viene mucha gente para participar en los festejos dedicados al Dнa de la Victoria celebrado cada mayo, asн como para participar en las actividades dedicadas al Dнa de la Liberaciуn (Dнa de la Independencia) que tienen lugar a principios de julio
Por lo general, los encuentros de los veteranos estбn llenos de las emociones muy fuertes, de dolor y alegrнa. El nъmero de ellos, testigos de la guerra pasada, se pone cada vez el menor: los aсos pasan volando. Parece que los sufrimientos hayan herido tanto sus almas que incluso sus descendientes sienten una pena terrible. Pero algunos tambiйn tienen su propio dolor que pasa a la raya...

El paнs de los бngeles blancos
Aslambek Ismaнlov desde Uzbekistбn cada aсo viene a Belarъs para participar en las celebraciones del Dнa de la Victoria, asн como ver a sus amigos de combate, Vнctor y Sergei: en los aсos ochenta del siglo pasado ellos juntos han participado en la guerra de Afganistбn. “Nos hemos hecho hermanos, nos gustarнa vernos, pues hemos pasado por muchas cosas juntos... y por lo tanto, siempre nos entendнamos muy bien...”, trata de explicar con palabras el ex paracaidista Aslambek las cosas muy evidentes. Encontrй a sus compaсeros de combate en un hermoso sitio junto al depуsito de agua de Vileyka, en localidad de Liudvinovo, en donde ellos sentados en la tierra cubierta de hierba hablaban lentamente, admirando a un cisne blanco en el agua. Vнctor, el antiguo piloto de guerra, coronel retirado, el mayor de los tres veteranos de la guerra de Afganistбn. Luego resultу que el uzbeko Aslambek se hizo familiar a nuestro paнs ya antes de la guerra, pues su abuelo habнa muerto en verano de 1944, liberando Belarъs de los alemanes nazi. Estб enterrado en una fosa comъn situada en uno de los pueblos del municipio de Kobrin, provincia de Brest. Estos tres soldados veteranos de la guerra de Afganistбn, teniendo experiencias de las acciones de guerra, cada aсo juntos vienen a nuestro paнs en los dнas de fiesta para rendir homenaje y respeto a los libertadores de Belarъs, depositan florales en el obelisco y se acuerdan de sus amigos que no tuvieron suerte de regresar vivos a casa desde Afganistбn. A propуsito, sуlo en Minsk viven en torno a cinco mil antiguos soldados de la guerra de Afganistбn, me han comunciado recientemente en la Uniуn de Veteranos de la Guerra de Afganistбn de Belarъs. Resulta ser una pequeсa ciudad.
Actualmente, ya los nietos tomaron con cuidado el relevo de la memoria de agradecimiento a aquellas personas que habнan traido liberaciуn de los alemanes nazi a las ciudades belarusas, asн como a otros paнses europeos. Entre los nietos fieles de los soldados de la Victoria estб tambiйn el escritor de Azerbaidzhбn, Chinguiz Abdullaev. Interviniendo al final del aсo pasado en el segundo congreso de la Uniуn de Escritores de Belarъs, el literato –cuyo nъmero total de libros editados en el mundo superу 26 millones– acordaba tambiйn del pasado. Hablу muy bien sobre Belarъs y los belarusos: “Me he dado cuenta de que en mis obras puedo retratar mas a las personas de diferentes nacionalidades, pero no puedo imaginar que un belaruso sea malo: mi imaginaciуn de escritor no me permite hacerlo... Tal vez, esto se deba a mi padre que durante la guerra ha pasado a travйs de Belarъs y ha luchado en el primer frente belaruso. Йl me contaba que en todos los hogares belarusos se lo recibнan muy bien. Si vamos a analizar los tнtulos, en el mundo hay la ciudad de los бngeles, Los Бngeles, por ejemplo. Ademбs de eso, hay otras localidades con nombres similares. Pero mi padre creнa que nuestro paнs era un paнs de los бngeles. Asн me contaba mi padre de nuestro paнs. En cualquier casa, decнa, donde quiera que нbamos, sabнamos que nunca habrб un traidor. Allн siempre apoyarбn, entenderбn. Cuando en Belarъs tuvo lugar un ataque terrorista en el metro, lo primero que me vino a la cabeza fue a quien molestaban los belarusos. El pueblo de Azerbaidzhбn sabe lo que es la tragedia y expresa a ustedes sus mбs sinceras condolencias. Pero algunos compaсeros me decнan: matando a los belarusos, matan a los бngeles... Y cuando en su paнs sucede una tragedia, todas las naciones de la antigua Uniуn Soviйtica se sienten lastimadas. Porque el trato de su pueblo y de su es muy especial. Tal vez, esto se deba al pasado heroico del pueblo belaruso que durante la guerra ha sufrido muchas pйrdidas humanas. Estamos profundamente agradecidos por lo que han mantenido los valores espirituales que apreciamos mucho todos nosotros, los pueblos de la antigua Uniуn Soviйtica, vencedores de aquella guerra muy cruel e inhumana. Se los ruego que sigan siendo la Repъblica de los Бngeles y vamos a amarlos y respetarlos siempre”.

Nos emparentaron los abuelos guerreros
Hace varios aсos atrбs visitй Kazajistбn y me reunн con los veteranos participantes del desfile en Astanб dedicado al Dнa de la Constituciуn, una de las fiestas mбs importantes del paнs. Conocн allн a los kazajos de edad muy avanzada galardonados con las condecoraciones belarusas que con orgullo nos contaban que participaban en la liberaciуn de Belarъs. Algunos de ellos vienen a nuestro paнs para reunirse con sus compaсeros de combate. Pero en los ъltimos aсos su nъmero se pone cada vez menor: dicen que ya se les acaban las pilas... Mientras preparaba el artнculo sobre esas reuniones conmovedoras, me enterй de que los caminos de guerra de decenas de miles de kazajos pasaron a travйs de Belarъs y para muchos de ellos precisamente esta tierra se convirtiу en un sitio de la ъltima batalla. Por lo tanto, para aquellas personas –que la liberaron en 1944– la palabra “guerra” y “Belarъs” para siempre se unieron en un solo recuerdo muy doloroso. Para el 65є Aniversario de la liberaciуn de Belarъs de los alemanes nazi en 2009, cinco mil veteranos del pueblo hermano recibieron medallas conmemorativas.
En Kazajistбn me convencнa varias veces: la historia de guerra conmueve tambiйn a los ciudadanos jуvenes del paнs. Ademбs de eso, recuerdo los encuentros con los nietos fallecidos por Belarъs. Uno de ellos, Nurlбn Rskeldin, nos presentу las magestuosas obras de Astanб. Y cuando йl se enterу de que йramos periodistas belarusos, exclamу: “ЎSomos casi familiares!” Sus ambos abuelos han muerto durante la liberaciуn de Belarъs y el nieto aъn no sabe, en dуnde estбn enterrados y le gustarнa encontrar su tumba. En una hoja Nurlбn escribiу: “Rskeldin Amanzhol Rskeldнnovich, Frente Belaruso, muriу en la liberaciуn de Belarъs”.
El nieto de otro libertador de Belarъs, Igor Gabidulin, es uno de los directores mбs importantes de producciуn y venta de productos de procesamiento profundo de grano. Su abuelo, nos contу Igor, fue quemado en el tanque durante la batalla. A su vez, el nieto del soldado fue un paracaidista, a su tiempo sirviу en las afueras de Grodno y luego junto con el soldado belaruso desde las afueras de Vнtebsk, Vнctor Statsйvich, “participу en la guerra de Afganistбn”. Como vemos, en el destino de este hombre Belarъs tambiйn significa mucho.

Por los caminos de la “Caravana de la amistad”
En mayo a Minsk vinieron los participantes de la "Caravana de la Amistad": Belarъs visitaron los activistas de las asociaciones sociales de San Petersburgo y de la provincia de Leningrado. Fue organizado el encuentro cбlido de los amigos con sus colegas belarusos. “Hemos dedicado nuestra carrera de automуviles al Dнa de la Victoria, nos contу Irina Rуgova, la presidenta del Fondo de cooperaciуn ruso-belarusa, “Bely Rosy”. Esta fiesta recuerda a los ciudadanos de la Comunidad de Estados Independientes sobre aquel tiempo, cuando nosotros han detenido a los alemanes nazi. Primeramente, pasamos por el legendario “Camino de la vida”. Como se sabe, el mismo salvaba a los vecinos de Leningrado de bloqueo de la muerte por hambre, pasaba durante la guerra por el hielo del lago Lбdoga. En la orilla tomamos la tierra, la metimos en la cбpsula y la llevamos a Khatyn. Es el tributo de nuestro profundo respeto hacia Belarъs y a su heroico pueblo”. La iniciativa de organizar “Caravana de la amistad” fue lanzada por el Consejo Internacional del distrito de Vsevolozhsk, provincia de Leningrado.
Un encuentro amistoso fue celebrado en el Centro Ruso de la ciencia y cultura. Su director, Vнktor Malashenko, precisу: por lo general, para el Dнa de la Victoria en Belarъs se organizan otras actividades interesantes. Es mбs, muchos caminos por los sitios de los antiguos combates pasan a travйs de Belarъs. Por ejemplo, a finales de abril, en el centro de la cooperaciуn rusa fueron recibidos los participantes de la carrera de automуviles “Por los caminos de la Victoria”. Los jуvenes partнan de Ucrania y Sevastopol y sus rutas pasaban por muchas ciudades-hйroes y ciudades de la gloria militar. Ellos se reunнan con los jуvenes, veteranos, en los encuentros presentaban la rйplica de la Bandera de la Victoria. Recordaban de las personas, con las cuales luchaban en aquella terrible guerra. Recientemente, Belarъs han visitado los estudiantes del colegio de construcciуn de Briansk que han pasado tambiйn por Khatyn, asн como han traido allн la tierra desde el pueblo Hatsuni, provincia de Briansk. El 25 de octubre de 1941 allн fueron asesinados 320 civiles, entre ellos 60 niсos. Ademбs de eso, hace falta seсalar que Vнctor Malashenko recibнa en las afueras de Minsk tambiйn a los participantes de la carrera de automуviles de los veteranos de las tropas aerotransportadas de Yaroslavl. Los hombres recorrieron un largo camino, atravesando Voronezh, Stalingrado (actualmente Volgogrado — Aut.), Ismael, Austria, Hungrнa, Francia y llegaron al Canal de la Mancha, entre otros. Y en aquellos sitios, en donde a su vez, en 1944, los aliados de las tropas soviйticas lavaron las ruedas de su viejo “Zhiguli”. Luego fueron Alemania, los Paнses Bбlticos, Belarъs. Vнctor Malashenko ha contado con mucho orgullo sobre los encuentros con aquellas personas que son fieles a las tradiciones gloriosas de sus padres y abuelos: gracias a Dios, decнa, estб viviendo la gente que piensa primero en el paнs y luego en sн misma...
El presidente del Consejo Internacional de la provincia de Leningrado, Yury Palamarchuk, ha contado que a los activistas de la organizaciуn pъblica une la idea: hacer todo lo posible para fortalecer la amistad y armonнa entre los pueblos y juntos vivir y crear independientemente de su nacionalidad y fe. “Belarъs jugу un papel muy importante en la Victoria, asegura Yury Palamarchuk. Estamos seguros de que las personas que recuerdan sobre la guerra y la Victoria, obligatoriamente tienen que visitar Belarъs y ver los monumentos a la gloria militar y a la memoria de las vнctimas del fascismo. En este terreno, como en ningъn otro sitio en la antigua Uniуn Soviйtica, se notan las huellas dejadas por la Gran Guerra Patria. Venimos para honrar la memoria de las vнctimas, asн como para saludar la tierra sagrada y agradecer a los belarusos por el hecho de que estбn con nosotros, que recuerdan y honran a los hйroes de la guerra pasada”.

Quiйn con la espada vendrб a nuestra casa...
En el encuentro en el Centro Ruso de la ciencia y cultura estuvieron presentes muchas personas interesantes. Ademбs de eso, fueron presentados los discursos. La directora de la escuela nъmero 67 de Minsk, Valentina Dashkйvich, ha contado que en este centro docente durante mбs de treinta aсos estб funcionando el museo dedicado al Batallуn de los aguiluchos belarusos. La escuela es un sitio permanente de los encuentros de los combatientes del Batallуn. La exposiciуn cuenta sobre la vida y el destino de las personas, cuya infancia ha sido marcada por la guerra. Los recorridos acompaсan los escolares de la escuela. Los chicos saben que la mayorнa de los veteranos canosos del Batallуn durante los aсos de guerra han tenido menos aсos que ahora tienen ellos.
Valentina Petrovna ha contado que a esta altura en el exterior viven muchos amigos de la escuela. Por ejemplo, este aсo para participar en las celebraciones del Dнa de la Victoria a Minsk han venido los visitantes procedentes de Sarбtov, provincia de Leningrado, asн como los jуvenes alemanes. Ademбs de eso, en 2010 fueron establecidos contactos interesantes entre los alumnos de las clases superiores belarusos y sus coetбneos desde la ciudad alemana de Wuppertal situada en la parte occidental de Alemania, en la Tierra de Renania del Norte: Westfalia. El socio del proyecto es el Centro Internacional de Educaciуn de Minsk Johannes Rau.
їQuй interesa a los jуvenes alemanes? Ellos vienen a Belarъs para conocer el patrimonio cultural y el pasado histуrico de esta tierra. Junto con sus homуlogos belarusos gracias a esos contactos aprenden el idioma inglйs y alemбn hablado, asн como visitan los complejos conmemorativos, museos y galerнas de arte. Los encuentros se celebran en el taller histуrico: aquн se lleva a cabo el proyecto belaruso-alemбn de anбlisis de la historia militar de Belarъs y Alemania. De este modo, los extranjeros aprenden la vida del paнs y de su gente.
Valentina Petrovna contaba, como los alumnos de las clases superiores de Minsk hablan a los alemanes sobre la historia de Belarъs y les enseсan los sitios conmemorativos.
Hace falta seсalar que por lo general en el museo se celebran encuentros entre los visitantes extranjeros y soldados del Batallуn de los aguiluchos belarusos, en el marco de los cuales se da la informaciуn relacionada con una йpoca muy dura en su vida, asн como la informaciуn sobre su participaciуn en la guerra segъn sus posibilidades. “Claro que contando a nuestros visitantes sobre los monumentos conmemorativos y el museo escolar, nosotros contamos sobre una severa realidad de guerra, seсalу Valentina Dashkйvich. Para mн fue muy interesante ver la reacciуn de los jуvenes alemanes. їSi van a gritar el Dнa del 9 de Mayo junto con nosotros “ЎHurra!” їSi van a estar con aquellas personas que este dнa sagrado deposita flores a los monumentos? A nuestro paнs de Alemania vienen los profesores y estudiantes del colegio profesional econуmico “Berufskolleg Barmen”. ЎTienen de 18 a 20 aсos de edad y no saben nada de la guerra pasada! Sus abuelos y bisabuelos –que han combatido en nuestro territorio– no les cuentan nada de esta йpoca. He preguntado al jefe de la delegaciуn, Dirk Rummel, profesor de historia, filosofнa y literatura actual de Alemania, si su padre luchу en guerra? Me he calmado un poco, al escuchar “no”, porque el mнo ha luchado. Pero luego resultу ser que combatнa su abuelo...”
Claro que para la directora de la escuela fue muy importante saber, quiйn fue aquel soldado de Wehrmacht y dуnde estuvo en los tiempos de guerra y por quй este joven historiador nos lleva a los niсos. “Me explicу: por segunda vez acompaсo a los niсos, pues aquн ha luchado mi abuelo y no me contaba nada, la voz de Valentina Petrovna comienza a temblar. Resultу que el abuelo de este joven alemбn era el comandante de divisiуn, de la cual sуlo dos personas lograron sobrevivir y el mismo regresу a Alemania sin una mano. Y cuando alguien se le preguntу sobre la guerra, йl se asustу tanto que empezу a temblar. Su abuelo tomу la decisiуn de dedicarse a la historia y entender lo que habнa pasado en realidad, se le gustarнa ver con sus propios ojos aquella tierra, donde hubiera luchado su abuelo y pedir disculpas por sus antepasados, asн como contar a los niсos alemanes sobre los acontecimientos que habнan sucedido aquн”.
їPor quй Valentina Dashkйvich, hija del soldado de guerra pasada, en persona recibe a los visitantes alemanes? “Para que nadie nunca llegue a nuestros hogares con armas. Les recibimos con nuestra hospitalidad, cantamos y bailamos con ellos. Les enseсamos a bailar nuestras danzas belarusas y cantar “Katiusha” (nuesta canciуn mбs popular sobre la guerra — Aut.) en los idiomas ruso y alemбn, incluso traducimos el texto. Ademбs de eso, nos encontramos con los veteranos. Me gustarнa mucho que ellos entiendan, quй duros momentos ha tenido que afrontar nuestra gente y para que ellos recuerdan de que si alguien con la espada vendrб a nuestro paнs, aquн serб derrotado. Estoy seguro de que de estos jуvenes alemanes –que nos han visitado– crecerб buena gente. Ellos visitaron Khatyn y se pusieron muy tristes debido a las fuertes emociones... Ademбs de eso, nos reunimos con los prisioneros de los ghettos y de los campos de concentraciуn judнos: ellos estaban llorando... Ellos se sorprendieron por lo que habнan visto y oido, asн como por la marcha, en la cual participaron los veteranos. Despuйs del desfile festivo nosotros nos fuimos al monumento al pionero hйroe de la antigua Uniуn Soviйtica, Marat Kazey. Tradicionalmente en este sitio se celebra el encuentro de los combatientes del Batallуn de los aguiluchos belarusos. Allн nuestros visitantes de Alemania formaron parte de la procesiуn festiva y depositaron flores al Moumento a la Victoria...”

En vez de un epнlogo.
El tiempo de la reconciliaciуn

Los belarusos ya se han acostumbrado que en los dнas festivos a nuestro paнs vienen los nietos e hijos de aquellas personas que luchaban en el territorio de Belarъs: defendнan la legendaria Fortaleza de Brest, participaban en el movimiento guerrillero y liberaban nuestra tierra del enemigo. Pero los alemanes... Una vez, durante una conversaciуn con Larisa Korуtkaya, la antigua guerrillera del destacamento “Por la Patria” de la brigada “Asalto” (que operaba en las afueras de Minsk, en el municipio de Logoysk), los periodistas se la preguntaron, si en la guerra ella habнa conocido a los “alemanes normales”. Y esta mujer valiente, una vez terminada la guerra, se hizo candidata de las ciencias filolуgicas, durante mucho tiempo enseсaba en la Universidad Nacional de Belarъs, respondiу que sн, habнan esas personas. Ella incluso escribiу al programa de televisiуn “Espйrame” para encontrar a algunos de ellos que colaboraban con los guerrilleros y arriesgando con su vida, proporcionaban medicamentos. їA ver si sobreviviу aquel chico alemбn? Larisa Korуtkaya todavнa recuerda su nombre: Karl Heinz Danielsmeyer. Ademбs de eso, ella recuerda tambiйn a otro comunista Erich de la edad avanzada que ha defendido de los abusos de los jуvenes alemanes a su pequeсo hijo en Ostroshitsky Gorodok. Luego Erich venнa a su casa, mientras la divisiуn alemana estuvo en el pueblo y traнa comida para una familia belarusa. Confiando a la profesora Larisa –que hablaba bien el idioma alemбn– Erich decнa que en cuanto tuviera oportunidad, en seguida pasarнa a la parte soviйtica. Lamentablemente, Larisa Leуntievna no conozca su destino...

Ivбn Zhdanуvich
Заметили ошибку? Пожалуйста, выделите её и нажмите Ctrl+Enter
Версия для печати
Заполните форму или Авторизуйтесь
 
*
 
 
 
*
 
Написать сообщение …Загрузить файлы?