Salud es una preocupación importante

En Borovlyany, en el Centro Nacional Científico y Práctico de Oncología y Radiología Medica dos objetos únicos fueron inaugurados

En Borovlyany, en el Centro Nacional Científico y Práctico de Oncología y Radiología Medica dos objetos únicos fueron inaugurados: el centro de la tomografía por emisión de positrones y el laboratorio molecular-genético de carcinogénesis


El orden para su construcción se lo dio el presidente de Belarús aún en 2013. De acuerdo con los cálculos de entonces todas las obras tendrían que ser realizadas en unos cinco años. Pero el tiempo es el dinero. Alexandr Lukashenko exigió reducir significativamente los plazos. El efecto económico de la eficiencia es de más de 50 mil millones de rublos belarusos. Si tomamos en consideración todas las estimaciones. Pero es imposible medir con el dinero el hecho de que el centro y el laboratorio van a atender a los pacientes y salvar sus vidas tres años antes de lo previsto.

El mandatario belaruso escuchó informes sobre la labor del sistema de salud pública en general y la esfera de oncología en particular. Claro que aquí hay muchos parámetros de control. Sin embargo, más importantes son dos índices: el aumento de la tasa de la natalidad y la reducción de la mortalidad. Hace falta destacar que la mortalidad infantil y materna en nuestro país casi no existe. No todos los países pueden sentirse orgullosos tras estos logros. Incluso los más avanzados. Por lo tanto, la declaración del líder belaruso en las Naciones Unidas causó un verdadero interés de los participantes de la 70 sesión de la Asamblea General. La protección de la maternidad e infancia es uno de los objetivos prioritarios globales del milenio. Y mientras la mayoría de los países del mundo sólo sueñan con los altos índices en esta esfera, podemos hablar con seguridad de los avances ya alcanzados en esta esfera.

Hace falta señalar que los cambios positivos en la demografía no han llegado por sí mismos. En el contexto de los procesos de retorno en toda Europa, así como en la mayoría de los países del mundo uno se da cuenta de que no hay milagros. Es el resultado de una labor muy grande y con muchos objetivos encaminada a mejorar el sistema de la salud pública, su estructura y distribución clara de funciones: desde los puestos médicos en las zonas rurales hasta los centros nacionales de investigación científica. Es un asunto de varios años. La modernización progresiva fue llevada a cabo en el período de diez a quince años. Y me gustaría creer que los actuales signos optimistas es el comienzo de una tendencia positiva que con el tiempo sólo se hará todavía más fuerte.

El cáncer es un problema global. De año en año crece el número de enfermos. Nuestro país, por desgracia, no es la excepción. En 1990, por primera vez este diagnóstico fue hecho a 26 mil 930 pacientes. A su vez, el año pasado este diagnóstico se lo tuvieron 45 mil 887 personas. Pero también los siguientes datos estadísticos llaman la atención. En nuestro país la proporción de la mortalidad con la incidencia es mucho menor que en toda la Comunidad de Estados Independientes. Está aproximadamente en el nivel promedio europeo y no supera el 40 por ciento.

Es cierto que es una enfermedad muy dura. Sin embargo, también está claro que su detección es en gran medida está determinada por la calidad del diagnóstico que se está mejorando de año en año. Cabe señalar que en nuestro país fue aprobado el programa nacional especial, en el marco del cual fueron desarrollados e introducidos unos 80 nuevos métodos de diagnóstico y tratamiento del cáncer. El resultado es un aumento progresivo en la detección de la enfermedad en sus primeras etapas.

En este caso es necesario dar otro ejemplo. Dos días antes de la visita del presidente al Centro Nacional Científico y Práctico de Oncología aquí fue celebrada la conferencia científica y práctica, “Las nuevas tecnologías en la medicina”. Alexandr Lukashenko se reunió con sus participantes. En una de las intervenciones fue aclarada esta información. De acuerdo con una de las evaluaciones más autorizadas de la efectividad de los servicios oncológicos en los países en los últimos quince años, en Belarús fueron evitadas en torno a cien mil muertes por cáncer. Y no sólo evitadas. Se trata de personas que han regresado a la vida normal, van al trabajo y cuidan de sus familias. Su número es igual al número de población de la ciudad como Soligorsk. Aquí está la escala real de medir la eficacia del apoyo público de una dirección médica específica. ¿Y si vamos a calcular otros?

La inauguración del centro de la tomografía por emisión de positrones y el laboratorio molecular-genético de carcinogénesis son dos poderosos instrumentos destinados para proteger la salud humana. Se trata de las vidas salvadas. Y habrán muchas. Si uno no es experta, no puede entender todos los detalles de la nueva tecnología. Y no es necesario. Lo más importante es el resultado. El equipo médico del nuevo centro permite detectar en el cuerpo humano incluso una sola célula del cáncer. Es más, examina la muestra a nivel molecular y encuentra el gen que ha provocado la enfermedad muy grave. Lo que abre la oportunidad única de pasar de los métodos generales de tratamiento de la enfermedad hacia el desarrollo de un programa individual para cada paciente que sufre de la enfermedad oncológica. En el mundo hay pocos países que forman parte del grupo de naciones, donde se realiza el control personalizado del cáncer. Belarús está entre ellos.

En la conferencia participaron los especialistas de diferentes áreas de la medicina. Sus evaluaciones son siguientes. En la oncología pediátrica el diagnóstico de tomografía por emisión de positrones es esencial. Pero hasta ahora, nuestros especialistas podían sólo recomendar hacerlo fuera del país. Su costo es de mil a mil 500 dólares norteamericanos. No todo el mundo podía hacerlo. Ahora, todos –a los que han sido indicado este método– tienen la oportunidad de hacerlo. Por ejemplo, en la cardiología, la tomografía por emisión de positrones permite seguir el estado del miocardio, que es muy importante para tratar enfermedades del corazón. En neurocirugía nueva técnica ofrecerá oportunidades adicionales a las personas que sufren de epilepsia, la enfermedad de Alzheimer, Parkinson y muchas otras dolencias graves. Los expertos médicos podrían continuar esta lista muy fácilmente...

Así que son apropiadas algunas de las generalizaciones pertinentes. Tras el debate, así como las discusiones científicas y públicas y las decisiones de carácter fuerte de Estado, Belarús paulatinamente forma parte del grupo de países en transición hacia un orden tecnológico superior. Es cierto que por el momento eso no sucede en todas las esferas. Pero seguramente este proceso es sólo la cuestión de tiempo. Estamos volando al espacio cósmico y proporcionamos servicios espaciales a nuestros socios. Por supuesto, obteniendo beneficios materiales. Además de eso, nuestros especialistas de tecnologías informáticas están apreciados mucho en el mundo. Ganan bastante bien ni siquiera saliendo del país. Así que las tecnologías informáticas no conocen fronteras.

Y otro punto importante. Mientras se construían el centro de la tomografía por emisión de positrones y el laboratorio molecular-genético de carcinogénesis –abiertos recientemente en Borovlyany– crecía el número de propuestas de varios países en cuanto al desarrollo de la cooperación para que los pacientes fueran atendidos aquí. A su vez, los expertos competían para obtener un puesto de trabajo aquí. Es una realidad cualitativamente nueva.


El presidente de Belarús, Alexandr Lukashenko:


Prestamos especial atención a la salud pública. Por lo tanto, vamos a continuar. Pues es la vida de la gente... Es nuestra perspectiva. Belarús ocupa el puesto número 53 en términos de desarrollo humano entre doscientos países. Estamos en un nivel muy alto. Y sin la esfera médica no tendríamos este nivel... Claro que los centros nacionales médicos tendrán tecnologías más avanzadas que traerán beneficios a la trasplantología, oncología y cardiología. Pero debemos pensar bien, cómo utilizarlas manteniendo la base y creando condiciones necesarias a nivel provinciales. Debemos atraer a cooperar a todos nuestros médicos y enseñarles las tecnologías más avanzadas. Seguramente vamos a crear una sólida base material. No sé si hoy o mañana. Si no es mañana, será en un futuro próximo. Pero debemos estar preparados para ello. Los centros médicos más importantes del país tienen que ver las perspectivas.

Denís Krymov
Заметили ошибку? Пожалуйста, выделите её и нажмите Ctrl+Enter
Автор фото: БелТА
Версия для печати
Заполните форму или Авторизуйтесь
 
*
 
 
 
*
 
Написать сообщение …Загрузить файлы?