Reflexiones sobre el tema

No se puede amar a Dios, sin amar al prуjimo
Asн es la costumbre que en Belarъs muchas familias con pleno derecho se pueden llamar policonfesionales.

Hoy en dнa nadie se sorprende y se desconcierta si, digamos, el marido es ortodoxo, en cambio la esposa es catуlica. Los tбrtaros bielorrusos, musulmanes por su fe, frecuentemente se casan con cristianas. Hay tambiйn judнos, luteranos, protestantes... En el paнs estбn registradas 25 confesiones, 2971 organizaciones religiosas, incluyendo a 142 que tienen un significado confesional general: misiones, establecimientos de educaciуn religiosa, eparquнas, uniones, monasterios, hermandades masculinas, hermandades femeninas. Sus relaciones recнprocas con el Estado y con la sociedad estбn reglamentadas por la ley aprobada en el aсo 2002 “Sobre la libertad de conciencia y sobre las organizaciones religiosas”, apoyada por todas las confesiones principales. El artнculo 6 del documento intitulado “La igualdad de derechos de las religiones”, dice: “Las religiones y las creencias son iguales ante la ley”.

En el preбmbulo de la Ley estб escrito el papel especial de las cinco confesiones historicamente tradicionales para Belarъs — la ortodoxia, el catolicismo, el Islam, el judaнsmo y el luteranismo. El lugar de liderazgo pertenece a la Iglesia ortodoxa bielorrusa, parroquianos de la cual se declaran aproximadamente el 80 por ciento de los creyentes. Un grupo considerable lo conforman los catуlicos — el 14 por ciento: entre los ciudadanos del paнs hay aproximadamente 400 mil polacos йtnicos. En general representantes de casi 140 nacionalidades poseen el pasaporte de ciudadano de Belarъs. Uno se puede imaginar, Ўcuбntas religiones y creencias ellos confesan! Reconociendo a las confesiones dominantes que han hecho una contribuciуn especial a la historia y a la cultura del paнs y de la naciуn, el Estado hace todos los esfuerzos para no menoscabar y no ofender a nadie.

En muchos lugares del planeta arde la llama de las mбs crueles guerras, o cuyos participantes estбn infectados por el fanatismo religioso o bien encubren sus terribles actos con consignas de la fe. Mбs valor tiene el buen resultado de los esfuerzos mancomunados en nuestra casa bielorrusa. No se puede amar a Dios sin amar al prуjimo. En su tiempo la aprobaciуn de la ley “Sobre la libertad de conciencia y sobre las organizaciones religiosas” provocу en la sociedad muchas discusiones. Habiendo sido enseсados por la amarga experiencia del pasado, los creyentes temнan el menoscabo de sus derechos y libertades. Sin embargo, la vida de una manera convincente refutу a los escйpticos.

Hace poco tiempo atrбs Belarъs solemnemente celebrу los 60 aсos de su Liberaciуn de los agresores alemano-fascistas y los 60 aсos de la Victoria en la Gran Guerra Patria. En todos los templos del paнs se llevaron a cabo oraciones por las vнctimas del terror hitleriano. Los fascistas no dividнan a los mбrtires por su fe. Porque se salvaban, luchaban contra los enemigos tambiйn conjuntamente. A cientos de hebreos condenados a muerte escondieron entonces en sus casas los habitantes de Belarъs. Unos aсos despuйs, a esas personas abnegadas las llamaron Personas Justas del mundo. De 2 mil personas que ya han sido incluidas en estas listas de honor, ЎLa cuarta parte — son nuestros compatriotas! Hay que decir que Belarъs es un precedente de los lazos mбs estrechos y tolerantes de los habitantes autуctonos y de los hebreos. Se trata no solamente de los tienpos del Holocausto. Las relaciones se constituyeron muchнmo antes. En las tierras bielorrusas nunca hubieron los tal llamados pogromes (masacres de judнos) — es un ejemplo raro en la historia mundial. El acuerdo interconfesional en el paнs — es en alto grado un resultado historicamente determinado. En Belarъs encontraron su verdadera patria los tбrtaros que llegaron no como conquistadores, sino que 600 aсos atrбs llegaron por medio de una invitaciуn. Ellos laboraron la tierra, construyeron casas, con valentнa lucharon contra los enemigos de la tierra natal, encontraron un entendimiento comъn con aquellos que vivнan al lado, y por supuesto erigнan mezquitas, adonde venнan a orar por la paz y por la felicidad en sus casas.
El Metropolitano de Slutsk y Minsk, Filaret, Patriarca exarca de toda Belarъs, en sus sermones y discursos frecuentemente cita la ley cristiana que dice: “En todo, como quisiйrais que con Uds. se comportaran las gentes, entonces asн comportaos con ellas”. Este postulado ya pasу del orden de los mandamientos religiosos al cуdigo de las reglas principales de toda la humanidad y es una base singular, sobre la cual se construye la compleja construcciуn de lo social, incluyendo tambiйn la colaboraciуn interconfesional y el entendimiento mutuo civil en Belarъs.

Anna Ъtochkina
Заметили ошибку? Пожалуйста, выделите её и нажмите Ctrl+Enter
Версия для печати
Заполните форму или Авторизуйтесь
 
*
 
 
 
*
 
Написать сообщение …Загрузить файлы?
Новости
Все новости