“Ráubichi” confirmaron su clase

Decenas de miles de espectadores, cientos de participantes y la geografía desde Finlandia hasta Nueva Zelanda...
Decenas de miles de espectadores, cientos de participantes y la geografía desde Finlandia hasta Nueva Zelanda... La Copa del Mundo de Biatlón –celebrada en el complejo deportivo, “Ráubichi”– se ha convertido en uno de los mayores torneos juveniles en la historia de este deporte de invierno. Pero su rasgo peculiar no sólo en las medallas y ganadores.  

“Raubichi” sports complex
El complejo deportivo “Réubichi”

 Para el complejo deportivo belaruso, “Ráubichi”, el actual campeonato no es el primero. Es más, la misma historia del “Ráubichi” comienza con el biatlón. En el lejano año 1990, justo para celebrar el primer campeonato del mundo de biatlón en la antigua Unión Soviética, aquí fue construido el complejo deportivo, que con el tiempo se convirtió en la cuna de los deportes de invierno en el país. Los mejores biotlonistas de su tiempo compitieron aquí en dos ocasiones. También aquí competían los deportistas jóvenes. La historia del biatlón es rica, pero las competencias actuales abrieron en la misma una nueva página. Y otra vez gracias al complejo deportivo, “Ráubichi”. En la víspera del torneo en el complejo bastante desgastado durante 25 años fueron llevadas a cabo las obras de reconstrucción a gran escala, que incluso el atleta polaco, Tomasz Sikora –que volvió aquí por primera vez después de ganar en el campeonato de Europa en 2004 ya siendo entrenador– no pudo aguantar su interés.

— Claro que he oído que aquí ha cambiado mucho. Pero ni siquiera he podido imaginar que tanto. El complejo deportivo, “Ráubichi”, es distinto. En los tiempos pasados era un complejo muy bonito, pero ahora no tengo palabras para describir lo que he visto. Creo que en Europa hay pocos complejos deportivos de este nivel.

Las palabras de Tomasz Sikora en diferentes interpretaciones los días del campeonato las repetían casi todos los invitados. Muchos de ellos incluso pudieron analizar con los dirigentes del “Ráubichi” la posibilidad de organizar entrenamientos aquí. Sin embargo, la mayor parte de los especialistas y periodistas estaba interesada en conocer la opinión de las personas oficiales, es decir de las que se comprometen a recuperar la imagen del complejo deportivo, “Ráubichi”, como la sede de biatlón grande. Últimamente, estos planes parecen ser bastante factibles. El presidente de la Unión Internacional de Biatlón, Franz Berger, habló en tono exclusivamente favorecedor sobre las perspectivas de los atletas belarusos de ganar el campeonato del mundo. A su vez, el primer vicepresidente de la Unión, Víktor Maygúrov, sólo considera que las tribunas del complejo no son suficientemente amplias y cómodas, lo que, según la Dirección, en el caso necesario, se puede cambiar muy fácilmente. Y una de las personas más influyentes en el mundo de biatlón –el atleta ruso, Víktor Tíkhonov, que ganó en “Ráubichi” la medalla de oro en la primera Copa del Mundo– incluso se comprometió a cooperar plenamente con los belarusos. Sin embargo, incluso en el mejor de los casos, el campeonato del mundo de adultos será celebrado en Minsk no antes del año 2021: el calendario ya está programado. Pero hasta ese momento, como lo han demostrado las recientes competiciones de atletas jóvenes, este sitio no será vacío.


Los participantes y los campeones

Las competiciones junior en biatlón siempre son interesantes. En el mundo hay pocos deportes en los que la transición a nivel de adultos se realiza muy rápidamente, y el porcentaje de campeonatos “juveniles” también es muy importante y complementa su colección con las medallas de “adultos”. Claro que no llega hasta el 100 por ciento y por supuesto y en el camino hay muchas pérdidas, pero un especialista calificado puede predecir mucho tomando en consideración el resultado de las competiciones de atletas jóvenes. Porque a diferencia de los biatlonistas de Brasil, Australia o Nueva Zelanda que progresan, pero siguen siendo atletas bien exóticos en el biatlón, fueron apoyados mucho por el público reunido en las tribunas en el complejo deportivo, “Ráubichi”, por su mejor esfuerzo. A su vez, los deportistas de los países tradicionales de biatlón incluso en el trabajo no muy duro se ven incluso desde las tribunas. Así que al principio de las competencias el gran futuro fue predicho a los deportistas noruegos, Ole Einar Bjoerndalen y Tareyu Bo, al francés, Martin Fourcade y, por supuesto, a Darya Dómracheva, que en muchas ocasiones ya subió a los pedestales júnior. Pero el entrenador jefe del equipo nacional de Belarús, Andrián Tsybulsky, aconseja “construir estos puentes” con mucha precaución. En los años anteriores, el deseo de a toda costa “dar el carbón” desde el inicio de una carrera hizo fracasar a muchos talentosos atletas belarusos. Pero entre otras cosas todo sigue muy claro. Y por lo tanto, es poco probable, por ejemplo, que se pierde el camino hacia el gran futuro la noruega, Ingrid-Landmark Tandrevold, que en el “Ráubichi” ganó cuatro medallas. Además de eso, hace falta recordar el nombre del atleta ruso “multimedalista”, Alexander Dedyukhin, a la francesa, Lena Arno, o a la ucraniana, Yulia Zhuravok, que hizo en el “Ráubichi” 60 disparos exitosos en cuatro carreras. Y, dado el nivel de competencia en el biatlón moderno, es necesario contar sobre uno de los coautores de la medalla de plata en el relevo júnior, el atleta francés, Emilio Jacquelin, respondiendo a una pregunta sobre sus perspectivas en la competencia con Fourcade y Jean Guillaume Beatrix. Sólo el tiempo podría resolver esta “disputa” de las generaciones y no necesariamente que los ganadores en esta “disputa” serán las actuales estrellas de la Copa del Mundo.

Belarusian Darya Blashko won the sprint race at the Junior World Championship in biathlon
La belarusa Daria Blashkó ganadó el sprint en la Copa del Mundo entre Júniores en biatlón



“Oro” belaruso

Siempre es muy agradable ganar en casa. Y por lo tanto, subrayando el modo de forzar a los atletas jóvenes, los entrenadores, así como los atletas del equipo belaruso, al fin y al cabo se han coincidido: las medallas serían muy útiles. Para entenderlo, fue suficiente mirar el rostro del entrenador del equipo de mujeres, Vladímir Makhláev, que se puso alegre, una vez terminada la carrera final de sprint. En la misma Daria Blashkó de 19 años de edad –que por la primera vez subió a lo más alto del pedestal– ha podido demostrar que a pesar de todos los escépticos, el biatlón belaruso tiene el futuro. Y no importa que en la carrera de persecución Daria perdió tiros. Vladímir Makhláev sobre el futuro de su discípula habló con mucho optimismo:

— El resultado más importante de esta victoria es que ahora a todos los que han aportado a la misma se les será más fácil argumentar y defender sus posiciones. Comenzando con los temas de entrenador y terminando con la financiación. Lo que también es muy importante: todo el mundo ha visto que tenemos atletas que con la debida atención y el apoyo son capaces de competir y ganar competiciones internacionales. Y si hablamos de las regiones. Daria Blashkó es de Vítebsk, Ana Sola es de Novopólotsk. Ahora, espero, que las atletas jóvenes tengan más posibilidades de obtener preparación adecuada...

Las palabras del entrenador de Daria Blashkó han sido comprobadas una vez más con el último día de competición júnior, cuando por primera vez en la historia del biatlón belaruso, fue ganad brillantemente la carrera de relevo. ¡Estamos esperando la continuación!


Nuestra Daria

El campeonato del mundo junior era el verdadero beneficio de Daria Blashkó. Esta semana para la atleta de Novopólotsk era llena de muchas emociones, de la victoria que le costó mucho y, por último, de la repetición de un triunfo en el relevo. No es sorprendente que los aficionados y los periodistas comenzaron a hacer paralelos con el destino de la campeona olímpica, Daria Dómracheva, después de la carrera de sprint, en la cual la jovencita ganó la medalla de oro. Después del “accidente” en la etapa de persecución, cuando Daria Blashkó, como ametralladora disparó al blanco, al cubrir todos los objetivos en la vecina instalación, ella repitió la “hazaña” de su famosa compatriota. Me gustaría mucho que en el futuro Daria tenga muchos éxitos. En realidad, las medallas –ganadas en la competencia júnior– no aseguran nada, pero, según el entrenador, la muchacha tiene muy buen potencial. A propósito, ella misma su puesto en la constelación del biatlón mundial lo evalúa adecuadamente.

The team of Belarus won in the girls’ relay race at the Junior World Championship in biathlon
El equípo de Belarús ganadó la estafeta entre júnioras en la Copa del Mundo entre Júniores en biatlón

— ¿Daria Dómrachava? Creo que no hace falta hacer este tipo de comparaciones. Daria Dómracheva es una gran atleta, a su vez, yo estoy sólo en el comienzo de mi carrera deportiva. Sólo durante seis años me dedico al biatlón, al cual pasé desde el esquí. Es más, hace dos años en el campeonato del mundo en Obertillahe me presenté muy mal. Todo fue organizado en las montañas, pero yo no estaba preparada para estas condiciones con falta de oxígeno. Hace falta señalar que la medalla de oro –ganada en el campeonato del mundo en el “Ráubichi”– no es la victoria única de Daria Blashkó en las últimas semanas. Y no es ninguna casualidad. En la clasificación del campeonato nacional la atleta ganó cuatro carreras, y antes de eso fue la campeona nacional en el biatlón de verano. ¿Quién en este caso podría decir sobre la casualidad de su gran éxito? Es curioso que Daria Blashkó en vez de detectives y novelas románticas está leyendo las memorias del gran biatlonista noruego, Ole Einar Bjoerndalen...

Sergey Bulygin, campeón olímpico y campeón del mundo en cuatro ocasiones:

— No es tan difícil comparar campeonatos de hace 20 años atrás y las competencias actuales. Hoy en día, se habla mucho sobre el hecho de que el biatlón ha cambiado. Que todos pueden correr y el nivel de competencia se ha incrementado significativamente. Esto es cierto, pero no hay que exagerar. Pues en todos los tiempos fue bien difícil ganar el campeonato del mundo. Por lo tanto, las medallas de jóvenes son muy importantes. Es cierto, eso no garantiza nada, pero sin duda en el campeón o en el ganador de la medalla de plata o de bronce del campeonato del mundo seguramente prestarán atención. Esas chicas –que han subido al pedestal en el complejo deportivo, “Ráubichi”– seguramente entrenarán con otros atletas del equipo nacional de biatlón para competir en las etapas de la Copa del Mundo... Así que podemos contar también con Víktor Krivkó y Maxim Vorobey. Ahora estamos en una situación muy interesante: en cierto modo nuestro deporte pasa por la prueba de consistencia. El Club de Biatlón hizo todo para que estas atletas aparezcan y ganen medallas. Ahora sólo hace falta seguir adelante...

Dmitriy Komashko

Заметили ошибку? Пожалуйста, выделите её и нажмите Ctrl+Enter
Версия для печати
Заполните форму или Авторизуйтесь
 
*
 
 
 
*
 
Написать сообщение …Загрузить файлы?