їQuй vemos con la cбmara de fotos?

Los acontecimientos de la Primera Guerra Mundial pasaron al segundo plano por razуn de otras tragedias histуricas, polнticas y sociales en la historia belarusa. Nadie y nunca podнa olvidarse de lo que habнa ocurrido en el territorio noroccidental del Imperio Ruso, Belarъs йtnica y en las tierras vecinas entre 1914 y 1918, y al mismo tiempo lo sucedido en aquel entonces se alejaba de la actualidad. Quizбs por eso hoy en dнa cualquier material con la descripciуn de los hechos de la Primera Guerra Patria se percibe en Belarъs como una revelaciуn, como la renovaciуn de las pбginas muy importantes de la memoria
Los acontecimientos de la Primera Guerra Mundial pasaron al segundo plano por razуn de otras tragedias histуricas, polнticas y sociales en la historia belarusa. Nadie y nunca podнa olvidarse de lo que habнa ocurrido en el territorio noroccidental del Imperio Ruso, Belarъs йtnica y en las tierras vecinas entre 1914 y 1918, y al mismo tiempo lo sucedido en aquel entonces se alejaba de la actualidad. Quizбs por eso hoy en dнa cualquier material con la descripciуn de los hechos de la Primera Guerra Patria se percibe en Belarъs como una revelaciуn, como la renovaciуn de las pбginas muy importantes de la memoria.

Por eso el libro de Vladнmir Likhodйdov es bastante singular ya que se compone de las reproducciones de las tarjetas viejas y las fotografнas raras “Belarъs a travйs del objetivo de la cбmara de fotos del soldado alemбn. 1915–1918” (Minsk, “Tejnalуgiya”, aсo 2008). Reciйn editado, su apariciуn coincidiу con el 90o aniversario de la terminaciуn de la Primera Guerra Mundial… El tema que han elegido los editores para revelar al mundo es conocido para todos y parece que no opta a ser original.
Dedicбndose varias dйcadas a reunir las tarjetas y las fotos, Vladнmir Likhodйdov eligiу para la ediciуn nueva las reproducciones que segъn la tradiciуn continъan la serie de ediciones “Buscando lo perdido”, de las tarjetas y las fotos de las cuales dispone en su colecciуn. La mayorнa de ellas tiene el carбcter alemбn de la publicaciуn. Por eso el libro se llama “Belarъs a travйs del objetivo de la cбmara de fotos del soldado alemбn. 1915–1918”. Las tropas de Kбiser vinieron al territorio del Imperio Ruso con las ideas de invadirlo y conquistarlo. Pero, resolviendo los problemas estratйgicos y tбcticos militares, los soldados y oficiales del enemigo vieron una tierra desconocida, comprendieron que en el espacio que descubrieron ellos vive la gente inteligente, hospitalaria, activa y talentosa. Vieron los castillos y las haciendas viejas, se quedaron sorprendidos con los parques y jardines de este rinconcito europeo, recibieron las impresiones inesperadas de la naturaleza intacta, del paisaje histуrico muy bonito.
En el preбmbulo “Para el lector” Vladнmir Likhodйdov caracteriza la tarea que se ha planteado, componiendo el libro del modo siguiente: “La Primera Guerra Mundial… Fue la primera guerra en la historia humana, que fue acompaсada con muchнsimas vнctimas. La guerra se cobrу la vida de diez millones de personas, mбs de veinte millones resultaron heridas. A eso de diez millones de personas murieron de las epidemias y del hambre. Muchos militares y civiles fueron mutilados. Las bajas belarusas en esta guerra equivalieron a un millуn y medio de personas. Ya en el aсo 1914, a comienzos de la guerra, la tierra belarusa se hizo el centro de los acontecimientos dramбticos. Miles de nuestros compatriotas fueron llamados a las filas y participaron directamente en los acontecimientos bйlicos. Inmediatamente despuйs del comienzo de la guerra Belarъs fue invadida por los refugiados ucranianos, polacos, bбlticos. Y de repente los mismos belarusos — mбs de tres millones — se vieron obligados a abandonar el territorio natal. En 1915 mбs de la mitad del territorio actual de Belarъs fue ocupado por el ejйrcito alemбn. Y unos aсos mбs tarde — conforme al convenio de paz de Brest del aсo 1918 — las tropas germanas ocuparon la mayor parte de la tierra belarusa. Y aunque las relaciones entre los invasores y la poblaciуn local fueron bastante complicadas, la imagen del soldado alemбn no correspondнa a aquel estereotipo que imponнan las autoridades reales a la conciencia de la gente sencilla. Entre los llamados a las filas de las tropas germбnicas y austriaco-hъngaras habнa muchos intelectuales. Para muchos cientнficos — histуricos, arqueуlogos, especialistas en arte, etnуgrafos, antropуlogos — tenнan que coger las armas y ponerse los uniformes… Solнan servir en la retaguardia. Muchos de ellos por primera vez apareciу la posibilidad de conocer la vida cotidiana y el carбcter del pueblo belaruso, conocer mejor los monumentos histуricos. En el perнodo de la ocupaciуn de Belarъs, entre 1915 y 1918, una serie de investigadores alemanes se dedicaron a aprender la historia, el idioma y la cultura de nuestro pueblo. Asн, por ejemplo, el profesor P. Weber demostrу su interйs por la historia de la pintura y el arte eclesiбstico de la regiуn de Vнlensk. Y el doctor en ciencias A. Ipel preparу una serie de ensayos dedicados al arte belaruso, y hasta organizу una serie de exposiciones con los objetos antiguos de Minsk y Vilnius.
Se sabe que los soldados alemanes y oficiales del paнs no podнan dejar al lado la fotografнa. Sobre todo es que precisamente en este perнodo la tйcnica de fotografнas se desarrollу mucho. Aparecieron las cбmaras de foto nuevas, mбs pequeсas, lo que hizo el arte de fotografнa bastante accesible. Ademбs en el ejйrcito alemбn la fotografнa fue utilizada con los objetivos militares, en primer lugar, para el reconocimiento de la localidad… Al mismo tiempo, los soldados y los oficiales, disponiendo de las cбmaras de fotos, recibieron la posibilidad de grabar en el papel las escenas de la vida cotidiana de los soldados, de la poblaciуn local, sacar las fotos de los paisajes de la naturaleza y de la arquitectura. Y las imprentas de numerosas unidades militares a base de este material editaban las tarjetas. Actualmente muchas de aquellas fotos son unos documentos muy especiales. Permiten revelar miles de detalles cotidianos de aquella йpoca trбgica que no fueron estampadas en otros sitios. Revelando casi despuйs de un siglo la Primera Guerra Mundial tan desconocida contemplamos aquella Belarъs a travйs del objetivo de la cбmara fotogrбfica del soldado alemбn. Adivinando las condiciones en las cuales la mano del interesado pulsу el botуn de la cбmara de fotos, percibimos estas imбgenes como los documentos de la fuerza histуrica grande y de la importancia emocional enorme”.
La idea de la ediciуn la explican tambiйn los nombres de los apartados: “Ciudades”, “Pueblos”, “En la retaguardia”, “En el frente”, “La paz entre Brest y Lituania”, “Fosas”… Miremos a las pбginas del cuarto de ellos e intentemos realizar un viaje imaginado a las posiciones de fuego. Al abrir йse apartado, vemos en la cubierta la imagen del aсo 1915: los soldados alemanes subieron al caсуn ruso que habнan conquistado. Parece que estбn felices de que al menos los proyectiles de aquel caсуn ya no podнan alcanzarlos. Se me han ocurrido otros caсones de la Primera Guerra Mundial… Entre ellos, el famoso caсуn “Gran Bertha”, inventado en la fбbrica de armas del empresarial alemбn Krupp. Uno de sus proyectiles pesaba 900 kg y podнa romper una fortificaciуn de hormigуn y acero de dos metros… El mismo comienzo del diбlogo de las fotos con los espectadores y lectores nos prepara para un viaje al campo de la guerra, para no limitarnos con el paseo a una hacienda rica con el fin de descubrir unas u otras curiosidades locales. Pues, estamos contemplando las ruinas de la estaciуn de ferrocarril en Barбnovichi. Y otra imagen nos cuenta sobre cуmo se descarga la alambrada (tambiйn es uno de los inventos “tecnolуgicos” de aquella йpoca). Una serie entera de las tarjetas alemanas estб dedicada al perнodo de revueltas de guerra en Brest. Kobrin, el aсo 1916 — las ruinas, batallуn sanitario, y en la imagen del aсo 1917, otra vez hecha en Kobrin, — vemos el hospital. Como una ciudad-hйroe se nos presenta de las tarjetas Smargуn. En las fotos — la iglesia arruinada, los soldados, que se habнan preparado en la trinchera para el ataque quнmico, las fortificaciones de defensa, y el obъs alemбn, el telйgrafo de frente у Smargуn… Muchas ilustraciones — de Polesie, de las orillas del Pina, de las localidades de Gordno, Brest a orillas del Shchara.
Hojeando el libro de Vladнmir Likhodйdov reflexionas en lo que la iniciativa social del coleccionador para reunir las tarjetas antiguas tiene el carбcter de un acto social muy importante. Muchas tarjetas (Ўy hasta su mayorнa principal!), aunque antes tenнan las ediciones grandes, son desconocidas para los investigadores nacionales. ЎY eso sin hablar de todos los que se interesan por la historia!

Alйs Karliukйvich.
Las tarjetas de la colecciуn de Vladнmir Likhodйdov
Заметили ошибку? Пожалуйста, выделите её и нажмите Ctrl+Enter
Версия для печати
Заполните форму или Авторизуйтесь
 
*
 
 
 
*
 
Написать сообщение …Загрузить файлы?