Prodi considera...

Hace falta señalar que Romano Prodi –que dio conferencia en la Universidad Nacional de Belarús– fue presentado como el presidente de la Fundación para la Cooperación Internacional.

Hace falta señalar que Romano Prodi –que dio conferencia en la Universidad Nacional de Belarús– fue presentado como el presidente de la Fundación para la Cooperación Internacional. Pero a mí me parece que él debería ser presentado como el primer ministro de Italia dos veces. Los políticos de este nivel nunca se apartan de sus asuntos. Lo que confirma una reunión con el presidente belaruso, Alexandr Lukashenko, así como la conferencia, en que han participado muchas personas. No era larga, pero abarcó todos los temas y tendencias más importantes en las relaciones internacionales de la última media década. Romano Prodi compartió su visión en cuanto al mundo moderno en forma de miniaturas, subordinadas a una situación particular. Sin embargo, cada una de ellas fue, lógicamente, verificada y completada, por lo que, en la imaginación de los participantes ellas se presentaron como un solo tema con sus causas y efectos. 



 Naturalmente, la situación en Europa era del mayor interés político del Sr. Prodi. Por lo tanto, la mitad de la conferencia fue dedicada a los asuntos europeos y la Unión Europea. Más precisamente, la segunda parte de la conferencia. En la primera parte él habló sobre la situación en el mundo en general. Es más, el Sr. Prodi presentó los argumentos de carácter económico. Siendo ex jefe del gobierno de la tercera economía de la zona de euro, él sabe muy bien, que la política del país, las perspectivas de desarrollo, así como el presente y el futuro de la nación, en primer lugar, están determinados por intereses económicos. 

...Todos nosotros observamos la caída de los precios del petróleo. Además de eso, los acontecimientos de los últimos días derrumban la economía rusa. Pero el problema más importante, según el Sr. Prodi, son las sanciones que afectan a todos. Tanto Rusia como los países miembros de la Unión Europea deben mantener buenas relaciones, pues sólo trabajando juntos, ellos podrían estar seguros de su propio bienestar. A esta altura, las dos partes tienen serias diferencias, lo que es más bien una buena razón para sentarse a la mesa de negociaciones y empezar a analizar cómo podrían superar todas las contradicciones. Ucrania –que se ha convertido en una manzana de la discordia– tendría que ser un puente entre Rusia y la Unión Europea, pero ahora es un campo de batalla. Claro que es una situación desagradable, pero hace falta encontrar una solución razonable. Podemos hacerlo. 

Hablando de la Unión Europea, su principal logro, Romano Prodi considera la seguridad geopolítica de la región. Tres generaciones de residentes de los países miembros de la Unión Europea viven en la paz más tiempo que nunca en la historia. Sin embargo, desde un punto de vista económico, esta estabilidad no es constante. Cuando hubo una crisis económica y financiera global, los líderes de la Unión Europea no lograron desarrollar una estrategia común para apoyar la economía. En consecuencia, la crisis ha afectado a los países de la Unión Europea de manera irregular, violando el equilibrio preexistente de fuerzas. La creación de la Unión Europea se hizo posible tras la unir Francia y Alemania, que formaron una especie de la locomotora franco-alemana: el corazón de la Unión Europea. Sin embargo, durante la crisis, sólo Alemania seguía siendo un país con una economía estable, cuya ayuda buscaban otros miembros de la asociación. Lo que permitió a Berlín establecer reglas en la política económica de la Unión Europea, que a veces era difícil de cumplir no sólo para las economías pequeñas de Europa, sino también para la misma Francia. Naturalmente, la influencia económica se transforma en la política, y ahora Alemania determina el rumbo de la política de la Unión Europea. Si antes el presidente de los Estados Unidos llamaba al primer ministro británico, ahora él llama a la cancillera alemana. 

Sin embargo, el Sr. Prodi sigue siendo optimista con respecto a la Unión Europea. Él cree que la asociación ha enseñado a todos algo muy importante: los países europeos pueden seguir sus propios intereses y cooperar, compartiendo valores comunes. Según él, la Unión Europea tiene el sistema que debería ser replicado en todo el mundo para que desaparezca el concepto de unipolaridad. En esta estructura todos los países tienen derecho de voto equivalente, independientemente de su tamaño y antecedentes culturales, y todas las contradicciones se superan juntos. Bueno, tal vez sea demasiado optimista, pero su punto de vista refleja con mucha precisión también el punto de vista de Belarús en cuanto a la identidad nacional y la igualdad en el diálogo político y la cooperación, lo que son claves indudables de la estabilidad y prosperidad en la esfera de la política internacional. 

Durante su estancia en Minsk, Romano Prodi aceptó amablemente la propuesta de responder a las preguntas del diario, “SB. Belarús hoy en día”. 

— ¿Cuáles son las amenazas y oportunidades para la Unión Europea en el mundo actual? 

— La necesidad más importante para la Unión Europea es garantizar el crecimiento económico. En los últimos años, en los países, como España e Italia, se ha producido un debilitamiento de la economía, lo que ha llevado a su vez a un aumento de la tensión social. La búsqueda constante de las maneras de mejorar la situación económica es un reto más importante para la política europea. En la Unión Europea ya se escuchan varias propuestas en respecto, pero, en mi opinión, no son suficientes. Hoy en día, la economía europea requiere de los proyectos de inversión. 

— Si dejamos al lado economía y dirigimos a otras amenazas, la mayor de éstas en Europa es el conflicto en Ucrania. En su opinión, ¿cuál es el papel de la Unión Europea en la resolución de esta situación? ¿No cree que la Unión Europea haya cometido durante el conflicto los errores y podría actuar de otro modo? 

— Cuando nosotros tenemos que enfrentar un conflicto de tal escala como la guerra en Ucrania, los errores son inevitables. Por lo tanto, incluso la Unión Europea los ha hecho. El error principal fue la falta de diálogo en los primeros días del conflicto. Cuando los acontecimientos comenzaron a desarrollarse, me di cuenta de que tenemos que actuar de inmediato en conjunto a fin de desarrollar un plan para ayudar a Ucrania a superar la crisis. Tendríamos que llevar a cabo las negociaciones con la participación de la Unión Europea, los EE.UU. y Rusia, así como recoger el dinero para proporcionar la asistencia financiera a Ucrania. Y sigo considerando que todavía hay tiempo para iniciar un diálogo y diseñar medidas conjuntas encaminadas a la resolución del conflicto bélico. 

— La paz en Ucrania es muy importante también para Belarús. Ucrania es nuestro vecino, con el cual nos gustaría seguir siendo amigos, por lo tanto, el Gobierno de Belarús, de hecho, está contribuyendo al diálogo y promueve su desarrollo muy activo. ¿Cómo está recibida nuestra actitud en la Unión Europea? 
— A pesar del hecho de que Belarús no es la parte de la Unión Europea, su país mantiene estrechas relaciones comerciales con la misma. Además de eso, Belarús tiene fuertes lazos con Rusia y Kazajistán. Y no veo ningún obstáculo para que en el futuro nuestra cooperación sólo siga creciendo. Tenemos diferencias exclusivamente políticas, y yo creo que poco a poco este tema podría ser resuelto. Así que mi propuesta es crear un espacio agradable en toda la región, donde se podría llevar a cabo la cooperación empresarial, beneficiosa para todos los participantes de este proceso. Pero es sumamente importante establecer buenas relaciones de igualdad entre Rusia y la Unión Europea. 

— Por lo tanto, ¿usted ve buenas perspectivas para la cooperación entre la Unión Europea y la Unión Euroasiática? 

— Exactamente. Sin embargo, para establecer el diálogo entre estas dos asociaciones se necesitará tiempo. Tenemos muchas áreas de cooperación, y cada una debe ser desarrollada, firmando acuerdos necesarios y creando instituciones necesarias. Debemos trabajar sin prisa, pero avanzando hacia nuestra meta. Pero, en primer lugar, tenemos que sentarnos a la mesa de negociaciones y analizar todas nuestras diferencias. Pues estoy seguro de que ninguna de las partes es suficientemente fuerte para sobrevivir por sí misma, así que necesitamos uno a otro. Sólo tenemos que llegar a un acuerdo.

Roman Dubovets
Заметили ошибку? Пожалуйста, выделите её и нажмите Ctrl+Enter
Версия для печати
Заполните форму или Авторизуйтесь
 
*
 
 
 
*
 
Написать сообщение …Загрузить файлы?