ЎPiensa, Chatskiy, piensa!

[b]La comedia de Alexandr Griboyйdov “El mal de la razуn” presentada por los actores del Teatro Nacional Acadйmico de Drama de Belarъs Maxim Gorki tiene gran йxito taquillero. Una vieja historia obtiene un nuevo contenido[/b][b]Hogar, mi dulce hogar [/b]La la pieza de Alexandr Griboyйdov que conocemos del programa escolar –estrenada recientemente en el Teatro Ruso, como tradicionalmente nombramos el Teatro Nacional Acadйmico de Drama de Belarъs Maxim Gorki– provoca los sentimientos nostбlgicos. Ademбs de eso, yo recordй mis clases de la literatura rusa, cuando estudiamos la pieza “El mal de la razуn”. Aprendнamos de memoria los monуlogos de Chatskiy, analizбbamos aforismos versados y las locuciones proverbiales que en abundancia tiene la comedia.
La comedia de Alexandr Griboyйdov “El mal de la razуn” presentada por los actores del Teatro Nacional Acadйmico de Drama de Belarъs Maxim Gorki tiene gran йxito taquillero. Una vieja historia obtiene un nuevo contenido

Hogar, mi dulce hogar
La la pieza de Alexandr Griboyйdov que conocemos del programa escolar –estrenada recientemente en el Teatro Ruso, como tradicionalmente nombramos el Teatro Nacional Acadйmico de Drama de Belarъs Maxim Gorki– provoca los sentimientos nostбlgicos. Ademбs de eso, yo recordй mis clases de la literatura rusa, cuando estudiamos la pieza “El mal de la razуn”. Aprendнamos de memoria los monуlogos de Chatskiy, analizбbamos aforismos versados y las locuciones proverbiales que en abundancia tiene la comedia. Ademбs de eso, reflexionбbamos, por quй el gran crнtico, Vissariуn Belinskiy, caracterizу a Chatskiy como un gritуn y hablador enfбtico y por quй Alexandr Pushkin se lo creнa un hombre bueno y noble. E incluso interpretбbamos los diбlogos...
Tuvimos suerte: nuestra maestra de la literatura rusa fue una persona pensadora. Ademбs de eso, fue nuestra maestra tutora que nos animaba a una comunicaciуn y como se suele decir a esta altura, tuvo energнa positiva. Nos enseсу no tener miedo de expresar nuestra propia opiniуn, incluso si era distinta de las opiniones autorizadas en cuanto a los aspectos literarios y de la vida cotidiana. En sus clases nosotros aprendнamos a desmentir los estereotipos en cuanto a la libertad del pensamiento y no repetir las cosas bien conocidas. Ademбs de eso, recuerdo muy bien cуmo, citando o leyendo diferentes opiniones de los crнticos sobre la comedia “El mal de la razуn” la maestra siempre hacнa a pregunta: “їQuй piensas al respecto?”
Incluso entonces, aunque vagamente, me daba cuenta de que Chatskiy no sуlo era denunciador del sistema autocrбtico, sino un joven talentoso que no podнa tolerar la hipocresнa y afectaciуn, por lo tanto decнa toda la verdad. Y debido al maximalismo de jуvenes no sabнa guardar silencio en los momentos, cuando era inъtil hablar. Precisamente esta imagen de Chatsky tengo grabada en mi memoria. Ademбs de eso, recuerdo, quй difнcil ha sido para mi comprender las imбgenes de Chatskiy, Sofia y Molchalin... A esta altura me doy cuenta de que nuestra maestra tutora sabнa romper marcos del programa de estudios y permitнa elegir entre los puntos de vista polares –presentados por los crнticos, contemporбneos de Alexandr Griboyйdov– una opiniуn que nos parecerнa cercana o sintetizarla, tomando en consideraciуn tambiйn las opiniones de los demбs.
A esta altura recuerdo de mi maestra de la literatura rusa con mucha gratitud, asн como de aquellas personas que reflexionaban en el marco del programa escolar soviйtico. Pues cada una de йstas me regalу vivencias inapreciables.
Por lo tanto, el espectбculo del Teatro Ruso me regalу el regreso al pasado. Me acordй de los tiempos de escuela... Creo que no fuн sola: los demбs espectadores tambiйn con un gran entusiasmo reaccionaban, cuando sonaban las locuciones proverbiales de Alexandr Griboyйdov: los felices no miran el reloj; bendito es el que lo cree sinceramente; los edificios son nuevos, pero los prejuicios son viejos... Y los espectadores, menores y mayores, se sonreнan, pues cada uno tenнa sus asociaciones relacionadas con la pieza “El mal de la razуn”. Por ejemplo, la frase “aunque la historia fresca, pero nadie la cree” me hizo recordar de mi maestra de historia que con una impresionante entonaciуn artнstica la pronunciaba, cuando mis compaсeros, Lenka o Vovka, sin aprender la lecciуn, trataban de encontrar una justificaciуn. Y los demбs compaсeros se morнan de risa.
Despuйs del espectбculo comencй a pensar de modo especial en los tiempos de estudios y en mis profesores, en mi pequeсa patria, en donde pasй mi infancia. En mi memoria revivieron diferentes imбgenes del pasado... Aquн estб mi pueblo de Volchansk que se veнa como en la palma de la mano: sуlo hay que subir en las colinas que en mi infancia parecнan grandes montaсas que lo han enmarcado del lado nуrdico hundido en la verdura... Y aquн estбn los arbustos de espinas. En Ucrania se los llama “teren”. Los mismos estбn creciendo incluso a esta altura en las pendientes de una barranca, con la cual limitaba el jardнn de casa de mis padres. Las hojitas de este arbusto espinoso –que se ponen rojizas en otoсo– no caen hasta el invierno.
Sobre el fondo de la primera nieve los arbustos se veнna inimitables y agitaban la imaginaciуn con su brillo, causaban pensamientos sobre el verano con sus largas vacaciones, sobre los recorridos por las montaсas, desde las cuales me encantaba en diferentes aсos observar la ciudad y el humo de las chimeneas y fogatas. A finales de otoсo, comiendo bayas del arbusto, me gustaba aspirar el aroma de las hojas caнdas y soсar con de los paнses lejanos, en donde durante todo el aсo estб brillando el sol, florecen las azaleas y adelfas ...
Al haber visitado mбs de una vez en los paнses calurosos, cada vez mбs a menudo regreso a mi hogar, soсando con el aroma de mi infancia. Y el aroma de mi patria... El espectбculo del Teatro Ruso hizo acordar de mis deseos de los aсos anteriores.

Pieza para siempre
Esta referencias en cuanto de la pieza “El mal de la razуn” en el ambiente teatral oн muchas veces. En realidad, incluso ahora, una vez estrenada la obra, estoy convencida de que la elecciуn del director de escena, Serguey Kovalchuk, ha sido muy correcta. Incluso dirнa: sin pйrdida. Pues el propio texto de esta obra inteligente e irуnica, como un buen actor, condena el teatro en la atenciуn favorable del pъblico. Es mбs, el trabajo sobre el texto tan poйtico es un buen entrenamiento para los actores de mucho profesionalismo. Por algo los crнticos coinciden en una opiniуn: la pieza de Alexandr Griboyйdov “El mal de la razуn” –que ya a lo largo mбs de ciento cincuenta aсos– es la piedra de toque de la madurez del cualquier teatro de drama ruso. Y no recuerdo quiйn de ellos ha dicho: si hay actores capaces de interpretar a todos los personajes de esta obra, por lo tanto, el elenco es bueno y puede presentar cualquier repertorio. Es muy probable que anteriormente el nuestro Teatro Ruso no haya tenido al nъmero suficiente de actores, pues nunca en toda la historia de su existencia no ha sido puesta la obra de Griboyйdov. Claro que es sуlo la opiniуn crнtica y nada mбs. Pues creo que nadie en Belarъs ya tiene duda de que los actores del Teatro Ruso estбn capaces de interpretar cualquier repertorio.
No sй si el mismo director de escena estб satisfecho con la interpretaciуn. Pero supongo que йl pueda amargarse sуlo por el hecho de que no todos los actores conocen muy bien la poesнa muy virtuosa de Alexandr Griboyйdov. Es cierto, es un montуn de texto, incluso es posible ahogarse en el mismo, por lo tanto, en el estreno han sonido trabalenguas y algunas frases no han sido bien acentuadas. En mi opiniуn, con el paso de tiempo todo se arreglarб, cuando el texto dramatъrgico, como dicen los mismos actores, les permitirб desatarse a full. A propуsito, mirando la obra despuйs de algъn tiempo me alegrй mucho. Pues la mayorнa de los actores “sienten” el texto como un guante, como pasa con un traje nuevo, al cual una persona debe acostumbrarse poco a poco.
Como dicen los profesionales, una declamaciуn es un asunto muy delicado. Pero en este caso tengo que seсalar que es un ejemplo del brillante habla rusa del artista popular de Belarъs, Olga Klebanуvich. Su condesa Khlestova habla de modo perfecto. El carбcter fuerte y poderoso de esta seсora de Moscъ, promotora de la opiniуn pъblica, se percibe desde la primera frase que aparece en el escenario acompaсada de una comitiva real. Olga Klebanуvich tiene voz alta y retumbante. En seguida se nota su carбcter vivo y fuerte. La actriz, como se suele ocurrir con ella, ha logrado encontrar una tonalidad adecuada e interpreta muy bien la imagen de la protectora de la joven sobrina, Sofia.
Y el discurso del joven actor, Antуn Belskiy (Chatskiy), suena inteligiblemente: se percibe la escuela moscovita del instituto teatral Borнs Shchukin. Ademбs de eso, trata de seguirlo Veronica Pliashkйvich: su Sofia estб pronunciando con mucha ternura sus rйplicas. Tambiйn el artista emйrito de Belarъs, Andrei Dъshechkin (Platуn Mikhбilovich Gуrich), y Oksana Lesnaya (Natalia Dmнtrievna Gуrich) interpretan brillantemente a un matrimonio tнpico. Claro que en la misma el primer violнn juega el personaje de Oksana. Ella es inteligente y muy femenina y manipula bien exitosamente su esposo maridazo. Como se suele decir, estб sobre el mismo. A Platуn Mikhбilovich, amigo de Chatskiy, en el pasado una persona amable e inteligente, no le queda otra que adaptarse a su esposa bien astuta, pues ya ha hecho su elecciуn, al casarse con una mujer hermosa. Ademбs de eso, estб muy buena la entonaciуn de Elena Pastrйvich (condesa Tugoъkhovskaya), en la cual se percibe la superioridad principesca. En general, todos los pequeсos papeles –interpretados por los actores mбs importantes del Teatro Ruso– es una confirmaciуn mбs convincente de la famosa frase de Stanislavskiy que no hay papeles pequeсos. En este conjunto de los tipos humanos, debilidades y pasiones –creados por los artistas del Teatro Ruso– cada actor interpreta su papel de modo muy profesional. Y seis hijas del prнncipe en edad de casarse, como si sea una banda de pбjaros chirriarados o incluso libйlulas, interpretados por las jуvenes actrices del teatro, carne y sangre de su entorno: sуlo sueсan con casarse con un hombe rico y exitoso. їAcaso no parezcan a las muchachas de hoy? A su vez, Antуn Antуnovich Zagoretskiy –interpretado por Oleg Kotz, pнcaro y jugador empedernido de cartas– aparece en la casa de Fбmusov, como si acaba de venir desde un moderno casino, en donde ha sacado tajada. ЎCon quй ganas el personaje de Kotz estб tomando una copa de champбn! Cuando lo vera, preste atenciуn, pues eso tambiйn impresiona.
Un poco de grotesco, un poco de ironнa, un poco de la mirada separada de sus personajes e incluso la motivaciуn psicolуgica de las imбgenes: con la ayuda de esta magia teatral se estб creando una imagen generalizada de todos los tipos en las mбscaras, aquellas que diseсan y manejan la opiniуn pъblica: cуmo y segъn quй reglas debe vivir la gente. Y en una puesta en escena, cuando Chatskiy ya ha sido rechazado por la sociedad y declarado loco, con una precisiуn muy asombrosa comienzan a dar frutos las especiales tйcnicas del director de escena, pues todos los amigos de Fбmusov forman parte de un grupo monolнtico. Y es imposible entender, si es la gente que tiene miedo y no quiere saber nada de sн misma, que podrнa quebrantar su autoridad o es la pared hostil que no permite a uno aceptar visiones en cuanto a la vida diferente. La luz azul cadavйrica hace cada vez mбs sуlida la idea del director sobre la intemporalidad del semejantee fenуmeno. En otras palabras, es una situaciуn tнpica para todos los tiempos, por lo tanto, la pieza de Alexandr Grioyйdov estб fuera del tiempo.
Todo en la obra suena нntegramente, pues la misma tiene un sуlido contenido que une todos los papeles. Lo que, como se conoce, ocurre solamente, cuando el director de escena sabe, lo que quiere obtener de los actores, de la misma pieza y sabe transmitir sus pensamientos. Naturalmente, poco a poco los mismos se cristalizan tras los ensayos y de una actuaciуn a la otra. Y a medida de como el espectбculo se pone mбs fuerte, el concepto del director de escena comienza a sonar con mбs claridad.
Claro que Serguey Kovalchuk trata de apartarse de una directa socializaciуn de la obra, lo cual es bien comprensible. Segъn Kovalchuk, la sociedad es en parte todos nosotros. No son personajes grotescas, sino las personas con diferentes ideas en cuanto a moral, cultura, relaciones con los demбs, actitud hacia el negocio e incluso a la misma profesiуn. En general, es la gente comъn.
Algunos de nosotros con ganas ponen mбscaras de decencia, convicciуn, estereotipos y algunas personas con facilidad se las quitan, pues tienen carбcteres mбs abiertos y a veces incluso no tienen esta misma mбscara y arriesgan de no ser comprendidas. Pero hay personas, a las cuales la mбscara se les pega con fuerza. Algunos sirven a la causa, otros a las caras, pero algunos piensan que todo el mundo es un paнs. Para uno la carrera es toda una vida, mientras para el otro es el amor y la familia. A su vez, hay gente que estб buscando justo tйrmino medio. Sin duda, en la sociedad, como en cada persona, estбn mezclados muchos aspectos. Como se suele decir, la naturaleza de cada persona tiene su “luz” de la conciencia y su “oscuridad” de subconsciencia.
En la entrevista –concedida amablemente a mi colega aъn antes del estreno de la obra– el director de escena del Teatro Maxim Gorki dijo muy claramente, al formular su propio punto de vista en cuanto a la comedia de Alexandr Griboyйdov: “Aquel giro filosуfico –que hemos encontrado– puede ser de interйs para el actual pъblico belaruso. Pero partimos del hecho de que las caracterнticas de los personajes mбs importantes, Fбmusov, Molchalin y Chatskiy –son propias a todas las personas. Es el deseo de preservar tradiciones, la confrontaciуn y adaptaciуn. El hombre vive en el cruce de estas tres verdades, probando por turno cada una de las mбscaras”.
Por lo tanto, hace falta seсalar que los actores han logrado cumplir con esta idea.

Cuando niсo
Un detalle importante: el teatro siguiу estrictamente el texto de la pieza. Permнtanme recordar el sujeto de la famosa obra de Alexandr Griboyйdov “El mal de la razуn”. En la casa de un rico funcionario de Moscъ, Fбmusov, padre cuidadoso de la hija de diecisiete aсos, Sofia (en dos elencos artнsticos este papel se lo interpreta el artista de la antigua Uniуn Soviйtica, Rostislav Yankovskiy, y el artista popular de Belarъs, Aleksandr Tkachenok) todo se desarrolla bien. Corren los servidores: Lisa (Elena Stetsenko) alegre y bien artнstica, Petrushka (Alexei Senchilo), mozo bien vivo, y el Siervo representantivo, interpretado por el artista emйrito de Belarъs, Eduard Goriachiy... Ademбs de eso, hace tictac el reloj, se calienta la estufa, se celebran las recepciones con la participaciуn de las personas apropiadas, se realizan las conversaciones para promover toda la importancia de los familiares y se celebrar las fiesta para los amigos. Sofia estб enamorada de Molchalin (Ruslбn Chernetskiy), secretario de su padre, un hombre solapado. A su vez, el padre quiere que su hija se case con el coronel Skalozub (Andrei Krivetskiy), un veterano muy valiente. El ritmo de la vida tranquilo estalla la llegada de Chatskiy, hijo de un amigo fallecido de Fбmusov. Despuйs de viajar por el mundo durante tres aсos Chatskiy, sin pasar por su casa, en donde ha tenido infancia y adolescencia muy felices, jugando con Sofia, cree que la jovencita tiene que caer en sus brazos... Por desgracia, las cosas no hayan salido como esperaba Chatskiy.
їCuбl es Chatskiy interpretado por Antуn Belskiy? Claro que su protagonista no es denunciador del sistema social. їY quiйn de nosotros actualmente creerб a aceptarнa a Chatskiy que criticando a todos y a todo, se pondrб a uno el inri? En el peor de los casos, simplemente pasarбn de largo. Es cierto, Chatskiy como si salga del esquema que determina, como hace falta vivir y hablar. Es cierto que tras tener maximalismo de jуvenes y ser muy atrevido y relajado, йl dice de lo que piensa. Ademбs de eso, se puede suponer que tenga tambiйn una confusiуn en su mente y deseo de mejorar este mundo, pues tiene solamente veinte aсos y obstinadamente cree que padres y abuelos se equivocan. Y, cуmo a uno le gustarнa cambiar sus visiones en cuanto a la vida. Segъn el sujeto de la pieza, Chatskiy regresa de un viaje mбs crecido y sigue enamorado de Sofia. Pero como ella no le responde, en un primer momento estб muy confundido. Belskiy logra captar esta entonaciуn. Luego su protagonista se pone cada vez mбs firme y busca a los culpables. Y nosotros entendemos todas las causas del creciente conflicto entre Chatskiy y todo el mundo: es el amor rechazado y el conflicto entre las personas. Chatskiy se siente insultado, por lo tanto, se estб cambiando la tonalidad de sus argumentos. Al principio, йl aunque estб un poco alterado, sigue siendo una persona agradable y pacнfica. Aъn cree que Sofia lo ama. Ademбs de eso, estб llevando bastante bien con otra gente, pero al mismo tiempo estб mostrando sus capacidades intelectuales, dirige rйplicas que demuestran todas sus visiones libres. Es curioso si la muchacha se le haya respondido, dirнa Chatskiy en la cara de su futuro suegro las palabras tan ofensivas: “їDуnde estбn los padres de la Patria que deberнan servir de ejemplo?” No lo creo... Es mбs bien, se quedarнa calladito y luego, probablemente, una vez al casarse con la hija de Fбmusov, se convertirнa en un hombre de casa, igual como su amigo, Platуn Mikhбilovich Gуrich.
El final de la obra es bien triste: el director de escena expulsa a Chatskiy... directamente en un charco. Queriendo saltar tras una cerca vieja, Chatskiy se desliza y cae a nada. La vida, como si lo tire a la periferia, en donde permanece sentado, sin poder recuperar el amor de Sofia. Chatskiy causa mucha lбstima. Tambiйn sus sueсos incumplidos, su energнa limpia, que ha estrellado contra el muro de la incomprensiуn de la mujer que amaba tanto. Ademбs de eso, me da pena de Sofia. Me encanta ver que a su protagonista tan delicada la actriz Verуnica Pliashkйvich se le de una gran fuerza interior. Sofia no estб aplastada por la infamia de Molchalin, quien responde a su amor sуlo por interйs. Es mбs bien, ella, aunque estб conmovida mucho por su traiciуn, en la parte final de la obra se encuentra en un estado de shock de sн misma. Parece que Sofia durante mucho tiempo estй apenada por el hecho de que haya rechazado a la ligera el gran amor, como se suele suceder sуlo en la juventud.
Ademбs de eso, me agrada de que el director de escena no haga de Chatskiy a un hйroe. Es mбs bien, esta imagen se percibe como una personificaciуn de toda la verdad de nuestra vida, que, debido a las circunstancias y a la juventud no estб capaz de aceptar compromisos y otra visiуn, lo que una vez mбs subraya toda la debilidad de Chatskiy, cuya pureza y nobleza son impotentes ante la prudencia descarada de Molchalin.

Y los demбs
Ruslбn Chernetskiy –que interpreta a Molchalin– es el actor guapo, esbelto, plбstico que estб interpretando su papel con golpes grandes. Su personaje es como un animal grande y bien entrenado de la familia de los felinos que se caerб sobre su espalda en el caso necesario y morderб, pues tiene naturaleza “salvaje”. Y con eso incluso cantarб, mostrбndose, una canciуn de amor. Ademбs de eso, la obra es rica en otros trucos bien agradables. Por ejemplo, la “lluvia” de caramelos en las envolturas brillantes de color violeta, con los cuales Petrushka cubre a su amada, Lisa. Tambiйn el apago de las velas que simboliza los sentimientos extinguidos de Sofia. Y la apariciуn en el escenario de los niсos, lo que simboliza el regreso de Chatskiy y Sofia a su infancia... Estas tйcnicas teatrales no son revolucionarias para nada, pero de cualquier modo son aquellos hermosos detalles que dan peso a una gama semбntica de una obra teatral.
A su vez, el abrigo de Chatskiy arrebujado muy bien, cuando йl sale de la casa de Fбmusov, tambiйn estб lleno de simbolismo: es poco probable que en el futuro nuestro protagonista lastimado tanto abra su alma. Tambiйn Sofia –que ha puesto una prenda bien cerrada– estб abrazando sus hombros. Lo que significa que la infancia se ha ido para siempre y nunca regresarб. Por lo tanto, los sentimientos no son aprobiados para nada, pues nadie los necesita mбs. Pues en un corazуn abierto puede caer cualquier persona, lo que con mucha precisiуn estб descrito en la famosa novela de Mikhail Bulgбkov, “El Maestro y Margarita”.
їSi entiende todo el drama de su hija el padre de familia, Fбmusov? Segъn el concepto de la obra, Rostislav Yankovskiy y Alexander Tkachenok no entran en minucias. Lo mбs importante para los actores –que protagonizan a Fбmusov– es demostrar todo su amor y el deseo de la felicidad para Sofia.
Sin embargo, no hace falta inventar nada: йste es el contexto de la obra. Y cada uno de los actores tiene su propio dibujo del papel, sus colores y entonaciones. Fбmusov –interpretado por Rostislav Yankovskiy– es muy lozano. Su lealtad a las tradiciones de sus padres es una garantнa la prosperidad y del estatus social bien duraderos. Hace falta seсalar que al personaje –protagonizado por Rostislav Yankovskiy– uno incluso tiene una gran compasiуn y comienza a creer firmemente que es honesto e irreprochable en todos los sentidos, y por lo tanto, sufre mucho, cuando se perturbe el ritmo normal de su vida. Su Fбmusov incluso no permita pensar que en la vida rutinaria se puede cambiar algo. Por lo tanto, hace pausas, cuando el personaje –protagonizado por Alexandr Tkachenko, muy alegre, impetuoso y sensible a las crнticas de sus ideales– trata de defenderlos. Incluso se ahoga con las emociones, cuando escucha algo que no coincide con sus conceptos tradicionales. Йl estб, como un nervio desnudo, cuando las leyes sуlidas –que sigue toda la sociedad– se pisotean y se someten a la crнtica.
Unas pocas palabras sobre otros aspectos de la obra: la mъsica de Pбvel Yakubchonok y la escenografнa de Alla Sorуkina. La mъsica es muy apropiada: expresa el tema de cada personaje, sus alegrнas y penas e incluso una sensaciуn de la multitud reunida en la fiesta en la casa de Fбmusov, cuando la alegrнa se desborda, poniendo acentos en el significado. Ademбs de eso, el uniforme muy grande con la orden –que a lo largo de toda la obra sirve como un muro encortinado en el hogar de Fбmusov– es un aterrador espacio negro, enorme y vacнo. E incluso se parece a un abismo. Me parece sorprendente la imagen de la misma subconciencia humana. Por algo la parte final de la obra Kovalchuk ha hecho pasar desde la casa de Fбmusov a la calle y a la entrada principal, en donde ya estб reinando la noche que como si caiga al pъblico. Y Chatskiy insultado y lastimado –que tiene tantas ganas de escapar de Moscъ– tambiйn estб mirando en la oscuridad, o, tal vez, en sн mismo. Y como si comience poco a poco a pensar, por quй ha fracasado...

Valentina Zhdanуvich
Заметили ошибку? Пожалуйста, выделите её и нажмите Ctrl+Enter
Версия для печати
Заполните форму или Авторизуйтесь
 
*
 
 
 
*
 
Написать сообщение …Загрузить файлы?