Perspectivas de vivienda

En el mercado primario y secundario los apartamentos se ponen más baratos. ¿Por qué sucede esto?

En el mercado primario y secundario los apartamentos se ponen más baratos. ¿Por qué sucede esto? ¿Acaso el encargo del Gobierno sea una alternativa a las viviendas cooperativas? ¿Hay un futuro en la construcción compartida? Estos temas el corresponsal de la revista se los analiza con el director del departamento de la política de vivienda del Ministerio de Arquitectura de Belarús, Alexander Gorval.



— Hoy en día, en el mercado de la vivienda se observan fenómenos poco comunes. El precio de los apartamentos está bajando constantemente. Durante el primer semestre de este año, el costo por un metro cuadrado en los edificios comerciales se ha reducido en un 16 por ciento. El precio por un metro cuadrado en las viviendas de la clase económica en Minsk es de mil 200 dólares norteamericanos en equivalente. A su vez, en las afueras de la capital se puede adquirir viviendas por un precio de 800 dólares norteamericanos en equivalente.


— Con respecto a la construcción de viviendas con apoyo del Gobierno para la gente que está en la espera, el precio por un metro cuadrado no se ha cambiado desde el final del año pasado. Por alguna razón las personas piensan que las viviendas deben hacerse más baratas, cuando todo se vuelve más caro. No pasará ningún milagro. La contención de costos lleva a la lixiviación de capital de trabajo en nuestras organizaciones. Si esta situación continúa más tiempo, pronto no habrá nadie que se animará a construir viviendas. El precio por un metro cuadrado en nuestro país es casi igual al salario promedio de siete millones de rublos belarusos (poco más de $ 460) en comparación con los seis millones 800 mil (es el salario promedio en julio).

Usted habló de la caída de los precios de las viviendas comerciales. Es cierto, los constructores privados se vieron obligados a reducir su rentabilidad. Si antes sus ganancias eran de decenas de por ciento, ahora son menores. Pero el costo no bajó mucho. Si pasamos el valor del dólar a rublos belarusos, verá que las viviendas comerciales en realidad se hicieron más caras. Pero el 99 por ciento de los ciudadanos no reciben un salario en dólares norteamericanos.

— Inicialmente, este año se planeaba construir cinco millones de metros cuadrados. De estos dos millones y medio con el apoyo del Estado. Recientemente, los planes han sido objeto de una corrección. ¿Cuántos metros de viviendas podemos esperar este año?

— Dentro de los cuatro millones de metros cuadrados. Se trata de una construcción de viviendas individuales, de alquiler en las zonas rurales, de acuerdo con el orden estatal, y así sucesivamente. Para los beneficiarios este año serán construidos un millón y medio de metros cuadrados. A propósito, el mismo número será previsto construir el próximo año con el apoyo del Estado.

— Los volúmenes están cayendo, y esto, por supuesto, se refleja en las empresas de construcción. ¿Cómo podría ser cambiada la situación?

— Ahora todos nosotros pasamos por los tiempos difíciles. Es verdad que los volúmenes disminuyeron varias veces: los programas de inversión fueron reducidos significativamente, pues la población no tiene suficiente dinero. Sobre todo sufren las empresas de la construcción de viviendas, que trabajan con una carga de un 80 por ciento o incluso menor. Serían felices de trabajar en el extranjero, pero nadie les espera por allí. Los vecinos rusos también construyen menos ahora. Aunque estamos construyendo obras individuales en varias regiones rusas, pero eso no resuelve sustancialmente el problema de la utilización de nuestro potencial. Los dirigentes de nuestras compañías tratan de buscar opciones. Y si no pueden encontrarlas, sus obreros trabajan un tiempo parcial. Pero tenemos esperanza que la situación pronto cambie. A esta altura se están llevando a cabo las negociaciones con las autoridades de la provincia rusa de Pskov. Además de eso, se han logrado acuerdos sobre la construcción del barrio en la provincia rusa de Kaluga. En este caso estamos hablando de unos 360 mil cuadrados de la vivienda.

— En los últimos años, han logrado resolver el problema de la construcción demorada. ¿Podría escalar de nuevo?

— La principal causa de la construcción demorada no es la intención criminal de una u otra empresa de construcción, como por ejemplo, fue en el caso con la compañía, “Terrastroyinvesto”, sino la falta de pagos. A menudo sucede que la gente no aporta a tiempo el dinero o los bancos no conceden préstamos a partir de condiciones favorables. Ahora en el país hay alrededor de diez construcciones demoradas. Así es la situación de los últimos meses: unos edificios se entregan a tiempo y con otros tardan mucho. Por lo menos, no son 150 casos, como fue antes.

— Mientras tanto, está prohibido crear nuevas cooperativas de construcción de viviendas. ¿Por cuánto tiempo será?

— De hecho, las nuevas cooperativas de construcción de viviendas no se crean desde hace unos dos años. Pues estamos ayudando a las que ya existen. Y son muchas, sobre todo en la capital y la provincia de Minsk. Este año, varias docenas de cooperativas de construcción de viviendas comenzaron a construirse y el próximo invierno tienen que ser entregadas. Hace falta señalar que en un futuro previsible las nuevas cooperativas de construcción de viviendas no van a crearse.

— Algunas incluso se desaparecen.

— Sólo por iniciativa de los miembros de las mismas cooperativas. Cuando, por ejemplo, ellos se dieron cuenta de que la construcción de su edificio no comenzará pronto, empezaron a buscar otras opciones para mejorar sus condiciones de vida. Si hablamos de los miembros que están en la lista de espera y tienen derecho a la ayuda de Estado, les conviene el sistema de encargo público.

— ¿Este mecanismo ya está desarrollado por completo?

— El cien por ciento. Sólo en los últimos seis meses según el encargo de Estado fueron construidos cinco mil 158 apartamentos. Lo que es seis veces más que el año pasado. Podemos decir que el encargo de Estado se utiliza para sustituir las cooperativas de construcción de viviendas: ahora las viviendas se construyen a partir de préstamos hipotecarios subsidiados y se venden a los que están en la lista de espera.

— A propósito, en cuanto a la construcción compartida. En Rusia, planean abolir esta forma como la más arriesgada.

— No pensamos cambiar nada en este sistema. Recientemente, al contrario, hemos arreglado todas las relaciones contractuales y hemos minimizado los riesgos a nivel legislativo para los accionistas. Para quienes decidan dejar de construir, los pagos serán relacionados legalmente con la tasa de refinanciación del Banco Nacional. Esta medida permitirá proteger a la gente de pérdidas significativas. Además de eso, tenemos algunas grandes organizaciones dispuestas a construir viviendas por su propia cuenta y luego venderlas en el mercado. Si tomamos préstamos en los bancos, la construcción de nuevas viviendas se hará un 40 por ciento más cara. Así que por el momento no pensamos introducir ningunas innovaciones.

Svetlana Devyatkova


Ciudades satélites en el momento de su construcción


Los planes maestros de la construcción de las ciudades satélites de Minsk ya están listos

En general se trata de las seis ciudades situadas dentro de un radio de 60 kilómetros del centro: Dzerzhinsk, Zaslavl, Logoisk, Smolevichi, Fánipol y Rudensk. La última está considerada como la mejor opción. Pues ya está desarrollada la infraestructura de transporte, operan varias empresas industriales, donde podrían trabajar las personas que instalarán aquí.

— Se presta mucha atención al desarrollo de la aglomeración de Minsk y de todo que está relacionado con el desarrollo de las ciudades satélites, el funcionamiento del Parque Industrial Chino-Belaruso y la construcción de la segunda carretera de circunvalación. Todo esto ha sido tomado en cuenta durante el desarrollar de un nuevo plan maestro, señaló Pável Luchinóvich.

Claro que el plan maestro de desarrollo es importante, pero de cualquier modo es el papel y no se trata en absoluto de nuevas viviendas que está previsto construir. Hasta donde se conoce, como la “piedra de toque” ha sido construido un solo edificio de viviendas en Smolevichi. El fin del año pasado en la sesión del consejo municipal el presupuesto para el año 2016 y, en particular, la financiación de los documentos de proyección y construcción del barrio de edificios de muchos pisos en Rudensk fue analizado. Allí debería aparecer 700 mil metros cuadrados de la vivienda, o más de 10 mil apartamentos. A propósito, el Gobierno hizo obligatorio que en 2016 la participación de las empresas estatales y sociedades anónimas fuera del 50 por ciento de la propiedad estatal para poder construir 250 mil metros cuadrados de la vivienda. De ellos, 180 mil metros sería la tarea para la ciudad de Minsk y la provincia de Minsk...
Заметили ошибку? Пожалуйста, выделите её и нажмите Ctrl+Enter
Автор фото: БелТА
Версия для печати
Заполните форму или Авторизуйтесь
 
*
 
 
 
*
 
Написать сообщение …Загрузить файлы?
Новости
Все новости