Paleta brillante

Logros culturales de los últimos años son impresionantes

Logros culturales de los últimos años son impresionantes


Los logros de nuestra cultura durante los años de Belarús independiente podrían ser calcular por millones de: kilómetros de cintas filmadas, ladrillos y toneladas de hormigón, colocados en las paredes de los edificios renovados de teatros, museos, castillos, así como de participantes de festivales y recorridos. Durante el último cuarto de siglo, hemos acumulado la riqueza intelectual y artística. Hoy en día, podemos hacer algunas conclusiones y señalar los resultados más significativos de lo que específicamente ha sido creado en la cultura belarusa a partir de los años noventa del siglo pasado hasta nuestros días.


Татeatros. Sólo en una sola ciudad de Minsk después de la reconstrucción en los últimos años han sido abiertos tres teatros: Teatro Nacional Académico Yanka Kupala, Teatro de Jóvenes Espectadores y Teatro de la Juventud. Durante varios años los elencos de estas instituciones artísticas se han visto obligadas a actuar en los escenarios prestados. Pero valió la pena. En resultado de la reconstrucción ahora los edificios de los teatros tienen la inicial imagen histórica, la así llamada aureola antigua, así como el sentimiento de conexión con las anteriores generaciones de actores y espectadores. Además de eso, a esta altura, los teatros están equipados con la última tecnología, lo que permite hacer presentaciones de clase mundial, atraer a los elencos a los actores jóvenes. A su vez, el número de espectadores crece con una buena resonancia tras actuaciones presentadas.



Museos. El Museo Nacional de Bellas Artes se está expandiendo gradualmente su área. Actualmente, se está desarrollando la idea de crear entre las calles céntricas de Minsk, de Karl Marx, Lenin y Kírov, el barrio de los museos, donde está previsto acomodar nuevos espacios no sólo para exposiciones, sino también para cafeterías e instituciones de investigación. Los museos histórico y de etnografía territorial tienen que ser llenados con nuevos artefactos. Hace unos años en el museo de Slutsk no había ni un solo cinturón de Slutsk tan famoso en todo el mundo, y ahora los visitantes incluso pueden ver un cinturón original. ¿Qué les parece? Además de eso, en la ciudad como resultado de la implementación del programa nacional fue recuperada la tradición de la producción de estos maravillosos cinturones. Casi cien años después de la terminación de su fabricación. También cabe destacar que un gran acontecimiento en la vida del país fue la apertura en 2014 de un nuevo edificio del Museo Nacional de la Gran Guerra Patria.



Castillos, palacios, templos. Para sólo enumerar todos los objetos del patrimonio histórico y cultural –que han sido restaurados y renovados en los últimos años– se necesitarán varias páginas de la revista. Me gustaría contar sobre los más importantes. Fue reconstruida la finca de Adán Mickiewicz en Zaosie y de Tadeusz Kosciuszko en Merechovschina. Además de eso, se está restaurando lentamente, pero a fondo, la iglesia más antigua que ha sobrevivido en el país: la Catedral de la Santa Transfiguración del siglo XII, en la ciudad de Pólotsk. El gran evento fue la apertura después de una minuciosa restauración a largo plazo de los castillos de Mir y Nesvizh y su inclusión en la Lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO, que a su vez ha atraído a muchos turistas del extranjero a nuestro país. Además de eso, en Vítebsk fueron reconstruidas varias iglesias destruidas en el siglo XX, lo que cambió por completo el panorama del centro histórico de la ciudad y el mismo comenzó a verse realmente único.



Esculturas. Los monumentos a muchas personalidades de la cultura nacional aparecieron en varias ciudades: Francisca Skaryna, Vseslav de Pólotsk y Eufrosina de Pólotsk, Sophia de Slutsk, Vaclav Lastouski y al príncipe Olgerd. Además de eso, se hizo de moda el establecimiento de las esculturas callejeras en la memoria de los diversos fenómenos de nuestra vida cotidiana: gorrión, caballo, pepino, chica con un paraguas, hombre que pide darle un cigarrillo. Se trata de las imágenes sencillas, pero tan cercanas a todos los vecinos de nuestras ciudades. Ellas se convirtieron en un fantástico adorno de las calles de las ciudades belarusas. Basta alzar los ojos, estando junto a la “puerta de la ciudad” en la Plaza de Estación de Tren en Minsk y en seguida se puede ver en las torres de la “puerta” las majestuosas esculturas de trabajador, campesina y soldado. Hace más de una década, ellas no estaban allí. Y ahora parece que estén aquí para siempre.



Libros. En 2017, Belarús celebrará el 500° aniversario del inicio de la impresión de libros por nuestro compatriota, Francisca Skaryna. Para esta fecha está previsto reeditar la traducción de la Biblia hecha por el famoso ilustrador. Por primera vez, comenzarán a circularse en masa los antiguos manuscritos: Evangelio de Pólotsk y Túrov. Los modernos escritores, poetas y dramaturgos belarusos escriben tanto, que se abren nuevas editoriales literarias, que siempre tienen algo con qué trabajar. Adam Globus y Vladímir Stepán, Liudmila Rublévskaya y Andrei Fedorenko, Nikolai Cherginets y Georgy Marchuk, Yugas Kolyada y Andrei Khadanóvich, Ales Bodak y Víktor Shnip: son autores, cuyas obras están leídas y apreciadas mucho en Belarús durante décadas, las publican y las conocen también en el exterior. Además de eso, crece la competencia entre los autores, a su vez, los lectores se ponen más exigentes. Hace falta señalar que este año, durante el Día de la Lengua Escrita de Belarús –celebrada en Shchuchin– ha sido entregado el primer Premio Nacional de Literatura. La construcción de un nuevo edificio para la Biblioteca Nacional en la avenida Independencia se convirtió en un asunto de todo el país. La iniciativa fue del presidente de Belarús. Y luego los belarusos y muchas personas generosas del extranjero donaron medios para que apareciera un nuevo y moderno edificio. Hay que señalar que la biblioteca –que los vecinos de Minsk nombran el “diamante” tras una forma inusual del edificio– se ha convertido en el nuevo hogar para los Archivos Nacionales de la República Belarús, con los cuales comparte el especio. A su vez, en el techo del “diamante” se encuentra un mirador de observación, que ofrece un panorama único de la capital belarusa.



Arte. Varias galerías de arte contemporáneo, un gran número de nombres reconocidos en el país y el mundo –de Andrei Vashkévich a Víktor Olshevski– muestran que los belarusos mantienen con éxito las tradiciones de la escuela de arte nacional, creadas por grandes predecesores, entre ellos los maestros, como Valent Vankóvich, Witold Belynichi-Birulya, Joseph Drozdóvich. Los artistas belarusos participan anualmente en la Bienal Internacional de Venecia. A su vez, en nuestro país también se celebran los foros que atraen a los artistas extranjeros. Así, en este mes de septiembre, tuvo lugar el festival de la arquitectura, “Minsk-2015”, donde los arquitectos de docenas de países demostraron sus logros. A su vez, los artistas belarusos también tuvieron la posibilidad de contar sobre sus éxitos en la esfera de arte. Y muchos expertos se han puesto de acuerdo que nuestros arquitectos y extranjeros siguen el mismo camino de desarrollo creativo. De eso evidencian las calles de las ciudades belarusas, donde impresionan edificios modernos: desde el Palacio de la Independencia en Minsk hasta los nuevos centros comerciales, parques infantiles y zonas residenciales en cada centro provincial. Por supuesto, se está haciendo mucho en el campo del cine nacional. El Festival de Cine de Minsk, “Listapad”, desde hace mucho tiempo invita a participar a los creadores de todo el mundo y presentar sus películas más emblemáticas.



Festivales. Nunca cambió su tradición –celebrarse cada año– el Festival Internacional de Arte, “Bazar Eslavo en Vítebsk”. Desde hace mucho tiempo, el festival reúne no sólo a los invitados de los países eslavos, sino también de los países extranjeros más alejados: Israel o Cuba. Así que Vítebsk se convierte cada año en la capital cultural del país. Por fin fue determinado un evento oficial, “Capital Cultural de Belarús”. Por primera vez, fue la ciudad de Pólotsk, y este año el título ha sido otorgado a la ciudad de Brest. Eso da impulso al desarrollo de las ciudades: están asignados importantes fondos públicos. En general, los festivales se convierten en uno de los atractivos que animan a venir a nuestro país a los visitantes de diferentes lugares del mundo. “Dozhinki” en los pueblos pequeños, foros medievales en Mstislavl y Golshany, festivales gastronómicos en Motol, Glubókoye, Rossony y Miory, concursos de música en Molodechno y Moguiliov son tarjetas de visita de estas localidades y de todo el país. El arte de ópera belaruso mundialmente reconocido puede ser apreciado no sólo en el Teatro Nacional de Ópera y Ballet Bolshoi, sino también todos los años en el patio del Castillo de Nesvizh, donde se celebra el festival de las estrellas de la escena metropolitana. Y en la víspera de la Navidad tiene lugar el tradicional Foro Internacional de Ópera de Navidad.



Turismo. Uno de los avances en el desarrollo del sector turístico en el país fue la aparición varios años atrás de casi dos mil haciendas en las zonas rurales, amuebladas en un estilo tradicional, con un servicio excelente, instalaciones y cocina local. De este modo el movimiento de “turismo rural y ecológico” se expandió por toda Belarús. Al mismo tiempo, se está desarrollando la infraestructura de cafés, hoteles, estaciones de servicio a lo largo de las carreteras en ciudades y pueblos del país. Y ahora, incluso en la provincia se puede descansar en el nivel muy alto. Las compañías de viajes ofrecen cientos de recorridos por Belarús, que impresionan incluso a los viajeros más exigentes. El bus turístico de dos pisos de color rojo lleva a los visitantes de Minsk por los sitios de interés turístico y ofrece excursiones en idiomas europeos más importantes. Pronto recorridos de este tipo serán ofrecidos en otras ciudades belarusas. Además de eso, cientos de guías de todo el país están dispuestos a invitarles a las excursiones individuales. En 2016, como ha informado el presidente del Gobierno de la ciudad de Minsk, Andrei Shorets, el centro histórico de Minsk –Ciudad Superior– se convertirá en una zona peatonal. Las zonas de este tipo aparecen tambiénnen otras ciudades del país.



Patrocinadores. En los últimos años, en Belarús han aparecido los patrocinadores: empresas, bancos, personas particulares, que, junto con el Estado asignan fondos para financiar proyectos culturales. Un fenómeno –que ha existido por mucho tiempo en los países ricos de Occidente– en nuestro país comenzó a desarrollarse desde hace poco, pero de modo muy activo. El Ministerio de Cultura de Belarús anualmente entrega diplomas a los patrocinadores más destacados, gracias o los cuales a Belarús se traen las obras del exterior de los artistas nacionales de los siglos pasados, se organizan exposiciones de rarezas y se publican libros.



***

La cultura belarusa tiene muchas facetas. Y en los últimos años, ella ha adquirido una nueva característica muy única. Mantenemos nuestro patrimonio, creamos nuevas obras de la literatura y el arte. Nuestras tradiciones –no importa cuáles son las tendencias de la globalización– siguen viviendo en nuestro pueblo. Por lo tanto, vivirá también Belarús, porque la cultura es uno de los pilares, sobre los que se mantiene firmemente el fundamento de nuestra estatalidad.

Víktar Kórbut
Заметили ошибку? Пожалуйста, выделите её и нажмите Ctrl+Enter
Версия для печати
Заполните форму или Авторизуйтесь
 
*
 
 
 
*
 
Написать сообщение …Загрузить файлы?
Новости
Все новости