Paisaje de Bogdánovo

Este año en Belarús, Lituania y Polonia celebran el 145° aniversario del nacimiento del reconocido artista, Ferdinand Ruszczyc
A pesar de que el día de cumpleaños de Ferdinand Ruszczyc es del 10 de diciembre, en nuestro país ya tienen lugar las celebraciones en su homenaje. En el pueblo natal del artista, Bogdánovo –ubicado en el municipio de Volozhin– fue celebrado el plein air (evento en el aire libre), a que asistieron Kastus Kachan, Ales Susha, Vladímir Vasiuk, Igor Barkhatkov, Alexander Lubnevski, Vladímir Prokoptsov, Alexander Grishkévich y Vladislav Petrik, entre otros. Sin embargo, el formato de la celebración de aniversario es mucho mayor. Pues la personalidad de Ferdinand Ruszczyc es muy importante y nosotros sólo la estamos descubriendo para nosotros mismos. 


Los organizadores de las celebraciones de este año son el Museo Nacional de Bellas Artes y las autoridades del municipio de Volozhin. Hace falta señalar que los participantes del plein air ya han presentado en el pueblo de Bogdánovo sus maravillosas obras y tienen la intención de regresar aquí el 10 de diciembre. Aquí serán arregladas las tumbas de los miembros de la familia Ruszczyc y en la filial de Bogdánovo de la escuela de arte de los niños de Víshnevo será celebrada la exposición dedicada al artista. 

Además del plein air “adulto”, fueron celebrados el plein air de paisajistas jóvenes bajo el nombre, “Tierra y Cielo de Ferdinand” y la acción, “Noche de los Museos”, en el museo regional de etnografía territorial. Llegaron visitantes de la escuela secundaria Ferdinand Ruszczyc de la ciudad lituana de Rudomino que dieron el estatus internacional al plein aire de jóvenes. 

Hace varios años en Belarús conocían muy poco sobre el artista Ferdinand Ruszczyc. Más bien sólo los críticos de arte. Pero en la mente de la gente el nombre del artista no estaba presente. En un momento se lo dio cuenta la maestra de la escuela secundaria número uno de la ciudad de Volozhin, Alla Makarévich, realizando una encuesta entre sus paisanos. Por lo tanto, ella tomó la decisión de promover el nombre y la obra del famoso vecino de esta zona. Pues hace un tiempo para ella también el nombre del artista, Ferdinand Ruszczyc, fue todo un descubrimiento. 

Me gustaría recordar que Ferdinand Ruszczyc nació en el pueblo de Bogdánovo en 1870. Estudió en la escuela de Minsk y luego en la Academia de Bellas Artes de la ciudad rusa de San Petersburgo, en el taller de los reconocidos pintores rusos: Shishkin y Kuindzhi. Fue miembro de la famosa asociación artística rusa, “Mundo del Arte”, y de la sociedad polaca de artistas, “Sztuka”. 

En 1921, Ferdinand Ruszczyc organizó la primera exposición de artistas polacos en París, por lo que fue galardonado con la orden de la Legión de Honor de Francia. Pintó numerosos posters, diseñó libros y creó decoraciones para actuaciones: en su mayoría en la capital de Lituania, Vilnia (actualmente Vilnius — Aut.). En esta ciudad, así como en el pueblo de Bogdánovo él pasó la mayor parte de su vida.  

Ruszczyc nació en el pueblo de Bogdánovo en 1870. Estudió en la escuela de Minsk y luego en la Academia de Bellas Artes de la ciudad rusa de San Petesburgo, en el taller de Shishkin y Kuindzhi

Desde 1908 el artista vivió permanentemente en Vilnia: hasta 1915, en una casa ubicada en la calle Uzhupё, 24, que pertenecía a la familia Lyaskarys, cuyo miembro fue el poeta polaco, Jerzy Lyaskarys. En el suburbio de Užupis (Zarechcha), tal vez cada piedra recuerda a Ferdinand Ruszczyc. Su voz sonaba también en la iglesia de San Bartolomé (calle Uzhupё, 17a) en el otoño de 1913, cuando el artista aquí contraía el matrimonio. A esta altura en este templo se dan las misas en el idioma belaruso. Desde el otoño de 1915 hasta el abril de 1919, Ferdinand Ruszczyc vivió en el pueblo de Bogdánovo. Luego, cuando los polacos ocuparon la ciudad de Vilnia, el artista organizó y dirigió el departamento de arte en la renacida universidad en esta ciudad. El departamento se encontraba en el edificio del antiguo monasterio de bernardinos situado en la calle Maironio, 6, que ahora tiene puesta una placa en honor al reconocido artista. Actualmente aquí se encuentra la Academia de Artes de Vilnius, cuyas raíces provienen de la institución cultural fundada por el señor Ferdinand Ruszczyc. Dentro de estos muros en diferentes momentos aprendían a pintar los artistas belarusos como Peter Sergiévich, Mikhail Sevruk y nuestro contemporáneo, fotógrafo, Denís Romanyuk. 

A Ferdinand Ruszczyc le encantaba pintar paisajes. Además de eso, él cooperaba estrechamente con teatros de Vilnia como el decorador. Él es el autor de las ilustraciones de muchos libros, portadas de libros y carteles. Al final de 2013, fue celebrado el centenario del cartel de Belarús en honor al cartel pintado por el artista y presentado en la exposición de carteles, industria artesanal y folclore en Vilnia, que tuvo lugar en septiembre de 1913. 

Los ganadores de V plein air de paisajistas jóvenes, “Tierra y Cielo de Ferdinand”, con el jefe del jurado, Vladímir Prokoptsov

En los años de 1923 a 1935 –como dice placa conmemorativa– Ferdinand Ruszczyc vivió en Vilnia, en el edificio ubicado en la calle Pilies, 22. Es interesante que en los años de 1811 a 1814 y de 1817 a 1828 aquí vivió el poeta polaco, Juliusz Slovatsky. En 1927, en la fachada del patio del edificio, por la iniciativa de Ferdinand Ruszczyc fue puesto un busto del escritor hecho por el escultor, Boleslaw Balzukévich. 

El 28 de noviembre de 1932, el artista de repente perdió la capacidad de hablar, su brazo derecho estaba paralizado. En 1935, tuvo que regresar al pueblo de Bogdánovo. Para siempre. En noviembre del año siguiente, el artista murió a los 66 años de edad. En Bogdánovo es muy fácil encontrar un monumento al artista, pues se encuentra en una colina a la que llevan gradas. Por desgracia, no sobrevivió la casa señorial de Ferdinand Ruszczyc. Pero en Minsk desde 2002 hay una calle Ruszczyc. 

Cabe destacar que en Vilnius las obras del oriundo de Belarús se puede verlas en el Museo de Arte de Lituania, así como en la biblioteca de la Academia de Ciencias e Lituania, donde permanece también su paisaje hecho en 1895, “Castillo de Krevo”. 

Hasta hace poco, en Belarús se mantuvo sólo una obra de Ferdinand Ruszczyc: “Cerca de la Iglesia”. Este cuadro se puede ver en el Museo Nacional Bellas Artes. En el mismo está representado un templo en Bogdánovo, que no ha sobrevivido hasta nuestros días. 

En  2015, “Belgazprombank” adquirió  para su colección corporativa las pinturas de Ferdinand Ruszczyc: “Paisaje. Vilija”  y “Granero”, que  también  presentan  imágenes del  pueblo de Bogdánovo. Ferdinand Ruszczyc amaba mucho su pequeña patria. 

Alla Makarévich sueña con crear una exposición del museo de pleno derecho dedicada a la vida y obra de Ferdinand Ruszczyc en Bogdánovo y Volozhin. La maestra ha reunido una colección de libros sobre el artista, que es única en el país. Se trata de muchas ediciones raras, que la mujer entusiasta compra en el extranjero en las tiendas de segunda mano. 

Hace falta señalar que Belarús planea visitar el nieto del reconocido paisajista, también Ferdinand Ruszczyc, que está conocido en Polonia como el especialista en lo obra museológica. En su tiempo, él ya estaba en Minsk, y yo tuve la oportunidad de reunirme con él y conversar. 

Aquí viene lo que él contó entonces: 

— Estoy haciendo todo lo posible para visitar la patria de mi abuelo, al menos, una vez al año, traer amigos y conocidos y, por supuesto nuestros familiares para mostrarles nuestras raíces belarusas. Yo estoy orgulloso de ello. 

El espíritu de Ferdinand Ruszczyc siempre vivió en el pueblo de Bogdánovo. En el futuro, esperan los entusiastas, el nombre del artista aquí se materializará en las obras: será restaurada su casa señorial, la iglesia y el monumento a Ferdinand Ruszczyc, la persona, cuya imagen une Belarús con sus vecinos. 

Víktar Kórbut
Заметили ошибку? Пожалуйста, выделите её и нажмите Ctrl+Enter
Версия для печати
Заполните форму или Авторизуйтесь
 
*
 
 
 
*
 
Написать сообщение …Загрузить файлы?