Nueva imagen

La práctica demuestra que los clientes buscan emociones y nuevos conocimientos, que nunca podrían obtener en la ciudad.

Hace unos ocho años, la oportunidad de ganar tras alojar a los turistas en su casa de campo se consideraba una utopía. Sin embargo, al pasar algún tiempo, las casas de campo comenzaron a obtener mucha popularidad y poco a poco comenzó a desarrollarse la esfera del turismo rural. Además de eso, hoy en día, se amplían los servicios, pues para obtener beneficio, es necesario ir más allá de un simple “alojamiento y comida”. La práctica demuestra que los clientes buscan emociones y nuevos conocimientos, que nunca podrían obtener en la ciudad. 

Agrociudad “Mihalova” en Valozhin región

 Los empresarios rurales son la gente creativa, que conoce bien su oficio. Por lo tanto, les gustaría destacarse entre los vecinos y ofrecer un producto único. Es más, la competencia crece de año en año. En el período de 2006 a 2013, el número de granjas aumentó diez veces. Hoy en día, son 1881. Es más, ahora no sólo los jubilados adquieren casas del campo para ganar el dinero extra, sino también muchos jóvenes. 

Por ejemplo, recientemente, la familia Radiukévichi inauguró en el municipio Karélichi la hacienda, “Blancos Pardos”. Con su aparición el pueblo muriendo obtuvo otra vida. A partir del año 2010, con la ayuda de las autoridades locales comenzaron a buscar a sus nuevos propietarios las casas abandonadas también en el pueblo Tinévichi. Las obras –que no ya podrían ser recuperadas– fueron demolidas y fueron reemplazadas por las casas de madera traídas de los pueblos vecinos. Ahora el complejo cuenta con tres casas y hasta el fin del año está previsto recuperar siete casas más. En cuanto a la recuperar, la gente emprendedora está tratando de transmitir toda la autenticidad del campo del siglo pasado. Por lo tanto, los techos, por ejemplo, se cubren con tejas, los muros se pintan de color blanco y la calefacción es de estufa. Además de eso, abren sus propias tabernas y construyen salones de baile. Los propietarios –buscando su concepto de ocio– cuentan también con la ayuda de sus colegas en la prestación de los servicios. 

Complejo agroturístico “Karobchytsy” (región de Grodno")

Hace falta señalar que cada uno elige contar consigo mismo o cooperar con un vecino. Como muestra el ejemplo del municipio de Volozhin, la segunda opción da carta blanca a los mismos propietarios: no hace falta ocuparse de todo por un poco, sino hacer lo que le gusta más que todo. Seguramente en este caso nadie se aburrirá. Si los clientes quieren algo diferente, pueden dirigirse a los vecinos. Pues todos trabajan para una imagen común y lo hacen por un beneficio de su región. 

Si no tienen suficiente creatividad, les pueden ayudar los profesionales en esta esfera. Por ejemplo, recientemente, la Agencia para el Desarrollo Internacional de los Estados Unidos, ha iniciado el proyecto, “Iniciativas empresariales locales y el desarrollo económico”, cuyo cumplimiento supervisa la oficina del PNUD. En las provincias de Brest y Grodno fueron diseñados 17 nuevos destinos por las zonas más bien administrativas, que requieren ser promovidas. Así, en el municipio de Stolin considera a sí mismo la Amazonia de Polesiye e invita a hacer un recorrido por los pantanos locales. A su vez, los vecinos de los municipios de Kobrin y Zhábinka se sienten orgullosos por poder ofrecer un camino acuático “de los varegos a los griegos” e incluso ofrecen el año que viene recorrerlo por partes: al principio en drakkar (barco vikingo) y luego en una balsa. Seguramente muchos turistas nacionales, así como extranjeros, tendrán deseo de hacerlo. Para que la barrera del idioma no impida a realizar este recorrido, los propietarios asistan a las clases del idioma extranjero.

Aunque el año pasado la parte de visitantes extranjeros fue del 18 por ciento del total número (271 mil personas) y la mayoría de ellos fueron los rusos, poco a poco crece el número de visitantes de otros continentes. Lo que hace llegar a una conclusión que el conocimiento de uno u otro idioma extranjero siempre es bienvenido. 

Claro que los propietarios de las granjas hacen buen trabajo, pero según aconsejan los expertos, ellos tienen que comenzar a buscar a sus seguidores. En opinión de la presidenta de la asociación pública, “Descanso en el campo”, Valeria Klitsunova, este problema ya ha sido solucionado en países europeos. Algunas familias buscan sus seguidores entre la gente más joven y la enseña a manejar este negocio. Claro que en nuestro país pocas personas jóvenes quieren quedarse en el campo. Y si lo hacen, tienen una expectativa de obtener beneficios del proyecto: la generación joven no piensa en cosas eternas. Sólo tienen en la cabeza como promover el negocio. Sin embargo, mientras crecen sus seguidores, los mismos propietarios tienen que buscar a sus futuros clientes. Por ejemplo, tras organizar fiestas infantiles, es sumamente importante mostrar a los jóvenes, que en el campo se puede llevar una vida interesante y divertida. 

Otro problema –que puede convertirse pronto en un asunto urgente– son pensiones. El director del departamento de Ministerio de Deporte y Turismo de Belarús, Vadim Karmazin, explica: la mayoría de los propietarios son personas privadas, que trabajan por su propia cuenta. Por lo tanto, tendrán que participar en la creación de su propio fondo de pensiones. Pues ya ha sido desarrollado este mecanismo, sólo hace falta presentar la solicitud en los órganos de protección social y hacer contribuciones. Cabe destacar que hasta el momento este tema preocupa sólo un 10 por ciento de todos los ocupados en este sector, que según la edad tienen todo el derecho a recibir el apoyo del Estado. 

Marya Dronava

Granja de maestro

En las afueras de la ciudad de Shklov, provincia de Moguiliov, se encuentra la granja, “Nadezhda — Faraj”, que se dedica a la cría de ovejas. Su característica peculiar es que el propietario de la granja es el doctor de las ciencias agrícolas, Faraj Abdul Hamid, oriundo de Siria. 

Nació y creció allí, se graduó de la escuela secundaria. Y en 1975, llegó a estudiar en la antigua Unión Soviética e ingresó en la Academia Agrícola de Goretsk. Aquí conoció a su futura esposa, se casó y después de graduarse de la academia se fue con su esposa a su tierra natal, pero pronto regresó. Al instalarse en Belarús, el jefe de la familia trabajaba en la empresa estatal, y luego decidió emprender su propio negocio y comenzó a criar ovejas.

Lo hacía en Siria y por lo tanto, no fue nada complicado para él. “Claro que sin el apoyo del Estado no podría hacer nada”, confiesa Abdúlovich (así llama la gente local al agricultor). Por supuesto, fue un gran riesgo.

Vendió departamento y garaje, tomó un préstamo y compró 225 ovejas. A esta altura, Faraj Abdul Hamid tiene 25 hectáreas de terreno y más de 300 cabezas de ganado. Él agricultor cuenta que es mucho más rentable criar a ovejas, que vacas o cerdos. Las ovejas necesitan menos alimentos y agua. Además de eso, se enferman mucho menos y pueden dar descendencia dos veces al año. Hace falta señalar que el cordero se considera una carne dietética, no tiene colesterol. De su leche se puede producir un queso muy delicioso y saludable. La grasa del cordero es un excelente remedio contra el resfriado y la bronquitis. Además de eso, se la piel de oveja se puede hacer buenos abrigos. A su vez, su lana se utiliza en la fabricación de ropa blanca. Y todo esto se puede hacer en nuestro país, ahorrando la divisa en la adquisición de materias primas.
Заметили ошибку? Пожалуйста, выделите её и нажмите Ctrl+Enter
Автор фото: БелТА
Версия для печати
Заполните форму или Авторизуйтесь
 
*
 
 
 
*
 
Написать сообщение …Загрузить файлы?
Новости
Все новости