Últimas tecnologías en el servicio del control de las fronteras

Las últimas tecnologías para controlar las fronteras se introducen en el marco del cumplimiento de los programas conjuntos

Las últimas tecnologías para controlar las fronteras se introducen en el marco del cumplimiento de los programas conjuntos


Hace 20 años Belarús y Rusia llegaron a un compromiso de proporcionar la seguridad fronteriza en sus fronteras nacionales. Y dos años después, a la adaptación de la frontera exterior de la Unión de dos Estados fueron asignados importantes fondos del presupuesto común de la Unión de dos Estados.


Para llevar a cabo un trabajo eficiente fue desarrollado el Programa de adaptación de la frontera exterior de la Unión de dos Estados para el período de 2002 a 2005. Más tarde, el programa fue prolongado hasta el año 2006. Hace falta señalar que el costo total –asignado por el presupuesto de la Unión de dos Estados para implementar el programa– en aquel período fue de unos dos millones y medio de rublos rusos. Era necesario llevar a cabo una serie de actividades: desde la construcción de viviendas, cuarteles y el equipamiento de los puestos de control hasta la instalación de la moderna comunicación y la formación de personal calificado.

La próxima etapa del Programa incluyó el período de 2007 a 2011. Entonces fue determinado un nuevo monto financiero asignado del presupuesto de la Unión de dos Estados: casi tres mil millones de rublos rusos. En resultado, en la frontera exterior de la Unión de dos Estados aparecieron 16 nuevas instalaciones. Los dos puestos de avanzada fueron acomodados en las afueras de los pueblos Dotishki y Benyakoni cerca de la frontera con Lituania. Además de eso, fueron abiertos seis puestos fronterizos. A su vez, la unidad militar fronteriza de Pólotsk obtuvo nueva infraestructura.

Además de eso, fueron puestos en funcionamiento 16 complejos de equipos para para la automatización de los controles fronterizos en los puestos de control, fueron instaladas dos centrales telefónicas y adquiridos seis complejos de señalización en los tramos intermedios de la frontera. Con medios de seguridad y los sistemas de vigilancia de vídeo fueron equipados los perímetros de ocho departamentos de servicios fronterizos. En las universidades rusas fueron capacitados 75 especialistas belarusos y 80 militares del servicio de fronteras mejoraron sus habilidades.

Cabe destacar que el actual Programa –destinado para proporcionar la seguridad en la frontera exterior de la Unión de dos Estados para los años de 2012 a 2016– prevé el financiamiento por un monto de unos tres mil millones de rublos rusos. En 2015, en particular, se planea continuar la educación en las instituciones educativas militares belarusas del personal superior del FSB de Rusia; actualizar las instalaciones del sistema automatizado de control fronterizo en los puestos de control; concluir la construcción de cuatro instalaciones de sistemas de información de la protección de las fronteras; complementar las divisiones fronterizas con los complejos de señalización, “Radiobarrera”, así como producir y poner en operación para la unidad fronteriza de Pinsk el sistema de aeronaves no tripuladas que permite vigilar la frontera en la zona a lo largo de 50 kilómetros.

Hace poco en la ciudad belarusa de Grodno tuvo lugar la reunión del Comité de Fronteras de la Unión de dos Estados, en la que fueron anunciados los resultados provisionales del cumplimiento del Programa y fueron analizados los planes futuros. El jefe del Servicio de Fronteras de la Federación de Rusia, el general de Ejército, Vladímir Kulishov, señaló que los participantes de la reunión llegaron a una conclusión definitiva: todos los objetivos fueron cumplidos. Según él, una de las cuestiones –que requieren soluciones urgentes– es el apoyo técnico para la introducción de los sistemas biométricos del control en las fronteras. La finalización de esta obra está prevista para el mes de diciembre del año en curso.

También fue nombrado el monto invertido en la seguridad fronteriza en el último año: 800 millones de rublos rusos. El presidente del Comité Nacional de Fronteras de Belarús, Leonid Máltsev, describió el alcance de las asignaciones específicas:

— Ahora estamos ganando experiencia en el uso de aviones no tripulados para la protección de la frontera nacional. Es más, de dos tipos al mismo tiempo. Hay aquellas que tienen el rango de alrededor de 50 kilómetros y están monitoreando el territorio, reportando la información al puesto de avanzada. La otra es más pequeña que se lanza por la guardia de fronteras durante su turno. Las naves no tripuladas fueron adquiridas hace poco y ahora estamos desarrollando la táctica de su aplicación.

Además de eso, empezamos a utilizar los así llamados giroscopios: pequeñas aeronaves tipo helicópteros. Con su ayuda se puede monitorear la situación no sólo durante el día, sino también por la noche. La tripulación es de dos personas. La nave puede aterrizar en cualquier tipo de terreno, si es necesario, incluso en la nieve y el agua.

También próximamente vamos a equipar bosques densos –donde para el giroscopio es difícil ver lo que está sucediendo– con sistemas rápidos de señalización. Su peculiaridad es que la señal de las cámaras y los sensores pasarán la información obtenida no sólo al puesto de avanzada, sino también a la guardia de fronteras e incluso al Comité Nacional de Fronteras.

Katerina Charóvskaya
Заметили ошибку? Пожалуйста, выделите её и нажмите Ctrl+Enter
Версия для печати
Заполните форму или Авторизуйтесь
 
*
 
 
 
*
 
Написать сообщение …Загрузить файлы?