Los sueсos de Vнtovt o El Teatro de un historiador

En general йl pertenece a aquellas personas que en Occidente las llaman «self–made» — que se ha hecho йl mismo. Aъn a finales de los aсos 80 del siglo pasado en la movida literaria de Minsk contaban leyendas acerca de aquella persona laboriosa que pasa sentado en las bibliotecas, lee cualquier incunable y escribe novelas histуricas...
En general йl pertenece a aquellas personas que en Occidente las llaman «self–made» — que se ha hecho йl mismo. Aъn a finales de los aсos 80 del siglo pasado en la movida literaria de Minsk contaban leyendas acerca de aquella persona laboriosa que pasa sentado en las bibliotecas, lee cualquier incunable y escribe novelas histуricas... Aquello que Vнtovt Charolka, es una persona extraordinaria e inesperada, lo saben no solamente los conocidos. Entre los libros histуricos — y los libros de literatura y los libros de popularizaciуn de la ciencia — de repente aparece su novela erуtica “Zona erogйnica” y la novela “Un alboroto completo” que perfectamente se los puede llamar post-modernistas. Hace un poco tiempo atrбs se publicу su nuevo libro — una selecciуn de relatos y ensayos “Los destinos en la historia”, cuyos personajes — son personajes desde Efrosinia de Pуlotsk hasta Konstantнn Kalinovski. El tiraje practicamente estб agotado. Vнtovt comentу la publicaciуn del libro de una manera original:
— La prosa histуrica es engaсosa. Nosotros no vivimos en aquel tiempo, recreamos aquello que no hemos visto. Es necesario el talento de Lev Tolstoi para que resulte sinceramente. Cuando yo leo muchas composiciones histуricas, me comienzan a dar ganas de reir. їDe dуnde sabe el autor quй es lo que Napoleуn sentнa en Waterloo? “Una mentira literaria...”
— Perdona, pero Dumas-padre decнa que la historia para el escritor — es un clavу metido en la pared, en el cual se puede colgar todo lo que se desee... Nosotros sencillamente creamos mitos — sobre el tiempo, sobre la йpoca.
— Korotkйvich, a quien llaman el principal creador de mitos, tenнa una actitud muy cuidadosa hacia los personajes histуricos reales. En sus libros ellos pasan episуdicamente, por el fondo. A una personalidad histуrica se la puede hacer grande, y tambiйn se la puede pisotear en la suciedad... Y ojalб que alguien despuйs la pueda disculpar...
— їCуmo logras tъ ser objetivo?
— Yo no callo ningъn hecho. Cuando escribнa sobre Yбnush Radzivill, contй tambiйn de cуmo йl inauguraba escuelas , apoyaba al monasterio de Supral... Tambiйn sobre como йl empalaba, cortaba manos. Tiempo atrбs sobre Valeri Vrublevski, el compaсero de Kalinovski, general de la Comuna de Parнs, amigo de Marx y Engels, escribнan de tal manera como si no hubiera tenido ninguna debilidad humana. En cambio su personaje preferido era Don Juбn. Y ademбs ´Tamerlбn y Atila. Cuando su madre le enviaba dinero — se iba a Niza, a Cannes, jugaba y perdнa todo en el casino, visitaba los restaurantes... La objetividad — es tambiйn la experiencia propia. Una vez yo me disloquй un piй y no pude seguir andando. Me arrastrй a una casucha destruida y toda la noche pasй frнo en ella. Me imaginй ser un insurrecto del aсo 1863, ellos la pasaban peor... Ahora sй lo que sufre una persona en tal situaciуn. Por esa razуn puedo repetir las palabras del apуstol Pablo: “El presente lo conozco en parte, el pasado lo conocerй a traves de mн mismo”.
— Sin embargo, muchos personajes, sobre los que uno escribe, son objeto de discusiones: son nuestros prнncipes y reyes o polacos, lituanos.
— їQuй significa eso de “nuestros”, “no nuestros”? Esta gente viviу aquн en Belarъs. Construнan iglesias y castillos, defendнan esta tierra con las armas en las manos contra los tбrtaros, los suecos, los moscovitas... Redactaban cуdigos de leyes... No tiene importancia, cуmo ellos se llamaran a sн mismos: lituanos, bielorusos, rusinos. Entonces no habнa pasaportes. Hoy, cuando una persona defiende el honor de Belarъs en alguna competencia internacional, — їquй es lo que vamos a mirar, cuбl es su nacionalidad en el pasaporte? Nosotros nos enorgullecemos de lo que йl hizo por Belarъs.
— їY ocurrнa que los historiadores profesionales se te iban encima?
— Ocurrнa y no solo una sola vez. En su tiempo, en el periуdico “Literatura y arte” me llamaban “Carabбs-Barabбs en el papel de histуrico”. Bueno, quй mбs da... No pretendo ni los laureles del historiador, ni los laureles del literato. Los historiadores me consideran un escritor, en cambio los escritores — un historiador. Un una palabra, que no soy un combatiente de los dos bandos, en cambio solamente un visitante casual. Mi estatus es el de desempleado bielorruso. Yo no soy Dan Brown. No me pagan de a 40 millones por libro.
— En una discusiуn, cuando yo “reprendнa” a Dan Brown como plagiario, acomodaticio y artesano miserable, la crнtica Anna Kislнtsina replicу que ojalб alguien hubiera hecho mentiras tan fбcilmente, como Dan Brown, para que su libro se vendiera de la misma manera.
— “Los versos de Satanбs” de Salman Runshi tambiйn son bien comprados ... Pero hay temas tabъ. No se puede ofender la fe de la gente. Tales libros estбn dirigidos a los sentimientos viles. A la plebe le gusta cuando despeсan a los grandes hacia abajo, hacia la suciedad. їEscribir un “Cуdigo Da Vinchi”? No es algo serio. Aunque sobran las conjeturas detectivescas. Pero en la historia hay muchos hechos que estбn rodeados de tal secreto que nosotros solamente podemos conjeturar o fantasear. A nosotros siempre nos determinan aquella dosis de verdad que parece que es saludable para el hombre. Y mбs allб no se meta — se va volver loco. Pero yo no estoy de acuerdo con Pushkin que nosotros somos perezosos y poco curiosos... El hombre es un ser muy curioso.
— Por lo que se ve, їla curiosidad predeterminу tambiйn tu pasiуn por las investigaciones histуricas?
— En la infancia me arrancaba de las lecciones y vagaba por la ciudad: tenнa ganas de ver un rincуn del Minsk antiguo. Y allн yo cobraba vida. Soсaba con el Minsk antiguo... A propуsito, muchos temas me fueron sugeridos por los sueсos. A veces me dan ganas de arrancarme a alguna parte fuera de este mundo. Se puede — hacia la creaciуn. Con la particularidad de que para tal fin la prosa sobre lo contemporбneo no es interesante. Allн estбn los mismos problemas. En cambio se puede crear el mundo de uno e irse hacia allб. Los tiempos de los caballeros, otra йtica, otras actitudes hacia una dama, hacia la vida... Me gusta entrar en la imбgen del personaje, comienzo a conversar consigo mismo... El teatro de un actor...
— їResulta entonces que se puede decir que tъ eres un literato profesional?
— Yo no puedo decir esto, porque la literatura materialmente no me mantiene. Desde el aсo 1991 hasta el aсo 1993 no trabajй en ninguna parte, a veces pasaba hambre, pero en el curso de este tiempo reunн material y escribн el libro “Los soberanos del Gran Principado”. Por otro lado, a mн siempre me es necesario mбs que a otros. Participй en los mнtines cuando en el aсo 1986 destruyeron el edificio donde fue puesto en escena el primer espectбculo bielorruso. Hubo que escribir cartas y mбs cartas a los periуdicos, organizar programas televisivos para que a los fieles les devolvieran la Catedral... Por esa razуn me alegro cuando veo que el poder comienza a entender quй es eso — el patrimonio histуrico. Ha sido restaurada la Casa Consistorial, se restaura el hotel “Europa”... Para mн la historia, el escribir — ya no es una pasiуn. Es una vocaciуn. Si yo me ocupara de alguna otra cosa — barrer allн las calles, y їquй otra cosa sй hacer? — entonces al cabo de un mes me ahorcarнa. Porque comenzarнa un vacнo espiritual, un vacнo para el vodka... No para eso estuve en las bibliotecas, sacrifiquй mucho en mi vida para renunciar a aquello que debo hacer.

Liudmila Rъbinova
Заметили ошибку? Пожалуйста, выделите её и нажмите Ctrl+Enter
Версия для печати
Заполните форму или Авторизуйтесь
 
*
 
 
 
*
 
Написать сообщение …Загрузить файлы?
Новости
Все новости