Los entusiastas viven en Zhurбvichi

[b]No importa en que tiempo estamos viviendo, tradicionalmente, los jуvenes prefieren vivir rodeados de las luces de una gran ciudad. Les llaman nuevos horizontes. Sin embargo, las historias de nuestros tiempos presentan una realidad diferente, que comprueba que en los lugares remotos tambiйn se puede lograr todo con lo que sueсa uno. [/b]El pueblo belaruso de Zhurбvichi, municipio de Rogachov, es muy conocido entre los admiradores de la clбsica. El reconocido literato, Andrei Makayonok, es oriundo de este lugar. Ya es toda una marca. Hoy en dнa, el pueblo es conocido tambiйn por otra razуn. La empresaria local, Natalia Gapуnova, da ejemplo de una iniciativa privada sin precedentes.
No importa en que tiempo estamos viviendo, tradicionalmente, los jуvenes prefieren vivir rodeados de las luces de una gran ciudad. Les llaman nuevos horizontes. Sin embargo, las historias de nuestros tiempos presentan una realidad diferente, que comprueba que en los lugares remotos tambiйn se puede lograr todo con lo que sueсa uno.

El pueblo belaruso de Zhurбvichi, municipio de Rogachov, es muy conocido entre los admiradores de la clбsica. El reconocido literato, Andrei Makayonok, es oriundo de este lugar. Ya es toda una marca. Hoy en dнa, el pueblo es conocido tambiйn por otra razуn. La empresaria local, Natalia Gapуnova, da ejemplo de una iniciativa privada sin precedentes.
Acordamos por el telйfono sobre el encuentro. En la estaciуn del agropueblo de Dovsk –situado a diez kilуmetros de Zhurбvichi– esperaba ver a una mujer de la mayor edad. He oнdo hablar mucho de ella... Pero llegу el jeep de color plata y del mismo bajу la mujer de unos 30 aсos. Fue toda una sorpresa para mi e incluso no pude ocultar mi asombro:
— Usted es tan joven. їCуmo ha logrado hacer tanto?
Me responde:
— їHe logrado mucho? No, sуlo estoy probando mis fuerzas, a su vez, mis familiares –marido y mi padre– creen en mн y me ayudan mucho.
Mientras estamos viajando al pueblo, Natalia me cuenta. Su padre es oriundo del pueblo de Zhurбvichi. Pero siendo joven, viviу en Rusia. Por allн conociу a mi madre. A Belarъs regresaron ya casados. Aquн pasу su infancia. Se acuerda de su pueblo, cuando ya era el centro municipal. En aquel entonces la vida se desarrollaba muy rбpido. Pero una vez sucedido el accidente en la central nuclear de Chernуbyl, el pueblo abandonу mucha gente. Su familia tambiйn dejу su hogar y se mudу a la capital rusa, Moscъ.
— Hace una decada tomй la decisiуn de regresar aquн, a casa paternal, que permanecнa cerrada. Querнa cambiar mi vida. Al llegar, comencй a reparar la casa. Luego decidн crear una granja. Tuve a muchos animales domйsticos: vacas, toros, cabras y cerdos. Ademбs de eso, tuve un colmenar. Todo me salнa muy bien. Pero pronto dejй este trabajo. Me dolнa mucho mandar los animales al matadero. Ademбs de eso, aparecieron otras oportunidades.
En los ojos grandes saltan los diablillos traviesos. Es evidente que Natalia es una especie de los entusiastas. Es probable que por eso Natalia encuentre rбpido una nueva obra.
— Pronto las autoridades municipales me ofrecieron ocuparse de la recolecciуn de la leche en los vecinos de la zona. Anteriormente, esta labor la cumplнan los empleados de la granja local. Los colectores recorrнan casas, adquirнan leche y lo llevaban a la empresa de procesamiento de la leche. Me vino la idea: їpor quй los propietarios privados no se ocupan de este trabajo?
A esta altura, Natalia Gapуnova junto con su marido (aquн, en el pueblo, conociу a su media naranja) se ocupa de todos los asuntos. Los esposos tomaron un crйdito y adquirieron un vehнculo y el equipo para determinar la calidad de la leche.
El horario de trabajo de los colectores de la leche es todo un estrйs para ellos, vecinos de la ciudad. Cuando me enterй de eso, me sentн un horror. Pues hacнa falta levantarse a las 4 am. A partir de las 5 am debнa comenzar mi recorrido por los pueblos del municipio. Los vecinos ya estaban esperбndome. Al principio todo fue problemбtico y no lograba hacer mucho.
— Cada una persona necesita un trato diferente. La gente mayor no sуlo entrega la leche, sino necesitaba que le hablaran y contaba sobre sus problemas y compartнa sus penas y alegrнas. Nuestros clientes del pueblo de Prilйpovka son maravillosos. Es una familia de jubilados, que tiene a siete vacas. Cabe seсalar que de aсo en aсo se reduce el nъmero de personas tan firmes, como ellos.
Hace falta seсalar que Natalia ha sido la primera empresaria en la zona que ha comenzado recolectar la leche. Hoy en dнa, casi toda la regiуn se atiende por los comerciantes privados. Ellos recorren los pueblos, recogen la leche, entregan productos a las empresas de procesamiento de la leche y luego pagan a los campesinos... Actualmente, Natalia Gapуnova ya tiene dos minibuses. Ademбs de eso, fueron adquiridos el equipo de refrigeraciуn para almacenar bien los productos recogidos. Cada dнa Natalia y su esposo recorren las casas de mбs de 250 vecinos de varios pueblos, a pesar de que no es una temporada. Natalia habla detalladamente sobre este trabajo:
— A esta altura, en un dнa estamos recogiendo en torno a una tonelada de leche. En los meses de verano recogemos hasta dos y media toneladas. Claro que durante la temporada tenemos que trabajar mucho mбs, ayudar a la gente y ganar el dinero.

La dueсa del “correo”
Justo en la temporada entre dos estaciones la empresaria Natalia Gapуnova decidiу emprender un nuevo negocio. En una subasta por cien mil rublos belarusos, lo que equivale a 11 dуlares norteamericanos, ha sido adquirido el antiguo edificio de los correos, que permanecнa abandonado durante varios aсos. El pueblo –cuyo nъmero de vecinos ha disminuido significativamente– no necesita mбs este tipo de servicios.
Estoy frente del edificio de un piso muy daсado por un tiempo. En el techo estб creciendo un бrbol. Los suelos estбn crujiendo bajo los pies. Voy a confesar que me siento algo confundido: їAcaso sea real convertir este edificio abandonado en un hogar? Pregunto a Natalia, la esposa y madre de una niсa de dos aсos, la recolectora de la leche:
— їNo tienen lugar donde vivir?
— Claro que tenemos. Nos sentimos muy cуmodos en la casa paternal. Pero este edificio, una vez concluidas las obras de reconstrucciуn, vamos a alquilar. Siempre hay personas que necesitan alojamiento. Ademбs de eso, los viajeros que vienen al pueblo por un negocio no tienen donde vivir: en el pueblo no hay hoteles.
A parecer, Natalia no estй viviendo en las nubes y tiene planes muy prometedores. De hecho, Natalia Gapуnova es la primera mujer en Belarъs que ha decidido hacerlo. Ella ya sabe como empezar y escribe en su cuaderno, quй hay que hacer en primer lugar... Es mбs, en una hoja banca Natalia dibuja su futura casa con todos los detalles:
— Voy a dejar estufa. Es una construcciуn muy sуlida. Imagнnese, una persona –que se alojarб en nuestra casa– se sentarб frente a la estufa, que es imposible encontrar en la ciudad, calentarб las manos y nunca querrб irse de aquн.
Vale la pena decir que Natalia es una patriota ardiente del pueblo de Zhurбvichi. Habla mucho del mismo. Le encanta vivir aquн, se siente muy cуmoda aquн. La mujer cree que cada persona es capaz de emprender su negocio, asн como criar a los niсos... Cuando tiene un minuto libre, comienza a escribir en las redes sociales sobre el pueblo de Zhurбvichi y pone las ъltimas noticias y fotografнas para que todo el mundo vea, como se estб cambiando para mejor su localidad.
Recientemente al pueblo de Zhurбvichi regresу el padre de Natalia. Siguiendo a su hija, decidiу instalarse en su tierra natal. Planea abrir la tienda, una vez adquirido el edificio vacнo en la subasta. Parece que siga buen ejemplo de su hija emprendedora.

Violetta Draliuk
Заметили ошибку? Пожалуйста, выделите её и нажмите Ctrl+Enter
Версия для печати
Заполните форму или Авторизуйтесь
 
*
 
 
 
*
 
Написать сообщение …Загрузить файлы?