Los cambios es un fenómeno progresivo

La posición pragmática y constructiva de Belarús en el ámbito internacional se reconoce cada vez más no sólo en el Oriente, sino también en Occidente
La posición pragmática y constructiva de Belarús en el ámbito internacional se reconoce cada vez más no sólo en el Oriente, sino también en Occidente

El ministro de Relaciones Exteriores de Serbia, Ivica Dacic

Minsk visitó y se reunió con el mandatario de Belarús, Alexandr Lukashenko, el presidente en funciones de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE), el primer viceprimer ministro, el ministro de Relaciones Exteriores de Serbia, Ivica Dacic.

El mismo hecho de su visita no sorprende para nada. Nuestro país desde hace 23 años es un estado de pleno derecho y miembro de la organización internacional más importante de Europa, colabora con sus instituciones. Belarús apoya el papel prioritario de la OSCE consagrado en la Carta sobre la Seguridad Europea en la resolución de los conflictos en el ámbito de su responsabilidad. El país respeta la soberanía y la integridad de los países miembros de la organización. Como resultado, la política exterior coherente de la Minsk oficial encaminada a la promoción del diálogo, así como la posición equilibrada del país en cuanto al tema ucraniano que se percibe positivamente por los países miembros y el actual presidente de la OSCE.

La proporción por nuestro país de una plataforma para las negociaciones y los acuerdos concretos en Minsk para deescalar la situación en el este de Ucrania mejoraron significativamente la imagen de Belarús como un estado neutral con un potencial de mantenimiento de la paz bien serio. Sin embargo, tomamos sin ilusión todos estos exitos. Al contrario, el presidente belaruso cree que a la solución al conflicto en la vecina Ucrania deben unirse más activamente otros jefes de Estado participantes de la OSCE:

— Si hay guerra, es probable que de modo urgente deben reunirse los jefes de Estado, para discutir el problema, tomar algunas medidas y buscar soluciones. Si no funciona, por lo menos hay que decir todo lo que piensan. Mientras tanto esto no ocurre.

Por lo tanto, la actitud de Alexandr Lukashenko hacia la OSCE es ambivalente. El presidente está convencido de que la organización podría también jugar un papel de paz mucho más tangible. Pero no es su culpa que esto no está sucediendo:

— La OSCE intenta y tal vez hace que sea necesario para la resolución del conflicto en el este de Ucrania. Pero es evidente que con las facultades –que y en día la OSCE tiene– y sin impulso de los jefes de Estado, es poco probable que la organización en esta situación pueda hacer algo. Por lo tanto, surgen ideas de nuevos formatos: de Norman, Berlín y Minsk. Con esta misión podría cumplir una sola organización: la OSCE. Y es su función.

En respuesta, Ivica Dacic, simplemente señaló que Serbia, siendo el actual presidente de la organización, trata de poner todos los esfuerzos para el desarrollo del proceso político en la región. Especialmente en los asuntos relacionados con Ucrania. Y con eso no olvida de los otros conflictos congelados en Europa. Sin embargo, el alto visitante no duda de una enorme contribución de nuestro país a la causa de la paz:

— Aquí, en Minsk, se alcanzan numerosos acuerdos y convenios, se reúnen grupos de contacto tripartitas y sus subgrupos de trabajo. En este sentido Belarús hace una gran contribución al proceso de paz. Y lo seguirá haciendo. Así, en la víspera del encuentro en Minsk, fue analizada la posibilidad del cumplimiento por nuestro país de las funciones de la secretaría en el proceso de negociación según el tema ucraniano. Sin embargo, el Ministro de Asuntos Exteriores de Belarús, Vladímir Makey, al comunicarlo, hizo enfásis en otro aspecto muy importante:

— Belarús apoya plenamente los esfuerzos de la presidencia serbia en la OSCE, encaminados a fortalecer la organización, mejorar la seguridad y la estabilidad en la zona de su responsabilidad.

A su vez, Ivica Dacic ha transmitido a Alexandr Lukashenko los saludos del presidente de Serbia, Tomislav Nikolic, y el primer ministro de este país, Alexander Vucic. Y señaló el carácter amigable de la cooperación entre los dos países:

— Estamos comprometidos con el desarrollo de nuestras relaciones en todos los ámbitos: político, económico, científico, cultural, educación, asuntos internos, defensa.

Permaneciendo en la capital de Belarús, Ivica Dacic, asistió a una reunión trilateral del grupo de contacto para resolver la situación en la vecina Ucrania. Bueno, eso se puede considerar los primeros pasos de la activación de la función de la OSCE en la región. Y es muy simbólico que estos pasos fueron hechos en la capital belarusa, Minsk.

Maksim Osipov
Заметили ошибку? Пожалуйста, выделите её и нажмите Ctrl+Enter
Версия для печати
Заполните форму или Авторизуйтесь
 
*
 
 
 
*
 
Написать сообщение …Загрузить файлы?
Новости
Все новости