Los belarusos en el Reino Medio

[b]Segъn el diccionario de Ozhйgov, la palabra “diбspora” significa las “personas de la misma nacionalidad que residen fuera de su paнs de origen”. Yo vivo en China ya durante once aсos, los chinos muchas veces me llaman “Lao Beijing Ren”, lo que significa la “antigua residente de Beijing” (pero eso no tiene nada que ver con la edad). Segъn datos –ofrecidos por los funcionarios de la Embajada de Belarъs en la Repъblica Popular de China– estбn registradas por lo menos 150 personas como yo y cada aсo este nъmero crece mбs todavнa [/b]En general, China atrae mucho a los extranjeros. Segъn los datos del censo –celebrado en 2010– el nъmero de extranjeros –que residen aquн permanentemente– es de 600 mil personas. Vivimos principalmente en las ciudades mбs importantes del paнs: Beijing, Shanghai y Guangzhou. Ademбs de eso, tambiйn la ciudad de Dalian –situada en la provincia de Liaoning– es una localidad, en donde reside el mayor nъmero de belarusos. Allн, en septiembre de 2010 incluso fue fundada la Asociaciуn de los belarusos que formaron parte 52 personas (en su mayorнa, fueron los estudiantes). A propуsito, los estudiantes forman el mayor grupo de belarusos en la Repъblica Popular de China.
Segъn el diccionario de Ozhйgov, la palabra “diбspora” significa las “personas de la misma nacionalidad que residen fuera de su paнs de origen”. Yo vivo en China ya durante once aсos, los chinos muchas veces me llaman “Lao Beijing Ren”, lo que significa la “antigua residente de Beijing” (pero eso no tiene nada que ver con la edad). Segъn datos –ofrecidos por los funcionarios de la Embajada de Belarъs en la Repъblica Popular de China– estбn registradas por lo menos 150 personas como yo y cada aсo este nъmero crece mбs todavнa

En general, China atrae mucho a los extranjeros. Segъn los datos del censo –celebrado en 2010– el nъmero de extranjeros –que residen aquн permanentemente– es de 600 mil personas. Vivimos principalmente en las ciudades mбs importantes del paнs: Beijing, Shanghai y Guangzhou. Ademбs de eso, tambiйn la ciudad de Dalian –situada en la provincia de Liaoning– es una localidad, en donde reside el mayor nъmero de belarusos. Allн, en septiembre de 2010 incluso fue fundada la Asociaciуn de los belarusos que formaron parte 52 personas (en su mayorнa, fueron los estudiantes). A propуsito, los estudiantes forman el mayor grupo de belarusos en la Repъblica Popular de China.
Claro que no sуlo con su presencia crece el nъmero de integrantes de la Asociaciуn de los belarusos. Por ejemplo, las “huellas belarusas” uno se puede seguir fбcilmente en los medios de comunicaciуn chinos. Por ejemplo, en el canal de la Televisiуn Central de China (CCTV en idioma beruso — Aut.). La presentadora de los primeros programas –que fueron ofrecidos al pъblico en septiembre de 2009– fue Alesia Korzun. Actualmente en el canal CCTV trabajan cinco belarusos y es muy probable que este nъmero siga creciendo. Todo depende de la reputaciуn de una persona. Al principio, en el canal chino trabajaron sуlo dos belarusos: Alesia Korzun y Alla Mбltseva que vino a Beijing con un esposo chino. Fueron excelentes profesionales. A esta altura estб creciendo de modo importante el nъmero de belarusos en el canal de televisiуn CCTV y prуximamente formarбn la Asociaciуn de los belarusos que cantarбn en vнsperas de la Navidad las canciones de Koliady que, a propуsito, conocen muy bien los locutores de la Radio Internacional de China, pues allн estб funcionando la redacciуn belarusa que ofrece noticias en el idioma belaruso. Para organizar todo de modo verdaderamente profesional fueron invitados nuestros especialistas. Por lo tanto, actualmente dos belarusos trabajan incluso en la Radio Internacional de China. Asн que, por suerte los periodistas belarusos pudieron encontrar el trabajo en los medios de comunicaciуn chinos.
Hace falta seсalar que la presencia de los belarusos en China es bien notable en la esfera cultural. Hace siete aсos en las ciudad muy frнa (la temperatura de 30 grados bajo cero es una cosa bastante comъn) de Harbin, en donde se celebra el festival de esculturas de hielo, acontecimiento mбs notable de la temporada turнstica, he conocido a los representantes del equipo belaruso. Una vez puestos (no para ser bellos, sino para no congelar) los tradicionales abrigos de algodуn de color caqui –que ponen los vecinos de la parte nуrdica del paнs– y tomadas las sierras, los belarusos comenzaron a crear las esculturas de hielo. A pesar de que ellos no ganaron ningunos premios, sus obras gozaron de mucha popularidad del pъblico. Incluso a esta altura los trabajos de Vнctor Kopach y Maxim Petrul se puede ver en diferentes partes de China. En general, en China hay una tradiciуn de invitar a un centenar de escultores de todas partes del mundo para pasar un mes entero y crear una nueva atracciуn: el Parque de las Esculturas. El parque mбs grande de este tipo (no sуlo de China, sino del mundo, lo que estб confirmado por el diploma de la UNESCO) se encuentra en Changchun, ciudad hermanada de Minsk. Aquн hay esculturas tambiйn de Vнctor Kopach y Maxim Petrul y otros escultores belarusos.
Si vamos a regresar a Harbin (no siempre frнo), entonces tengo que decir que esta es una de las pocas ciudades chinas, en donde el nombre de nuestro paнs reconocen en seguida y exclaman: “ЎBelarъs! ЎClaro que sн! ЎEs un paнs maravilloso!” Estuvimos allн en verano y casi todos los funcionarios –con los cuales tuvimos los encuentros o que estuvieron en Belarъs o pensaban en ir a nuestro paнs– hablaban muy bien de nuestra gente y de nuestro paнs, en general. En mucho esta situaciуn se debe a dos empresas mixtas que estбn funcionando a esta altura en Harbin, “Dongjin-Gomel” (con la empresa “Gomselmash”) y “Dongjin-Minsk” (con la fбbrica de tractores de Minsk MTZ). El socio chino tienen el mismo: el grupo de empresas “Dongjin” y su propietario Zhang Datszyun dice que “confнe mucho en la cooperaciуn chino-belarusa a largo plazo”.
En las empresas mixtas estбn trabajando tambiйn los empleados belarusos: principalmente en forma rotativa. Los especialistas de “Gomelmasha” y MTZ vienen para pasar un par de meses codo con codo con sus colegas chinos: se les cuentan sobre los vehнculos, ayudan a ajustarlos, probarlos y luego explotarlos. Claro que existe la barrera liugьнstica, pero, como ha dicho un empleado de la empresa de Gуmel, al acercarse a la cosechadora con una llave ajustable de tamaсo impresionante: “Es la maquinaria y nada mбs y es igual en todas partes del mundo, los mecбnicos siempre se entienden”. Asн son nuestros especialistas: no se angustian nunca.
Las relaciones entre la Repъblica Popular de China y la Repъblica de Belarъs a menudo llaman “ideales”, pero para que sean asн en la polнtica y economнa, las mismas tienen que ser muy buenas en el nivel interpersonal. Y es un proceso no tan sencillo y mucho mбs duradero que la creaciуn, por ejemplo, de las empresas mixtas. En mi opiniуn (claro, partidista), a esta altura suceden cosas muy curiosas desde el punto de vista de la historia: en China se estб formando la diбspora belarusa. Es mбs, ya han aparecido los belarusos en la segunda generaciуn: hijos de los matrimonios comunes.
Mikhail Penevskoy –que vive en Beijing desde 18 aсos– explica de este modo todo el atractivo de China: “La principal razуn de que nos sentimos cуmodos aquн: mentalmente, econуmicamente y socialmente. Me gustarнa darle un ejemplo simple: el sol. El nъmero de dнas soleados en China es mucho mayor que en Belarъs. Te levantas, el sol estб brillando y tu estado de бnimo es positivo, incluso si estamos en invierno o otoсo. China nos da la oportunidad de vivir cуmodamente y desarrollarnos. Tenemos posibilidad de aprender algo nuevo, asн como compartir nuestros conocimientos, aprender algo mбs y conocer cosas nuevas. Ademбs de eso, el progreso en la economнa china permite a todos nosotros encontrar su lugar en este proceso”. Asн que, los belarusos en China se arraigaron para siempre.

Nastia Evets: cуmo ser parte de la historia
Nastia Evets naciу en Grodno. Los ъltimos cuatro aсos reside en Beijing, se graduу allн y comenzу a trabajar.

El destino de periodista me hizo conocer a Nastia Evets en 2007. En aquel entonces hicimos una serie de reportajes sobre las labores preparativas para los Juegos Olнmpicos 2008 en Beijing y un dнa venimos a la escuela primaria que fue seleccionada para apoyar a nuestra selecciуn nacional: los niсos iban a participar en la ceremonia de izada de la bandera belarusa en la Villa Olнmpica y en otros eventos. Entramos en la clase y los chicos chinos afanosamente cantan: “Nosotros, los belarusos, somos la gente apacible, hemos aportado nuestros corazones a nuestra tierra natal...” El cuadro fue fascinante: con el puntero en vez de una batuta en la clase estб una jovencita pelirroja y dirige con mucha serenidadel el coro de unas cincuenta personas, explicando (en el idioma chino, por supuesto) sobre las “personas apacibles” y sobre lo demбs, de que se canta en el himno nacional belaruso. Eso fue Nastia y a partir de aquel entonces somos amigas: me encanta observar, que rбpidamente estб desarrollando.
La participaciуn de Nastia en los Juegos Olнmpicos de 2008 no se limitу con la direcciуn del coro de niсos chinos. Ademбs de eso, la muchacha fue voluntaria olнmpica y trabajу de traductora de la selecciуn nacional de Belarъs. Fue un momento inolvidable: sin dormir, sin descansar, cuбndo a veces incluso no tenнamos tiempo para comer. Pero esta incomparable sensaciуn: “ЎEstoy en los Juegos Olнmpicos!” ayudaba a aguantar todas las dificultades. La Olimpнada pasу volando como un sуlo dнa, me regalу un montуn de nuevas amistadess y muchнsimas experiencias. “ЎSoy parte de la historia!” gritaba Nastia muy emocionada, mostrando las fotos sacadas en compaснa con varias estrellas deportivas.
Y luego vinieron los dнas corrientes, pero no se puede llamarlos regulares. “Me absorbiу la posibilidad de ver el desarrollo de este paнs desde el interior, cuenta Nastia. Me parece que no haya otro lugar como China, en donde se amplia tanto el horizonte intelectual de una persona. Tengo muchos amigos de todo el mundo: їen quй otro lugar podrнa conocer a tanta gente? Este verano visitй Alemania para ver a la gente que habнa conocido por aquн. Un par de aсos estuve en Parнs (Ўuna sensaciуn fantбstica!), tambiйn en respuesta a la invitaciуn de mis nuevos amigos. Aquн uno siente que todo el mundo es tu hogar, y tъ puedes hacer muchas cosas”.
Como muestran las experiencias de Nastia, con una cierta persistencia y una actividad sin lнmites lo imposible se convierte en la realidad. “ЎMe he sentido muy feliz, una vez al ver a los Juegos Olнmpicos desde adentro, y ahora puedo conocer desde adentro la Exposiciуn Internacional!” me contaba Nastia muy entusiasmada en 2010. En Shanghai se preparaban para recibir la Exposiciуn Internacional EXPO y Nastia no podнa permitir a sн misma faltar y no volver a estar ausente. Las experiencias prometнan ser grandiosas y no la decepcionaron: durante seis meses en Shanghai la muchacha trabajу en el pabellуn nacional de Belarъs (es mбs, en esta ocasiуn le pagaron, lo que para una estudiante obligada a pagar por sus estudios tambiйn fue muy importante). Ademбs de eso, ella tuvo posibilidad de conocer a muchas personas de diferentes paнses del mundo. “ЎFueron unas experiencias maravillosas!” cuenta Nastia ahora. Hubo momentos, cuando querнa dejarlo todo y salir corriendo, tan difнcil fue aguantar algunas cosas, pero por otro lado, їen dуnde mбs en seis meses podrнa ver todo el mundo? Bailбbamos la salsa en el pabellуn de Brasil, el tango en el argentino y llorбbamos viendo el cine polaco. ЎEl mundo entero en seis meses! Y cuбntos amigos!..” A esta altura estбn olvidadas todas las dificultades no de traducciуn, sino de comunicaciуn con los visitantes chinos del pabellуn belaruso (a propуsito, el nъmero de visitantes fue cinco veces mayor de lo previsto: cinco millones de personas), me contу ella despuйs. Pues realmente se quedan grabadas en la memoria las cosas buenas y nada mбs: “Todos los meses a nuestro pabellуn venнan los grupos musicales y de baile desde Belarъs. ЎFue maravilloso! Los chinos estaban encantados, miraban y aplaudнan e incluso a veces comenzaban a bailar. Nosotros, a propуsito, tambiйn. En Belarъs no siempre uno encuentra la oportunidad para ir al concierto y aquн uno puede disfrutar de los conciertos cuanto quiera. Por lo tanto, durante su ъltima presentaciуn, antes de partir de regreso, los artistas solнan cantar para mн su canciуn favorita de su repertorio y eso fue muy agradable. En estes momentos yo entendнa que hice todo bien”.
Actualmente Nastia estб en el cruce de caminos. Los aсos de estudios se han quedado atrбs, el diploma dedicado a “Las relaciones culturales entre Belarъs y China y las tendencias de su desarrollo” estб aprobado con la nota “excepcional”, asн como el examen HSK –que evalua el nivel de conocimiento del idioma chino– estб rendido. Comienza el trabajo. Durante varios aсos Nastia da clases del inglйs en las escuelas chinas (mбs bien, voluntariamente, pues le encanta trabajar con los niсos, le ha gustado enseсar a los pequeсos chinos a cantar el himno nacional de Belarъs y tambiйn las experiencias son necesarias para cada persona).
Con eso, no todos los colegas profesores saben que ella es oriunda de Belarъs, piensan que es “de Gran Bretaсa o de Estados Unidos”, se rнe Nastia y explica: a todos les gustarнa tener profesores hablantes nativos y a veces ni siquiera se dan cuenta de que para mн el idioma inglйs no es materno”. Tengo muchas propuestas para trabajar como profesora. Todavнa no conoce todos los lugares de China, todavнa hay actividades en las cuales ella podrнa participar, por lo tanto Nastia sigue permaneciendo aquн, en Beijing.
“Sabes mi actiutud hacia China, igual como los planes para el futuro, se estбn cambiando casi todos los dнas, me confesу durante nuestro reciente encuentro. Por la maсana abres la ventana con la esperanza de decir al sol “ЎBuenos dнas!” y a tн te saluda un manto de smog. No me gusta China en estos dнas. En transporte pъblico me han pisado las piernas, pienso:ї para que estoy viviendo aquн? Pero en las calles florecen magnolias: їdуnde podrнa ver toda esta belleza? Un niсo chino se sonriу y dijo: “ЎHola!”. їCуmo podrнa no apreciarlo? Como ha dicho un amigo, “tengo con China una relaciуn de amor y odio”. Estoy de acuerdo con йl. Pero despuйs de tantos aсos de vivir aquн, el nъmero de cosas que me gustan es mayor.
Cuando pienso en Nastia Evets me viene a la mente una definiciуn muy importante que ella es la persona del mundo. Es nuestro futuro comъn.

Vadim Sugak: la curiosidad llevarб a Beijing
Vadim Sugak naciу en Orsha, en Beijing estб estudiando durante tres aсos

Hace mucho tiempo decidimos, donde vamos a encontrarnos: en la clase de Tai chi chuan (aunque este lugar no es el mбs apropiado para hablar) o en otro sitio. Por fin, decidimos encontrarnos en una cafeterнa, lo que no es muy al estilo chino (como se conoce, los chinos prefieren tomar tй), pero en “shufu” es cуmodo y agradable. Antes de comer el pastel de queso, Vadim sus fotografнas. Antes de comer la tarta,Vadim saca su foto. Al ver mi mirada perpleja, me explica: “Recientemente una amiga se fue a Belarъs, trabajу de modelo aquн durante tres meses. Asн que preparo una lista de diez cosas que seguro que ella va a extraсar. Buena tarta de queso es una de йstas”.
De cierto modo, Vadim para mн es un hombre misterioso. El Tai chi chuan, el idioma chino, el negocio de modelos: se dedica a todo eso. Y si necesitas escoger una sуla palabra –que explicarнa, cуmo йl se encontrу en China– es probable que sea la curiosidad.
Todo empezу con un tй... “Conocн a un amigo, Andrei, que se dedica profesionalmente al tй chino, cuenta Vadim. Es mбs, no lo vende, pues cree que si empieza a hacerlo, perderб interйs en tй como un arte. De hecho trata al tй como a una especie de arte: estб degustando diferentes variedades, escribe revisiones y participa en seminarios... Sabes, son personas fanбticas. Tiene su propia bodega para almacenar diferentes tipos de tй, pues para guardarlo se requiere diferente temperatura y humedad, como en el caso del vino. Me interesaba, en que el tй chino se diferencia del tй de otros paнses y yo de vez en cuando venнa a su casa, para tomar tй y hablar”.
Luego ha resultado que el interйs hacia el tй no es el ъnico. En Minsk Vadim comenzу a practicar el Tai chi chuan: “Simplemente me interesaba que era”. Luego me interesу el tema de aprendizaje del idioma chino. “Tuve mucho tiempo, cuando regresaba a casa del trabajo, cuenta Vadim sobre los acontecimientos de hace ocho aсos atrбs. Entonces pensу: їPor quй no aprovechar este tiempo para probar a aprender el idioma chino? Al menos para empezar y sentir, si puedo hacerlo o no, pues son jeroglнficos y es una cosa totalmente distinta. Decidн asistir a las clases del idioma chino tal vez ъnicas en Belarъs, en la Universidad Nacional Lingьнstica de Minsk. Fue uno de los primeros, a quien interesaba China. No es como ahora, cuando casi todas las escuelas ofrecen las clases del idioma chino. Fuimos pioneros y eso era algo sobrenatural”.
Entonces Vadim, egresado de la facultad de matemбticas aplicadas de la Universidad Nacional de Belarъs trabajу en la compaснa MTS, y segъn el mismo, ganaba suficiente cantidad de dinero, pero necesitaba cambiar algo en su vida. Sabe, hay las personas que tienen este maravilloso deseo de obtener nuevas emociones: cambiar lugar, personas y estrategias de vida. Parece que Vadim sea uno de йstas: “Todo estaba bien, pero me dн cuenta de que tenнa 30 aсos y hacнa falta cambiar algo. Por ejemplo, irse a China para aprender idioma y luego ya verнa que hacer”.
— їPor quй a los 30 aсos?
— En mi opiniуn, es la edad, cuando hace falta definir sus objetivos futuros. Pero algo me molestaba: no hacнa algo o no estaba en donde tendrнa que estar. Fue una sensaciуn interna de que algo estaba mal, y si seguirнa viviendo asн, todo parecerнa estar bien, pero no serнa asн. No sabнa, por quй lo sentнa asн. Por esta razуn decidн irme a China.
їQuй podrнa decir? Fue un paso bien responsable. No todos estбn capaces de hacerlo: partir a un paнs extranjero, en donde nadie te estб esperando, en donde nadie te conoce. Por supuesto, es un extremo: probar a sн mismo, sus capacidades de sobrevivir, cambiarse, adaptarse al mundo ajeno y conquistar un mundo muy diferente.
— їFue difнcil? pregunto, aunque la respuesta parece ser obvia.
— Fue dнficil resolver todos los problemas cotidianos relacionados, por ejemplo, con el alquiler del departamento. Es todo un problema. Tenemos la asн llamada mentalidad occidental, seguimos determinada lуgica, pero allн todo estб girando en torno a la lуgica. Por eso, no fue fбcil para mн.
— їLos chinos se diferencian mucho de nosotros? їSu estilo de vida y modo de pensar?
— El modo de pensar sн, los hбbitos y la psicologнa tambiйn. Pero en Belarъs tuve unos cuantos amigos chinos, asн que, bбsicamente, estaba preparado. Claro que sorpresas, pero no muchas. Y una cosa mбs: nosotros, los belarusos, son mбs pacientes, lo que me ha ayudado mucho.
A esta altura Vadim estб estudiando segъn el programa MBA (Administraciуn de Negocios Internacionales) en la Universidad Popular de China (a propуsito, el proceso de estudios se lleva a cabo en el idioma inglйs). Es mбs, йl estudia de modo gratuito: solicitу una beca educativa, rindiу los exбmenes y tras los resultados fue aceptado a estudiar gratis. ЎSon buenos conocimientos!
Vadim genera constantemente nuevas ideas. Primero tratу de organizar a un grupo en las redes sociales “Los belarusos en China”, pero no resultу salir nada. No ha sido culpa de Vadim, sino por la pasividad de los belarusos que viven en el extranjero y la falta de voluntad para unirse a nivel nacional. Actualmente йl ademбs de estudiar se ocupa del desarrollo de un nuevo proyecto que en su opiniуn, es mucho mбs prometedor: el negocio de modelo. Su parte clave comprende la demanda de las caras extranjeras en el mercado publicitario chino. “Aquн residen suficiente cantidad de rusohablantes, incluso los belarusos, cuenta Vadim sobre su proyecto, asн que he pensado, por quй no unir a todas estas personas y no hacer un proyecto para que los agentes chinos y anunciantes empleen a las personas eslavas tras acudir a nuestra empresa. En mi opiniуn, en China nuestra gente no tiene suficiente informaciуn general: toda la informaciуn pasa de uno a otro. Esto no es bueno porque permite a muchas agencias manipular a los extranjeros y subestimar su trabajo”. Para Vadim es un trabajo totalmente nuevo: йl nunca hacнa nada parecido: “Pero resultу que simpre me estaba rodeado la gente de esta esfera: modelos, diseсadores y fotуgrafos. Tal vez, el mismo destino me estuviera empujando, dando a entender que yo necesitaba de verdad y finalmente todo me saliу muy rбpido. Es mбs, me ayudу mucho el amor. Me entiende, el amor siempre inspira mucho”. A esta altura tengo muchos planes y espero que algunos se hagan realidad.

Valeria Sun: tres bodas y una gran familia
Valeria Sun nacida en las afueras de Moguiliov durante cuatro aсos estб trabajando en Beijing

“Lo que me gustarнa estar con йl, comprendн a primera vista, tan pronto lo vн, nos reunimos con Valeria Sun en una cafeterнa situada en uno de los barrios europeos de Beijing, y ella me empezу a contar sobre su marido chino. Yo vivнa en la residencia de la Universidad Nacional Lingьнstica de Minsk y un dнa los estudiantes chinos nos invitaron a participar en una fiesta. Yo era escйptica y aceptй esta invitaciуn sуlo por mi amiga que me habнa pedido mucho. Probablemente, como muchas otras personas, yo tenнa prejuicios en cuanto a la gente asiбtica. Cuando vine y lo vн, en seguida me enamorй de йl. Fue un joven esbelto y guapo, vestido de traje elegante con corbata. Sus amigos tambiйn tuvieron el mismo aspecto. En seguida me dн cuenta de que estaba equivocada, pensando de modo diferente sobre la gente de Asia. Me enamorй de йl de inmediato”.
Pero lo que para Valeria fue amor a primera vista, para Chao Sun fue sуlo el comienzo de una gran amistad que tenнan los estudiantes que compartнan residencia.
— Empezamos a portarnos como muy buenos amigos, sigue contando Valeria. Le ayudaba con el idioma ruso y explicaba las reglas: participio, etc...
— їY explicando reglas gramaticales sintiу el amor?
Valeria se pone un poco confusa y demora con la respuesta. їTal vez, el amor haya nacido de ollas y sartenes?
— Hemos empezado a cocinar juntos, vuelve a contar Valeria. Querнa entender que era cocina china, asн como aprender a preparar los tнpicos platos de la cocina china. Y sabes, algo me pasу... Me impresionу mucho su atenciуn. Siempre me preguntaba, si yo comнa o y siempre fue dispuesto a preparame algo”.
— ЎPero esto es comъn saludo chino y nada mбs! Los chinos en vez de decir “hola”, tradicionalmente dicen: “їHa comido?”
— Es cierto, se pone de acuerdo bien fбcil Valeria. Es una tradiciуn china, pero en aquel entonces no lo sabнa.
Pronto la amistad se convirtiу en el amor. Pero si Valeria ha tenido que superar los estereotipos –que existen en el mundo en cuanto a la gente de Asia– puede imaginar la reacciуn de sus padres, cuando ella por primera vez ha invitado a Chao Sun a venir a casa de sus padres situada en un pueblo en las afueras de Moguiliov. Ahora se rнe:
— Claro que al principio mi madre se quedу muy sorprendida, pero luego dijo: “Bueno, voy a ensanchar mis horizontes”. Pero mбs allб de China, no. Pero todo eso fue antes de que ella conociу a Chao. Una vez al pasar por nuestra casa por primera vez, mi madre me dijo: “Nunca jamбs vengas sola”. Mi novio se le gustу mucho. Pues hablaba el ruso con fluidez y ellos pasaban horas hablando. Igual como lo hacemos ahora... Las relaciones se han desarrollado muy bien... y muy rбpido. Y luego, cuando venнamos a casa juntos, nos recibнan mis tнas y se organizaban las cenas familiares...
— Los chinos aprecian mucho las relaciones entre los parientes, їquй te parece?
— Es cierto, somos muy parecidos en este sentido. Ademбs de eso, mis parientes se los aceptaron en seguida.
— їY cуmo fue todo?
— Estбbamos hablando sobre el futuro. A mн me esperaba el cuarto aсo, йl se graduу, tuvimos que pensar que нbamos a hacer. En este caso, como йl fue un extranjero, tuvimos que decidir algo. Podrнamos terminar estudios y trabajar, pero deberнamos que tener prisa. Pero sabнamos que una vez al terminar el instituto, йl tendrнa que regresar a su paнs, pues simplemente se le acabarнa la visa. Y, en seguida, surgiу una pregunta que era la siguiente: nos seguirнamos juntos o nos separarнamos.
En un momento –cuando cada chino empieza a pensar en matrimonio– los padres comienzan a jugar un papel muy importante. En China sigue siendo el culto del clan familiar, sin su bendiciуn no es posible contraer un matrimonio. Somos nosotros quien decimos que los matrimonios se hacen en el cielo, los chinos aseguran que los matrimonios se hacen en la casa de sus padres. Por lo tanto, Chao, al juntar una impresionante colecciуn de fotos y video de su novia, se fue a su casa situada en la regiуn autуnoma de Mongolia Interior, en donde vivнan sus padres (y donde actualmente Valeria cada aсo estб celebrando el aсo nuevo segъn el calendario lunar). Mientras Chao estuvo en su patria, a Valeria se la cuidaban sus amigos chinos: preparaban los almuerzos y las cenas, la invitaban a comer y juntos esperaban la decisiуn de los padres de su novio.
Al llegar, Chao no dijo nada sobre el veredicto de sus padres. Pero deberнa ser positivo: ahora Valeria estб segura de que todos los miembros de la familia se unieron para analizar este tema muy importante. Un par de dнas mбs tarde durante una cena con los padres de Valeria Chao se levanta y dice: “Mamб Liusia, me gustarнa casar con su hija”.
Claro que nos vimos obigados a celebrar tres bodas. La primera en Minsk: se reunieron los parientes de la novia y amigos del novio. En general, fueron 40 personas. Todo saliу muy bien.
— En verano nos fuimos a China y de inmediato comenzamos los preparativos para la boda, sigue contando Valeria. Fueron invitadas 300 personas: amigos del jardнn de infancia, del colegio, de la academia, los familiares, amigos de su padres, los compaсeros del trabajo, etcйtera. Eso fue la primera boda. Dos semanas mбs tarde me dijeron que vayamos a otra ciudad, en donde vivнan otros familiares de Chao. Yo preguntй: їY quй vamos a hacer por aquн? Me contestaron que нbamos a celebrar otra boda: algunos parientes no pudieron venir, asн que tendrнamos que visitarlos. Fueron 200 personas. Hace falta seсalar que la boda china es algo muy diferente, se celebra segъn otras tradiciones: toda la ceremonia dura sуlo dos horas. En nuestras bodas los novios estбn sentados a la cabecera de la mesa y a ellos se les divierten los invitados. En China todo sucede de otra manera: los novios permanecen en la escena junto con el maestro de ceremonias y entretienen a los invitados. Yo tuve que cantar y bailar. El repertorio es conocido y obligatorio: yo cantaba “Katiusha”. Ademбs de eso, junto con Chao cantamos “Noches de los suburbios de Moscъ”, mientras sus padres bailaban. Luego hicimos reverencias tradicionales de tres veces a los invitados: “Gracias que nos han honrado con su presencia”. Y mбs tarde hicimos reverencias de tres a los padres. Estuvimos haciendo profundas reverencias, mientras el maestro de ceremonias contaba algo, y no pudimos levantarse hasta que los padres dijeran: “ЎLevбntense!” Y asн tres veces. Luego siguieron las reverencias uno a otro: entre los padres y entre nosotros. Es mбs, haciendo la primera reverencia, hace falta tocarse con las frentes, la segunda con las narices y la tercera con un beso. Por la noche, los amigos nos hicieron fuegos artificiales.
... Ya desde hace cuatro aсos Valeria y Chao viven en Beijing. Ella trabaja segъn su especialidad: da clases del idioma alemбn en una universidad. Ademбs de eso, aprendiу el idioma chino y se comunica activamente con sus nuevos parientes, porque (lo que confirma mi opiniуn que tengo desde hace mucho tiempo) quien se casу con un hombre chino, se casу tambiйn con toda su familia. En realidad, no sуlo la familia belarusa de Valeria ensanchу sus horizontes, sino tambiйn la familia de Chao hizo lo mismo: ni pensaban que su hijo traerнa a una esposa desde Minsk, ciudad tan lejana. “Йl es el amor mбs grande de mi vida”, dice Valeria. Les deseo mucha felicidad: china y belarusa a la vez, pues la felicidad es igual en todas partes del mundo: es cuando te entienden, quieren y esperan.

Inessa Pleskachйvskaya
Заметили ошибку? Пожалуйста, выделите её и нажмите Ctrl+Enter
Версия для печати
Заполните форму или Авторизуйтесь
 
*
 
 
 
*
 
Написать сообщение …Загрузить файлы?