Llegó el verano

En Minsk llegó el verdadero verano, y los vecinos ya están preparados para pasarlo bien

En Minsk llegó el verdadero verano, y los vecinos ya están preparados para pasarlo bien. En nuestra ciudad hay muchos lugares, donde con confort se puede descansar.


En la parte noroccidental de la ciudad de Minsk se encuentra un gran embalse. Estamos hablando del lago Komsomólskoye, uno de los sitios de descanso más populares de los belarusos. A propósito, el área del embalse es casi de cincuenta hectáreas, a su vez, la profundidad máxima en algunos lugares llega a cuatro metros y medio.

Los minsqueños recuerdan muy bien la historia de su origen. Las obras de construcción del embalse artificial fueron comenzadas en 1940. El lago fue cavado por los jóvenes, todavía no existía la maquinaria especializada. El trabajo fue realizado por los voluntarios. Dentro de un año fue planeado inaugurarlo con la participación de bandas de música, la interpretación de canciones y bailes, las atracciones y la bandera roja con la estrella puesta justo en el medio del embalse. Aquí mismo querían construir también el estadio de diez mil asientos, para que el público pudiera ver las competiciones de remo. Pero los planes fueron perjudicados por la guerra.


Hoy en día, en el lago Komsomólskoye se puede pasar cómodamente todo el día. Aquí hay todo lo necesario para la recreación y el entretenimiento: el barco de dos cubiertas que navega alrededor de las islas, que rodean el embalse, las pistas para bicicletas, así como las camas elásticas, los catamaranes, las canchas de tenis, voleibol y baloncesto... Incluso hay un gimnasio al aire libre, y un lugar para una barbacoa, con cenadores y barbacoa incorporada. Se puede comer en los cafés en la parte costera del embalse. Los aficionados de pasar descanso al aire libre ponen tiendas de campaña en lugares alejados, a donde se puede llegar sólo nadando o en catamaranes. Y, por supuesto, en la orilla del lago están disponibles baños y vestuarios.

En la orilla sureña del lago Komsomólskoye se encuentra la zona boscosa con toda una variedad de árboles. Aquí se encuentra el Parque de la Victoria que tiene área de 200 hectáreas, inaugurado en 1945 en honor de la victoria en la Segunda Guerra Mundial. Aquí se puede escapar del sol del mediodía, pasear a lo largo de las fuentes con agua corriendo y escuchar los pájaros cantando. Para los niños aquí están puestos muchos columpios y toboganes. Pero el mayor atractivo del parque es el Museo de la Gran Guerra Patria.



Para finalizar nuestro recorrido temático por el lago Komsomólskoye podemos pasar por un complejo memorial, “Minsk — Ciudad-Héroe”. Cada año, aquí vienen cientos de belarusos para celebrar el Día de la Victoria, el Día de la Independencia, así como el Año Nuevo con ya tradicionales fuegos artificiales.

Hace falta señalar que los vecinos de Minsk también tienen otra forma muy divertida de pasar el verano en la naturaleza. La terraza veraniega del Palacio de Deportes Acuáticos de Minsk está rodeada de edificios y calles transitadas. El sexto año consecutivo el primer día del verano aquí se inaugura la temporada de natación al aire libre. En la terraza hay una fuente con el agua mineral y una piscina para los más pequeños. Además de eso, para los chicos ha sido construida la plaza de juegos. Los adultos tienen la posibilidad de tomar sol en las camas plegables e incluso en el mismo césped. Los juegos al baloncesto y voleibol también permiten descansar bien al aire libre. A partir de la mañana temprano aquí se reúne mucha gente. En la hora de almuerzo, por lo general, las camas plegables se quedan desocupadas, pues hay pocas personas, a las que les gusta tomar sol en pleno día, con mucho calor.



Parece que todo el mundo haya esperado la apertura del parque acuático, “Lebiazhy”. Y por fin el año pasado el mismo fue abierto Es el primer parque acuático en Belarús, uno de los más grandes en los países miembros de la Comunidad de Estados Independientes y el quinto más grande en Europa. Tiene área de 32 mil metros cuadrados. Para que se dé cuenta del tamaño del área del parque acuático, les doy algunos números: “Lebiazhy” puede recibir a casi dos mil personas al mismo tiempo. Su capacidad por día en el verano es casi ocho mil personas, y durante el año hasta dos millones y medio de visitantes. El parque acuático se divide en dos áreas: abierta veraniega, y cerrada, que se puede visitar durante todo el año. Aquí hay tantas diversiones, incluso para aquellos a quien no le gusta nadar. Hay un centro de entretenimiento para niños con juegos, hay un “territorio de la belleza” con una lista completa de los tratamientos. Además de eso, se puede ir al gimnasio. E incluso en la noche la vida en el parque acuático continúa gracias a los bailes. En la orilla se puede. En el muelle del parque se puede disfrutar de la belleza natural del embalse. Y al final del día pasar la noche en el hotel que se encuentra aquí mismo.

Además de eso, a los vecinos de Minsk se les gusta relajarse en el lago Tsnyanka. A propósito, aquí al igual que al lago Komsomólskye es fácil llegar en el tranvía, y luego caminar un poco. En esta zona pasan autobuses y trolebuses, así como taxis. El área del embalse casi es de cien hectáreas, y la profundidad del lago alcanza ocho metros. Hace falta señalar que este embalse tiene origen natural. Inicialmente, el embalse fue creado con fines industriales. Pero pronto los belarusos eligieron este lugar para descansar y el lago se convirtió en una zona de recreo.

A pesar del hecho de que el lago Tsnyanka se encuentra dentro de la ciudad de Minsk, cuando uno llega aquí, parece que haya dejado la ciudad y que aquí haya muy poca gente. Aunque aquí hay cinco zonas playeras.



Desde hace 35 años acoge a los vecinos de Minsk el lago Tsnyan­ka. El año pasado, fueron iniciadas las obras de su reconstrucción total. En relación con eso, la administración del barrio capitalino propuso a los vecinos ofrecer los nombres de las playas locales o votar a favor de las opciones ya existentes.

En el embalse renovado fueron puestos muelles. Allí se puede observar el atardecer y dar de comer a los patos, casi de las manos. Además de eso, aquí fueron construidos miradores y pistas de bicicletas. Hay cenadores con barbacoas. A propósito, los lugares equipados para picnic son demandados por los belarusos no sólo en el verano. Lo que es comprensible: el deseo de estar cerca de la naturaleza no se puede sustituir por ninguna comodidad. Sin embargo, por el momento aquí no hay cafés ni tiendas. Tal vez, es mejor: nadie y nada daña el ambiente rústico.

Pero a su vez las autoridades locales decidieron establecer la conexión para los equipos eléctricos y ahora la gente puede disfrutar de helado que se vende en la zona.

El lago Tsnyanka es el centro de buceo en el invierno. Cada año, en enero, los aficionados de pasatiempo extremo hacen su baño ritual. En los últimos años, se les unieron también los empleados del Ministerio de Situaciones de Emergencia de Belarús para los que el rito antiguo se convirtió en una tradición profesional. En la primavera en el lago Tsnyanka llegan cisnes y los lugareños con mucho gusto los alimentan. En agradecimiento cisnes permiten acariciarlos, lo que es un placer especial sobre todo para niños.

Y ahora me gustaría contar de las fuentes que permiten refrescar el ambiente de nuestra capital. Una de las mayores fuentes se encuentra cerca del Teatro Nacional Académico de Ópera y Ballet Bolshoi, que tiene una capacidad de 300 mil litros de agua. Sería suficiente para llenar una piscina de tamaño estándar.

La más antigua fuente que lleva el nombre “Chico con un cisne” tiene más de 140 años. Fue construida en honor al primer acueducto puesto en funcionamiento en Minsk. El géiser artificial se encuentra en el Parque Alexandrovsky.

La fuente en la Plaza de la Independencia tiene 512 chorros de agua de colores diferentes bien iluminados por la noche. Para que la fuente trabaje sin interrupción, se gasta 200 kilovatios de energía. Es como prender a la vez ciento cincuenta teteras eléctricas. A su vez, la fuente, “Vela” –que se encuentra en el lago Komsomólskoye– consume la energía cuatro veces mayor.

La fuente, “Juventud”, tal vez es una de las esculturas más románticas en Minsk. Los jóvenes frágiles están apoyados en una rodilla con una taza en la mano como si quieren dar de beber uno a otro. La fuente está situada junto a la iglesia de Santos Simón y Elena. Dicen que si uno toca la rodilla de una de las estatuas, la vida personal mejorará mucho.

Además de eso, una bella composición escultórica se puede verla en el parque Yanka Kupala situado cerca del circo: las figuras de bronce de las chicas lanzando coronas de flores en el agua. Es la tradición remota de la fiesta Kupalye de adivinar quién será el novio.

Alisa Krasóvskaya
Заметили ошибку? Пожалуйста, выделите её и нажмите Ctrl+Enter
Версия для печати
Заполните форму или Авторизуйтесь
 
*
 
 
 
*
 
Написать сообщение …Загрузить файлы?