Las muchachas de fuego

El Instituto de ingenierнa-de mando del MSE de Belarъs llevу a cabo la primera admisiуn de muchachas
Llevan uniforme y viven de acuerdo con el reglamento — desde la diana hasta la retreta. Ademбs, las cadetes del Instituto de ingenierнa-de mando del MSE de Belarъs se diferencian de las otras muchachas jуvenes no solamente por esto. La capacidad de no flaquear ante cualquier peligro estб muy lejos de poseerla cualquier representante del sexo fuerte. En cambio para estas muchachas, ingenieros del maсana para la prevenciуn y liquidaciуn de situaciones de emergencia (SE), soportar un golpe — es algo usual. Las escolares de ayer eligieron a plena conciencia la profesiуn de socorristas.
La campaсa actual de admisiуn es notoria con que la admisiуn de las muchachas al instituto se realizу por primera vez. El derecho a llamarse cadete las jуvenes muchachas lo conquistaron en una atmуsfera de dura competencia: el concurso entre las muchachas fue de 8,8 personas para un lugar — mucho mбs alto que entre los muchachos. Se entiende que vencieron las mejores de las mejores.
A diferencia de otras postulantes, las cadetes en ciernes, aparte de los resultados de la atestaciуn centralizada y de la nota media del certificado de enseсanza secundaria, debнan demostrar un nivel de preparaciуn fнsica. A juzgar por los resultados, las muchachas salieron airosas. En los cien metros planos no se perdieron y se exprimieron al igual que otros postulantes. Las cadetes de las paredes del establecimiento saldrбn como oficiales, sin embargo en el curso de los aсos de estudios ellas deberбn pasar todos los escalones de la carrera, comenzando de un socorrista-bombero raso. En otras palabras, habrб que desenrrollar las mangueras de incendio del camiуn de emergencia y socorro, y subir al 10 piso a un apartamento incendiado con un pesado traje especial. їSe imaginarуn la envergadura de las tareas? Ademбs es necesario que queden fuerzas para la matemбtica y para la fнsica. El Instituto de ingenierнa-de mando no estб acostumbrado a sonrojarse por sus egresados: el tнtulo del establecimiento — es equivalente a un sнmbolo de calidad.
No alcanzaron a apaciguarse las pasiones de admisiуn, como comenzу una serie de otras pruebas: de inmediato despuйs de la matrнcula las cadetes nuevas se dirigieron a la base suburbana de ejercicios — justamente por un aсo. En el edificio donde se ubicaron las muchachas, huele a pintura y a papel mural fresco. Apenas se terminу la reparaciуn. El modo de vida de las cadetes ha sido calculado hasta los menores detalles por la direcciуn del instituto. Camas nuevas, un cuarto de duchas con azulejos brillantes, una habitaciуn de descanso y de preparaciуn para las clases, una lavadora en la habitaciуn de quehaceres domйsticos, un armario con puertas deslizantes con un gran espejo. A pesar del modo de vida de cuartel de las habitantes del lugar, hay un calor de casa.
El curso de verano de joven combatiente para Valia Sushkу y para Tania Kovenia comenzу a partir del servicio. “Sin costumbre, por supuesto, es difнcil, pero poco a poco entramos en el ritmo”, — sonrнen las muchachas, manejando las escobillas y el trapero. En el edificio vecino al local de vivienda — se realizan las clases: segъn la orden del dнa, los reglamentos, etc.
Conversar con las muchachas se logra solamente en la pausa entre los pares de clases. Como informaciуn, la mayorнa de las cadetes — son egresadas de las clases especiales y activistas de la Organizaciуn Social Juvenil Bielorrusa de Socorristas y Bomberos — ya estбn en conocimientos con las bases del salvamento contra incendios. Natasha Zainudнnova es una de aquellas que eligiу la profesiуn de socorrista mucho antes de la admisiуn. Mi interlocutora conoce no de oнdas la tйcnica contraincendios y la prбctica de prestar asistencia de los primeros auxilios mйdicos: muchas veces triunfу en los concursos republicanos de jуvenes socorristas. Ademбs, sus victorias principales aъn estб por delante. Se colocan muchas esperanzas en el tнtulo acadйmico.
— Mi futuro trabajo estб vinculado con la prevensiуn de situaciones de emergencia, — comparte sus planes Natasha, a la cual, como para las demбs muchachas, al terminar el establecimiento deberбn trabajar en la esfera de la propaganda, de la profilбxis y vigilancia. — Ud. debe estar de acuerdo conmigo, esta es una misiуn noble. Y desde el 9 curso de la escuela no me imaginaba de otra manera que no fuera socorrista.
Salvar a la gente — es el destino de los perseverantes. Y en aras del fin estipulado las muchachas estбn listas para superar cualquier dificultad. Y por delante habrб muchas. Una barrera de obstбculos con una cortina de humo, cuбnto significa. Cada cadete en el curso de los aсos de estudios debe aprender a manejar centenares de situaciones de emergencia, es decir obtener en calidad de bagaje junto con el tнtulo un inmenso volumen de conocimientos y de habilidades prбcticas. Y para eso en el instituto han sido creadas todas las condiciones: se han comprado clases con computadoras, se han construido magnнficos polнgonos para la modelaciуn de las SE, la plantilla estб completada con profesores calificados.
...La maсana fuera de la ciudad comienza con la gimnasia. El primer dнa no pasa sin pequeсas cosas desagradables — rasguсos y cardenales.
— Se van cicatrizar antes del casamiento, — se rнe Diana Lisanуvich, mirando el dedo envuelto con un emplasto. — Por falta de costumbre tuvimos chichones. Pero no importa, nos entrenaremos, seremos mбs hбbiles.
Referente a la elecciуn de la profesiуn Diana no lo pensу mucho. Jugу su papel una fuerte impresiуn infantil. Sus dos hermanitos menores jugaban y casualmente encendieron un almiar de heno. El fuego tomу fuerzas impetuosamente...
— Al principio me perdн, — la cadete de hoy hace recuerdos la SE. — No lo escondo, me asustй. Y de todas maneras pude dominarme y correr hasta el telйfono mбs cercano. Hay que pensar solamente, quй desgracias pudo haber hecho el fuego que hubiera salido fuera de control, si los bomberos no hubieran llegado a tiempo. Ahora, por supuesto, me dominarнa mбs rбpidamente. Pero entonces... Entonces con admiraciуn observaba las acciones armonizadas de los bomberos que salvaban nuestra aldea.
En los primeros tiempos las muchachas, por supuesto, sienten nostalgia de su casa. Ademбs, junto con esto los estudios en el instituto del MSE exigen un inmenso rendimiento moral y fнsico. En cambio Tania Sokolуvskaya, la campeona de Europa en saltos en el trampolнn, estб acostumbrada a los esfuerzos fнsicos y a la vida nуmada.
— En casa este ъltimo tiempo yo era una visita rara, — comparte sus impresiones de los primeros dнas de cadete Tania. — La noticia que yo iba a postular al instituto del MSE para mis padres no fue algo inesperado. Pienso que ellos estaban preparados para que yo tomara un decisiуn no estбndar.
Al dнa de hoy la cuestiуn de que, van a distribuir a las egresadas a los destacamentos de combate, es una algo que estб en discusiуn. Digamos, en Occidente una experiencia semejante existe. La valiente Tatiana, segъn sus palabras, se alegrarнa de tal posibilidad. La muchacha considera que las dificultades a uno la templan. Tal es el carбcter.
Por lo demбs, ya durante los estudios puede haber lugar para una hazaсa. En la composiciуn del destacamento de emergencia y socorro de instrucciуn, nos relatу el jefe del Instituto de ingenierнa-de mando del MSE Guennadi Lasuta, las cadetes van a todas las SE posibles al mismo nivel que los profesionales. En promedio a la semana hay 15 salidas de intrucciуn y combate. El aсo pasado los muchachos salvaron del fuego, sacaron del agua y liberaron de debajos de los escombros a 80 personas. La cuenta de exбmenes (tal es lo especнfico del establecimiento) dentro de los cadetes va no solamente por notas — sino por la vida de la gente salvada por ellos.

Irina Petrova
Заметили ошибку? Пожалуйста, выделите её и нажмите Ctrl+Enter
Версия для печати
Заполните форму или Авторизуйтесь
 
*
 
 
 
*
 
Написать сообщение …Загрузить файлы?
Новости
Все новости