La zona de responsibilidad no tolera vaciedad

En Fánipol, en afueras de Minsk, fue inaugurada una nueva fábrica “Stadler”

En Fánipol, en afueras de Minsk, fue inaugurada una nueva fábrica “Stadler”

 En uno de los blogs más populares encontré las imágenes de los nuevos trenes eléctricos de la compañía de Moscú, “Aeroexpress”. Escuché hablar antes de estos trenes, pero me quedé impresionado por las fotografías de los modernos vagones de dos pisos. Pero estos sentimientos resultaron ser algo tan insignificante, al ver en vivo, como se están fabricando. Los tres primeros trenes eléctricos la compañía, “Stadler”, se los entregó a Moscú desde su fábrica en Suiza. Se espera que los 25 trenes serán ensamblados en Fánipol, en las afueras de Minsk. Aquí tuvo lugar la ceremonia de la inauguración de la nueva planta, “Stadler”, que contó con la participación del mandatario belaruso.

Belta

Sobre el nivel y la cultura de la nueva producción dice el hecho de que la ceremonia fue celebrada justo en la fábrica. Las temperaturas bien agradables. El vestidor, el escenario, los asientos para los invitados, el personal que servía té, café y comida típica suiza. Todo se combinaba perfectamente con un salón bien amplio, que no se parecía para nada a un taller de fábrica, sino más bien a una sala de recepciones bien decorada y estilizada. Incluso no se percibía ningún olor específico para las áreas de producción. Y eso a pesar de que aquí se encontraban los vagones recién pintados y los trabajadores seguían trabajando. Todos se quedaron muy impresionados por el silencioso que era el tren que se acercaba al lugar. Según previsto, el presidente de Belarús, Alexandr Lukashenko, al principio conoció el tren eléctrico que se encontraba por allí cerca y en el mismo junto con el director de la compañía, “Stadler Rail Group”, Peter Shpuler, llegó al lugar de la ceremonia.

La fábrica en Fánipol fue construida muy rápidamente. Hace apenas dos años atrás, aquí fue puesta la primera piedra y ahora los empleados de la fábrica ya están dispuestos a cumplir con un importante contrato junto con la empresa rusa, “Aeroexpress”. Además de eso, ya hay otros encargos. Hace falta señalar que la fábrica fue construida tomando en consideración su posterior ampliación, así como la necesidad de ser agrandada la producción y ampliada la nomenclatura de la producción. El líder belaruso agradeció sinceramente a Peter Shpuler por su responsabilidad profesional. “El señor Peter Shpuler tiene una cualidad muy importante para un hombre de negocios: promete y hace. Desgraciadamente, hoy en día, incluso en el entorno empresarial no es muy común”.

En general, las actividades de la compañía, “Stadler Rail Group”, en Belarús pueden servir como un ejemplo de proyecto de inversión. La compañía invirtió en la economía belarusa el dinero real y construyó no sólo una fábrica, sino también introdujo últimas tecnologías. Y por lo tanto, ahora tiene la posibilidad de suministrar sus productos a los mercados de los países vecinos. Este enfoque está bien acogido por Minsk, aseveró el presidente, así que vamos a mantener la fábrica como si fuera nuestra propia empresa.

El señor Peter Shpuler fue visiblemente emocionado. El mismo hecho de la inauguración de una nueva producción en Belarús él la considera como una señal de que no hay una recesión, sino el desarrollo. Las inversiones de la compañía, “Stadler Rail Group”, en la economía belarusa será la respuesta apropiada a los retos económicos actuales. En un momento de la crisis económica mundial no hay que pensar en las posibles sanciones, sino en la solidaridad. Sólo juntos podemos superar los problemas objetivos del mundo.

“Estoy seguro de que el sitio de producción en Belarús será un punto de partida para ampliar nuestra cooperación en la Comunidad Económica Eurasiática (CEEA)”, dijo el director de la compañía, “Stadler Rail Group”. Además de eso, él aseguró que la producción de los modernos trenes eléctricos de dos pisos en Belarús no se diferencia para nada de la de Europa y aquí serán producidos los mismos productos de buena calidad.

Además de eso, Peter Shpuler contó que tenía muy buenas relaciones de confianza con todas las entidades que participaban en el proyecto de la construcción de la nueva planta de producción en Fánipol. También él agradeció al presidente de Belarús, Alexandr Lukashenko, por el apoyo personal de este importante proyecto: “Entiendo que las cosas no se hacen por sí mismo. Y me agrada mucho de que en todas las esferas hemos encontrado una solución óptima”.

Cabe destacar que la compañía, “Stadler Rail Group”, es un proveedor más grande en el campo de la producción del transporte ferroviario. Las plantas de esta compañía se encuentran en Suiza, Alemania, Polonia, Hungría, República Checa, Italia, Austria, Belarús, Argelia y Estados Unidos, entre otros.

En cuanto a la creación de una nueva planta todo salió muy bien. Pero hay otros temas que deben ser analizados bien. El plan prevé también el desarrollo de la empresa belarusa, “Belkommunmash”, en la cooperación con la empresa, “Stadler”. El personal de la empresa de Minsk tampoco debe estar al lado. Peter Shpuler aseguró que el concepto del desarrollo de la empresa, “Bel­kommunmash”, se está analizando y en cuanto sea listo serán presentadas las propuestas encaminadas a la modernización de la producción. El presidente dio una tarea específica a los dirigentes locales: antes de fin de año debe estar presentado el concepto de desarrollo de la empresa, “Belkommunmash”. Es su responsabilidad.

Las sanciones occidentales no afectarán de ningún modo el desarrollo de la cooperación entre la Unión Europea, Belarús y la Unión Económica Euroasiática.

Lo aseguró Alexandr Lukashenko, respondiendo a las preguntas de los periodistas durante una visita a la fábrica, “Stadler Minsk”.

En cuanto a las sanciones, Alexandr Lukashenko las considera anacrónicas. “Ustedes saben que Europa no era iniciadora de este proceso. Europa pierde mucho en este caso. Pero parece que Europa depende mucho de otros centros de poder”, señaló el presidente. En su opinión, no importa que difícil sea la situación en Ucrania, al final en este país todo será bien y las sanciones se acabarán tarde o temprano”.

“Cualesquiera que sean las sanciones, la gente en el otro lado, en el Occidente, así como en el Oriente, es mucho más inteligente que los que aceptan estas sanciones, y va a encontrar la manera de eludir las sanciones, así como el camino que llevará a la cooperación en todas las esferas.  Hoy en día, es imposible aislar a un hombre, y también es una tontería de hacerlo con las regiones tan enormes como la Unión Euroasiática y la Unión Europea”, dijo el jefe de Estado belaruso. Además de eso, él añadió que las relaciones son muy estrechas, incluso al nivel personal.

“Llegará el tiempo y nos olvidaremos de estas sanciones. Pero antes tenemos que hacer algo para superarlas. Seguramente lo harán los empresarios, como el señor Peter Shpuler. Nadie lo podrá obligar a renunciar a sus propios intereses aquí y dejar la obra, en la cual él ha invertido su dinero. Ningún político nunca lo haría, de lo contrario no va a ser político, los hombres de negocios no le van a permitir hacerlo. Así es el tema”, dijo el presidente.

La creación de una nueva producción de trenes eléctricos, “Stadler Minsk”, promoverá el desarrollo del mismo Fánipol.

El Jefe de Estado destacó que la inauguración en Fánipol de la fábrica, “Stadler Minsk”, tiene mucha importancia. “En primer lugar, se pone más importante el potencial de exportación del país, y en segundo lugar, este hecho tendrá una importancia social, lo que ayudará a dar nueva vida a Fánipol, que debe convertirse en una de las ciudades satélite de Minsk. Aquí no habrá zona residencial, sino el centro de construcción de maquinaria con una buena infraestructura, donde la gente se sienta cómoda viviendo y trabajando”, dijo Alexandr Lukashenko.

También esperamos que se desarrolle la cooperación económica con los socios extranjeros.

El Jefe de Estado está convencido de que el trabajo exitoso de la compañía, “Stadler Rail Group”, en Belarús servirá como un ejemplo para la llegada de otras compañías a nuestro país. “Contamos con un gran número de proyectos de inversión bien prometedores, que nos gustaría llevar a cabo con la participación del capital extranjero, señaló Alexandr Lukashenko. Por lo tanto, nosotros siempre estamos dispuestos a analizar todas las propuestas a fin de fortalecer la economía de nuestro país y crear modernas producciones de alta tecnología, así como la infraestructura desarrollada y nuevos puestos de trabajo bien pagados”.

Felicitando a los presentes con un motivo de la inauguración de la fábrica, “Stadler Minsk”, el mandatario belaruso dijo: “La calidad de los trenes eléctricos belarusos debe estar al más alto nivel, para que podamos estar orgullosos de ellos. No pensamos construir la producción del nivel secundario. ¿Para qué necesitamos crear empresas que fabrican productos poco demandados en el mercado? Sabemos que hoy en día los mercados compiten mucho entre sí”.

Hace falta señalar que en Belarús fueron creadas muy buenas condiciones para la compañía suiza, “Stadler Rail Group”. Por lo tanto, en el país fue lanzada una moderna producción de trenes eléctricos. Los vehículos de esta empresa son conocidos por su alta calidad y están demandados en todo el mundo, incluso en los mercados europeos más exigentes. Ahora la compañía ha obtenido un gran pedido para hacer trenes para Moscú. “Estamos creando las condiciones para conceder preferencias sólo a las plantas de clase mundial, que hacen productos altamente competitivos. La compañía suiza entró en nuestro mercado con inversiones, nuevas tecnologías, pues sabe, dónde y cómo vender sus productos”, señaló el jefe de Estado belaruso.

Vasily Kharitónov
Заметили ошибку? Пожалуйста, выделите её и нажмите Ctrl+Enter
Версия для печати
Заполните форму или Авторизуйтесь
 
*
 
 
 
*
 
Написать сообщение …Загрузить файлы?