La vida sigue

La conversación con el viceprimer ministro de Belarús, Anatoly Kalinin

La conversación con el viceprimer ministro de Belarús, Anatoly Kalinin



— Anatoly Nikoláevich, hay muchas razones para decir: nuestras relaciones con Turkmenistán se están desarrollando de forma activa y dinámica. Y Usted, como copresidente de la comisión intergubernamental belaruso-turcomana en la cooperación económica, más frecuentemente que otros funcionarios belarusos de alto rango visita Turkmenistán. En los últimos tres años en torno a diez veces... ¿Qué temas fueron analizados durante ese tiempo? ¿Qué se hizo?


— Belarús considera Turkmenistán como uno de sus socios más importantes en Asia Central, por lo que es bien lógica la agenda nutrida de los contactos entre Belarús y Turkmenistán. El tono positivo y la dinámica de la interacción, por supuesto, se lo aseguran dos Jefes de Estado: Alexandr Lukashenko y Gurbanguly Berdimukhamédov. A partir de 2009, ellos cada año se intercambian visitas, sus acuerdos llevan al trabajo conjunto, orientan a la comunidad empresarial de dos países hacia la cooperación activa, estimulan los ministerios y departamentos de los dos países a encontrar nuevas áreas de cooperación y ser responsables de las tareas planteadas al más alto nivel.

La economía de Belarús y Turkmenistán se complementan entre sí, lo que proporciona un crecimiento dinámico del comercio bilateral. El año 2013 fue al año de récord, cuando el monto de comercio bilateral de bienes y servicios alcanzó 450 millones de dólares norteamericanos. Para comparar: en 2008, el monto del intercambio comercial ascendió a unos 50 millones de dólares norteamericanos.

El enfoque tradicional de nuestra cooperación económica es la entrega de la maquinaria belarusa a Turkmenistán. También de buena demanda en Turkmenistán gozan tractores agrícolas, camiones, maquinaria de construcción de carreteras fabricados en Belarús y los adaptados al clima cálido. En la actualidad, en Turkmenistán operan más de cinco mil tractores “MTZ” y cinco mil vehículos fabricados en Belarús (“MAZ”, “Amkodor”, “Planta de Tractores de Rueda de Minsk”). Por supuesto, para mantener nuestra presencia en el mercado turcomano es necesario ampliar y actualizar la gama de maquinaria propuesta. A esta altura, en Turkmenistán se aprueban diferentes cosechadoras y otra maquinaria agrícola, así como autobuses de pasajeros. Además de eso, en el mercado turcomano están demandadas las cosechadoras para recoger el grano. La empresa belarusa, “Gomselmash”, fabricó y entregó para aprobar dos unidades. También a esta altura se están llevando a cabo las conversaciones sobre la fabricación y el suministro en 2016 de 500 cosechadoras de grano.

La parte belarusa consistentemente está trabajando para optimizar el servicio de mantenimiento de la maquinaria suministrada a Turkmenistán. En Ashgabat termina la construcción de un centro de servicios múltiples para la maquinaria belarusa. Además de eso, se está ampliando y mejorando la red regional de estaciones de mantenimiento técnico equipado con modernas instalaciones. A partir de 2010, más de 400 estudiantes turcomanos de las universidades agrícolas de Turkmenistán tuvieron práctica en la Planta de Tractores de Rueda de Minsk.

Hemos sido capaces de ampliar significativamente la gama de productos suministrados. Hace falta señalar que en el mercado de Turkmenistán están demandados: motos, neumáticos, productos farmacéuticos, productos de madera, como muebles, tableros de partículas y papel. Todo fabricado en Belarús. También de mucha popularidad son productos alimenticios belarusos: carne y embutidos, confitería, productos lácteos, etc.

En 2011, en Ashgabat y Minsk fueron creadas casas comerciales, que están destinadas para ser una especie de “demostrador” de los productos de consumo belarusos en Turkmenistán y los turcomanos en Belarús, respectivamente.

Un importante progreso fue conseguido en el ámbito de la cooperación y la educación científica y tecnológica.

— La construcción de la planta minera de procesamiento en el pueblo de Garlyk hoy en día puede ser considerada como una obra clave en nuestra cooperación económica. ¿Qué números y qué hechos pueden vívidamente caracterizar su importancia?

— El costo de la construcción de la planta minera de procesamiento en el pueblo de Garlyk es de mil millones de dólares norteamericanos, en relación con eso un contrato celebrado con la parte turcomana es la mayor transacción de exportación de Belarús en el ámbito de la construcción industrial.

La planta consta de dos edificios e instalaciones (138 obras según el plan maestro): complejo superficial (especialmente la planta de enriquecimiento) y el complejo subterráneo (la mina), que incluye la construcción de las obras más de 300 metros de profundidad.

En la construcción de la planta de Garlyk participan 16 empresas de construcción belarusas y diez turcomanas. El número total de empleados en el lugar de construcción es de más de mil 800 personas, de las cuales alrededor de 500 son especialistas belarusos.

En agosto de 2015, fue abierta una formación principal de producción de potasio. Del mineral de silvinita –extraído en Turkmenistán en la instalación piloto de la empresa, “Belgorkhimprom”– fue obtenido un concentrado de potasa. 120 kilogramos de fertilizantes de potasio como muestras fueron enviados a la parte turcomana.

La construcción de la planta minera de procesamiento en el pueblo de Garlyk en cierta medida ha contribuido a la entrada en los respectivos mercados de Turkmenistán de los fabricantes belarusos de maquinaria e insumos de construcción y otros productos, así como de las empresas de contratistas, lo que da un considerable efecto económico.

— En su opinión, ¿qué es necesario hacer para que nuestros pueblos y países, así como las economías se acerquen aún más?

— A esta altura, Belarús y Turkmenistán tienen una herramienta amplia para el acercamiento mutuo: visitas a distintos niveles, proyectos conjuntos, trabajo de las casas comerciales conjuntas, organización, como ya se ha mencionado, de las ferias de exposición a partir del principio de la reciprocidad. Además de eso, un enorme potencial se lo tienen contactos humanitarios que crecen de forma activa. Ya se ha convertido en una buena tradición la celebración de los Días de la Cultura, así como la participación de los representantes de nuestros países en conferencias, seminarios, olimpiadas, competiciones deportivas celebrados en Belarús y Turkmenistán.

Por supuesto, es necesario buscar nuevas áreas de cooperación. Nos parece prometedora la cooperación en el sector de la salud pública. Además de eso, es de mucho interés para la parte turcomana nuestra experiencia en el campo del trasplante, y estamos dispuestos a compartirla.

Un nuevo vector en la cooperación comercial y económica puede ser la cooperación en el sector ferroviario, incluyendo en la renovación de material rodante, el diseño de las nuevas y la modernización de las obras anticuadas de la infraestructura ferroviaria existente en el territorio de Turkmenistán. En esta esfera Belarús ha ganado mucha experiencia y ahora tiene un potencial industrial suficientemente importante.

Además de eso, tenemos mucho que ofrecer en la industria del petróleo y el gas. Hay una experiencia positiva de la cooperación de la empresa de suministro, “Fidmash”, de los equipos de tubería flexible, y de equipos para la recuperación mejorada de petróleo y perforación direccional.

— ¿Qué es lo que esperaba de la Feria Nacional?

— En diciembre 2014, Belarús organizó una exitosa Feria Nacional de mercancías belarusas en la Casa de Comercio, “Chandybil”, en Ashgabat. Antes, en octubre de 2014, en el complejo multifuncional cultural y deportivo, “Chizhovka Arena”, en Minsk tuvo lugar una feria de productos de Turkmenistán, que fue visitada por el presidente de Turkmenistán, Gurbanguly Berdimukhamédov. Los resultados de estas actividades indicaron una alta demanda de mercancías belarusas en el mercado turcomano y de los bienes turcomanos en el mercado de Belarús. En vista de la intensa dinámica de la cooperación económica entre Belarús y Turkmenistán es natural que este año nuestro país decidió celebrar una feria comercial a gran escala en la capital de Turkmenistán.

La exposición de Belarús, así como la feria de venta de mercancías belarusas tuvo lugar en el palacio de exposición, “`Sergi Koshgi”, en Ashgabat, del 11 al 13 de diciembre de 2015. Con eso el área total de la feria fue de unos tres mil metros cuadrados. En la exposición fueron presentados ampliamente las empresas líderes de la industria de maquinaria, la química, el sector de alimentación, la industria ligera, el procesamiento de madera, las comunicaciones, los fabricantes de insumos de construcción, los productores de medicamentos, las empresas de servicios: desde la comunicación hasta el turismo. Además de eso, fueron presentados avances científicos de Belarús y los servicios educativos prestados por nuestras universidades. En el marco de la feria a los vecinos de la ciudad de Ashgabat fueron ofrecidos los productores de los fabricantes belarusos, incluso vendidos por la Casa Comercial de Belarús y Turkmenistán y por los distribuidores comerciales turcomanos de los productos de las empresas belarusas. El programa de la feria tuvo por tarea la celebración de una serie de eventos de negocios y culturales. Así, en el palacio de exposición, “Sergi Koshgi”, tuvieron lugar las actuaciones de los grupos más importantes de Belarús, así como los talleres con la participación de los artistas populares.

Estoy convencido de que la feria –celebrada por nuestro país en Ashgabat– dará nuevas oportunidades para establecer contactos empresariales entre las empresas de Belarús y Turkmenistán, atraerá la atención hacia nuevos productores belarusos y llevará a la firma de acuerdos sobre el aumento de suministros de los productos belarusos al mercado de Turkmenistán.

— ¿En La Feria Nacional también fueron determinados vectores más importantes de la cooperación bilateral?

— La construcción de las embajadas en Minsk y Ashgabat es un testimonio de las relaciones bilaterales a largo plazo entre nuestros países, En cuanto a los objetivos generales de nuestra feria, son distintos. Los políticos pretenden demostrar el compromiso de Belarús de mantener y fortalecer las relaciones bilaterales con Turkmenistán, así como crear las condiciones previas para el desarrollo y la profundización de los intercambios de beneficio mutuo y las relaciones económicas. Hay también objetivos económicos. Estamos representando el potencial comercial y económico de Belarús, las oportunidades para establecer contactos empresariales y atraemos la atención hacia nuevos productos fabricados por empresas belarusas, ayudando a lograr acuerdos sobre el suministro de sus productos. Además de eso, estamos trabajando para la imagen de nuestro país: fortalecimos la reputación de nuestro país como productor de bienes y servicios de calidad, aumentamos el conocimiento de la marca, “Hecho en Belarús”, demostramos el potencial de la cooperación de beneficio mutuo. Los objetivos humanitarios y científicos de la feria comprenden la creación de requisitos previos para la promoción de los avances científicos y técnicos de Belarús en el mercado de Turkmenistán, así como para demostrar los logros de la cultura belarusa.

Por último, me gustaría añadir que la vida no se detiene, sino sigue. En Belarús y Turkmenistán aparecen nuevos productos, ideas, desarrollos científicos y logros culturales. Estoy seguro de que pronto habrá otros proyectos que enriquezcan nuestras relaciones bilaterales con nuevos ejemplos de la cooperación fructífera.

Lo más importante es que tenemos nuestras relaciones de amistad aprobadas durante años, lo que nos permite mirar con un gran optimismo hacia el futuro.

Iván y Valentina Zhdanóvichi
Заметили ошибку? Пожалуйста, выделите её и нажмите Ctrl+Enter
Версия для печати
Заполните форму или Авторизуйтесь
 
*
 
 
 
*
 
Написать сообщение …Загрузить файлы?