La segunda vida de los antiguos oficios

[b]En la empresa de arte decorativo de Borнsov estбn preservadas las tradiciones ъnicas de la antigua tejedurнa de gobelinos[/b]En Minsk, fueron concluidas las obras de construcciуn de la sede del Comitй Nacional Olнmpico. La capital belarusa tendrб una obra arquitectуnica mбs hecha al estilo high tech. Mientras tanto, los artistas y tejedores de la empresa de arte decorativo de Borнsov de la Uniуn de Artistas de Belarъs hacen los ъltimos puntos de sutura en los gobelinos destinados para dar un colorido nacional a los interiores de la instituciуn deportiva mбs importante del paнs. No hay duda que serбn obras maestras. Pues en esta empresa segъn los esbozos del artista popular de Belarъs, Alexander Kнshchenko, cuyo nombre, a propуstio, la misma lleva ahora, fue hecho el mбs grande “Gobelino del siglo”, reconocido oficialmente como el objeto del patrimonio cultural e histуrico de importancia mundial. El mismo incluso fue insertado en el Libro de los Rйcords Guinness. Ademбs de eso, las obras tejidas a mano –hechos en la empresa de Borнsov– adornan los interiores de la sede de las Naciones Unidas Washington, la Biblioteca Nacional de Minsk, el Grand Hotel en Moscъ y de los teatros belarusos y rusos mбs importantes.
En la empresa de arte decorativo de Borнsov estбn preservadas las tradiciones ъnicas de la antigua tejedurнa de gobelinos

En Minsk, fueron concluidas las obras de construcciуn de la sede del Comitй Nacional Olнmpico. La capital belarusa tendrб una obra arquitectуnica mбs hecha al estilo high tech. Mientras tanto, los artistas y tejedores de la empresa de arte decorativo de Borнsov de la Uniуn de Artistas de Belarъs hacen los ъltimos puntos de sutura en los gobelinos destinados para dar un colorido nacional a los interiores de la instituciуn deportiva mбs importante del paнs. No hay duda que serбn obras maestras. Pues en esta empresa segъn los esbozos del artista popular de Belarъs, Alexander Kнshchenko, cuyo nombre, a propуstio, la misma lleva ahora, fue hecho el mбs grande “Gobelino del siglo”, reconocido oficialmente como el objeto del patrimonio cultural e histуrico de importancia mundial. El mismo incluso fue insertado en el Libro de los Rйcords Guinness. Ademбs de eso, las obras tejidas a mano –hechos en la empresa de Borнsov– adornan los interiores de la sede de las Naciones Unidas Washington, la Biblioteca Nacional de Minsk, el Grand Hotel en Moscъ y de los teatros belarusos y rusos mбs importantes.
їAcaso el arte de la tapicerнa no sea francйs? preguntarб un lector atento. Y tendrб razуn. Sin embargo, no hay nada paradojo en lo que he dicho antes. Pues que casi simultбneamente con la apariciуn en Francia de la tejedurнa con hilos verticales, en el mismo siglo 17 tambiйn en Belarнs diу sus raнces este arte. En particular, del mismo se ocupaban los servidumbres de los reconocidos magnates Radziwill: los gobelinos de sus castillos en Mir y Nesvizh, Ucrania y Lituania se dispersaron por toda la Europa. Desde entonces, el arte de tejedurнa belarusa de hilos de lana teсida adquiriу caracterнsticas originales distintas al arte de tejedurнa francesa, igual como la palabra francesa “tapisele”, que significa un taller, en donde se tejнan los tapices, suena diferente de la palabra belarusa “tapisirni”, que significa lo mismo. En particular, los tapices belarusos no sуlo tienen un componente artнstico, sino se hacen a partir del tejido inicial original. En realidad, el arte de tapicerнa clбsica belarusa durу poco y en el siglo 19 desapareciу. A propуsito, al igual que los famosos cinturones de Slutsk.
Pero dentro de un siglo en Belarъs fue tomada la decisiуn de recuperar el arte antiguo. Obviamente, ya que el gobelino permite reproducir de manera adecuada toda la monumentalidad de las grandiosas ideas universales, asн como la exploraciуn del espacio cуsmico. La empresa de arte decorativo de Borнsov jugу un papel considerable en eso. Su actual director, Gregory Shemit, haciendo crujir las pбginas amarillentas, cuenta:
— Los primeros gobelinos de Borнsov aparecieron en el perнodo de 1967 a 1968. Poco a poco, en la empresa se formу un equipo de hбbiles tejedoras, asн como un grupo de artistas profesionales, que creaban las obras segъn la tйcnica de la tapicerнa. En los tiempos de la antigua Uniуn Soviйtica, hubo encargos para dos prуximos aсos y nadie tomaba en consideraciуn los precios. Incluso los centros de cultura municipales y los koljoses millonarios encargaban los gobelinos. Pero con el colapso de la antigua Uniуn Soviйtica, la demanda de productos tejidos altamente artнsticos se redujo significativamente. El nъmero de empleados de la empresa se disminuyу mбs de la mitad, hasta los actualaes 100 personas y pico. Incluso se quedaron sуlo ocho maquinas herramienta de los anteriores 40. Sin embargo, la empresa logrу sobrevivir los aсos mбs difнciles sin perder la mano de obra calificada. El arte antiguo fue conservado y se estб desarrollando paulatinamente. Recientemente, por ejemplo, la empresa contratу a seis mujeres jуvenes, que tienen la intenciуn de ser tejedoras de tapices.
Ademбs de eso, el Estado ayuda a preservar la tradiciуn ъnica de tejedurнa, al liberar las obras de arte decorativo del impuesto sobre el valor aсadido. Por lo tanto, los gobelinos se hicieron mбs baratos, lo que aumenta su competitividad en el mercado. їPor quй entonces las preciosas obras de arte no estбn demandadas, como antes? Para comprenderlo, es necesario visitar el taller de tejedurнa y hablar con trabajadores y especialistas.
Y aquн estamos en una habitaciуn grande y luminosa. En el marco de tubos de acero de varios metros de largo verticalmente se estiran hilos dobles. Al frente permanecen las tejedoras, mirando el dibujo de cartуn y hacen la base de hilados de lana del respectivo color. Pasando una lнnea, apisonan con martillo el tejido. Las mujeres explican:
— Es el trabajo para las personas, a que les gustan tejer y coser. Ademбs de eso, hace falta tener mucha paciencia.
Elena Alekhnу, Tatiana Potapуvich y Alla Fedнsova tejen gobelinos a lo largo de un cuarto del siglo. Pero unas se sentieron profesionales en tan sуlo unos meses y otras despuйs de 14 aсos de trabajo. Todo depende no sуlo de autoevaluaciуn, sino tambiйn del determinado gobelino, que se hace en este momento. A los ojos de un extraсo, el “Gobelino del siglo” es una obra muy sofisticada. Hace falta seсalar que 14 maestras tejieron a mano una tela de tamaсo de 19.5 por 14 metros y de 300 kilogramos de peso en el perнodo de 1991 a 1995, al utilizar 805 metros de hilo.
Tambiйn impresiona mucho la misma idea artнstica de esta obra: la lucha entre el bien y el mal. En opiniуn de las empleadas, los actuales cuadros tejidos requieren mucho mбs trabajo. Por ejemplo, en comparaciуn con aquellos, que fueron tejidos por un encargo de un cliente privado desde Moscъ. Fueron tejidos pequeсos retratos de las personas destacadas, tomando en consideraciуn todos los detalles mбs minuciosos de sus fotografнas. Ademбs de eso, las mujeres muestra el gobelino con las escenas de la antigua caza: el original permanece en el Castillo de Mir. Es sorprendente como las tejedoras puedan reproducir incluso detalles mбs mнnimos. Las empleadas explican que tienen que escoger hilos no sуlo segъn su espesor, sino tambiйn segъn matices, manejбndolos en acto: a veces el panel textil tiene hasta 300 colores y matices. Las mujeres siguen contando :
— No todo sale en seguida. A veces inlcuso nos ponemos a llorar. Pero al pensar algo, al intercambiarnos de opiniones y al obtener el consejo de nuestro artista jefe, seguimos trabajando y cambiando algo para bien.
Por el derecho a tejer hermosos cuadros las mujeres se ven obligadas a pagar a veces con sangre en las roscas, la artritis y las enfermedades de la columna vertebral, asн como con la mala visiуn. Se cree que este trabajo afecta la salud, por lo tanto, las tejedoras tienen derecho a jubilarse cinco aсos antes de lo comъn. Este trabajo es lento. En un dнa, sуlo se puede tejer de tres a cuatro centнmetros. A su vez, el tapiz de tamaсo de dos a tres metros seis mujeres lo hacen en dos turnos, en dos meses y medio. Hace falta seсalar que el “Gobelino del siglo” fue hecho en varios aсos. Por lo tanto, son las obras de gran valor artнstico. Ahora hay equipo de tejedurнa manejado por una computadora, en el cual se puede hacer tapices baratos. Pero, como se suele decir, es la otra historia. En la empresa de Borнsov tratan de preservar las experiencias de tejedurнa de tapices acumuladas en decenas. Ademбs de eso, aquн se restauran los tapices antiguos. Recientemente, las trabajadoras de la empresa de arte decorativo de Borнsov de forma filigrana restauraron la obra, “La caza de un uro”. Pero los que la vio mбs tarde en el Castillo de Mir, es poco probable que noten todos estos detalles. Aquн mismo permanece el tapiz restaurado, dedicado a la guerra de Troya.
Ademбs de eso, son muy hermosos por sus colores brillantes e interesantes diseсos tambiйn manteles, toallas y otras obras similares hechas de lino. Se destacan no sуlo por su aspecto exterior, sino tambiйn por su tecnologнa de producciуn segъn las antiguas “recetas” belarusas. Claro que en este caso se necesitan maquinas herramienta adecuadas. Ahora es imposible recordar, quiйn hizo hace unas dйcadas para la empresa de arte decorativo estos pocos mecanismos de madera bastante complejos. Pero siguen funcionando muy bien. Es todo un espectбculo. La tejedora con sus manos maneja la mбquina herramienta y con sus pies, al quitar los zapatos, como un organista, maneja varios pedales de abajo. Los artнculos –hechas por estas empleadas muy calificadas– los profesionales los distinguirб en seguida del producto hecho por la mбquina. La obra hecha a mano tiene una textura mбs densa y lo mбs importante refleja el estilo ъnico de tejedurнa. Por lo que estб muy apreciado.
Sin embargo, en la empresa de Borнsov tambiйn introducen los avances tecnolуgicos. Recientemente, fueron adquiridos varios telares controlados por la computadora. Pero en este caso tambiйn la individualidad artнstica no estб sacrificada a la producciуn en masa. Con la ayuda de la tйcnica de alta tecnologнa las empleadas y los artistas lograron reproducir los famosos cinturones de Slutsk e incluso la copia impresiona muchнsimo por sus hilos de ligadura de filigrana y un patrуn claro en cada lado de la obra. Sobre su complejidad habla este hecho: incluso en el equipo de alto rendimiento se puede hacer en un mes sуlo dos de estos artнculos. Sуlo se puede adivinar, cuбnto tiempo pasan las tejedoras frente a sus telares para hacer obras ъnicas.
Cabe destacar que el trabajo manual sigue siendo una base de la producciуn moderna de los productos antiguos. Incluso de la arcilla. Se trata de los azulejos altamente artнsticos, que adornan hornos de calentamiento en los castillos de Nesvizh y Mir, pertenecientes al prнncipe Radziwill y las baldosas de cerбmica utilizada para pavimentar pisos: todo esto mantiene el calor de las manos de nuestras contemporбneas, empleadas de la empresa de arte decorativo de la ciudad belarusa de Borнsov.

Vladнmir Bнbikov
Заметили ошибку? Пожалуйста, выделите её и нажмите Ctrl+Enter
Версия для печати
Заполните форму или Авторизуйтесь
 
*
 
 
 
*
 
Написать сообщение …Загрузить файлы?